“Mi cabeza pide retirarme”

Arjen Robben ha sido uno de los futbolistas más destacados que ha dado el fútbol holandés en los últimos años. Hacerse con el esférico en la banda derecha y perfilarse hacia el centro para golpear a portería con la zurda es su marca registrada y, desde que en 2004 el Chelsea se lanzó a por él, ha sido (fue) uno de los extremos más peligrosos del continente. Sin embargo, siempre quedará la duda. ¿Hasta dónde habría llegado Robben sin tantos problemas físicos? Las lesiones han sido su infierno particular. Ese que no le dejó brillar por completo en su etapa en el Real Madrid y que le están dificultando sobremanera sus días finales en el Groningen.

El año pasado anunció su retirada, pero decidió darse una última oportunidad en el Groningen, el equipo que le vio nacer futbolísticamente. 44 minutos es el minutaje acumulado desde su vuelta a los terrenos de juego. Cómo no, por problemas físicos, en la ingle, en esta ocasión. En un principio parecía que volvería, pero el regreso se dilata y parece que en 2020 no volverá a vestirse de corto. En una entrevista con Sky Sports no puede negar el fantasma de la retirada le sobrevuela la mente.

“Solo espero poder volver al campo. He tenido muchos contratiempos. Sabía que sería una tarea complicada y un desafío. Para ser sincero, la energía ha desaparecido en las últimas semanas y por supuesto que mi cabeza pide retirarme. Pero, hay alguien dentro de mí, una pequeña voz en mi cabeza que me impide parar. Mi carrera se acabó. Este año ya era un bonus y si todo funciona en 2021, sería genial”, se sinceraba el extremo de 36 años.

La duda que deslizábamos antes siempre estará ahí y nunca sabremos el techo verdadero de nuestro protagonista si no hubiera tenido un físico de cristal, pero es indiscutible que las luces entierran a las sombras en la carrera de Arjen Robben. Veremos si logra que 2021 sea su año y puede ser él y no su cuerpo el que ponga el punto final.

Tuchel: “Mira su partido…, ese es el Balón de Oro”

El PSG perdió la oportunidad de asaltar el liderato de la Ligue 1 en su visita al Lille y no logró pasar del empate a cero. Sin embargo, en un partido en el que Neymar causó baja y Mbappé solamente pudo saltar al campo en el 72′ por unas molestias, Tuchel pudo salvar una auténtica patata caliente. Enfrente estaba un Lille que comanda la tabla clasificatoria y una derrota habría hecho que el puesto del alemán se tambalease, con Pochettino y Allegri atentos en sus casas. El conjunto parisino fue superior, pero se agarró a la solidez defensiva mostrada para dominar el encuentro y en ese entramado Marquinhos fue fundamental, como el propio Tuchel reconoció con contundecia tras el choque.

“Vi una actuación solida esta noche (por el domingo), con un Marquinhos a un nivel extraordinario. Puedes hacer un vídeo de su partido y mostrárselo a todo el mundo, ese es el Balón de Oro”, señaló Tuchel. “Lo cambia todo, lo cambia todo. Lo demostró en estos 90 minutos, mostró un nivel…”, continuó el técnico, que parecía no encontrar las palabras para calificar la excelsa actuación de su pupilo.”Que no esté en el once del año de la FIFA, no lo entiendo…”, finalizó.

Marquinhos, a sus 26 años, ha heredado el papel de líder defensivo del PSG, tras la marcha de Thiago Silva, y Tuchel no entiende su esquema sin la presencia del brasileño, ya sea en el centro de la defensa, su posición original, o como pivote, puesto en que el alemán gusta de colocarle. Haber sido uno de los jugadores fundamentales del campeón de la pasada Ligue 1 y finalista de la Champions no le ha valido al de Sao Paulo para formar parte del once del año de la FIFA. Van Dijk y Sergio Ramos fueron los centrales elegidos y Thiago-Kimmich la pareja de centrocampistas.

No cierra las puertas al mercado

Además, Tuchel fue preguntado sobre la posibilidad de hacer incorporaciones en el mercado invernal, puesto que las sucesivas bajas por lesión le están haciendo retocar el once con asiduidad. El alemán es consciente de la dificultad del momento, pero a nadie amarga un caramelo… “Si podemos, tenemos que pensarlo con el club, si es posible. Saben la situación que vivimos, el momento en el que estamos es especial. No es fácil. Por eso no es el momento de pedir cosas. Pero, podemos pensarlo, tenemos que pensarlo. Debemos analizar si las cosas son posibles o no. Si esto no es posible, tendremos que hacer lo posible para recuperar el mayor número de jugadores lesionados actualmente. Eso es”, finalizó.