Kiev fue el comienzo del fin de la segunda etapa de Zidane

Casi un año después, el Real Madrid regresa a Kiev, la capital de Ucrania, donde el conjunto blanco volvió a hacer historia en la máxima competición europea. En el Olímpico ucraniano, donde volverá a jugar el martes, rozó el cielo en 2018 al derrotar al Liverpool (3-1) en el que sería su tercer título continental consecutivo, algo que nadie había conseguido hasta entonces. Habría que retroceder hasta la década de los 70 cuando Ajax, primero, y el Bayern, después, lo hicieron. Fue el culmen perfecto para una generación de jugadores que dominó el continente con triunfos sonados en Francia (ante el PSG), Italia (derrotó a Roma, Nápoles y Juventus), Alemania (Bayern)…

Escudo/Bandera Real Madrid

Pero Kiev es también sinónimo de amargura. Ese mismo 2018, e instantes después de que acabase la final, Cristiano anunciaba su deseo de marcharse del club blanco, algo que consumaría un par de meses después, tras el Mundial de Rusia. Gareth Bale mostró también en la capital ucraniana su descontento hacia Zidane, y señaló su posible marcha si el francés continuaba al frente… Pero todo cambió cinco días después, con el paso al costado de Zizou. El Madrid se empezaba a resquebrajar… Pasaron dos técnicos (Lopetegui y Solari) hasta que el mismo Zidane regresó.

Pero en diciembre de 2020 volvió a pasar algo parecido: fue el principio del fin de la segunda etapa de Zidane al frente del banquillo madridista. Entonces, 1 de diciembre de 2020, los blancos tenían que ganar para continuar vivos en su lucha por acceder a los octavos de la Champions: habían perdido el primer encuentro ante los ucranianos (2-3 en Valdebebas), empatado en Mönchengladbach en un encuentro agónico, y superado al Inter en el doble enfrentamiento. El quinto encuentro lo jugarían en Kiev, ante el Shakhtar. Un triunfo le clasificaba directamente para la siguiente fase…

Escudo/Bandera Shakhtar

El Madrid sucumbió ante los de Donetsk (2-0), que venían de recibir diez goles en su doble enfrentamiento con el Gladbach. Dos contras, similares a las que ejecutaron en Valdebebas, liquidaron a los de Zidane, que empezó a ser cuestionado por esta derrota: “No voy a dimitir. Siempre vamos a tener momentos delicados. Es una mala racha a nivel de resultados (sólo una victoria en los cuatro partidos anteriores)”, explicaba el entrenador. Y en cierto modo, tenía razón: los blancos lanzaron nueve veces sobre la meta del portero Trubin (19 años), más otro tiro que dio en el poste.

Esa semana fue de calma chicha en la directiva blanca: pese a que se filtraba un estado de tranquilidad y serenidad, achacaban a las lesiones los malos resultados cosechados y mostraban plena confianza en Zidane, los rumores de un posible cese y su relevo por técnicos como Pochettino y Raúl estaban en circulación. Un mal resultado ante el Sevilla, cuatro días después, invitaría al despido del francés. Pero en Sevilla emergieron Modric y Vinicius, la cara y la cruz para Zidane: el brasileño, en el que no confiaba, marcó el único gol del encuentro. El croata completó una extraordinaria actuación junto con Kroos. Sobre esos pilares cimentó un inicio de muro de contención que volvería a frenarse a comienzos de 2021 tras caer en Copa. Pero aquella derrota en Kiev fue el principio del fin de la segunda etapa de Zidane en el Madrid: “Me siento fuerte, pero sé dónde estoy…”. Entrelíneas, el técnico comenzó a modelar su segunda salida del club, algo que ocurriría meses después…

“Zidane frenó a Bale”

Jonathan Barnett, jefe de Stellar Group y agente personal de Gareth Bale, hizo unas declaraciones en el Mirror inglés en las que volvió a cargar contra Zinedine Zidane, extécnico del Real Madrid y con el que su representado acabó en muy malos términos, al límite de que en la temporada 2020-21 tuvo que salir cedido al Tottenham, aún teniendo contrato con el Madrid y siendo el mejor pagado de la plantilla.

Barnett no olvida que fueron los conflictos entre Zidane y Bale los que evitaron que en los últimos años haya brillado más, y así lo recuerda: “Las lesiones y los desencuentros de las últimas temporadas con Zidane le han frenado. Es una pena que se haya lesionado ahora, con Carlo Ancelotti de nuevo como entrenador del Real Madrid. Se rompió el tendón de la corva, así que tiene un largo camino por delante”.

Barnett, en su crítica a Zidane, aprovecha para alabar a Ancelotti, pese a que con el italiano también tuvo un conflicto en la primera etapa del técnico en el Madrid, cuando cambió a Bale un día en Mestalla, con el partido empatado, y Barnett telefoneó al club para trasladar su queja y solicitar, de parte de su representado, un cambio de sistema que le acercase más al gol.

“Le dije a Bale. “Sé que tu representante habló con el presidente. ¿Por qué no viniste a hablar conmigo de lo que quisieras?”. Él dijo: “Sí, vale, sin problema”. Le expliqué que le había dicho al presidente lo imposible que era cambiar el sistema porque no afectaba sólo a una posición, sino a todo el equipo. Fui claro con él. Le dije que podríamos probar algunas cosas para cambiar su posición en verano, en la siguiente pretemporada, pero no entonces”, reveló Ancelotti tiempo después.

En otra ocasión, en la que Barnett había criticado que los compañeros de Bale no le surtían de suficientes balones, Ancelotti respondió directamente al agente: “En este mundo mucha gente habla y a veces lo hace demasiado. No ha ido a ver un entrenamiento, habla desde afuera. Bale no tuvo problemas con sus compañeros. Pudo quedarse callado”.

Pero lo que antes era negro y ahora es blanco y Barnett se revela encantado con Ancelotti. No tanto con Mourinho, técnico del Tottenham el curso pasado y con el que Bale tampoco cuajó del todo: “Mou y Bale no veían el fútbol de la misma manera. Podemos decir sin más que no fue el mejor regreso a un club de la historia”.

“Gales, lo más importante para Bale”

Y, por supuesto, la selección de Gales aparece al fondo como algo fundamental, como siempre para Bale. Algunos madridistas no olvidan aquella pancarta (“Gales. Golf. Madrid. En ese orden”), aunque tratándose de la última temporada del galés en el Madrid (termina contrato en 2022 y no renovará) la afición parece haber tomado la vía pragmática, sobre todo a la vista de que el equipo necesita todos los apoyos posibles para conseguir títulos.

Con cuatro Champions ganadas en el Madrid, Barnett revela que no hay prioridad como Gales para Bale en este momento, en concreto la posibilidad de llegar a jugar un Mundial: “Es un sueño para él poder participar en una fase final de un Mundial con Gales. Es lo más importante para él en este momento, eso creo”.

Zidane entra en campaña

La mayoría de las personalidades futbolísticas en Francia abogan por un Balón de Oro para Karim Benzema. El último en unirse a esta campaña ha sido Zinedine Zidane, exentrenador del Real Madrid y del delantero del conjunto blanco y que ha concedido una entrevista a Telefoot en la que ha asegurado que el galardón lo merece el exjugador del Lyon.

“Benzema merece ganar el Balón de Oro. Es un jugador increíble, he tenido el gran honor de entrenarle. Sabe hacerlo todo en el terreno de juego. Está por encima del resto, espero que pueda ser recompensado con el Balón de Oro. En estos momentos, Benzema está en una nube. Yo le daría el Balón de Oro”, subrayó Zidane en el programa Telefoot que se emite cada domingo en TF1.

El 29 de noviembre, en París, se celebrará la prestigiosa gala del Balón de Oro que la organiza cada año la revista France Football. En la misma, Benzema es uno de los grandes favoritos para ser galardonado junto a Lewandowski y Leo Messi y prácticamente la mayoría de los franceses quieren que el delantero del Real Madrid sea premiado. Sería el primer Balón de Oro francés tras el de Zidane en 1998.

El 'pleno al 5' de la saga Zidane

Zinedine, Enzo, Luca, Theo y ahora Elyaz. El menor de los cuatro hijos de Zidane ha sido convocado por la sub-17 de Francia para completar el pleno. Tanto el patriarca como sus cuatro hijos (que se han formado todos ellos en la cantera del Real Madrid) han sido internacionales con Francia en diferentes categorías. Elyaz, que cumplirá 16 años en diciembre y milita en el Juvenil C madridista, tendrá la oportunidad de debutar en el minitorneo de la primera ronda de clasificación para el Europeo de la categoría. Francia se medirá con Moldavia, Chipre y Grecia en tierras helenas del 26 de octubre al 1 noviembre. Elyaz, que nació el 26 de diciembre de 2005, es el menor de los 20 jugadores convocados.

Escudo/Bandera Real Madrid

Luca, el segundo de los cuatro hermanos, es el que ha tenido una carrera internacional más dilatada hasta el momento. El ahora portero del Rayo Vallecano, de 23 años, ha pasado por cinco de las categorías inferiores, de la sub-20 a la sub-16, hasta sumar 30 internacionalidades. Fue campeón de Europa sub-17 en 2015 y ese mismo año también disputó el Mundial de la categoría.

Le sigue, en edad e internacionalidades, Theo, que ahora está a las órdenes de Raúl en el Castilla. Con 19 años cumplidos el pasado mes de marzo, ha ido convocado por la sub-20 bleu en los dos parones internacionales de esta temporada. También ha pasado por la sub-16 y la sub-17, pero el parón de las competiciones de selecciones interiores por la pandemia le ha hecho saltarse el paso por la sub-19. En total, suma ya 12 internacionalidades. El primogénito, Enzo, de 26 años, es el que menos presencia ha tenido en las inferiores de Francia, con sólo dos partidos con la sub-19.

Ahora Elyaz continúa y completa la saga que inició en los 90 su padre, aunque ninguno de los hijos ha llegado todavía a jugar en la absoluta como hizo él. Toda una leyenda del fútbol francés, líder de la selección que conquistó el doblete Mundial-Eurocopa y que sumó 108 internacionalidades (y 31 goles, incluyendo los dos que metió en la final del Mundial 98) en la edad dorada de Les Bleus.

Trampantojo de Isco

Isco Alarcón (29 años) causó baja para el encuentro que el Real Madrid jugará ante el Espanyol en Barcelona. El futbolista malagueño sufre una sobrecarga en la espalda, lo que le apartó del partido ante el conjunto perico. Ya el pasado martes, tras la derrota ante el Sheriff en Champions, el malagueño no saltó a ejercitarse con los compañeros que no habían disputado un solo minuto. Tanto el jueves como el viernes, el de Arroyo de la Miel se había entrenado con total normalidad con el resto de sus compañeros.

Lo cierto es que Isco está viviendo un comienzo de temporada un poco anómalo. Trabajó intensamente a lo largo del verano con la intención de asegurarse un puesto en el once titular: Ancelotti llegó el mismo año que él, en 2013, convirtiéndose rápidamente en una de sus piezas clave en el centro del campo: bajo las órdenes del técnico italiano, Isco jugó 106 encuentros, donde marcó 17 goles y dio 23 asistencias. Ahora, en su último año de contrato con el conjunto blanco (acaba el próximo 30 de junio), el centrocampista ha participado en seis encuentros de Liga (no lo ha hecho en la Champions, la otra competición que disputa el Real Madrid), siendo titular en dos de ellos: ante el Levante y el Betis. Formidable fue su actuación ante el conjunto granota, pese al empate final (3-3) en el marcador. Esa fue la llave para volver a estar en el once ante los béticos días después.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 2 de octubre de 2021

Pero todo indica a que volverá a tener una situación residual esta temporada: tras ser titular en las jornadas 2 y 3, el malagueño ha ido cayendo en el olvido: fue suplente ante el Celta en la cuarta jornada. En las tres últimas ha jugado 39 minutos repartidos de la siguiente manera: 12 minutos ante el Valencia, 18 ante el Mallorca (le dio tiempo para marcar el último gol del encuentro) y nueve ante el Villarreal. Apenas 166 minutos en total…

Ya la temporada pasada, el malagueño vivió varias situaciones humillantes con Zidane, que nunca vio en el centrocampista una posible solución a sus problemas: . Tal fue el estado del jugador que solicitó ser traspasado en el mercado invernal. Algún equipo se interesó por sus servicios, caso del Sevilla, pero no se pasó de ahí. Con Zidane tuvo varios y serios roces, como por ejemplo, cuando fue cazado en el último Clásico jugado en el Camp Nou y que fueron captados por las cámaras de televisión: “Si me tiene que cambiar, me cambia en el 50’ o en el 60’ de partido. A veces en el descanso. Si me tiene que meter, me mete en el 80’”. Eso le pasaría factura a lo largo de la campaña. La puntilla se la puso el francés el día que, a falta de varios jugadores lesionados, Isco no viajó a Huesca… por una sobrecarga en la espalda.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/02/primera/1633204342_499182_1633204708_sumario_grande.jpg', '976', '978', 'Las estad&amp;iacute;sticas generales de Isco. / BeSoccer Pro’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.052631578947″>

Las estadísticas generales de Isco.
BeSoccer Pro

Esta campaña, Isco dio un giro de 180 grados a su planteamiento: de querer marcharse a quedarse… principalmente por falta de ofertas. La salida de Zidane le abrió nuevas esperanzas. La llegada de Ancelotti le devolvió las ganas de reconvertir su dirección, pero apenas han pasado tres meses para que todo vuelva a donde estaba a la finalización de la Liga: a querer marcharse del conjunto blanco. Tiene tiempo para reconducir la situación. Tiene tiempo con el parón por selecciones para reiniciarse de nuevo…

El joven madridista Aleix Vidal

Se debate entre el extremo –donde marcó su gol al Betis, hace dos semanas, minutos antes de que tuvieran que coserle la pierna derecha con 15 puntos– y el lateral, en el que destacó ante el Sevilla, un Aleix Vidal que inició su vida deportiva como delantero centro y cuyo cambio, ya para siempre, a la banda se lo debe al Real Madrid. En su rival de este domingo no solo jugó en su adolescencia sino que de pequeño era un madridista confeso.

22

Y eso que no lo tuvo fácil el de Puigpelat (21-08-1989) para persistir en su fe blanca. Primero, porque en edad alevín pasó por el Infantil B del Barcelona –junto a Jordi Alba, entre otros–. Y después, porque su paso por La Fábrica no fue todo lo satisfactorio que podía esperar. Lo reclutaron a los 15 años, tras seguirlo en el Cambrils, para un Cadete A en el que también ingresaba un tal Dani Parejo. “Viví un año solo ahí, en una residencia que tenía el club. Desde el primer momento sabía que era casi imposible triunfar en el Real Madrid”, desgranaba él mismo en agosto de 2015 en la Revista Barça.

No en vano, el rendimiento deportivo no era acorde al académico. Y el asunto de la residencia, que él mismo menciona, no era menor. Mientras que los técnicos apostaban firmemente por su continuidad durante toda la etapa juvenil, se le cerraban las puertas como habitante del centro estudiantil de Vilafranca del Castillo con el que el Real Madrid sigue teniendo convenio para sus canteranos de fútbol y baloncesto. De algún modo, se le denegaba la beca para seguir en el club blanco. Y tuvo que regresar a Tarragona.

Escudo/Bandera Real Madrid

Escudo/Bandera Espanyol

Militaría un par de años más tarde Aleix Vidal en el Espanyol, donde tampoco cuajó. No le dejaban ni poner los conos en los entrenamientos“, declararó hace un tiempo en AS el entonces responsable de la residencia adherida al club perico en la que sí encajó, Javi Peña, quien le apuntó a un curso de grado superior para que pudiera liberar su mente.

Quiso el destino que finalmente regresara el jugador al Barcelona, y que incluso anotara un gol ante el Real Madrid en un 0-3 de los azulgrana en el Bernabéu, hace cuatro temporadas, si bien su mayor polémica ante los blancos se produjo en Mendizorroza, defendiendo Aleix la camiseta del Alavés, el 30 de noviembre de 2019. A un gol de penalti anotado por Lucas Pérez reaccionaba con un corte de mangas delante de Sergio Ramos, que le valió la denuncia de LaLiga ante el Comité de Competición. “Lo he hecho inconscientemente por la emoción de marcar, sin ninguna intención. ¿Ramos? Que se queje”, expresaba la noche de autos.

El corte de mangas de Aleix Vidal en un Alavés-Espanyol.

El corte de mangas de Aleix Vidal en un Alavés-Espanyol.
CAPTURA DE TV (DIARIO AS)

Y, del mismo modo que un día volvió al Barça para desquitarse de su discreto paso por la cantera, este verano ha regresado al Espanyol. Pero no para poner los conos, sino para dejarse –literalmente– la piel. Más difícil será que un día retorne al Madrid, a su equipo de pequeño, el mismo que un día lideró y más tarde entrenó su “ídolo de siempre“, tal como lo calificó ya en 2018 en un test para LaLiga: Zinedine Zidane. Pero hoy, al menos, se enfrentará con ellos. El estudiante se ha vuelto profesor.

Vinicius saca su fusil

“Vinicius es un jugador que tiene una calidad impresionante. En esta parte de la temporada lo está haciendo muy bien. Tiene que seguir y nada más. En este momento tiene confianza. Está muy tranquilo y frío ante la portería”. Así explicaba Carlo Ancelotti el momento que atraviesa el joven atacante madridista: un momento excepcional, similar al que mostró en su llegada a la primera plantilla madridista en el otoño de 2018, y que empezó a demostrar todo su talento durante los meses de enero y febrero de 2019, justo antes de caer lesionado gravemente en el partido de vuelta ante el Ajax, que acabó con el carioca fuera de los terrenos de juego durante varios meses.

Si entonces era una de las grandes bazas donde agarrarse tras la salida de Cristiano en julio de 2018, el Vinicius de 2021 es una de las grandes armas a las que Ancelotti y sus compañeros pueden sostenerse. El brasileño ha arrancado de manera notoria: suma cuatro goles en cuatro encuentros (una media de gol por encuentro), ha forzado un penalti (con el que Benzema certificó la manita al Celta) y participó en la elaboración del gol de Carvajal ante el Betis hace un par de semanas (rescató el balón antes de que saliera del terreno de juego y lo cedió a Benzema, que centró al lateral para que fusilara la meta verdiblanca). Precisamente, con el gol que logró ante el conjunto olívico, ha batido su récord de goles en Liga en una temporada: anotó un tanto en la campaña 2018-19 (en 878 minutos), tres en la 2019-20 (en 1.370 minutos), otros tres en la 2020-21 (en 1.962 minutos). Lo llamativo es que los cuatro tantos que ha marcado en este su comienzo liguero de la campaña 2021-22 es que los ha logrado en apenas 186 minutos, prácticamente dos encuentros con sus añadidos…

Los datos estadísticos de Vinicius.

Más llamativo es que sus cuatro goles han sido en apenas siete tiros entre los tres palos (una efectividad del 57,14%). Hasta el momento suma 10 disparos (tres se han ido fuera) en sus cuatro apariciones en esta Liga: ante el Alavés y el Levante lanzó dos veces a puerta. Ante el conjunto babazorro, un remate suyo de cabeza encontró el fondo de las redes (una efectividad del 50%). Ante el Levante elevó ese porcentaje: logró un 100% de efectividad. Sus dos tiros acabaron dentro (uno de ellos de formidable carrera; otro de preciso y precioso efecto), y ante el Celta, su tercer intento significó el tercer tanto de los blanco y adelantar por primera vez a los de Ancelotti ante el conjunto vigués en el marcador. Solamente se ha quedado sin que sus tiros encontrasen la meta rival ante el Betis: sus dos lanzamientos se marcharon lejos de la meta bética.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 13 de septiembre de 2021

Y es que Vinicius está siendo fiel a su ideario. El brasileño explicó en su día cuál era su estilo de juego: “Encarar a mi par y ser efectivo y directo, buscando siempre el gol”. Sin embargo, le ha costado volver a ser el Vinicius pre-lesión de 2019. Desde que regresó se le notaba ansioso por gustar y agradar a Zidane: ante el Atalanta en el Di Stéfano se marcó una jugada maradoniana antes de fallar inexplicablemente ante la portería bergamasca. En el siguiente encuentro europeo en el estadio de Valdebebas, Vinicius se quitó presiones marcando dos goles definitorios ante el Liverpool: uno, tras controlar un pase de Kroos y batir a su compatriota Alisson. El segundo fue al aprovechar un pase de Modric.

Sin embargo, la vuelta de Hazard le devolvió al ostracismo. Pero no desistió: ha seguido trabajando, primero con Solari, luego con Zidane, su definición cara a la meta rival. Tras los entrenamientos se quedaba en Valdebebas para mejorar su puntería. Durante la pandemia y el confinamiento, estuvo trabajando para ganar peso muscular, pero que no le afectase a su punta de velocidad. Los resultados están llegando. Es el segundo máximo goleador del campeonato, igualado con el realista Oyarzabal, con cuatro tantos. Por delante tiene a Benzema que, con cinco, es el actual pichichi de la competición. Ahora Vinicius se lo cree. Ancelotti ya se lo avisó durante esta pretemporada. Sabe que es una de las bazas ofensivas del Madrid. Y ha sacado su fusil…

Zidane estuvo en su palco del Bernabéu… pero no Bale

Zidane es uno de los personajes señalados que ocuparon los palcos privados del Bernabéu en la vuelta del fútbol al estadio 560 después, según informa la cadena Cope. El técnico ganador de tres Champions consecutivas abandonó el Madrid cuando terminó la pasada campaña. A pesar de una carta de despedida en la que fue contundente sobre los motivos de su adiós, su presencia demuestra que su relación con el club sigue siendo, como en los últimos años, muy cordial. Vio el partido con su mujer, Veronique.

Escudo/Bandera Real Madrid

Por otro lado y también según la emisora de radio, los jugadores que no fueron convocados ayer por distintos motivos estaban ocupando sus palcos privados. Todos, menos dos. Bale y Jovic no acudieron al feudo madridista para ver el partido ante el Celta. El galés se quedó fuera de la lista por una sobrecarga en los isquiotibiales y está pendiente de que se le realicen pruebas médicas. Por su parte, Jovic no pudo entrenarse ayer por una gastroenteritis.

Otros futbolistas que no estaban convocados, como Alaba, Kroos, Ceballos sí que acudieron al estadio para apoyar a sus compañeros, aunque fuera desde la grada. Zidane tuvo oportunidad de saludar, también, a algunos de los que fueron sus antiguos pupilos.