Zidane, a la caza de Muñoz

Cinco años después de haber sido presentado como entrenador del Real Madrid (interrumpidos por propia voluntad durante nueve meses), Zinedine Zidane se apresta a afrontar un nuevo reto que le puede dar un nuevo trofeo tanto al conjunto blanco como a su propio palmarés: si los madridistas se proclamasen campeones de la Supercopa el domingo en Sevilla, sería su 12º título en 237 encuentros. Hasta ahora, el entrenador francés acumula 235 encuentros dirigiendo a la primera plantilla blanca con el siguiente balance: 155 victorias (66%), 48 empates (20%) y 32 derrotas (14%). Se colocaría a sólo dos títulos de igualar el récord de Miguel Muñoz, que en sus 14 campañas como técnico madridista logró 14 títulos (nueve Ligas, dos Copas de Europa, dos Copas de España y una Copa Intercontinental).

La diferencia radica en que Zidane apenas ha necesitado ese lustro para lograr esos 11 que le igualan en el ránking con Johan Cruyff, que también sumó 11 campeonatos con el Barça. Por delante tiene al mencionado Miguel Muñoz y a Guardiola (con el Barça), ambos con 14 títulos.

No obstante, el palmarés de Zidane no es corto. Tres Champions logradas de manera consecutiva, algo que no se había visto nunca con el nuevo formato y que hay que remontarse hasta la década de los 70 para ver algo similar con el Ajax, primero (1971-73), y el Bayern después (1974-76), sin olvidarse de la época dorada en la Copa de Europa donde los blancos dominaron desde 1956 hasta 1960. Añadan dos Ligas, dos Supercopas de España, dos Mundiales de Clubes y dos Supercopas de Europa: en total, ha ganado un título para las vitrinas blancas cada 22 encuentros que ha dirigido a los blancos. Sólo le falta la Copa del Rey para culminar un palmarés espectacular. Un trofeo que, curiosamente, ya se le resistió como jugador blanco: jugó dos finales (2002 y 2004) y perdió ambas…

Por detrás de Muñoz y de Zidane aparecen nombres ilustres en el santoral de técnicos madridistas: Luis Molowny, que ganó ocho trofeos, y Vicente del Bosque, que levantó uno menos, siete. Todos tienen el mismo denominador común: fueros hombres de club que no dudaron en aceptar retos complicados en etapas difíciles. Y todos salieron campeones…

Zidane decidió marcharse en el verano de 2018 tras ganar su tercera Champions consecutiva. Sumaba nueve títulos cuando decidió dar un paso a un lado. El entrenador francés adujo motivos personales. “Si creo que no voy a ganar, es mejor hacer un cambio”, aseguró en conferencia de Prensa el 31 de mayo de 2018, antes de explicar que podría regresar (“Claro que puede ser un ‘hasta luego’. Voy a estar cerca de este club siempre”). Algo que cumplió en marzo de 2019 para ir perfilando la plantilla en los 11 últimos partidos de Liga que quedaban. La campaña siguiente volvió a ganar la Liga, la del Coronavirus, un campeonato con dos tramos futbolísticos: en el segundo periodo el Madrid enlazó 10 victorias consecutivas en los últimos 11 encuentros para asegurar la Liga 34. Ahora llega a Andalucía. Primero a Málaga, donde curiosamente ganó su primera Liga en La Rosaleda al derrotar a los locales en 2017 para sellar la primera Liga después de cinco años. Luego, el domingo, si elimina al Athletic Club, le tocará el Barcelona o la Real Sociedad en la final de La Cartuja (21:00 horas, #Vamos).

También es llamativo su historial en finales: ha disputado nueve y ha ganado las nueve. Un pleno increíble. Guardiola, por poner un ejemplo, ganó ocho de sus primeras nueve finales. Es un dato que avala su trayectoria como entrenador de alto nivel, aunque sabe que algún día le llegará la primera derrota. Pero él se ve ganador en Sevilla. Significará que sigue engrosando la Sala de Trofeos del nuevo Bernabéu…

 

 

Toda la plantilla del Deportivo, citada para volver el lunes

El Deportivo se marchó de vacaciones el pasado 20 de diciembre después de disputar el Teresa Herrera en Riazor. Una semana de vacaciones que finalizan este lunes, fecha en la que Vázquez ha citado a sus pupilos en Abegondo (10:30). El técnico blanquiazul dispondrá de diez días de trabajo hasta el próximo compromiso oficial, que será el partido de Copa ante el Alavés en Riazor (6 de enero). Cuatro días más tarde, el Deportivo jugará en liga, esta vez a domicilio. Lo hará en Zamora, partido que servirá para cerrar la primera vuelta.

Se espera que el lunes estén en Abegondo todos los integrantes de la plantilla, incluidos los que han cambiado de continente para pasar esta semana de vacaciones. Se trata de Diego Rolan, que se desplazó hasta Uruguay, y Uche Agbo, que viajó a Nigeria. El club todavía no ha facilitado el plan completo de trabajo semanal, pero se espera que los jugadores, como mínimo, tengan libre el día de año nuevo.

Los lesionados

Los diez que restan al inicio de la competición le deben servir a Vázquez para dar con la tecla de un Deportivo que ha sido muy sólido en la mayoría de los partidos pero que ha tenido grandes problemas en ataque y en dominar el ritmo de los encuentros. El otro punto de interés para el técnico estará en recuperar a los lesionados. Keko ya tiene el alta, lo mismo que se espera que Valín esté ya en perfectas condiciones. Más complicado lo tendrá Miku, lesionado en el aductor de su pierna derecha ante El Ejido el día en el que reaparecía. Algo similar le sucedió a Derik en el Teresa Herrera, aunque parece sus problemas son menores.

Rui Costa se libera para darle al Depor un Teresa Herrera atípico

Seguramente no sea la más recordada dentro de unos años, pero el Ayuntamiento de A Coruña y el Deportivo lograron al menos su objetivo de no dejar desierta la LXXV Edición del Teresa Herrera. Con una puesta en escena atípica y sin apenas aficionados en las gradas, el Depor logró sumar a su palmarés otro trofeo de ‘su’ torneo imponiéndose al Combinado de Fútbol Aficionado Coruñés.

Con toda la plantilla pensando ya en las vacaciones, Fernando Vázquez alineó un once con varios titulares. Rui Costa fue de nuevo protagonista mientras sigue acercándose a su mejor forma. El portugués abrió el marcador al transformar un penalti que él mismo había provocado, pero también falló varias ocasiones claras.

Pero el luso no iba a perder la oportunidad de marcharse con confianza y nada más salir de los vestuarios en la segunda parte resolvió un mano a mano para hacer el 2-0 y su doblete particular. El encuentro se rompió por completo y el Depor fue ampliando el marcador hasta el 6-0 final con otro doblete, en este caso el canterano Manu Mosquera, y dos tantos de Lara y Borges.

Nuevo contratiempo para Derik Osede

El mes de diciembre está siendo para olvidar para el Depor en lo que se refiere también a los problemas físicos. Derik Osede, que el pasado jueves reapareció en Copa tras más de un mes de baja, no pudo ni comenzar el encuentro. El central sintió unas molestias en el calentamiento cuando se preparaba para salir de inicio y en los próximos días se someterá a pruebas médicas para conocer el alcance de la dolencia en el aductor. Se une en la enfermería a Miku, que ya cayó el jueves ante El Ejido.

Tampoco jugó Keko, que había entrado en la convocatoria y se esperaba que tuviera sus primeros minutos tras la lesión. El madrileño no estuvo ni en el banquillo, como Beauvue o Nacho, entre otros, que presenciaron el encuentro en la grada.

Fernando Vidal: “No hay debate con Fernando Vázquez”

Esta mañana de lunes tuvo lugar en el ayuntamiento de A Coruña la presentación de la 75 edición del Trofeo Teresa Herrera, que disputará este fin de semana el Deportivo ante una selección del futbol modesto de la cuidad. El acto estuvo presidido por la alcaldesa Inés Rey y por el presidente del Deportivo Fernando Vidal. Ambos destacaron la importancia de mantener vivo el torneo ante imposibilidad de celebrarlo en el tradicional mes de agosto por culpa de la pandemia.

Como no podía ser de otra manera, Fernando Vidal habló sobre la derrota sufrida por el Deportivo ayer domingo ante el Celta B: “Mi sentimiento seguro no difiera del resto de deportivistas. Fue una derrota tremendamente dolorosa. De cierta vergüenza por el hecho en sí, pero como deportista, relativizo los éxitos y fracasos. Fue muy duro, ni en el peor de los sueños de un deportivista estaba perder ante el filial del eterno rival. Pero cuando estamos en la competición que estamos y puede pasar”. El mandatario blanquiazul insistió en pedir calma: “La noche fue muy larga, pero hay que levantar la cabeza. Como decía antes la alcaldesa, hay que pensar en nuestro objetivo final: el ascenso. Ahí sí hablaríamos de fracaso si no conseguimos el objetivo que tenemos. Hay 102 equipos en Segunda B y solo uno obligado a ascender, el Deportivo”.

La derrota ante el filial del Celta en Riazor provocó las primeras críticas duras hacia Fernando Vázquez desde algunos sectores, pero de nuevo Fernando Vidal mando un mensaje de tranquilidad: “No he perdido la confianza en el proyecto por un resultado. Desde que está Fernando Vázquez hemosjugado 15 partidos en Riazor y solo perdimos dos. Llegamos con dos pies en Segunda B, apostamos por un entrenador que muchos siguen pensando que es la persona adecuada. Entiendo que mañana martes hablaremos en el consejo porque lo hacemos así todas las semanas, como un fin de semana cualquiera. Yo, desde el punto de vista personal, no veo debate en estos momentos con Fernando Vázquez. Hay que tener tranquilidad, calma y esperar al balance de la temporada. Confío mucho en la plantilla y en el cuerpo técnico”.