Una campeona olímpica quema su piso al perder el olfato por Covid-19

“Simplemente no tengo palabras. Entiendo que he puesto a la gente en peligro y que tengo la culpa. He sido muy estúpida. Lo principal es que todos están vivos. Todavía estoy en estado de shock”, asegura Daria Shkurikhina, campeona olímpica en gimnasia rítmica por conjuntos con Rusia en Pekín 2008, además de triple oro mundial en Grecia 2007 y pentacampeona de Europa (3 en Moscú 2006 y 2 en Torino 2008), a la agencia rusa East2West y a Komsomolskaya Pravda. La gimnasta rusa de 30 años no olvidará fácilmente lo sucedido en este inicio de 2021 cuando celebraba la Navidad ortodoxa y decidió encender una vela en su apartamento de la ciudad de Nizhny Novgorod.

El incendio se inició supuestamente porque una de sus mascotas, un gato y una chinchilla, derribaron una vela y Shkurikhina tardó en reaccionar al no oler el humo debido a que tiene afectado el sentido del olfato tras haber pasado la Covid-19. “Encendí una vela y me fui a la cocina. Luego vi humo por el techo, pero ya no podía hacer nada. Ahora entiendo que dejar un fuego abierto sin vigilancia es muy estúpido, pero nada se puede cambiar. Hay aprender de los errores”, explica. Daria logró salir corriendo y gritando para alertar a los vecinos del apartamento (regalado por el ex gobernador de la ciudad, Valery Shantsev, por sus brillantes actuaciones en los Juegos Olímpicos) y uno de ellos fue el que avisó a los bomberos. El piso quedó casi calcinado y las llamas llegaron a afectar a viviendas colindantes, afortunadamente sin daños personales que lamentar.

“No he llorado tanto en mucho tiempo”, afirma Shkurikhina que ha subido a redes sociales una foto con la medalla olímpica intacta pero cuya instantánea permitir imaginar el estado de la casa. Ahora, la gimnasta rusa, que asegura llevar varios días recibiendo amenazas por redes sociales por su descuido, pide ayuda para encontrar un nuevo hogar: “Ahora no sé dónde vivir ni qué hacer”. Lo más importante es que todo ha quedado en un susto y Daria y sus vecinos han salido ilesos del incendio.

Sigue la maldición en Atlanta: Bogdanovic se rompe

Todo era alegría en Atlanta cuando los Hawks iban 4-1 peleando por el liderato del Este y con un trae Young jugando en modo MVP. Por fin parecía que los buenos tiempos volvían a la capital de Georgia, pero una plaga de lesiones está amenazando con despertarles del sueño antes de tiempo. El último en caer, y puede que el más grave, ha sido Bogdan Bogdanovic. Uno de los fichajes estrella del equipo (le han firmado cuatro años y 72 millones de dólares), sufrió una lesión en el partido del sábado ante los Charlotte Hornets y ayer anunció el equipo la dolencia que padece.

Se trata de una fractura por avlusión en la rodilla derecha. Este tipo de lesiones se dan cuando se rompe una parte pequeña de un hueso que está unido a un tendón o ligamento. Además, el jugador también mostraba inflamación en tejidos blandos y un hematoma en el hueso. Los Hawks no han determinadoe l tiempo de baja exacto que se espera que esté Bogdanovic. De momento el plan es volver a revisarle a finales de esta semana. Los casos de avlusión se suelen tratar con hielo y descanso y con ejercicios controlados para ir recuperando el rango de movimiento de la articulación, pero en los casos más graves se puede acabar en el quirófano.

Hasta ahora Bogdanovic estaba promediando 9,9 puntos con 36,2% en tiros de tres. La lesión del escolta no es la primera que sufren los Hawks, que ya estaban sin cuatro jugadores. Danilo Gallinari, el otro fichaje estrella, sólo ha jugado dos encuentros por un esguince de tobillo; Rajon Rondo se está recuperando de una lesión de rodilla y Kris Dunnn ni siquiera ha debutado a causa de una operación en el tobillo. Todos ellos jugadores nuevos, igual que Onyeka Okongwu, número 19 del último draft y que tampoco se ha vestido de corto aún. En su caso por una inflamación en el pie izquierdo. Okongwu, un pívot de 2,03, puede aportar muchas cosas a la defensa interior de los Hawks y la franquicia de Atlanta espera contar con él en los próximos días.

Desaparece un avión con más de 50 pasajeros en Indonesia

Un avión de la aerolínea Sriwijaya Air, que llevaría 62 personas a bordo, contando la tripulación, ha desaparecido poco después de partir del aeropuerto de Yakarta, la capital de Indonesia, con destino a Pontianak, la capital de la provincia de Borneo, también en el país asiático.

Cuatro minutos después de despegar el avión perdió el contacto con la torre de control, por lo que rápidamente la torre de control dio la voz de alarma. El Ministerio de Transporte de Indonesia ha anunciado que se están llevando a cabo investigaciones para tratar de aclarar los hechos acontecidos. “El último contacto con el vuelo fue a las 14:40 hora local”, según confirma la portavoz del Ministerio de Transporte, Adita Irawati en el medio local JawaPos.

Por el momento se desconoce si el avión, que según Metro TV era un Boeing B737-500, se ha estrellado, aunque el Servicio Provincial de Bomberos y Rescates de Yakarta ha confirmado que se han encontrado restos que podrían coincidir con los de un avión en la zona donde se perdió el contacto con la aeronave. Además, según informa Flightradar24, el vuelo perdió más de 10.000 pies de altura en tan solo un minuto.

La aerolínea indonesia ha emitido un comunicado en el que explica que se encuentra recabando información antes de hacer alguna declaración sobre el vuelo.

Accidente en 2018

El 29 de octubre de 2018, un Boeing 737 MAX 8 operado por la compañía Lion Air que iba a cubrir el recorrido Yakarta-Pangkal Pinang, se estrelló en el mar de Java, relativamente cerca de donde ha desaparecido el avión operado por Sriwijaya Air. En el accidente perdieron la vida 189 personas.

La maldición de Jovic continúa

La maldición de Jovic continúa. El serbio estaba incluido en la lista de 23 futbolistas para jugar esta noche contra Osasuna, pero una sobrecarga muscular de última hora lo dejó en la capital. Una situación rocambolesca porque regresaba al campo donde justo hace once meses metió su último gol de blanco. Nada menos que casi un año sin ver puerta. Un registro terrible para un delantero centro que fichó en el verano de 2019 por 60 millones de euros.

Cierto que venía avalado por su 27 goles en el Eintracht de Frankfurt y un repertorio rematador que le llevó a ser el máximo realizador de la Europa League de aquella temporada, con 10 goles en 11 partidos. Pero desde que fichó por el Madrid es como si se hubiese desconectado de la gran cualidad que le trajo hasta la capital. En los 27 partidos de que dispuso el curso pasado, aunque sólo en siete fue titular, apenas fue capaz de marcar dos goles (uno al Leganés en el Bernabéu y otro a Osasuna en Pamplona) y dar dos asistencias. Unas cifras pobres que fueron quitándole la confianza de Zidane, que directamente le ha apartado de las rotaciones esta temporada. Ha tenido minutos en solo cinco partidos (fue titular en dos de ellos) y no ha visto puerta ni ha dado ninguna asistencia, registrando tan solo 33 pases bien dados. De hecho, en verano Zidane le dijo que prefería a Borja Mayoral como segundo delantero tras Benzema (el parleño provocó en el Benito Villamarín el penalti que permitió al Madrid ganar al Betis a domicilio). El problema es que nadie en Europa quiso hacerse cargo de la ficha del serbio y por eso Borja Mayoral optó por aceptar la propuesta de la Roma, que llevaba dos veranos tras sus pasos.

Fue precisamente en El Sadar donde Jovic cantó su último gol con el Real Madrid. El conjunto blanco ganó 1-4 y el serbio jugó en la recta final cuando los tantos de Isco, Ramos y Lucas Vázquez habían remontado el gol inicial de Unai García. Aprovechó un buen pase de Valverde para lanzar un chutazo imparable a la escuadra. Logró con la belleza de ese gol que se abriera un debate sobre si Zidane no debería darle más minutos, pero cuando llegaron las oportunidades no las aprovechó. Luego llegó el parón por la pandemia del coronavirus y sumó tres episodios que le dejaron en mal lugar. Se fue a Belgrado saltándose el estado de alarma y en Serbia salió de fiesta por el cumpleaños de su novia cuando había toque de queda impuesto por las autoridades, que afearon su conducta. Y encima llegó de regreso a Madrid lesionado en un pie al romperse el calcáneo al caerse de un muro de su casa en la capital serbia. Inexplicable. Y para rematarlo le pillaron en una barbacoa en su casa de Madrid cuando estaba todavía con la férula en el pie y posando con amigos sin guardar la distancia y sin mascarilla…

A sus 23 años y tres y medio más de contrato con el Madrid, en este próximo verano tiene todas las papeletas para ser cedido o traspasado a otro club. Con contratiempos como el ayer, lo va a tener cada vez más difícil.

Bebé: “Ha sido un año difícil, pero ahora soy más fuerte”

Bebé ha vuelto. Su gol a Las Palmas —el primero del curso— supuso el espaldarazo definitivo a la grave lesión de cruzado que le tuvo un año lejos de los terrenos de juego. El extremo comenzó 2020 en plena recuperación y lo termina demostrando que se puede despertar de las pesadillas. “Ha sido un año muy difícil porque tuve una lesión muy complicada, que me dejó fuera del campo bastante tiempo. Lo más importante es que estoy de vuelta y puedo hacer lo que me gusta. Soy mucho más fuerte mentalmente ahora porque puedo ver las cosas de otra manera. Tuve tiempo para pensar y poner todo en su sitio“, confiesa a la web oficial del Rayo.

Aquel tanto fue una explosión de alegría para el portugués y para todos sus compañeros, que le arroparon en la celebración hasta que se fundió en un abrazo con el Doctor Beceiro. Su ángel de la guarda en todo este proceso. “Tras todo lo que pasé, que pensé que no volvería a jugar al fútbol, he podido regresar y disfrutar. Marcar ese gol fue uno de los momentos más felices de mi vida, como quitarme un peso de encima. Quería marcar para dedicárselo a la gente que permaneció a mi lado. Fui a abrazar al doctor porque estuvo desde el primer día hasta el último conmigo. Me visitaba en el hospital, me hablaba cada día, le debo mucho. No sólo por lo de ahora, sino por todos los años de atrás. Siempre me apoyó”, explica visiblemente emocionado.

Para Bebé el Rayo es especial, parte ya de su ADN. “Le tengo cariño, me identifico mucho con él y espero seguir disfrutando de más años aquí. Llevo mucho tiempo y me siento parte del club, es mi segunda familia. Me da estabilidad, felicidad… Le debo mucho también“, argumenta, seguro de que lo bueno está por llegar: “Veo muy bien al equipo y si seguimos trabajando así, con estas ganas, subiremos a Primera“. Sus deseos para el 2021 que asoma están bastante claros: “No tener más lesiones, ascender y que esta situación pase rápido para que la gente pueda disfrutar del fútbol“. Y es que la pandemia es otra pesadilla que se está alargando…

Una fuerte explosión sacude el centro de Nashville (EEUU)

Una fuerte explosión sacudió el centro de Nashville,Tennessee, en Estados Unidos la mañana de Navidad, en un acto al parecer “deliberado”, según la policía de esta ciudad del sur de Estados Unidos. La explosión ha tenido lugar en la madrugada, a las 06:30 horas causando grandes daños en las fachadas de los edificios circundantes.

La explosión arrancó árboles de cuajo y provocó el incendio de varios vehículos, uno de los cuales relacionado con la deflagración, según la policía.

La detonación se sintió a varios kilómetros a la redonda. “Parece ser un acto deliberado”, dijo la policía en su cuenta de Twitter.

Al menos tres personas resultaron ligeramente heridas, y fueron trasladadas a un hospital, explicaron los bomberos citados por los medios locales.

La explosión tuvo lugar al norte del centro de la ciudad, cerca dela AT&T Tower, un edificio emblemático de la capital de la música country, apodado “Batman Tower” debido a su forma. El barrio fue acordonado por la policía.

Las intoxicaciones etílicas caen un 70% en Madrid en Nochebuena

Madrid, como el resto de España, vivió anoche una Nochebuena atípica marcada por las restricciones impuestas por el Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso. Entre ellas, se establecía que no se podía circular por la calle a partir de la 01:30 horas. Además, los locales de ocio estaban cerrados y no se permitían reuniones de más de diez personas. Con este escenario, los madrileños celebraron la noche de manera más tranquila, algo que puede corroborarse con datos.

El balance desde la medianoche hasta las 09:00 horas de este 25 de diciembre registra una disminución de las llamadas al servicio de emergencias de un 41%, al pasar de las 2.271 de 2019 a las 1.348 en 2020. Asimismo, el servicio regional de emergencias 112-Comunidad de Madrid ha revelado que las intoxicaciones etílicas en la región cayeron un 70% y un 96% las infracciones de tráfico. También se desplomaron casi a la mitad el número de agresiones y reyertas. Así, 112-Comunidad ha tenido que atender 77 trifulcas, lejos de las 145 en las que tuvo que intervenir durante las Navidades pasadas. Además, hubo muchas menos quejas vecinales por ruido, con cifras “mucho menores a las de cualquier fin de semana anterior”.

La misma tendencia han seguido los accidentes de tráfico al caer un 67%, de los 18 en 2019 a los 6 este año. El dato más significativo es el de las infracciones de tráfico, que se desploma un 96%: han pasado de las 28 hace 365 días a sólo una. Los incendios, por su parte, se han reducido un 70%, con 11 frente a los 37 del año pasado. En definitiva, ha sido una noche que, según 112-Comunidad, no ha registrado sucesos reseñables.

Sin fiestas ilegales

Una de las actividades que más temían las autoridades era la celebración de fiestas ilegales y sin incumplimiento de horarios. Sin embargo, la noche se ha desarrollado sin ningún evento ilícito, según datos de la Policía Municipal facilitados a Emergencias Madrid.

Los agentes han comprobado que “se ha cumplido en términos generales con la normativa” al no registrarse ninguna fiesta ilegal ni incumplimiento de horarios en los locales. La Policía solo ha actuado en cuatro establecimientos, pero por incumplir alguna de las normas de seguridad frente al coronavirus, como el consumo en barra. En general, los agentes destacan que los mensajes de concienciación y prudencia han calado en la sociedad.

El consumo eléctrico en España se desplomó a medianoche

Otro detalle curioso, esta vez a nivel nacional, que nos ha dejado esta Nochebuena son los datos del consumo eléctrico. Los expertos de la comercializadora de energías renovables UniEléctrica han revelado que el consumo eléctrico de los hogares españoles en Nochebuena era mayor a la media desde las 19:00 horas, pero se desplomó a medianoche con más rapidez que en años pasados.

En concreto, la compañía ha destacado la “atípica” curva de demanda de energía registrada por Red Eléctrica Española este 24 de diciembre en el sistema peninsular, con un pico a las 18:49 horas, entre 10 y 30 minutos antes que lo habitual de los cinco años anteriores, cuando el pico se situaba entre las 19:00 y las 19:20 horas.

Sin embargo, según ha detallado, esta curva descendió con una “sensible” lentitud a las 22:00 horas, pero a partir de medianoche “la típica caída de demanda eléctrica en los hogares se aceleró enormemente respecto a la media de los años pasados”. A la 01:30, hora en la que estaba fijado el toque de queda en muchas comunidades autónomas, era un 29,37% menos que en el pico de demanda del día 24, un descenso dos puntos por debajo de la media del pasado lustro.

Un ciclista profesional sufre la agresión de un conductor mientras se entrenaba

Andrea Vendrame, ciclista profesional italiano del Ag2r, desveló que fue agredido por un conductor cuando se entrenaba cerca de Treviso (Italia). El corredor contó en Il Gazzettino que mientras rodaba por una carretera, un coche apareció, paró a su lado y el conductor le propinó un puñetazo en la cara. “No supe cómo reaccionar en un primer momento, aunque tras unos segundos tomé fotos con mi teléfono y lo denuncié a la policía”, contó el ciclista. El conductor se marchó tras la agresión mientras que Vendrame acudió a un hospital para ser reconocido, donde se descartaron lesiones de gravedad. 

Se trata de un nuevo episodio en el que se refleja el problema de convivencia en las carreteras entre los usuarios de automóviles con los de las bicicletas en un país, Italia, donde a pesar de la gran tradición ciclista que existe se siguen produciendo incidentes y atropellos. El propio Vendrame ya fue embestido en 2016 por un coche y chocó con su cabeza en unos de los cristales del vehículo, lo que le produjo numerosos cortes en la cara. 

“Mi cabeza pide retirarme”

Arjen Robben ha sido uno de los futbolistas más destacados que ha dado el fútbol holandés en los últimos años. Hacerse con el esférico en la banda derecha y perfilarse hacia el centro para golpear a portería con la zurda es su marca registrada y, desde que en 2004 el Chelsea se lanzó a por él, ha sido (fue) uno de los extremos más peligrosos del continente. Sin embargo, siempre quedará la duda. ¿Hasta dónde habría llegado Robben sin tantos problemas físicos? Las lesiones han sido su infierno particular. Ese que no le dejó brillar por completo en su etapa en el Real Madrid y que le están dificultando sobremanera sus días finales en el Groningen.

El año pasado anunció su retirada, pero decidió darse una última oportunidad en el Groningen, el equipo que le vio nacer futbolísticamente. 44 minutos es el minutaje acumulado desde su vuelta a los terrenos de juego. Cómo no, por problemas físicos, en la ingle, en esta ocasión. En un principio parecía que volvería, pero el regreso se dilata y parece que en 2020 no volverá a vestirse de corto. En una entrevista con Sky Sports no puede negar el fantasma de la retirada le sobrevuela la mente.

“Solo espero poder volver al campo. He tenido muchos contratiempos. Sabía que sería una tarea complicada y un desafío. Para ser sincero, la energía ha desaparecido en las últimas semanas y por supuesto que mi cabeza pide retirarme. Pero, hay alguien dentro de mí, una pequeña voz en mi cabeza que me impide parar. Mi carrera se acabó. Este año ya era un bonus y si todo funciona en 2021, sería genial”, se sinceraba el extremo de 36 años.

La duda que deslizábamos antes siempre estará ahí y nunca sabremos el techo verdadero de nuestro protagonista si no hubiera tenido un físico de cristal, pero es indiscutible que las luces entierran a las sombras en la carrera de Arjen Robben. Veremos si logra que 2021 sea su año y puede ser él y no su cuerpo el que ponga el punto final.