Van Rossom acerca la Copa en un partido en el barro

Partido en el barro de La Fonteta. Una defensa agresiva, 3-2 en los tres primeros cuartos, individual en el último, del UCAM Murcia, complicaron mucho la victoria del Valencia Basket. Tuvo que sudar sangre para batir a un equipo murciano que llevaba 10 días esperando este partido mientras los taronjas se desgastaban por Europa.

Sin embargo, fue la defensa del Valencia en el último acto, la que decidió el choque. Van Rossom secó al francotirador Frankamp y el UCAM se diluyó. Mientras, Kalinic y Williams aparecieron en los minutos de la verdad cuando habían estado desaparecidos durante todo el choque.

El triunfo, cuarto seguido en Liga Endesa, pone a tiro el pase a la Copa para el Valencia, una Copa que muchos ya daban por perdida hace unas semanas. Los taronjas, ya dentro de los ocho primeros, aún deberán pelear mucho para clasificarse pero lo importante es que dependen de sí mismos.

Lo cierto es que, de entrada, al Valencia Basket se le atragantó la zona 3-2 que le planteó Sito Alonso. Se empeñó en romperla desde el triple y su cabezonería (1 de 12 en el primer cuarto) le dio las primeras rentas al UCAM Murcia. DiLeo, tres triples, y Frankamp estaban muy a gusto. Los taronjas no estaban ni en ataque ni en defensa. La máxima llegó al final del primer acto (14-22).

Un triple de San Emeterio fue un aviso de lo que vendría en el segundo cuarto. Sito insistía en la zona que Aíto enseñó con el Alba Berlin hace unas semanas. Pero el Valencia empezó a leerla mejor. Hermannsson dirigía las operaciones y un parcial de 13-5, culminado con un triple de Van Rossom, puso la primera ventaja taronja (30-29, min. 15) desde el 2-0. Por entonces, Tobey ya empezaba a hacer daño. En ese momento Frankamp cogió las riendas y empezó a meter todo lo que pasaba por sus manos. Rojas le ayudaba con oficio y lucha. El nuevo tirón murciano cesó con otro triple de Van Rossom y dos tiros de Dubi lo dejaban al descanso en la mínima (42-43).

Los 28 puntos encajados en el segundo cuarto, no lograron que Sito dejara a un lado la zona de su maestro Aíto. De entrada, el Valencia volvió a estrellarse contra ella, mientras Cate (8 puntos seguidos) abusaba de un extenuado Dubljevic. El rebote ofensivo conducía al UCAM a nuevas ventajas. Aunque dos triples de Puerto y Hermannsson castigaban la defensa zonal murciana. Sin embargo, Frankamp seguía a lo suyo. Y volvió a poner por delante a los suyos (60-62, min. 29).

En el cuarto definitivo, el UCAM dejó a un lado la zona y se la jugó en individual. Fue una guerra en cada ataque. Sin Framkamp, descansando para el momento de la verdad, Bellas tomó el mando y Lima hacía daño dentro. Un parcial de 12-3, con un triple de Kalinic, devolvía la ventaja a los taronjas (75-70, min. 36). Por entonces, Framkamp ya estaba en cancha, pero Van Rossom era su lapa. Con el norteamericano seco (0 puntos en el cuarto final), todo fue coser y cantar. Un 2+1 de Derrick Williams fue la puntilla para un grupo de Sito Alonso que aún peleará la Copa.