Mihajlovic: “¿Mi 2020? Sigo vivo, no podría pedir más”

2020 ha sido un año con claros tintes negativos, pero también ha habido luces en el año de la pandemia y Sinisa Mihajlovic (51 años) las ha encontrado. El serbio se sobrepuso a una leucemia abandonó el hospital hace poco más de un año, en noviembre de 2019. Poco después volvió a sentarse en el banquillo del Bolonia y su primera intervención fue sobrecogedora y emotiva. La COVID-19 también le visitó, pero tampoco pudo con Sinisa. Por tanto, nuestro protagonista solo tiene palabras amables para 2020: “No podría pedir más este año, sigo vivo. A nivel personal, no podría pedir nada más”.

Estas declaraciones llegaron ante los micrófonos de Sky Sport Italia, tras el fantástico empate logrado por su equipo en la visita de la Atalanta al Estadio Renato Dall’Ara (2-2). El técnico se mostró encantado por la actuación de sus jugadores: “Nunca nos rendimos, no es casualidad que hayamos logrado muchos puntos después de ir por detrás en el marcador. Dadas las condiciones y las ausencias, fue un auténtico desafío. Los chicos estuvieron maravillosos”. Los chicos de Mihajlovic se vieron 0-2 en el marcador, tras un doblete exprés de Luis Muriel en la primera parte, pero supieron reaccionar y Tomiyasu y Nehuén Paz pusieron las tablas finales en la segunda parte ante el próximo rival del Real Madrid en octavos de Champions.

El Bolonia marcha en decimotercera posición, a cinco puntos del descenso y diez de Europa, pero Mihajlovic considera que su situación debería ser mejor por lo ofrecido sobre los terrenos de juego: “Tenemos 15 puntos, a pesar de que hubiéramos merecido más por lo que hicimos en el campo. Dadas las dificultades que tuvimos, lo hemos hecho bien”. Con el choque ante la DEA, el conjunto de La dotta, la grassa e la rossa, apodos con los que se conoce a la ciudad, pone punto final a 2020. Un año que, dentro de la negatividad general, ha sido de lo más positivo para su entrenador.

El mercado caliente del PSG

A medida que se acerca 2021, las aguas se agitan en el seno del PSG. No paran de abrirse frentes que comparten actualidad con la irregular marcha del equipo. Thomas Tuchel se está convirtiendo en un consumado funambulista, visto el equilibrio que está mostrando para evitar que su futuro en el equipo se derrumbe. Los resultados no terminan de acompañar a un equipo diseñado para luchar por la Champions y destruir rivales en la Ligue 1. Sin embargo, tienen al Lille y al Lyon un punto por delante y al Marsella cuatro por detrás, pero con dos partidos menos. A esta duda deportiva se suma la apertura de la ventana invernal, con varias llegadas y salidas a tratar y desde Footmercato recogen todos los interrogantes.

Llegadas

En el apartado de fichajes, hay cuatro nombres cuyo futuro ha sido ligado a París recientemente: Dele Alli, Christian Eriksen, Alejandro Papu Gómez y Nicolò Barella. Los tres primeros, discutidos en sus equipos, el cuarto clave en el Inter y mucho más complicado. Tanto el centrocampista inglés como el danés llevan tiempo sin los minutos que se esperan por estatus y salario. Dele ya sonó en verano como posible refuerzo para el PSG en forma de cesión, puesto que Mourinho comenzaba a deslizar su querencia por otro tipo de futbolista en su esquema. En ese momento, Daniel Levy intercedió, pero el paso de los meses le ha mantenido en el limbo: solo ha ido convocado en dos de los últimos diez partidos del Tottenham en la Premier. El préstamo vuelve a ganar enteros.

El caso Eriksen es similar, puesto que Antonio Conte apenas le está brindando los minutos que el del Middlefart, uno de los jugadores mejor pagados de la Serie A, esperaba tener cuando llegó desde los Spurs el enero pasado. Un año marcado por la pérdida de protagonismo. En los últimos partidos, la escena del centrocampista calentando para jugar un puñado de minutos se han hecho habituales y forma parte de la lista de la ‘limpia’ que planea el técnico neroazurro. En el Parque de los Príncipes podría resucitar su carrera. En cuanto a su compañero de sala de máquinas, Nicolò Barella, la operación apunta mucho más complicada. En 2019 ya mostraron interés en París por el  medio y este año se ha confirmado como una de las realidades más prometedoras del continente. Por ello, habrían de hacer caja antes de poder afrontar esa operación y, de llegar Eriksen o Dele, no habría hueco para todos.

El último en llegar ha sido el Papu Gómez. El capitán de la Atalanta ha vivido un mes de lo más agitado y un incidente por descubrir con Gasperini, su entrenador, le ha colocado en la rampa de salida de manera inmediata. Los grandes de Italia están interesados en hacerse con el mediapunta, siendo el Inter el que ha reconocido su querencia por el futbolista, pero el PSG también está en la puja, con Di María como principal valedor de la operación.

Salidas

Aunque para poder entrar, antes hay que dejar salir y aquí aparecen dos nombres principalmente: Julian Draxler y Leandro Paredes. El alemán, uno de los primeros fichajes estrella desde el aterrizaje del jeque, termina contrato en 2021 y si quieren sacar rédito económico alguno es ahora o nunca. Ya formó parte de las rebajas del PSG en verano. Mientras que el argentino, aunque su salida no es tan prioritaria, también podría hacer las maletas si llegase la oferta adecuada. Draxler suma 427 minutos, por los 694 de Paredes, pero Gueye, Verrati y Ander Herrera son las opciones preferidas por Tuchel a la hora de formar el centro del campo.

Neymar y Mbappé

Y si hablamos de interrogantes, este es doble. Las renovaciones de Mbappé y Neymar son la mayor de las preocupaciones en el conjunto capitalino. La del astro francés se antoja mucho más complicada, puesto que el Real Madrid presiona. El brasileño, por el contrario, ha deslizado públicamente que su deseo es seguir en el PSG. Tanto el uno como el otro terminan contrato en 2022 y los movimientos deben acelerarse. Leonardo ha reconocido que ya trabaja en ello. Veremos si lo hace a la velocidad suficiente. En la capital española están con el radar puesto en todo lo referente a Kylian, puesto que es la clave de su proyecto a partir de 2021.

Otro capricho de Conte

Pocos aventuraban tiempo atrás en el seno del Atalanta una situación de inestabilidad como la vivida en estos momentos. El equipo de Bérgamo terminó el curso pasado como una de las revelaciones del fútbol europeo y comenzaron el presente de la misma manera, con una apuesta clara por el balón y la búsqueda del gol como modus vivendi. Alejandro Papu Gómez era (y es) el timonel del barco y Gian Piero Gasperini el capitán a bordo. Sin embargo, algo ha hecho que todo explote, algo que el propio Papu se encargará de desvelar en el futuro, como anunció en Instagram, y que ha colocado al argentino en los principales radares de Italia. Mientras unos lo niegan (Juventus), otros no ocultan su querencia por el mediapunta de 32 años.

El Inter de Milan está dispuesto a pescar en río revuelto, como ha deslizado Piero Ausilio, director deportivo neroazurro. “¿Papu Gómez? Alejémonos de conversaciones que no nos conciernen”, comenzaba el italiano en declaraciones a Sky Sport antes de reconocer que “está claro que hay estima por el jugador”. Si en la Juventus, Fabio Paratici, director deportivo de la Vecchia Signora, se desmarcó por completo del rumor, su homónimo interista ha trazado una línea diferente.

Línea que también ha seguido Antonio Conte. Prudente primero: “Respeto mucho a mis jugadores”. Tentativo después: “Es justo hacer la consulta, ver qué espera el club y hacer las valoraciones pertinentes y objetivas”. A nadie le amarga un dulce y parece que el técnico italiano no vería con malos ojos la llegada del Papu. No obstante, el capitán de la DEA era, hasta el desconocido incidente (Cassano defiende que una pelea que llegó a las manos ha sido la causante de todo), uno de los futbolistas más destacados de la Serie A: 7 goles y 16 asistencias el curso pasado; 4 y 2 en los 10 partidos disputados en el presente.

En el espejo de Eriksen

El caso del argentino recuerda a un capricho pasado de Conte: Christian Eriksen. El danés, que deseaba salir del Tottenham, vio frustrado su deseo inicial de unirse al Real Madrid y el Inter acudió en su auxilio. Los neroazurri se hacían con lo que se suponía una auténtica ganga. 20 millones de euros por uno de los centrocampistas más destacados del viejo continente en edad perfecta para triunfar (27 años en ese momento).

Sin embargo, aquello que parecía un engranaje perfecto ha resultado deficiente. Las piezas no han encajado y el de Middlefart, que tiene uno de los salarios más altos de la Serie A, se ha convertido en habitual en la banda de calentamiento. En los cuatro últimos partidos de Champions, solo ha jugado nueve minutos, repartidos en dos encuentros. Mientras que en los últimos siete en la Serie A, solo ha jugado tres: 58 minutos contra el Cagliari, 5′ contra el Sassuolo y un solo minuto contra el Bolonia. El otrora deseado jugador se ha convertido en descarte. Veremos quién se lleva el gato al agua con el Papu, cuyo caso recuerda en cierta forma a la llegada de Eriksen…

Gómez responde a Canale 5: “No he destrozado el premio”

Alejandro Gómez sigue viviendo días de tensión. Su pelea con el técnico Gasperini parece haberle apartado definitivamente de la Atalanta, que este domingo goleó a la Roma a pesar de su ausencia (el técnico le dejó fuera de los convocados).

Esta mañana Striscia la Notizia, famoso programa de Canale 5, intentó entregarle el Tapiro d’Oro, premio que desde hace 24 años reciben personajes de espectáculo, política y deportes protagonistas de escándalos.

El argentino, sin embargo, no se tomó nada bien la visita del periodista Valerio Staffelli: no respondió a sus preguntas y rechazó el galardón, que fue dejado en su coche. El delantero, según el comunicado publicado por el programa, mientras los enviados dejaban la ciudad deportiva de la Dea, tiró el premio hacia ellos, destrozándolo.

Más tarde, no obstante, el Papu dio su versión de los hechos, diferente a esa, con una historia publicada en su perfil de Instagram: “Nunca he tirado algún objeto hacia el enviado del programa, solo elegí, y era mi derecho, no recibir nada y no contestar a las preguntas, respetando a los que estaban haciendo haciendo su trabajo”.

El caso confirma el momento complicado del jugador, que siempre se mostró irónico y bromista. Salvo sorpresas, tras seis temporadas y media, Gómez dejará el club de Bérgamo en enero: Inter, Milan y Roma, según los últimos rumores, podrían ofrecerle pronto una nueva aventura.

El Atalanta golea también sin Gómez: 4-1 a la Roma

A la Atalanta ya no le hace falta el ‘Papu’ Góme. O, al menos, eso parece. La Dea goleó 4-1 a la Roma, que sigue decepcionando en las grandes citas de este curso, sin el argentino, al que Gasperini dejó fuera de los convocados. Lo hizo gracias a un enorme Ilicic, que cambió el partido en la segunda mitad y demostró haber dejado atrás su momento negro del verano.
Fonseca salió de inicio con Spinazzola, Pedro y Mkhitaryan detrás de Dzeko, y su delantera construyó el 0-1 en menos de tres minutos. El armenio, aprovechándose de una zaga local demasiado lenta, encontró en el área con un centro raso al bosnio, que abrió la lata sin ningún apuro.

Hubo reacción bergamasca, pero los capitalinos dieron la sensación de poder aguantar bien sus ataques y estar esperando el momento adecuado para alargar la ventaja. Todo cambió en el comienzo de la segunda parte, cuando Gasperini sustituyó a Pessina con Ilicic. El esloveno estuvo sencillamente imparable y empezó su show en el 59′, con un pase al hueco para Zapata, que casi rompió la portería con su derechazo, el del 1-1.

La ‘Dea’ completó la remontada con Gosens, que cabeceó a la red otra gran asistencia de Ilicic, y Muriel, que aprovechó un mal pase de Veretout deshaciéndose de Mirante. El esloveno merecía sumarse a la fiesta y lo hizo en el 85′: coronó su partido perfecto regateando a prácticamente toda la defensa rival y firmando el póker con un zurdazo. Tras el partido, Gasperini no quiso dar más pistas sobre el futuro del Papu (se enfadó cuando se lo preguntaron), que podría continuar su carrera en Milan o Inter. La Atalanta, de todos modos, ya parece haber pasado página.