Lucas Veríssimo, la nueva joya de Santos que tiene atada el Benfica

Después de superar a Boca, Santos jugará la final de la Copa Libertadores contra Palmeiras. Un duelo brasileño por el trofeo más apreciado de Sudamérica que no se daba desde 2006, cuando Internacional venció a Sao Paulo. El Peixe ha demostrado ser uno de los conjuntos más sólidos del torneo y Cuca, que asumió el banquillo en agosto y que ya sabe lo que es conquistar América (lo hizo en 2013 con Atlético Mineiro), uno de los técnicos más inteligentes. La apuesta de Santos por jóvenes talentos como Kaio Jorge, Marcos Leonardo o Angelo Gabriel, le han valido para plantarse con todas las de la ley en la final de una Copa atípica. Pero si hay un jugador que está despuntando por encima del resto es Lucas Veríssimo, que ya tiene su fichaje cerrado por el Benfica.

El central de 25 años ha cuajado una Copa Libertadores completísima. Jefe de la zaga de Santos, sus últimas actuaciones han llamado la atención del club portugués, que se hará con sus servicios por 6.5 millones de euros, según confirmó Andrés Rueda, presidente del Peixe. También estuvo en la agenda la Roma, pero los lusos hicieron la propuesta más seria. Tras el partido contra Palmeiras el próximo 30 de enero, el brasileño viajará a Portugal y se pondrá a las órdenes de Jorge Jesús, que busca con su fichaje recuperar la solidez defensiva.

Veríssimo ya venía realizando una buena campaña, pero en la eliminatoria contra Boca Juniors ha terminado de destaparse. El zaguero fue clave para que Santos sacara un valioso empate de La Bombonera y anoche en Vila Belmiro se dejó todo por su equipo. En la primera parte dio el susto en un choque que le provocó un fuerte sangrado, pero pudo recuperarse y se mostró imperial. El jugador de Santos, que se encuentra en plena madurez de su juego, aporta jerarquía atrás y ayuda a romper líneas con sus conducciones. Se anticipa con mucho criterio, está atento a las coberturas, cortando con solvencia cada posible ocasión. Ante Boca, maniató a Soldano y no le permitió a Tevez a recibir con comodidad

Se formó en el José Bonifácio y el Linense y a principios de 2016 debutó con el primer equipo de Santos, pero no fue hasta 2017-2018 cuando comenzó a tener continuidad y se asentó en el conjunto brasileño. En 2019 fue elegido como uno de los mejores jugadores del Brasileirao. Ahora, Lucas Veríssimo quiere despedirse de Santos ganando la Copa Libertadores y comenzar su andadura en Europa por todo lo alto.

Así fueron las anterior finales brasileñas de la Libertadores

Palmeiras y Santos se enfrentarán en la gran final de esta Copa Libertadores 2020 después de eliminar en las semifinales a River Plate y Boca Juniors respectivamente. El Verdao buscará su segundo título, tras el logrado en 1999, en lo que será su quinta final mientras que el conjunto peixe va a por su cuarta copa, siendo también esta edición su quinto duelo por levantar el título.

¿Cuántas finales hubo entre equipos brasileños?

En esta atípica Copa Libertadores 2020, marcada por el parón y el retraso obligados por la pandemia de coronavirus, se jugará la tercera final entre equipos brasileños desde que fuera creada en el año 1960. Palmeiras o Santos reemplazarán como campeón al también brasileño Flamengo, que venció en la final de 2019 a River Plate.

Cabe destacar que el reglamento de CONMEBOL de años atrás provocaba que los equipos de un mismo país se enfrentaran en rondas anteriores para evitar, precisamente, que se vieran las caras en la final dos equipos del mismo lugar.

¿Qué finales hubo antes del Palmeiras-Santos?

Las dos finales brasileñas que hubo antes de esta Copa Libertadores 2020 tuvieron lugar en las ediciones de 2005 y de 2006. En la Copa Libertadores de 2005, Sao Paulo se proclamó campeón tras golear en el duelo de vuelta a Atlético Paranaense (4-0 tras el 1-1 de la ida). Un año después, el propio Sao Paulo sucumbió frente a Internacional después de caer 1-2 en la ida y empatar a dos en la vuelta.

El VAR mata a un River épico

La goleada 3-0 de Palmeiras en Avellaneda parecía haber dejado la serie resuelta a su favor, sin embargo River salió a jugar en territorio paulista con la convicción que su entrenador había pedido en la conferencia de prensa del lunes y estuvo a punto de lograr una remontada heroica.

Como era de esperar, en su afán de buscar el arco de enfrente para achicar la diferencia, el Millonario dio algunas ventajas en el retroceso y, de arranque, una buena intervención de Franco Armani evitó que Rony pudiera eludirlo para definir con el arco a su merced después de un mano a mano.

Pero de a poco el conjunto visitante empezó a controlar la pelota y a llevarla a campo rival con peligro. Los dirigidos por Abel Ferreira intentaban contener a los laterales y a los generadores de juego riverplatenses y le daban libertad a Paulo Díaz, el más adelantado de los zagueros, quien se animaba a conducir y hasta exigió a Weverton con un remate lejano.

Antes de la media hora, un preciso tiro de esquina de Nicolás De La Cruz encontró la cabeza de Robert Rojas y derivó en la apertura del marcador. El paraguayo llegó a la carrera, se elevó con un gran gesto técnico en el punto del penal y dejó sin chances al arquero local.

Palmeiras respondió con un disparo de Zé Rafael que se fue apenas por encima del travesaño, aunque River ya había ganado en confianza y se filtraba con facilidad en una defensa debilitada por la lesión de Gustavo Gómez que lo obligó a dejar la cancha.

Antes del descanso, otro envío de De La Cruz desde la derecha fue corregido por Matías Suárez y por el segundo palo entró Rafael Borré para decretar el 2-0. Una inyección anímica para los de Marcelo Gallardo y un mar de dudas para los brasileños.

En el segundo tiempo, a puro coraje, los argentinos fueron en busca del tercero y lo consiguieron con un centro pasado de Fabrizio Angileri que conectó de volea Gonzalo Montiel, pero la acción fue anulada por posición adelantada de Borré en la jugada previa.

Lejos de quedarse, el equipo del Muñeco siguió yendo al frente y un Verdão desconcertado aguantaba como podía la mínima ventaja que conservaba por el partido de ida.

Sin demasiados argumentos, los dueños de casa apenas apostaban a algún contragolpe aislado y cedían la iniciativa, hasta que Rojas se fue expulsado por doble amonestación.

Aún así, Suárez logró encontrar un espacio en la última línea rival y se desplomó en el área. El árbitro uruguayo Esteban Ostojich sancionó penal, pero a instancias del VAR corrigió correctamente su decisión.

Casi de inmediato, un cabezazo de Díaz fue detenido por Weverton y Borré falló una increíble situación, sin demasiado ángulo, a casi un metro del arco. La superioridad numérica en favor de los locales jamás se notó en el encuentro.

Sobre el final, el juez fue llamado a revisar un presunto penal a Borré, pero también había offside en la acción anterior. Los nueve minutos de adición no le bastaron a River para igualar la historia y quedó eliminado, dejando una imagen a la altura de un grande del continente con un plantel apto para este tipo de desafíos. Palmeiras, que hoy mostró su peor cara, es el primer finalista.

La final de la Copa Libertadores se jugará el día 30 a las 17 horas

La CONMEBOL oficializó el horario de la final única de la CONMEBOL Libertadores que se disputará en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, el próximo sábado 30 de enero.

Exactamente a las 17:00 (hora local) echará a rodar el balón en ese mítico escenario deportivo sudamericano, con dos equipos en busca de la Gloria Eterna. El encuentro se desarrollará sin presencia de público y en estricta observancia de los protocolos sanitarios.

La final de la CONMEBOL Libertadores es uno de los eventos deportivos más importantes del continente y el mundo. En la última edición realizada en Lima -cuando se definió al campeón por primera vez a través de un único partido- hubo cerca de 700 periodistas acreditados de medios de 28 países. El partido fue transmitido a 186 países alrededor del mundo.

Un claro ejemplo del crecimiento global de la CONMEBOL Libertadores es la adquisición por parte de la cadena británica BBC de los derechos de transmisión de siete partidos, cuando en el 2019 solo había comprado los de la final única de esta competición. Otro tanto puede decirse del mercado mexicano, donde luego de un periodo de interrupción se reanudarán las transmisiones a partir de las semifinales y la final de este prestigioso torneo. Además, el partido decisivo de la CONMEBOL Libertadores podrá verse en vuelos comerciales en todo el mundo.

A pesar de las adversidades impuestas por la pandemia de COVID 19, la CONMEBOL mantuvo el formato de sus competiciones, sin ninguna alteración, garantizando con ello el principio de equidad deportiva para los clubes participantes, cumpliendo con sus broadcasters y sponsors y llevando el mejor fútbol del mundo a millones de hinchas en Sudamérica.