Dos huesos para Madrid y Barça en los cuartos de la Copa del Rey

La Copa del Rey es el torneo por excelencia del baloncesto español. Los ocho mejores equipos de la primera vuelta se enfrentan durante cuatro días en partidos a vida o muerte por el segundo título de la temporada en una única sede. ¿Se puede pedir algo más? Sí, unos cruces de cuartos como los sorteados ayer por Sitapha Savané y Amaya Valdemoro en el WiZink Center de la Comunidad de Madrid, sede del torneo del 11 al 14 de febrero. El único pero en esta edición: la ausencia de las ocho hinchadas, la gran salsa copera, por culpa del coronavirus.

El Real Madrid, actual campeón y rey de Copas (28) se medirá con el Valencia, el rival más duro fuera de los cabezas de serie. Los taronjas, campeones en 1998 bajo la batuta del recientemente fallecido Miki Vukovic, enlazan la mejor racha de la ACB en estos momentos con nueve victorias seguidas.

Los blancos disputarán este primer cruce el jueves 11 (21:30, #Vamos) por ser campeones de invierno. Esto les permitirá, si avanzan, tener un día más de descanso antes de las semifinales del sábado 13. “Nos ha tocado el peor rival posible”, asegura Alberto Herreros, director deportivo del Real. “Es un reto complicado”, continúa Chus Mulero, su homólogo valenciano. El cruce entre el Iberostar Tenerife y el Hereda San Pablo Burgos, que debuta en el torneo, abre el primer día (18:30, #Vamos). Son los dos únicos equipos de los ocho clasificados sin Copa. Los otros seis acumulan el 82,1% (69 de 84) de las disputadas.

El segundo turno, el del viernes 12, comienza y se cierra fuerte. Primero, con el TD Systems Baskonia-Joventut (18:30, #Vamos), reedición de los cuartos de 2019, que ganó la Penya con una monstruosa actuación de Nicolás Laprovittola: 36 puntos (8/11 en triples), 4 rebotes y robos y 7 asistencias para 50 de valoración (récord del torneo). Los vascos vuelven a la Copa tras su sonora ausencia del pasado curso. Entre los dos conjuntos suman 14 trofeos: 8 los de Badalona y 6 los vitorianos.

Y, después, el otro gran duelo de cuartos, Barça-Unicaja (21:30, #Vamos). Es la segunda oportunidad para que el proyecto de Jasikevicius obtenga su primer título tras fallar en la Supercopa de Tenerife. También de Mirotic de inaugurar su palmarés como azulgrana después de quedarse a la puertas en la fase final de Valencia y en Canarias. “Nos ha tocado un rival duro”, subraya Jasikevicius, presente en 3 de las 25 Copas culés. “Debemos afrontar el duelo sin presión”, señala Manolo Rubia, director deportiva de los cajistas, campeones en 2005.

Antonio Martín: “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”

“Es especial celebrar en un año tan distinto la Copa del Rey. Muchísimas gracias al Ayuntamiento y a la Comunidad, porque no es fácil apoyar cuando todo no va bien. Es de agradecer el esfuerzo que han hecho. Y también lo que están haciendo los clubes para aguantar, que es muy complicado. La Copa del Rey ofrece el mejor baloncesto y eso no va a cambiar. Va a ser un espectáculo, no tengo dudas ni estoy preocupado”, comentó Antonio Martín, presidente de la ACB.

“Para Madrid es muy importante. Nos hace especial ilusión porque somos una ciudad castigada durante todo el último año. El deporte es una escuela de vida saludable y somos una ciudad muy deportiva. Es una escuela de valores, de vida… Siempre apoyaremos los grandes eventos y los que no son tan grandes. A nivel de imagen también es importante, para transmitir la imagen de esta maravillosa ciudad en la que vivimos”, añadió José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Por último tomó la palabra Ignacio Aguado, vicepresidente y consejero de deportes de la CAM. “Vivimos tiempos especialmente difíciles. A pesar de las dificultades, hemos conseguido que Madrid vuelva a ser la sede de esta Copa del Rey. Nos ayudará a evadirnos y el poder ser el km 0 del deporte nacional y del basket… es muy importante para nosotros. Trabajo para ello. Esta instalación es la mejor del mundo para organizar espectaculos deportivos y eventos deportivos”.

Tenerife-Burgos: un debut contra la pareja Huertas-Shermadini

El San Pablo Burgos se estrena en la Copa en su cuarta campaña en la élite del baloncesto español y lo hace ante un Iberostar Tenerife, que está rindiendo a un gran nivel y se codea con los grandes. Fitipaldo se mide con sus ex y Kravic jugó uno de sus mejores partidos del curso ante Shermadini.

Iberostar Tenerife

El Iberostar se ha ganado a pulso dejar de ser considerado el equipo revelación de la Liga Endesa. En Tenerife se están haciendo las cosas muy bien y se ha acostumbrado a codearse con los equipos de la Euroliga. Las piezas han encajado bien en un equipo dirigido por Txus Vidorreta, el que mejor conoce a Marcelinho. Tyler Cavanaugh, Bruno Fitipaldo y Aaron Doornekamp han subido el nivel de un equipo que quiere dar la sopresa en Madrid. Por ahora, su techo son las semifinales.

Lo mejor del Iberostar Tenerife

En 2019 el Iberostar vivió una auténtica revolución y cambió a todo el equipo (el veterano era Gielo, que había disputado sólo un partido), pero le salió bien. Marcelinho y Shermadini pueden ser una de las parejas que mejor se entienden de toda la Liga Endesa y el georgiano está haciendo méritos para ser el MVP de la temporada. El equipo que más anota esta temporada (88,32) y uno de los mejores en el tiro de tres.

Lo peor del Iberostar Tenerife

Una plantilla algo más corta que la de otros equipos y que depende mucho de la conexión de sus bases (Marcelinho y Fitipaldo) con Shermadini. Si el georgiano está bien vigilado, al Iberostar le cuesta más encontrar otras opciones. Santi Yusta acaba de volver: el gallego pasó por quirófano en febrero y llevaba casi diez meses sin jugar. Los grandes se le atragantan: ha perdido contra Barça, Madrid y Baskonia este curso.

Hereda San Pablo Burgos

La ilusión en esta Copa la pone el Hereda San Pablo Burgos, que se estrena en la competición. El equipo castellanoleonés confió en 2019 en Joan Peñarroya y le ha salido bien. En su cuarto año en la élite ha estrenado su palmarés (ganó la Champions a principios de octubre) y a punto estuvo de meterse entre los cabezas de serie en este torneo. Un equipo sin grandes nombres, pero que se ha engrasado a la perfección.

Lo mejor del Hereda San Pablo

Llegan a la Copa sin ningún tipo de presión y con el recuerdo de la fase final de Valencia (se metieron en semifinales) aún fresco. Omar Cook es uno de los mejores pasadores de la Liga Endesa y el Burgos presume de buenos tiradores (McFadden, Renfroe…) y de guerreros, con Jasiel Rivero y Vitor Benite a la cabeza.

Lo peor del Hereda San Pablo

Nunca ha estado en la Copa del Rey y la inexperiencia en este torneo se suele pagar. Depende bastante de su tiro exterior (de los equipos que más tira de tres), así que parte de sus opciones estarán en cómo se levanten sus exteriores. Su juego interior es algo corto, más aún tras la marcha de Huskic y la llegada de Salash, en plena adaptación.

Copa del Rey ACB 2021: ya se conocen los ocho clasificados

La victoria del Barça en la pista del Baxi Manresa (76-99) le entregó la última plaza para la Copa del Rey de Madrid al Unicaja, que debería perder por 75 puntos para estar fuera. Algo imposible. De haberse dado un triunfo local en este partido, los de Luis Casimiro deberían haber ganado este domingo al TD Systems Baskonia para clasificarse para la cita del KO. Algo que ya no será necesario.

El equipo malagueño, que el año pasado disputó la Copa del Rey como anfitrión (era noveno al cierre de la primera vuelta y dejó fuera al San Pablo Burgos), estará en un torneo que se disputará en el WiZink Center de Madrid del 11 al 14 de febrero y en el que también pelearán por el título el Real Madrid, el Iberostar Tenerife, el Barça, el TD Systems Baskonia, el Hereda San Pablo Burgos, el Valencia Basket y el Joventut.

Una plaza de cabeza de serie, en el aire

Ya se conocen tres de los cuatro cabezas de serie del sorteo, que será el próximo 18 de enero. Son el Real Madrid, el Iberostar Tenerife y el Barça. La última plaza dependerá de lo que pase en el Unicaja-Baskonia de este domingo (18:30, #Vamos). Si gana el Baskonia, la plaza será suya; si no, el cuarto puesto será para el Burgos tras su triunfo frente al Coosur Betis (76-85).

El criterio de clasificación durante la pandemia

En una temporada tan golpeada por el coronavirus y con muchos partidos aplazados, los clubes decidieron que los equipos clasificados para la Copa del Rey serían los que mejor porcentaje de victorias tuvieran el 10 de enero. En caso de empate, quedaría primero los que tuvieran un mejor average.

El Baskonia logra algo de paz con su victoria ante el Tenerife

Tenerife se plantó en Vitoria con las bajas de Marcelinho, Fitipaldo, Doornekamp, Bogris y Todorovic. De hecho, el único base que tenía Vidorreta era Álex López. Faltando dos minutos para el descanso ya llevaba tres faltas personales por lo que hubo que tirar de Salin o Butterfield como directores de juego.

El primer jugador que tomó protagonismo en anotación fue Peters. Curiosamente, Giedraitis no salió en el quinteto inicial y empezó a participar en el partido en el minuto 5. Shermadini tuvo una tarde gris, con números inéditos para él, pero salió al rescate un gran Fran Guerra. Faltando dos minutos para el final del primer cuarto, regresó también Santi Yusta que llevaba lesionado desde el mes de marzo. Lo primero que hizo fue meter un triple.

Sedekerskis cogió protagonismo al comenzar la segunda entrega. Los canarios estuvieron casi 4 minutos sin anotar (30-25, min. 16) porque, a pesar de ser el mejor equipo en tiros triples de la competición, firmaba un mal porcentaje. Cuando las cosas se iban poniendo muy feas, hubo un arreón de Iberostar (con un parcial de 1-10) y el luminoso volvió a equilibrarse.

Polonara se lesionó en el tercer cuarto porque se dobló el tobillo y estuvo bastante tiempo fuera del partido. Baskonia concedía muchos tiros abiertos y, por ejemplo, Sergio Rodríguez se aprovechó de esa circunstancia. Vildoza cogió ritmo en los últimos minutos del tercer periodo, aprovechando también la cuarta falta de Álex López, y ese cuarto terminó con un 62-56.

Fall fue el principal artillero en el inicio de la última entrega. TD Systems llegó a ponerse 11 puntos arriba con el 69-58. Pero Tenerife volvió al choque y, gracias a su rebote ofensivo, se volvió a acercar en el marcador. Guerra se hizo daño en el pie y Shermadini tuvo una mala tarde por lo que Baskonia cerró el partido -jugando con dos bases para controlar el tempo del choque- y ganó al segundo clasificado de la Liga ACB.