David quiere sorprender a Goliat

Dice la letra del himno a la Lucha Canaria, deporte tradicional en las Islas, que el chico ganó frente a “rivales de peso mayor”. A esta idea se aferrará un Tenerife en racha (cinco victorias seguidas) en su encuentro de Copa del Rey ante el poderoso Villarreal. Y para que “nadie lo tumbe”, el conjunto insular deberá estar muy concentrado y evitar errores que los hombres de Emery, por calidad y potencial, saben aprovechar (sigue el partido en directo en As.com).

Será un duelo inédito en esta competición, aunque en Liga ya se han visto las caras varias veces en el Heliodoro sin alegrías amarillas. De todos modos, en este envite es el favorito ya que tiene una gran plantilla, un entrenador de prestigio mundial y están en la zona alta de la Liga Santander.

Sin embargo, el Tenerife llega a la cita en su mejor momento. Cinco victorias consecutivas (todas con portería a cero), han levantado la moral y afirmado la confianza en el equipo de Ramis que poco a poco empieza a alejarse del descenso. Sabe, empero, que la Copa es un premio que tratarán de disfrutarla y, porque no, seguir avanzando.

El once tinerfeño será la base de los que el técnico ha usado en Copa, pero no se descartan algunas variantes. El ex amarillo Ortolá estará bajo los palos y a partir de ahí puede haber variantes. Lo que no cambiará es el estilo: aguerridos y contundentes atrás y certeros adelante. Una fórmula que por ahora está funcionando.

En el Villarreal, en tanto, sacará un once más que competitivo posiblemente compuesto por una mezcla de jugadores de Copa y algunos de Liga. Llega al duelo en buena racha de resultados y de sensaciones y la idea es seguir avanzando para optar a ganar uno de los títulos por los que lucha esta campaña. Los Foyth, Funes Mori, Yéremi Pino o Bacca son buenos argumentos.

Sergio González, primer refuerzo invernal

El Tenerife ya tiene a su primer refuerzo invernal. Se trata de Sergio González Martínez (Cartagena, 1997), quien jugará cedido por el Cádiz hasta final de la temporada. El centrocampista, que también puede jugar de central, solo disputó un partido en el conjunto de Álvaro Cervera ya que tras la primera jornada se quedó sin ficha al no querer salir en busca de minutos en otro lugar.

El futbolista guarda muy buena relación con Cordero porque fue quien le llevó a la ‘Tacita de Plata’ siendo muy joven. Fue uno de los artífices, además, del histórico ascenso del filial del Cádiz a Segunda B hace unas temporadas. Para Cervera contó en el tramo final del curso pasado en el que el cuadro amarillo ascendió a Primera División. Fueron un total de 17 partidos.

Informó el Tenerife en su web que Sergio González “se desenvuelve, preferentemente, en el eje del centro del campo, aunque también puede actuar como central. Un futbolista que dota de equilibrio a los suyos, generoso y aplicado en tareas defensivas, con buen manejo de balón y una reconocida capacidad de sacrificio”.

Según trascendió, el jugador contaba con el interés de otros clubes por hacerse con sus servicios, pero prefirió la apuesta tinerfeña y se suma al proyecto blanquiazul con “toda la ilusión” y el firme propósito de “dar lo máximo” en la segunda vuelta de la temporada 20/21. Aterrizará en la Isla a primera hora de la tarde de este miércoles.

El Tenerife de Ramis hace historia

Cinco triunfos consecutivos y sin encajar goles. Estando en Segunda, solo una vez en toda la historia del Tenerife se había dado tal circunstancia: en 1988. Cierto es que los blanquiazules habían enlazado tantas victorias seguidas, pero con su portería a cero hace más de tres décadas. Con Luis Miguel Ramis, lo han conseguido.

Todo se empezó a construir en el último partido del 2020 cuando se derrotó al Girona por 2-0. Ya en el nuevo año, el Tenerife visitó al Sestao River por la Copa del Rey y venció en la prórroga por 0-2. Luego llegaría el doble enfrentamiento ante el Castellón que se saldó con un 0-1 en la competición liguera y 0-2 en el Trofeo del KO. Y este domingo, se goleó al Cartagena por 3-0.

El último precedente data de noviembre de 1988 cuando el Tenerife de Benito Joanet venció a Castellón (2-0), Racing de Santander (2-0), Barcelona Atlético (0-3), Lleida (0-2) y nuevamente Castellón (2-0), esta vez en Copa.

“Es de una dificultad extrema conseguir ese número de victorias consecutivas”, admitió el entrenador del equipo en sala de prensa, “pero intentamos resetear cada semana porque seguimos en la mitad de tabla hacia abajo. Vamos a tener que seguir trabajando mucho, pero es el camino”, afirmó.

De esta manera, además, el invicto en la portería se estira a 461 minutos. Ni Dani Hernández ni Adrian Ortolá han encajado todavía en este inicio de 2021. El potente Villarreal – por la Copa-, será la próxima piedra de toque en el camino de los insulares.

Desde 2003 que el Tenerife no encadenaba cinco triunfos al hilo. A diferencia de esta vez, entonces recibió goles en varios partidos. Fue con David Amaral cuando se derrotó a Racing de Ferrol (4-0), Compostela (5-1), Real Oviedo (0-2), Getafe (1-0) y Real Zaragoza (1-3).

Y para encontrar el último 3-0 en el Rodríguez López hay que remontarse al 10 de diciembre de 2017 cuando los de José Luis Martí golearon al Reus. Desde entonces sí hubo algún partido que acabó con tres tantos de diferencia en favor de los locales, pero no con ese marcador. “Vamos encontrando verticalidad y la portería rival”, destacó el técnico tras el histórico triunfo.

La eficacia del Tenerife condena al Cartagena

La eficacia, tan determinante en el fútbol, se manifestó en el Heliodoro donde el Tenerife goleó al Cartagena que se llevó un excesivo castigo. Sol en dos ocasiones y Shashoua fueron los encargados de castigar la portería de Marc Martínez. Entre Liga y Copa, los de Ramis llegan al quinto triunfo consecutivo.

El choque empezó sin un dominador claro: tanto unos como otros pretendían adueñarse del balón, aunque poco a poco los insulares empezaron a dominar, pero sin profundidad hasta que Shashoua habilitó a Manu Apeh quien llegó al balón antes que Marc Martínez quien le cometió penalti. Fran Sol, lo convirtió en el 1-0.

Intentó reaccionar el Efesé con Rubén Castro quien se coló entre los centrales, pero Sipcic reaccionó a tiempo y se cruzó justo cuando el grancanario ya se disponía a disparar (21’). Acto seguido probó Gallar desde lejos y desviado. Los de Aguilar empezaban a encerrar al Tenerife en su campo. Aguza desde la frontal volvió a probar (32’), pero sin puntería. Eran los mejores minutos de los visitantes ante un conjunto local desaparecido en acción y que motivó el enfado de Ramis. Antes del descanso, supo nivelar un poco la contienda el conjunto tinerfeño, pero sin mejorar demasiado su imagen.

En la reanudación, siguió siendo mejor el Cartagena que ya estaba mereciendo algo más. Sin embargo, el Tenerife volvió a mostrar su eficacia y Shashoua aumentó la renta con un ajustado disparo desde fuera del área. ¿Justo? Posiblemente no, pero el fútbol tiene estas cosas. Acusó el golpe el equipo cartaginés y pudo llegar el tercero, pero Marc Martínez desvió a puro reflejo un gran disparo de Fran Sol a centro de Apeh (61’). El madrileño tuvo revancha minutos más tarde para fusilar al meta rival y establecer el 3-0. De allí al final, los de Ramis se limitaron a dejar pasar el tiempo ante un rival que fue un querer y no poder y que empieza a complicarse su situación clasificatoria.

El Tenerife se regala una alegría para despedir el año

Despidió con una necesitada victoria este 2020 el Tenerife que le saca de la zona de descenso ante un Girona que no supo cómo superar al buen entramado defensivo de los locales. Ambos equipos acabaron con diez.

El encuentro empezó con un equipo catalán mandón, encerrando a su rival casi dentro de su área y sin dejarle respirar. Sin embargo, la primera que tuvo el elenco blanquiazul casi acaba en el 1-0, pero el testarazo de Fran Sol salió apenas desviado y en la siguiente acción llegó la apertura gracias a un certero cabezazo de Bruno Wilson.

Trató de reaccionar el cuadro de Francisco recuperando la pelota y volviendo a dominar, pero sin ver huecos en la sólida defensa del Tenerife. Y cuando lo encontró, nadie supo aprovechar un peligroso centro del inquieto Bárcenas. Un cabezazo de Cristóforo (22’), volvió a poner en apuros a Dani, aunque salió alto.

A la media hora, avisó Manu Apeh a la contra con un buen disparo lejano que despejó Juan Carlos con dificultad a córner. Eso sí, seguía mandando el Girona, pero sin saber cómo vulnerar a los locales. Y una vez más, fue el Tenerife quien se mostró más certero gracias a Fran Sol, que anotó el segundo tanto ante una desconcertada defensa.

Tras el descanso, la tónica no cambió: el Girona siendo dueño del balón y el Tenerife bien replegado. Tuvo que retocar su once Ramis ya que Apeh se quedó en el vestuario y Folch tuvo que pedir el cambio a los pocos minutos. Con espacios, Fran Sol, Nono, Joselu y compañía nivelaron el partido.

En el minuto 66, el conjunto insular tuvo una doble acción para aumentar: primero Juan Carlos le tapó a Fran Sol y luego, la chilena de Bermejo la despejaron en la línea.

La tranquilidad del duelo se vio sobresaltada a falta de un cuarto de hora cuando Alberto y Nahuel se enzarzaron en una trifulca que acabó con los dos en las duchas por roja directa. En la recta final, lo intentó el conjunto gerundense, pero no vio brechas en el entramado defensivo. Stuani, de cabeza pudo poner emoción, pero remató alto.

Stuani, la amenaza de un necesitado Tenerife

Finaliza este atípico 2020 con un Tenerife-Girona (sigue el partido en directo en As.com). Se cierra la 19º jornada entre dos equipos con presentes opuestos: los insulares metidos en zona de descenso, calcando errores de hace un año, mientras que los catalanes llegan al alza (han sumado diez de los últimos puntos) y con los puestos de playoff a tiro. Por ello, ambos necesitan de la victoria.

Este mismo duelo fue el segundo que se jugó en el Heliodoro este año y por aquel entonces, las gradas vibraban y contaban con público. Fue de los últimos del Rodríguez López con la ‘vieja normalidad’. Casi doce meses después, la situación pandémica ha obligado a los aficionados a ver el encuentro desde casa.

Ramis deberá hacer varios cambios en su once ya que ni Aitor Sanz ni Pomares pueden jugar por sanción. El canterano Javi Alonso y Álex Muñoz asoman como principales candidatos para ser titulares, aunque no serían las únicas variantes en el equipo. Bruno Wilson ya se ha recuperado de sus molestias y también podría regresar a la defensa, mientras que Shashoua, uno de los hombres más en forma del momento, también tiene opciones.

El Girona, por su parte, en cuanto al equipo titular, Francisco hará pocos experimentos. El 4-4-2 es intocable porque le hace sentir cómodo. Eso sí, habrá un cambio obligado por la baja de Antonio Luna, lesionado. Franquesa, único lateral zurdo natural con ficha del primer equipo disponible, le suplirá. Yan Couto tiene opciones de relevar a Calavera en el lateral derecho tras su gran duelo contra el Rayo, pero el resto de posiciones están adjudicadas. Stuani (la gran amenaza local), Sylla, Gumbau, Samu Saiz, Bernardo y Juan Carlos descansaron en Copa y recuperarán este lunes sus estatus de titulares.

El Girona busca acabar con su gafe en el último partido del año

El Girona está finalizando 2020 de una manera inmejorable y este lunes, en Tenerife, buscará ponerle el broche de oro. El conjunto de Francisco, que logró el pasado jueves el pase a la siguiente ronda de la Copa del Rey, ha sido capaz de sumar diez de los últimos 12 puntos en Liga y está en una situación inmejorable para colarse en los puestos de playoff de ascenso. Es más, tiene opciones de acabar el año entre los seis primeros y para ello debe vencer al Tenerife y que el Rayo no sume los tres puntos en Vallecas contra Las Palmas este domingo.

Despedir bien 2020 aún daría más moral a un Girona que está en un momento dulce. Eso sí, hay un gafe que le persigue y es que, en su etapa más reciente, despide los años con más tristezas que alegrías. Los datos indican que, de los diez últimos años, tan sólo dos los han logrado acabar con victoria. Ambos fueron contra el Nàstic en 2016 (4-2) y 2011 (3-2). El resto, el balance es de cuatro derrotas y cuatro empates. El Girona ha dicho adiós a los tres últimos años sin ser capaz de vencer y, a excepción del 2018 en el que empató contra el Getafe (1-1), fueron tremendamente dolorosos. En 2017, el conjunto rojiblanco sufrió una goleada contra el Eibar (4-1) y el año pasado, 2019, se vivió una historia similar, aunque el varapalo llegó en Montilivi y ante un Mirandés que le endosó un 0-3.

Este lunes en Tenerife, el Girona buscará revertir la situación de los últimos partidos del año y lo cierto es que las sensaciones que desprende el equipo rojiblanco son muy buenas. Además, esta campaña está logrando encontrar una regularidad en su juego y resultados. De los 28 puntos que acumula, 14 los ha sumado en casa y los otros 14, a domicilio. Francisco está contento con el rendimiento de sus jugadores y su objetivo inmediato es que la afición esté orgullosa del equipo. Para soñar con el playoff toca ganar en Tenerife y Francisco ya tendría perfilado su bloque titular. Sería el mismo que en las últimas jornadas de Liga, con las excepciones del cambio obligado de Franquesa por el lesionado Luna y Yan Couto tiene opciones de aparecer en el lateral derecho sustituyendo a Calavera.

Balance en el último partido del año:

2019: Girona-Mirandés (0-3)

2018: Girona-Getafe (1-1)

2017: Eibar-Girona (4-1)

2016: Girona-Nàstic (4-2)

2015: Mallorca-Girona (1-1)

2014: Girona-Alavés (2-2)

2013: Mallorca-Girona (2-0)

2012: Barça B-Girona (4-4)

2011: Girona-Nàstic (3-2)

2010: Xerez -Girona (3-1)