Coudet: “Fuimos el único equipo que propuso”

Muy satisfecho por la agónica victoria del Celta, Eduardo Coudet atacó el planteamiento del Granada en la rueda de prensa posterior al encuentro con el conjunto nazarí. Aunque no quiso entrar a valorar las declaraciones de Robert Moreno, que minutos antes había afirmado que su equipo había dispuesto de “las mejores ocasiones del partido”, el Chacho lanzó varios dardos a la estrategia diseñada por el técnico del cuadro andaluz

Primera victoria con público: “La gente viene portándose de manera espectacular con nosotros, pero no podíamos ganar en casa. Después del penalti parecía que la cosa venía otra vez torcida. Tomamos riesgos de más, por eso también llegó la jugada que salva Matías, pero nos premió. Fuimos el único equipo que salió a buscar los tres puntos, que propuso. A veces eso te da premio. Si no abrimos el marcador rápido se nos hace difícil, se nos están metiendo muy atrás los rivales. Pese a ello, no nos están generando casi ocasiones y eso es bueno”.

Gol de Denis: “Lo venía pinchando. No vi el festejo y no sé si lo habrá preparado. Él viene trabajando bien y tratamos de generar una competencia interna Creía que por la circulación tenía que entrar Denis, pero Fran estaba haciendo un buen partido. Tenía que decidir entre Fran y Renato, y por el balón parado que ellos tienen muy bueno, con gente de mucha altura, pensé en sacar a Fran, que lo estaba haciendo bien. Merecíamos estos tres puntos. Necesitábamos ganar en casa por nuestra gente. Fue un partido distinto, con un gol de Denis”.

Escudo/Bandera Celta

Crítica al planteamiento del Granada: “Esto es lo normal que pasa cuando haces un planteo de esta naturaleza. Porque le haya salido bien al Cádiz, no le va a salir bien a todo el mundo. Si quieren venir a plantearse así, nosotros encantados de ir a buscarlos. Es difícil jugar contra tanta gente metida atrás, pero desde el inicio tuvimos una circulación más rápida que contra el Cádiz. Lo habíamos hablado y trabajado. Tienes que ser muy preciso en los últimos metros y no desanimarte para seguir haciendo el desgaste. A veces se ven lanzamientos que no son necesarios, pero se entiende la ansiedad”.

Respuesta a Robert Moreno: “Yo vi la doble ocasión que saca Matías. Aparte de esa situación no recuerdo otra. Sentía la necesidad que teníamos que ir a buscarnos. Terminamos con tres delanteros y dos centrocampistas ofensivos. No coincido con su análisis, no quiero decir que esté mal. Fuimos justos ganadores”.

Coudet está “desesperado” por ganar en casa

Lograr un resultado positivo delante de su afición se ha convertido en la asignatura pendiente del Celta. En la rueda de prensa previa al duelo con el Granada, Eduardo Coudet subrayó el deseo de su equipo por romper la mala racha de resultados desde que la afición celeste regresó a las gradas de Balaídos: cuatro partidos con público, cuatro derrotas. Para que a la quinta vaya la vencida, el Chacho ha convocado a 22 jugadores. Aidoo, es la única baja. 

Cervi: “Estaba un poco tocado, una lesión molesta en la planta del pie. No es algo que se pueda agravar, con el tiempo va a ir mejorando, pero es molesto”.

Aidoo: “Todavía no está disponible. Veremos cómo sale ahora de esta cuarentena obligatoria. Aún no ha podido entrenar”.

Primera victoria como local: “Queremos darle esa alegría. Lo de la gente contra el Cádiz fue impresionante. Nos empujó cuando íbamos 0-2 y nos hizo generar un montón de cosas. En lo personal, la grada de Río fue impresionante, nos llevó. Aquí la gente agradece cuando te vas vacío. Estamos desesperados porque nuestra gente nos vea ganar en casa”.

Momento del equipo: “Podemos dar mucho más. No merecíamos esperar tanto tiempo por la primera victoria. Hubo muchos partidos en los que nos merecimos los tres puntos. De hecho, Robert Moreno dijo ayer que había analizado nuestros tres últimos partidos y en ninguno merecimos perder. Hemos competido de muy buena forma en todos los partidos, salvo contra Osasuna, sin tener aún a todos en su mejor nivel individual”.

Escudo/Bandera Celta

Granada: “Tiene un entrenador diferente al que nos enfrentamos la semana pasada. Hay que pensar que tienen muy buena plantilla, con jugadores de mucha jerarquía. Va a ser difícil. Trataremos de concentrarnos para enfocarnos en lo que podemos generar”.

Robert Moreno: “Los entrenadores estamos expuestos a los resultados. Todos tratamos de trabajar y de cumplir los contratos que hemos firmado, pero el fútbol es muy dinámico”.

Tapia: “Lo veo bien, a la par de todos los demás. En el último juego volvió a tener esa chispa, esa agresividad. Nos va a costar, no solo con él, cada vez que haya convocatorias de las selecciones porque se juegan tres partidos en las fechas FIFA. Él y Néstor (Araújo) no tuvieron vacaciones y cuando les podíamos dar descanso fueron de nuevo convocados”.

Nolito: “Espectacular. Aparte de ser un gran profesional, es un gran tipo. Si no le toca iniciar sé que va a sumar. Aquí somos un grupo y todos tiran para el mismo lado. Estoy muy agradecido a mis jugadores porque me dan un día a día espectacular. Es un poco lo que intenté armar: buena gente, buenas personas e ir creciendo juntos”.

Convocatoria: Matías Dituro, Rubén Blanco, Coke Carillo, Hugo Mallo, Néstor Araujo, Carlos Domínguez, Kevin Vázquez, Jeison Murillo, José Fontán, Miguel Baeza, Javi Galán, Renato Tapia, Fran Beltrán, Okay Yokuslu, Denis Suárez, Brais Méndez, Solari, Cervi, Nolito, Iago Aspas, Thiago Galhardo y Santi Mina.

En busca del triunfo perdido

Unknown

Ha transcurrido un mes desde la vuelta al cole de LaLiga, pero Celta y Cádiz empiezan a acumular tareas pendientes. Ninguno ha sido capaz de ganar en estas primeras semanas de curso, por lo que la ansiedad empieza a aflorar ante la posibilidad de un merecido suspenso en este primer trimestre. Todavía hay margen, es cierto, pero la necesidad comienza a ahogar.

Escudo/Bandera Celta

El Celta suma un punto y tres derrotas, de las cuales dos fueron ante Atlético y Real Madrid, dos asignaturas para matrícula. Ahora tienen la obligación de ganar ante el Cádiz para que el personal no se ponga nervioso, para que las polémicas existentes no se impongan a la ilusión del verano. Coudet tiene listo a Franco Cervi, que estuvo toda la semana entre algodones, para ocupar el costado izquierdo. La gran novedad estará en la otra banda, donde Solari sentará al internacional Brais. El resto del once será el mismo que salió goleado del Bernabéu. El Chacho es de ideas fijas y no piensa moverse lo mas mínimo por cuatro malos resultados.

Cervera sí que moverá el árbol. Hasta tres cambios se prevén en el once cadista. Haroyan entrará por Marcos Mauro en el eje de la zaga y a su lado estará Fali, quien retrasa su posición por la sanción de Cala. Alarcón llevará la manija en el centro del campo y Lozano será la pareja de Negredo en ataque. El hondureño llegó muy justo al último partido después de sus compromisos internacionales, pero ahora ya esta descansado, presto y dispuesto para poner Balaídos patas arriba.

Escudo/Bandera Cádiz

Todavía es la quinta jornada, pero ya es un duelo de necesidades. El problema es que sólo puede ganar uno. El que lo haga, podrá al fin sonreir. El derrotado empezará a agobiarse. Y el empate supondrá carbón para todos. El balón y los goles dictarán sentencia.

Bienvenida a la francesa

Ancelotti y Zidane fueron pareja, pero no son lo mismo. Sin Cristiano, el francés buscó la solución en un mejor cobijo del equipo. El italiano pretende arreglar esto a tiros. Así que el equipo saca los puños y pone la cara, en espera de que le aguanten más las manos que el rostro. Así le ganó al Celta, otro que va del mismo palo, y se puso líder en el partido de vuelta al Bernabéu. Un partido que fue una gozada y lo ganó el Madrid porque tiene a Vinicius y Benzema, fontaneros de muchas goteras defensivas. Y Camavinga cayó de pie.

Todas las teorías evolutivas del fútbol (crecen en los últimos tiempos como setas en FIFA, UEFA, Liga, Federación, Superliga y lo que surja) arrojan una asombrosa conclusión: es imprescindible inundar aún más un calendario que anda ya con el agua al cuello. Todo hasta que salgamos a partido diario por equipo, que hará que los futbolistas mueran más ricos y más jóvenes. El viernes saltaron del avión (privado, gentileza de LaLiga) a Valdebebas Militao, Valverde, Casemiro y Vinicius tragándose el jet lag, la paliza en las piernas y el estrés de haberse echado durante una semana un país en la mochila. El sábado se pusieron al día por vía de apremio y ante el Celta alineó Ancelotti a los cuatro, indicio de que conforme uno se acerca al banquillo empeora mucho la situación.

El Celta golpea dos veces

También devolvió la titularidad a Hazard, incluso a costa de alterar el mapa ofensivo del equipo. La del belga es una terapia de insistencia, a la espera de que el tiempo haga su trabajo. Ayudó la vigesimocuarta lesión de Bale, que también forma parte, como la presencia de público o la apertura del Bernabéu, de la vuelta a la normalidad. La cohabitación Hazard-Vinicius reordenó al Madrid en un 4-2-3-1 en ataque, con Valverde a la derecha y el belga en la mediapunta. Sin la pelota, el diseño derivó en un 4-4-2, con ciertas obligaciones defensivas para Vinicius, y resultó una verbena.

Antes de averiguar si la cosa iba a funcionar, el Celta, ese equipo al que da gusto ver en el campo y no tanto en la tabla, ya estaba por delante. Un pase imprudente de Miguel Gutiérrez provocó la reacción en cadena: Casemiro y Nacho se enredaron, Militao no cerró y Santi Mina se apuntó el primer gol del reestreno del estadio. Y como volvió el público, se reabrió la sala de juicios: sonaron los primeros pitos en 18 meses. Pero el Celta comparte mucho con el Madrid: está hecho para atacar y defender le cambia el humor. Así que de inmediato se tragó tres ocasiones claras del anfitrión: Dituro sacó la primera y su ángel de la guarda las otras dos.

La genialidad de Cervi

Todo sucedió en torno a Vinicius, que corrige su defectos en la misma medida que se siente con más peso en el equipo. En un fútbol encomendado cada vez más al laboratorio aún hay sitio para lo imprevisible. Lanzado por el brasileño, el Madrid se echó sobre el partido, olvidando el accidente inicial, y apretó desde la ortodoxia: circulación rápida, empleo de ambas bandas, presencia en el área y hasta remate ante un Celta que defendía poco y mal. Si miran la alineación entenderán pronto que lo suyo no es la resistencia.

Así que aquella ficción aguantó poco. El Madrid se merendó la pelota y empató en un jugada de alta precisión: envío cruzado de Casemiro, centro sobre la marcha de Valverde y disparo también de primeras de Benzema. El remate tenía miga, pero el francés ha encontrado ya todas las maneras de llegar al gol. El Celta se deshacía porque Tapia quedó muy sólo para hacer guardia y porque venía hecho unos zorros del premundial peruano. Pero este Madrid que no mira hacia atrás le ofrecía siempre salidas a la contra. En una de ellas volvió a tomar ventaja con un gol extraño: iba para obra de arte y acabó en medio churro. Cervi metió un tacón de fantasía al centro de Mallo, la pelota dio en el palo y luego hizo justicia. Volvió al argentino para que la empujara a la red. Un buen Madrid se veía de nuevo por los suelos y le afectó. Al gol siguió un apagón blanco y del árbitro, que le perdonó una roja de manual a Murillo por cazar a Hazard. En esto el VAR es ejemplo de timidez.

El festival

El descanso fue curativo para el Madrid. Nada más regresar Benzema aplicó un cabezazo monumental a una buena rosca de Miguel Gutiérrez. Y de inmediato, puso a Vinicius en las barbas de Dituro, haciendo trizas la línea del Celta. El brasileño resolvió con una pericia insólita, para probar que con paciencia todo se aprende. Un gol que cambiaba el resultado, pero no el partido, que siguió fuera de sus cabales. Con la celebración de Vinicius en caliente, Courtois evitó el empate, en remate doble de Aspas y Solari.

Para entonces, ese partido hiperactivo ya pasaba por encima de Hazard y Ancelotti encontró el momento de hacer debutar a Camavinga, que no llega de Erasmus. En siete minutos ya había metido su primer gol al aprovechar un rechace de Dituro tras una jugada de Modric a la altura del partido. Lo festejó el francés pero el Bernabéu coreó al croata, el sueño eterno. Aún tuvo ocasiones el Celta, pero Benzema, en penalti cometido sobre Vinicius, agrandó la remontada. La pareja promete un año de bienes.

Cambios

Fran Beltrán (45′, Renato Tapia), Augusto Solari (51′, Brais), Thiago Galhardo (62′, Santi Mina), Eduardo Camavinga (65′, Hazard), Marco Asensio (78′, Modric), Marcelo (88′, Miguel Gutierrez ), Rodrygo (88′, Vinicius Junior), Joseph Aidoo (88′, Murillo)

Goles

0-1, 3′: Santi Mina, 1-1, 23′: Benzema, 1-2, 30′: Franco Cervi, 2-2, 45′: Benzema, 3-2, 54′: Vinicius Junior, 4-2, 71′: Eduardo Camavinga, 5-2, 86′: Benzema

Tarjetas

Arbitro: José María Sánchez Martínez
Arbitro VAR: David Medié Jiménez
Nacho (32′,Amarilla) Murillo (42′,Amarilla) Vinicius Junior (54′,Amarilla) Néstor Araújo (62′,Amarilla) Augusto Solari (62′,Amarilla

Clasificación

Vuelta a la normalidad: público, Bernabéu y lesión de Bale

Todo sonará a nuevo esta noche: el Bernabéu, el público, Ancelotti… y Camavinga, el último de la ‘next gen’ por estrenar. Mariano marcó, hace 560 días, el último gol en el estadio blanco, al Barça, y es de lo poco que sigue en su sitio, el fondo del armario. Porque sin Zidane ni Ramos se avecina otro Madrid, en parte por hacer. La pandemia limpió de espectadores las gradas y el club decidió relanzar las obras del recinto y utilizar, para avivar la remodelación y ahorrar costes, el Di Stéfano, donde el equipo jugó 25 partidos de Liga y seis de Champions en estruendoso silencio. Hoy, vuelve a su casa ante 25.000 aficionados, los que permiten la norma y la reforma, ante un Celta en la línea de las últimas temporadas: ofrece mejores jugadores que resultados (sigue el partido en directo en AS.com). Chacho Coudet le dio la vuelta al Celta la pasada temporada. Lo tomó colista y lo dejó octavo con una propuesta valiente y rompedora. La misma que repite esta temporada y con la que su equipo ha sumado sólo un punto y un gol (de penalti) en las tres primeras jornadas. La ilógica del fútbol.

Porque el argentino ha insistido en los tres encuentros con ese frente de ataque de alta gama que reúne a Brais Méndez, Denis Suárez, Nolito, Santi Mina y Aspas y el gol se le ha negado. Trece veces tiró a puerta ante el Athletic para quedarse a cero. Una rareza. Todo apunta a que insistirá en la fórmula, con Tapia de guardaespaldas si es que la paliza con Perú no se lo ha llevado por delante.

Ametralladora Aspas

Coudet es técnico de costumbres. Así que hoy se espera su once clásico con la duda del acompañante del mexicano Araujo, otro de los que llega con la paliza FIFA en los lomos, en el centro de la defensa. Ya ha probado con Fontán, Domínguez y Aidoo. Hoy puede tocarle a Murillo, cedido de nuevo por la Sampdoria y que redebuta de celeste. Aspas comparece como se fue: es el jugador que más chuta del campeonato.

Murillo, que redebuta hoy en el Celta.

Murillo, que redebuta hoy en el Celta.
DIARIO AS

También le ha sacudido el premundial al Madrid, que ha perdido durante casi dos semanas a once jugadores, cuatro de ellos para partidos en Sudamérica. Y algunos, como Benzema, Alaba, Hazard, Valverde, Militao o Casemiro, lo han jugado casi todo. Los tres últimos y Vinicius llegaron a tiempo para entrenar el viernes, pero alguno podría recibir descanso porque la situación clínica no ha mejorado: siguen fuera Kroos y Ceballos, aunque en el parón han sanado Nacho, Modric, Marcelo y Mendy, que no juega un partido desde el 5 de mayo, ante el Chelsea. Además, Ancelotti ya tiene a Camavinga, que ha disputado seis partidos con el Rennes (uno como titular) y dos con la Sub-21 francesa este verano. Llega rodado.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/11/primera/1631392410_980290_1631392637_sumario_grande.jpg', '976', '652', 'Modric, que reaparece, durante la sesión preparatoria del Madrid en el Bernabéu. / Realmadrid.com’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.466666666667″>

Modric, que reaparece, durante la sesión preparatoria del Madrid en el Bernabéu.
Realmadrid.com

Sin embargo, en el entrenamiento de ayer se rompió Bale. Sufre molestias en los isquiotibiales de su pierna derecha. Es su vigesimocuarta lesión en el Madrid y la confirmación de que continúa siendo de porcelana. A Rodrygo se le abre una puerta en la derecha. La de la izquierda se la disputan Vinicius y Hazard. El primero ha viajado más a cuenta de su selección y el segundo se ha cargado con más minutos. También han caído en el virus FIFA Alaba, con una sobrecarga, y Jovic, con gastroenteritis.

Un Celta alérgico al Bernabéu

En cualquier caso, en su anterior etapa en el Madrid, Ancelotti manejó estupendamente las resacas FIFA. De los ocho partidos después de jornadas de selecciones, su Madrid ganó seis, empató uno y perdió otro, y marcó 32 goles, a razón de casi cuatro por choque.

El italiano también parece haber traído el gol esta vez. El Madrid ya es el máximo anotador del campeonato y ofrece buenos finales: siete de sus ocho tantos los hizo en la segunda parte. También es el mejor equipo en remates, en elaboración y en estrategia. Atrás, en cambio, ha acusado las salidas de Ramos y Varane, más la lesión de Carvajal y el bajo rendimiento de Marcelo, un cuarteto de cuatro Champions. Por ahí puede estar la oportunidad del Celta, alérgico profundo al Bernabéu. Sólo ha sacado un punto de 27 desde que volvió a Primera (2013). La estadística le aplasta.