Un Superclásico para la historia

Por primera vez desde que el fútbol femenino argentino es profesional -marzo de 2019- se dará una final de un torneo y habrá un equipo campeón. Y es que el primer campeonato del profesionalismo -o semi profesionalismo porque la AFA sólo exige ocho contratos como mínimo por equipo– no pudo finalizar debido a la pandemia y Boca, quien entonces lideraba la zona campeonato, terminó clasificando a la Copa Libertadores, a la que se le sumó un cupo porque Argentina será sede, por lo que River está clasificado por llegar a esta final.

Este Torneo de Transición, que comenzó en plena pandemia, fue con un formato distinto al anterior: cuatro grupos de cuatro equipos cada uno, menos el A que tuvo cinco, que jugaron todos contra todos para luego dar paso a los cuartos de final. De un lado del cuadro Boca, el más ganador del fútbol femenino y que lleva 31 partidos sin caer. Del otro lado River, que buscará ser campeón nuevamente después de tres temporadas.

Boca – River: horario, TV y cómo ver en vivo online el Superclásico de la final del Torneo Transición.

Boca Juniors: camino impecable hasta la final

El equipo dirigido por Christian Meloni ganó los cuatro partidos de su zona en la fase de grupos: 4-0 a Excursionistas, 2-0 a SAT, 2-0 a Gimnasia y una impresionante goleada 8-0 a Huracán. En cuartos de final dejó en el camino a Platense con un aplastante 8-0 y luego, en semis, venció a San Lorenzo con goles de Fabiana Vallejos -de penal- y de Andrea Ojeda. En este camino hacia la final las Gladiadoras nunca recibieron goles.

Futbolísticamente Boca no es sólo números contundentes a favor, es un equipo con muchísima jerarquía en todas las líneas que domina a sus rivales y que físicamente está en un momento sublime: los partidos que no pudo doblegar a su rival en el primer tiempo terminó ganándolos en el complemento, por físico pero también por recambio. Es que Boca tiene un banco de suplentes igual de importante que su once titular.

En el equipo se destacan Lorena Benítez, quien maneja los tiempo en el medio y que, si River le permite pensar, tendrá más de un problema. Por supuesto, el Xeneize tiene un ataque demoledor con jugadoras como Andrea Ojeda, goleadora histórica del conjunto de La Ribera con más de 400 gritos (no hay registros oficiales que permitan saber con exactitud la cifra) y 22 títulos, o Yamila Rodríguez, potente y desequilibrante. Como si fuera poco se da el lujo de tener en el banco a Fanny Rodríguez -ex River-, quien demostró en más de una oportunidad su jerarquía.Pero en Boca todas juegan: Meloni les pide a sus jugadoras atacar por los extremos y que siempre haya alguien adentro del área para definir. En las pelotas paradas, Huber y Ojeda, de arriba, son clave, así como Eliana Stábile, Vallejos y Benítez para romper el arco.

En el fondo está la experimentada Florencia Quiñones -que además llega mucho al gol- y en el arco Laurina Oliveros para mayor tranquilidad.

La figura: Andrea Ojeda, más grande que Palermo

La delantera de Boca es la máxima goleadora del club con más de 400 goles, por encima de Palermo (236). Con 36 años, aún le queda cuerda para rato. Es la segunda artillera del Torneo Transición con 8 goles en 6 partidos. Historia viva del Xeneize, Andrea Ojeda llegó al club con 12 años y desde bien chica demostró liderazgo en el vestuario.

Habilidosa, desequilibrante, con asistencia y capacidad para hacer de apoyo en el centro del campo, la 9 de Boca ha conquistado 22 títulos en La Ribera. Además, es una gran asistente, pues durante su adolescencia se desempeñó de doble 5, pero al ver su capacidad goleadora, el técnico decidió probarla arriba. “Robaba la pelota, me movía en el medio, pero terminé de delantera. Mis compañeras me preguntaron si llevaba la cuenta, pero con el colegio y que a veces se me perdían algunos partidos, no podía”, cuenta la goleadora en TNT.

En la temporada 2016/2017, Andrea decidió dejar su país para probar suerte en España, donde vistió las camisetas del Fundación Albacete de Primera División y del Granada CF, de segunda. Allá, volvió a hincharse a goles y asistencias y se reencontró consigo misma. En marzo de 2019, el fútbol femenino logró la profesionalización en Argentina y en agosto de ese mismo año, Andrea Ojeda estaba, junto a 18 compañeras, firmando su primer contrato profesional con Boca. Regresó y desde entonces, no ha parado de marcar.

Goles, asistencias, gambetas… Pero por encima de todo, humildad y pasión por unos colores. Por figuras como la suya, el fútbol femenino está ganando el terreno que merece en Argentina. Las niñas y niños ya sueñan con ser como Andrea Ojeda.

River Plate

Las dirigidas por Daniel Reyes también consiguieron puntaje perfecto en la fase de grupos: 6-0 a Lanús, 3-1 a Racing y 5-0 a Villa San Carlos. Por su parte el conjunto millonario goleó 5-0 a Independiente y en semis debió sufrir en una definición apasionante desde el punto del penal después de empatar 2-2 ante UAI Urquiza, uno de los candidatos al título.

Futbolísticamente, en lo colectivo hoy River llega en un gran momento, con una idea clara de juego que su entrenador respeta y repite más allá de las intérpretes.

En la delantera el Millonario también tiene nombres muy desequilibrantes, como el de la uruguaya Carolina Bririzamberri, rápida, atrevida, inteligente y enorme definidora, además de hincha de River (tiene tatuado “creer” en el brazo con la fecha del triunfo del equipo masculino ante Boca en la Libertadores 2018).

Pero claro, River también tiene grandes nombres que lo llevaron hasta acá: Justina Morcillo y Vanesa Penuna dominan el mediocampo mientras que Lourdes Lezcano y Martina Del Trecco hacen de las suyas arriba. En el arco, una experimentada Florencia Chiribelo, clave en la definición ante UAI en semis tapando el primer penal.

Otro de los nombres destacados del Millonario es Melina Moreno. La 5 de River protagonizará un precioso duelo en el centro de la cancha con Lorena Benítez. La mediocampista nacida en Lanús va con la pelota pegada al pie, guarda mucho fútbol en esas botas y cada vez que levanta la cabeza, pasan cosas extraordinarias sobre la cancha.

La figura: Carolina Birizamberri, “Creer” por encima de todo

La máxima goleadora del Torneo Transición con 9 goles en 6 partidos quiere conquistar su segundo título en River. La uruguaya de 25 años tiene tatuada en su brazo izquierdo la palabra “Creer”, el lema de Marcelo Gallardo, a quien admira profundamente, junto a la fecha de la Copa Libertadores que le ganó River a Boca en el Bernabéu.

Y eso es lo que lleva haciendo desde que comenzó a dar sus primeras patadas a una pelota, creer. Con el apoyo incondicional de su familia, Carolina acompañaba a su hermano a las clases de fútbol en el barrio La Teja, en su Montevideo natal. Su hermano terminó abandonando, pero ella ya no podía parar. Quiso ir por más y pasó sus primeros años como futbolista jugando en equipos de varones.

Debutó en Primera División con Cerro, a los 13 años y tan sólo diez minutos después de ingresar a la cancha, marcó su primer gol. Desde entonces, no ha parado. En Bella Vista, Nacional y River Plate de Uruguay dejó huella en forma de gol. Talentosa, habilidosa, tiene un don de cara a portería. Siempre jugó en ataque, aunque ahora le gusta arrancar desde el mediocampo y salir rápido para sorprender a las rivales. Velocidad, gambeta, compromiso en el trabajo defensivo y deliciosa definición son sus grandes cualidades.

Después de golear en su país, dio el salto a River en 2016. Nada más pisar Núñez se enamoró del club y de todo lo que significa y la hinchada lo hizo de ella. Birizamberri tiene una personalidad arrolladora y una mentalidad ganadora que levanta pasiones allá donde va. En su primer año en el equipo, con Diego Reyes como técnico, conquistó el título local 2016/2017 y fue la goleadora del campeonato.

En la campaña 2018/2019 probó suerte en España en las filas del CD Parquesol, pero con la profesionalización del fútbol femenino argentino decidió regresar a River la siguiente temporada. Birizamberri vive en la pensión del club, rodeada de balones y canchas para poder patear en cualquier momento, el fútbol es su obsesión las 24 horas del día. La uruguaya es una apasionada de este deporte y de la Banda y sueña con ganar otro título con la Banda y con jugar en el Monumental.

Duelo en el banco: Meloni vs Reyes

Ambos son los dos mejores técnicos del fútbol argentino. Han demostrado, a base de buen juego, que sus equipos merecen estar en la final y se espera que el duelo de pizarras en este Superclásico sea de altura.

Meloni llegó a Boca en 2016 como reemplazo de Marcela Lesich, la histórica y pionera entrenadora xeneize (fallecida en 2018). El Xeneize venía de ganar once títulos en diez años y el listón estaba muy alto para el que entonces era DT del equipo de futsal del club. Pese a que Las Gladiadoras no han perdido su seña de identidad, estas temporadas con Meloni al frente no han sido todo lo satisfactorias que debieran. El conjunto de La Ribera acumula ya cuatro campañas sin sumar trofeos en sus vitrinas y hoy quiere cortar esa racha -la más larga de su historia- arrebatándole el título a River.

La pandemia de coronavirus le privó de ganar su primer trofeo. El Torneo Rexona 2019/2020, el primero del profesionalismo, fue cancelado en marzo del año pasado cuando Las Gladiadoras eran líderes, y el título quedó vacío. Meloni pisó fuerte y ha logrado la increíble marca de 30 partidos sin perder. En este Torneo Transición, Boca ha ganado todos sus partidos y ha conseguido mantener su valla invicta en todos y cada uno de ellos. Las ideas del técnico xeneize han calado fuerte en unas jugadoras que se han convertido en su extensión sobre la cancha.

Por su parte, Diego Reyes llegó a River en la misma temporada que Meloni con el objetivo de terminar con la hegemonía de Boca y devolver a las Millonarias a la senda del título. Reyes levantó los ánimos de una plantilla agotada mentalmente y les devolvió la confianza en si mismas. Implantó un modelo de juego vistoso que les llevó a ganar el Campeonato Femenino 2016/2017. En tan sólo unos meses en el banco, su nuevo técnico logró la metamorfosis de River.

En las siguientes campañas, las Millonarias continuaban con el buen juego y eran un conjunto competitivo, pero no fueron capaces de levantar un nuevo trofeo. en este Torneo Transición, River ha logrado llegar a la final siendo uno de los equipos que mejor juega de Argentina. Reyes tiene uno de los mejores promedios de victoria de todo el país con un 78% de triunfos (90 partidos ganados).

Los números de ambos técnicos

  • Christian Meloni (Boca – 46 años): 4 años en el club, 112 partidos dirigidos, 94 partidos ganados, 6 derrotas, 12 empates, 6 victorias (invictos en este torneo y cero goles recibidos), 10 Superclásicos, 6 ganados, 1 perdido y 3 empates, no tiene títulos.
  • Daniel Reyes (River – 42 años): 4 años en el club, 115 partidos dirigidos, 90 ganados, 13 perdidos, 12 empatados, 4 victorias y un empate (invictos en este torneo), 10 Superclásicos, 1 victoria, 6 derrotas y 3 empates, un título.

Historial

El último Superclásico se dio el 31 de enero de 2020 en San Luis, en un torneo amistoso por el verano. Ese día fue triunfo de Las Gladiadoras por 2-0 con tantos de Clarisa Huber y Carolina Troncoso.

En cuanto a partidos oficiales, este será el segundo Superclásico en el marco del profesionalismo: el primero se jugó el 24 de septiembre de 2019 en La Bombonera y fue goleada para Boca por 5-0. ¿Quién se consagrará esta noche en la cancha de Vélez?

El VAR mata a un River épico

La goleada 3-0 de Palmeiras en Avellaneda parecía haber dejado la serie resuelta a su favor, sin embargo River salió a jugar en territorio paulista con la convicción que su entrenador había pedido en la conferencia de prensa del lunes y estuvo a punto de lograr una remontada heroica.

Como era de esperar, en su afán de buscar el arco de enfrente para achicar la diferencia, el Millonario dio algunas ventajas en el retroceso y, de arranque, una buena intervención de Franco Armani evitó que Rony pudiera eludirlo para definir con el arco a su merced después de un mano a mano.

Pero de a poco el conjunto visitante empezó a controlar la pelota y a llevarla a campo rival con peligro. Los dirigidos por Abel Ferreira intentaban contener a los laterales y a los generadores de juego riverplatenses y le daban libertad a Paulo Díaz, el más adelantado de los zagueros, quien se animaba a conducir y hasta exigió a Weverton con un remate lejano.

Antes de la media hora, un preciso tiro de esquina de Nicolás De La Cruz encontró la cabeza de Robert Rojas y derivó en la apertura del marcador. El paraguayo llegó a la carrera, se elevó con un gran gesto técnico en el punto del penal y dejó sin chances al arquero local.

Palmeiras respondió con un disparo de Zé Rafael que se fue apenas por encima del travesaño, aunque River ya había ganado en confianza y se filtraba con facilidad en una defensa debilitada por la lesión de Gustavo Gómez que lo obligó a dejar la cancha.

Antes del descanso, otro envío de De La Cruz desde la derecha fue corregido por Matías Suárez y por el segundo palo entró Rafael Borré para decretar el 2-0. Una inyección anímica para los de Marcelo Gallardo y un mar de dudas para los brasileños.

En el segundo tiempo, a puro coraje, los argentinos fueron en busca del tercero y lo consiguieron con un centro pasado de Fabrizio Angileri que conectó de volea Gonzalo Montiel, pero la acción fue anulada por posición adelantada de Borré en la jugada previa.

Lejos de quedarse, el equipo del Muñeco siguió yendo al frente y un Verdão desconcertado aguantaba como podía la mínima ventaja que conservaba por el partido de ida.

Sin demasiados argumentos, los dueños de casa apenas apostaban a algún contragolpe aislado y cedían la iniciativa, hasta que Rojas se fue expulsado por doble amonestación.

Aún así, Suárez logró encontrar un espacio en la última línea rival y se desplomó en el área. El árbitro uruguayo Esteban Ostojich sancionó penal, pero a instancias del VAR corrigió correctamente su decisión.

Casi de inmediato, un cabezazo de Díaz fue detenido por Weverton y Borré falló una increíble situación, sin demasiado ángulo, a casi un metro del arco. La superioridad numérica en favor de los locales jamás se notó en el encuentro.

Sobre el final, el juez fue llamado a revisar un presunto penal a Borré, pero también había offside en la acción anterior. Los nueve minutos de adición no le bastaron a River para igualar la historia y quedó eliminado, dejando una imagen a la altura de un grande del continente con un plantel apto para este tipo de desafíos. Palmeiras, que hoy mostró su peor cara, es el primer finalista.

2021 arranca con Superclásico

Luego de que ambos equipos clasifiquen a la semifinales de la Copa Libertadores de América, el Superclásico del torneo local fue confirmado y ya tiene fecha y horario.

Boca le ganó a Racing en un partido agónico mientras que River no sufrió con Nacional en las semanas anteriores. 

En las últimas horas, la Asociación del Fútbol Argentino confirmó que Boca recibirá a River el próximo sábado 2 de enero, a las 21:30.

El partido caerá en el medio de los cruces coperos contra Santos y Palmeiras, respectivamente. El primero será rival del Xeneize, mientras que el Verdao se medirá ante el Millonario. Semanas interesantes, en donde la pelota rodará adentro y la polémica afuera.