La conmovedora carta a Williams tras la final: “Soy esa chica que perdió a su madre…”

Iñaki Williams se puso el disfraz de héroe la pasada noche para anotar un auténtico golazo en la final de la Supercopa de España frente al Barcelona, con empate en el marcador, en la prórroga, con la derecha, por la escuadra. Innumerables gargantas gritaron gol mientras él sujetaba el escudo del equipo de su vida, pero para algunos este tanto significaba mucho más que para otros. Es el caso de una joven usuaria de Twitter que ha querido enviarle un mensaje de agradecimiento al delantero del Athletic Club en nombre de su madre, tristemente fallecida a causa del cáncer.

La magia de las redes sociales ha provocado que la carta se haya convertido en un fenómeno viral con más de 21.000 interacciones hasta que finalmente ha cumplido su objetivo: que Williams leyera su mensaje e incluso le diera un ‘Me gusta’ repleto de emotividad. “Me he tomado la libertad de dedicarte unas palabras, Iñaki Williams. Ojalá lo leas“, expresaba.

“En medio de toda esta celebración, te quiero dedicar unas palabras, aunque probablemente ni te acuerdes de mí. Soy esa chica que perdió a su madre en 2018 por culpa del cáncer, madre que te apoyaba a ti como nunca la vi apoyar a un jugador de fútbol. Ella nunca dudó de ti”, comienza expresando en su texto.

“Soy esa chica que pidió a quien fuera que la escuchara, un vídeo para animar a su madre mientras estaba hospitalizada. Y me escuchaste tú, y me mandaste tu camiseta firmada por toda la plantilla para mi madre, para darle fuerzas, y con unos mensajes preciosos”, continúa, desvelando el gran detalle del ariete en el pasado.

“Y, aunque la perdimos antes de recibir tu regalo, estoy más que segura de que ahora está en un lugar mejor celebrando esta victoria, celebrando tu gol. Esto, señores, es el Athletic. Te quiero, Iñaki. Ojalá darte pronto ese abrazo tan esperado”, concluyó, acompañado estas hermosas palabras con una fotografía en la que Williams aparece besando el trofeo recién conseguido, la tercera Supercopa de España del Athletic Club.

El Barça está en los huesos

Estando, en el mejor de los casos, acogotados perdidos por la tercera ola y sus consecuencias, un domingo por la noche hay fútbol. Y es una final. De la Supercopa, pero una final. Sabiendo que el Barça viene de donde viene -la nada- y que el Athletic acaba de contratar a Marcelino y tampoco está para fiestas, la predisposición a la hora de encarar el partido desde el sofá es la de ‘a ver si es divertido’. Y tampoco. Las precauciones, el telele, de los dos equipos hacen que sea imposible cualquier atisbo de alegría, de divertimento, en la final. Está el suspense del resultado; Griezmann marca primero en el 40’ -y baila ante su cámara, claro- y a los dos minutos De Marcos empata. Cualquier chispazo puede inclinar la balanza y el tanto anulado a Raúl García por fuera de juego le añade tensión. Pero diversión, cero.

Nos acostumbramos a todo. A no salir a la calle, a salir sólo durante unas horas, a no vernos, a no abrazarnos, a la angustia, a la incertidumbre y a los estadios vacíos. Y en esta ausencia de expectativas bajamos tanto el listón que corremos el riesgo de dar por bueno lo de que ninguna manera lo es. Tenemos tantas ganas de ilusionarnos que nos agarramos a lo que sea. El héroe de la semifinal fue Ter Stegen, que frente al Athletic el único trabajo que tuvo fue el de sacar el balón desde dentro de su portería. Y hasta Griezmann, incapaz de descolgarse el cartel de bulto sospechoso desde que llegó, que estuvo indecente ante el Eibar hace tres semanas y lanzó un penalti a las nubes hace cuatro días, parecía que iba a ser el protagonista de la final hasta que Villalibre empató en el 89’ porque el Barça no está ni para defender en condiciones un saque de falta cuando el partido agoniza. ¿Y Messi? Pues jugando la prórroga tocado y con la velita puesta de ‘a ver si se le ocurre algo’ hasta que en un ataque de frustración soltó un manotazo que le costó la primera tarjeta roja de su carrera. Este Barça, pobrete, está en los huesos. Ya es hora de aceptarlo.

Williams: “Somos justos vencedores de la Supercopa”

Iñaki Williams fue uno de los protagonistas indiscutibles del partido con un golazo de bandera además de cabalgadas y recortes marca de la casa, tras noquear al Barça y antes al Real Madrid en esta Supercopa de 2020: “Creo que hemos hecho lo que veníamos haciendo, hemos creído en nosotros, sabíamos de las capacidades. Hemos ido a ganar el partido y somos justos vencedores de la Supercopa”, señala.

“Hemos practicado un juego bastante bonito en el cual nos sentimos muy cómodos, lo que propone el míster está cuajando y está demostrando que somos capaces de mucho”, desliza el delantero rojiblanco. Sobre el partido, 2-3 al Barça, comentó que “en muchos momentos hemos sido superiores, hemos tenido que tirar de garra, de los que es el Athletic, de pasión y sabíamos que a un partido todo puede pasar”. Se acordó de Garitano y Ferreira antes de levantar la Supercopa al cielo de Sevilla.

Paso a Nico Williams y al sueño de Iñaki de jugar con su hermano

EI sueño de los Williams está más cerca. Dos hermanos jugando juntos en el primer equipo, algo que no sucede desde los Salinas, Julio y Patxi. Nico subió ayer a entrenarse con el primer equipo y fue citado para viajar a Vila-real. Gusta mucho a Garitano y puede ser su noveno cachorro que debuta en la élite. Es extremo, así que competencia directa de su hermano Iñaki, y puede desenvolverse por los dos flancos. Ha subido este año del Juvenil de Honor al filial sin pasar por el Basconia, el segundo satélite rojiblanco. Tiene 18 años, y lleva dos goles y tres asistencias en ocho partidos con el Bilbao Athletic. Firmó recientemente hasta 2024 y con una cláusula que arranca en 30 millones.

Su presencia distrae un poco los agobios que se respiran en Bilbao (sigue el partido en directo en As.com). También aleja un poco más de LaLiga a tres extremos que no vienen contando: Ibai, Vicente y Córdoba. Un Submarino Amarillo para salir a flote. Así se toma Garitano la visita al Estadio de La Cerámica. El técnico del Athletic va de ultimátum en ultimátum, y una derrota esta noche le abocaría a un nuevo vida o muerte el día 31 ante la Real. Cosas del destino, el último día del año que llevó a su equipo a la final de Copa podría significar su adiós. Se comerá el turrón de Nochebuena pero tal vez las uvas de Nochevieja las tome ya instalado en la cola del paro.

No parece La Cerámica una plaza muy propicia para cerrar el interminable debate sobre su continuidad y para reconducir su destino hacia la tranquilidad, aunque un triunfo tendría enorme peso, sería un golpe de efecto tremendo, ya que los leones no ganan fuera desde hace casi tres meses, en Ipurua.

El Villarreal está disparado, con Gerard pletórico, aunque suma dos partidos seguidos en casa con igualadas y quiere reencontrarse con la victoria. Empezaba a estar demasiado emparentado con el empate (cuatro seguidos) y en El Sadar se dio un empacho de fútbol ofensivo, alentado por un Osasuna, el colista, con diez. Desde hace semanas defienden plaza de Champions, el ambicioso objetivo que se trazó con la lujosa contratación de Emery.

A este equipo instalado en la autoconfianza ni le inquietan las importantes bajas que arrastra: Moreno, Iborra, Coquelin y Bacca. Estupiñán y Foyth tuvieron que ser sustituidos por problemas musculares en la primera parte del encuentro del sábado y su concurso está en duda. El ‘baby boom’ de Fer Niño y Yeremi Pino en Pamplona no llegó a afectar a Kubo, que apenas cuenta y podría salir de Vila-real.

Garitano recupera a Yeray y Raúl García, bajas frente al Huesca por sanción. Villalibre salió magullado ante el Huesca y no ha llegado a tiempo. La madre del cordero es si el preparador deriotarra seguirá empeñado en el tándem Dani García-Vesga, que no está dando con la tecla en medio. Kodro y Núñez, dos que apenas cuentan y sacaron las castañas del fuego el viernes, recibirán una nueva ración de banquillo.

Los Williams y Raúl García, listos para Villarreal

Nico Williams, contra todo pronóstico por el contexto deportivo que vive ahora mismo un necesitado de encadenar victorias Athletic, entra en la lista de 23 para medirse esta noche al Villarreal en el estadio de La Cerámica (22:00 horas). El menor de los Williams, cosecha de 2002, da un pasito más en su formación al entrar por primera vez en dinámica del primer equipo e incluso poder coincidir en el campo con su hermano Iñaki, un fijo en el esquema de Garitano.

Nico se salió el pasado sábado ante el Sanse en Zubieta (1-2 para los cachorros) y Gaizka Garitano le premia al no tener partido de Liga el filial en Segunda B. Un extremo que puede jugar en las dos bandas o de delantero, veloz y con un recorte destacado. Se puede cumplir antes de lo previsto el anhelo de Iñaki Williams, que siempre ha declarado que soñaba con ese momento.

Por lo demás, Nolaskoain es baja por lesión de tobillo, la única del plantel, aunque el ariete Villalibre se queda en tierra por el golpe que le propinó Siovas ante el Huesca, en el que quedó magullado, con lo que Raúl García será el 9 ante el Villarreal. El parte médico del Búfalo indica una contusión en el creta ilíaca izquierda que le produce una importante limitación funcional. Vuelven de sanción Yeray y el mencionado Raúl García, y también se sube al avión el canterano Zarraga, que marcó un gol al Sanse. Se quedan en tierra por razones técnicas: Herrerín, Córdoba, Ibai e Iñigo Vicente.

La lista completa ante el Submarino Amarillo la componen: Unai Simón, Ezkieta, Morcillo, Nuñez, Iñigo Martínez, Yeray, Vesga, Unai López, Williams, Muniain, Berenguer, Dani García, Lekue, Sancet, Yuri Berchiche, Raúl García, De Marcos, Kodro, Capa, Balenziaga, Vencedor, Zarraga y Nico Williams.