El Madrid se congela

El proyecto a medio y largo plazo que el Real Madrid planeaba con la llegada de Zinedine Zidane se encuentra ahora mismo en punto muerto. El club pretendía firmar a jóvenes estrellas para que el entrenador, poco a poco, les fuese dando su espacio en el equipo. Los fichajes de Vinicius, Rodrygo, Kubo o Jovic, además del regreso tras cesión de Mayoral u Odegaard tenían el objetivo de encontrar reemplazo a los más veteranos. Sin embargo, esa renovación de la plantilla se ha congelado por completo.

Zidane ha creado un vínculo irrompible con los jugadores que le dieron tres Champions League seguidas. La confianza es total el uno con el otro y apuesta siempre por ellos, en las buenas y en las malas. El problema es que esto choca de frente con el proyecto que propone el club, que busca rejuvenecer una plantilla que se ha quedado anticuada en ciertas posiciones. Si esto lo llevamos a la situación actual, el mal momento que atraviesa el equipo deja al entrenador en una situación comprometida, ya que su sistema no está dando resultado y, además, los jóvenes están pidiendo marcharse ante la falta de oportunidades.

En octubre se dio el primer caso. Aunque contaba para Zidane, Borja Mayoral pidió buscar una salida viendo que tanto Jovic como Mariano se mantenían en el equipo. El delantero acabó en la Roma. Poco después fue Isco el que solicitó al club marcharse. Aunque pertenece a esa vieja guardia, no ha contado con demasiadas oportunidades esta temporada. En este mercado invernal ya han sido dos los futbolistas que han pedido una cesión en busca de minutos: Luka Jovic, que jugará en el Eintracht de Frankfurt lo próximos seis meses, y Martin Odegaard, que está a punto de cerrar su salida al Arsenal.

Foto de Odegaard

A esto hay que sumarle el poco protagonismo de otros jugadores que, aunque su deseo es seguir en el Madrid, gozan de muy poco protagonismo. Vinicius o Fede Valverde han visto reducida su cantidad de minutos drásticamente en las últimas semanas, mientras que otros como Éder Militao u Álvaro Odriozola no han contado para Zizou en toda la temporada.

Cesiones: ¿solución o apaño?

Si se confirma la cesión de Odegaard, el Madrid terminará enero con nueve jugadores cedidos, todos ellos en equipos de primera división de diferentes países. Esto no preocupa al club, que es consciente de que necesitan desfogarse y sumar experiencia para después triunfar en el Madrid. El problema es que la mayoría tienen planeado regresar en julio, por lo que Zidane se encontrará en la misma tesitura.

Los más jóvenes son menos problemáticos. Take Kubo o Reinier, con 19 años cada uno, pueden seguir creciendo lejos del Santiago Bernabéu. El dilema viene con Vallejo (24), Jovic (23), Ceballos (24) o Brahím (21). Todos ellos, apuestas de futuro del club, tienen la idea de volver para la pretemporada. ¿Qué planea Zidane? ¿Contará con ellos? En caso contrario, el club se podría ver obligado a vender a futbolistas de gran proyección que ni siquiera han tenido la oportunidad de lucirse en el primer equipo.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 22 de enero de 2021

Hazard no es solución

El Real Madrid atraviesa una profunda crisis y Eden Hazard, el que debía ser el líder de este proyecto, representa como nadie el momento del club. Un año y medio después de que aterrizara en el Bernabéu el belga no está… y el problema es que muchos comienzan a no esperarle.

Zidane le protegió del partido ante el Alcoyano, a pesar de que Hazard necesita coger ritmo de competición tras superar su última lesión. Sin embargo, un contratiempo en la prórroga provocó un cambio obligado que no entraba en los planes del entrenador. En el minuto 98 Odriozola pidió la sustitución al comenzar a sufrir calambres: llevaba sin jugar 112 días (desde el 30 de septiembre ante el Valladolid). Zizou, que no completó la convocatoria con jugadores de campo para llevarse a dos porteros suplentes (Courtois y Altube), tuvo que tirar del belga.

Foto de Hazard

Eden, lejos de ser una solución, fue una parte más del problema. Apático, impreciso y sin dejar ninguna jugada de peligro. Estuvo sobre el campo en los momentos más dramáticos para el Madrid y no fue capaz de aportar nada al equipo.

Escudo/Bandera Real Madrid

Esa actuación le vuelve a dejar señalado en un día en el que Zidane tenía previsto que viera todo el encuentro desde el banquillo salvo caso de emergencia extrema, como así sucedió. Ahora, todos los focos van a estar puestos sobre él porque el tiempo se le agota.

El Madrid tiene la Liga muy complicada y en Champions dejó muchas dudas en la fase de grupo. Mientras, el belga sólo ha aportado tres goles desde que llegó al club (dos esta temporada y uno la anterior). Unos datos que se alejan mucho de lo que esperaba el Madrid cuando pagó 100 millones más variables en 2019 para convertirle en la bandera del nuevo proyecto de Zidane. Por eso Hazard, que hasta ahora ha sido más quebradero de cabeza que solución, está ante su última oportunidad. Es ahora o nunca…

Los incendios de Zidane

Zidane, que será baja por COVID contra el Alavés, está viviendo una de sus temporadas más complicadas en el Real Madrid. El técnico siempre ha sabido salir de las crisis que ha tenido a lo largo de sus dos etapas en el banquillo blanco, aunque pocas veces se ha visto en una situación tan delicada como la actual.

Gestión de los jóvenes

En este punto aparece la mayor fractura ahora mismo entre el club y el entrenador. Cada vez son más las voces dentro de la entidad que cuestionan la gestión de los jóvenes que hace el francés. El de Odegaard es sólo el último ejemplo de una larga lista en la que aparecen, entre otros, Reguilón, Ceballos, Jovic o Brahim. Todos ellos futbolistas que el club considera estratégicos pero que se han visto obligados a hacer las maletas porque Zizou no contaba con ellos. Aparte de los que han salido, en la plantilla hay otros como Vinicius, Militao o Rodrygo que también han pasado por periodos en los que su sitio habitual ha sido el banquillo. Eso provoca una pérdida de confianza de jugadores que necesitan crecer con minutos, a la vez que Zidane insiste en la vieja guardia: Marcelo, Lucas Vázquez, Isco… Algunos piensan que el club va en una dirección y el entrenador en otra.

Renovaciones

Se puede enlazar con el punto anterior, porque Zidane insiste públicamente en presionar al club para que renueve a Modric, Sergio Ramos y Lucas Vázquez, los tres futbolistas que terminan contrato a final de temporada. Con el croata el acuerdo está apalabrado, mientras que con el capitán se espera una larga negociación porque el Madrid sólo está dispuesto a ofrecerle un año. En el caso de Lucas Vázquez, en el club no entienden la insistencia pública de Zizou para que siga. Su rendimiento y profesionalidad durante estos años han sido intachables, pero consideran que a sus 29 años está tapando el sitio a jugadores como Rodrygo, Vinicius o Brahim, que son los que deben dar un salto de calidad al Madrid en el futuro.

Valverde y Vinicius

Dentro de la falta de confianza en los jóvenes, estos dos casos preocupan especialmente en el club. Hay otros jugadores como Odriozola, Militao o Jovic que no aprovecharon sus oportunidades. Sin embargo, tanto Valverde como Vinicius han dejado grandes actuaciones recientemente. Por eso, no se entiende que Zidane no insista con ellos para dar minutos a veteranos como Isco o Lucas Vázquez, que están cerca de finalizar su etapa en el Madrid. Ahora el uruguayo se ha vuelto a lesionar, pero esta temporada no ha tenido el protagonismo de la anterior. El brasileño, por su parte, ha perdido confianza en su juego desde que Zidane le ha condenado al banquillo, después de ser decisivo en varios partidos esta temporada.

Mariano

Zidane tiene una papeleta con Mariano. Desde que regresó al banquillo blanco hace ahora casi dos años, le comunicó al club que no contaba con él. Por eso, se le ha buscado una salida en cada mercado, pero el delantero se ha negado a salir porque creía que antes o después iba a llegar su oportunidad. Al final, el tiempo le ha dado la razón. Empezó la temporada como cuarto delantero (por detrás de Benzema, Mayoral y Jovic). Primero fue el de Parla quien se marchó a la Roma al no encontrar una cesión para Jovic en verano. Ahora, en invierno, el serbio ha vuelto al Eintracht. Mariano ha pasado de no tener sitio ni en las convocatorias a primer relevo de Benzema. El canterano sabe que Zidane no cuenta con él, pero el francés deberá ser justo con Mariano y darle las oportunidades que merezca porque ahora mismo no le queda otra opción después de dar luz verde a la salida de Jovic.

Isco

El malagueño pidió salir en invierno pero el Madrid no se lo permitió. Todo hace indicar que, con contrato hasta 2022, su etapa de blanco terminará en verano. Pero antes Zidane necesita enchufarle para el tramo final de esta campaña, más aún si Odegaard termina saliendo. El centro del campo es la zona donde menos efectivos tiene y debe contar con el malagueño en partidos importantes, a pesar de que sepa que son probablemente sus últimos meses en el club. 

Su tridente

En su regreso al banquillo, Zizou dibujó en su cabeza un tridente ofensivo que permitiera no echar de menos a Cristiano: Hazard, Benzema y Asensio. Pronto se truncó esa idea, con la lesión de larga duración del balear. Después, han sido los problemas físicos del belga los que no lo han permitido. Ahora Asensio ha vuelto a su mejor nivel y el reto de Zidane es conseguir que Hazard por fin se parezca en el Madrid al jugador que era en el Chelsea. De que lo logre o no dependerán buena parte de las opciones del equipo para terminar la temporada con algún título…

El Madrid, en estado de alerta

El positivo de Zidane ha puesto en alerta al Real Madrid, porque el entrenador tiene contacto permanente con toda la plantilla. A pesar de ello, dentro del club existe seguridad y confianza en los protocolos y creen que esta circunstancia no debe afectar a nadie más. Los jugadores pasan controles diarios, igual que el técnico francés. Además, Zizou no ha acudido esta mañana a Valdebebas. Otro factor importante es el hecho de que durante las sesiones utiliza mascarilla para dirigirse a sus futbolistas.

Por otro lado, tampoco se cree que el positivo de Zidane se produjera en Alcoi, una de las regiones más castigadas por el coronavirus en las últimas semanas. El partido de Copa fue el miércoles, por lo que si el contagio se hubiera producido allí es improbable que el francés hubiera dado positivo tan pronto.

Escudo/Bandera Real Madrid

De este modo, en el club piensan que el contagio del entrenador francés se produjo en el ámbito privado (hay que recordar que hace poco estuvo aislado por un contacto con un positivo). Evidentemente, es imposible conocer con exactitud dónde se contagió, pero con los estrictos protocolos que se siguen antes de cada entrenamiento y cada partido es muy complicado que se produjera ahí. Esto da tranquilidad de cara a que pueda haber más miembros de la plantilla contagiados, puesto que desde que se conoció el positivo el entrenador se aisló.

En el pasado otros futbolistas del Madrid han dado positivo (Hazard, Casemiro…) y nadie más de la plantilla se vio afectado. Eso refuerza la teoría de que los protocolos están funcionando y nada hace pensar que en el caso de Zidane vaya a ser diferente.

Zidane da positivo en COVID

El Real Madrid ha confirmado por medio de un comunicado que Zidane ha dado positivo en los últimos análisis del COVID realizados al equipo. El entrenador no podrá viajar, por tanto, a Vitoria, donde el Real Madrid juega ante el Alavés este sábado a las 21:00 horas. Zidane ya estuvo ausente en el último entrenamiento realizado por la plantilla en la mañana del viernes en Valdebebas. Su puesto lo ocupará su segundo, Bettoni.

Zidane ya tuvo una situación complicada hace unos días cuando tuvo que estar pendiente de un positivo que se había dado en su entorno cercano. De cualquier manera, se le realizaron los test pertinentes según el protocolo de LaLiga y pudo seguir ejerciendo en el puesto sin guardar cuarentena. Fue justo antes del viaje del equipo a Pamplona para jugar ante Osasuna. Han pasado casi dos semanas de aquella circunstancia y el técnico ha pasado varios test dando negativo. No se puede relacionar aquel hecho con este.

Ahora Zidane debe someterse al protocolo que dicta LaLiga. tendrá que guardar una cuarentena de diez días y, después, antes de incorporarse, dar negativo en dos test de forma consecutiva. Bettoni seguirá ejerciciendo en su lugar en toso este tiempo. Vinicius, Jovic, Hazard, Militao… El Virus ha afetado al Madrid en distintas líneas a lo largo del transcurso de la pandemia.

Carvajal, novedad en la sesión; Ramos y Nacho serán bajas

Bajo una calma chicha, la plantilla del Real Madrid se ejercitó por última vez antes de medirse al Alavés (sábado, 21:00 horas). La mala racha de resultados (empate ante Osasuna y eliminaciones ante el Athletic (Supercopa) y Alcoyano (Copa) convierten en fundamental lograr la victoria ante el conjunto vitoriano.

Zidane siguió sin poder contar con Sergio Ramos, Odegaard (con rumbo al Arsenal), Nacho (tiene que seguir cumpliendo el protocolo por COVID-19) y Rodrygo, que sigue con su proceso recuperatorio. Por el contrario, recupera a Carvajal. El lateral madrileño, que ya estuvo con el grupo en la sesión del jueves, completando parte de la sesión. De esa manera, el técnico francés alineará un equipo bastante reconocible. También estuvieron en la sesión los canteranos Blanco y Víctor Chust, que debutó oficialmente con los blancos en la eliminación copera.

El Alavés ha sido el último equipo que se llevó los tres puntos de Valdebebas. Los vitorianos se impusieron a los blancos (1-2), con goles de Lucas Pérez, de penalti, y de Joselu, que se aprovechó de un error de Courtois para casi sentenciar el encuentro (marcó al comienzo de la segunda parte). Además, el triunfo del Atlético ante el Eibar (1-2) ha ensanchado aún más la diferencia de puntos entre rojiblancos y madridistas. En definitiva, otra prueba de fuego para los de Zidane.

 

 

Un bochorno que pone en valor las ideas de Solari

El nombre de Santiago Solari volvió a aparecer este miércoles en las redes sociales de los aficionados madridistas, ahora un caladero de opinión más plausible ante la grada vacía a causa de la pandemia de Covid-19. El argentino, nuevo entrenador del América de México, salió de nuevo a la palestra a causa de la eliminación del Real Madrid en Copa del Rey al caer ante el Alcoyano. ¿El motivo? Sus decisiones cuando estuvo al frente del conjunto blanco a la hora de administrar la plantilla. 

Solari ascendió al banquillo del primer equipo desde el Castilla para enganchar a un Real Madrid de Lopetegui donde el juego no desentonaba (el propio Kroos lo aseguró), pero al que no le acompañó ni la suerte ni el gol. Así, tampoco los resultados. El cambio era obligado.

El argentino llegó como interino, aunque asumió el mando en plaza total en pocas semanas ante la negativa de Conte de hacerse con el equipo a mitad de campaña. Este subió dispuesto a cambiar lo que no le convencía. Ahí aparecían dos miembros de la vieja guardia de Zinedine Zidane: Isco y Marcelo. El brasileño y el malagueño fueron dos hombres clave en la conquista de las Champions y LaLiga con el marsellés, pero no entraban en los planes del de Rosario para su Real Madrid.

El desencuentro con Isco

El enfrentamiento con Isco fue más palpable y comenzó con la primera derrota en Ipurúa tras una racha inmaculada de victorias, cuando este le negó el saludo. Después, minutos de menor importancia, ausencias en las convocatorias, descartes antes de partidos e incluso un toque de atención en público cerca del final de la etapa del entrenador. “Las cuestiones disciplinarias las manejamos de manera interna. Pero lo deportivo no cambia, es así aquí y en todos los equipos. Para jugar hay que ponerse primero en forma física y luego agarrar la forma competitiva. Eso es inexorable”, aseguró preguntado por el malagueño.

Este miércoles, el de Arroyo de la Miel jugó ante el Alcoyano y, a pesar de un buen inicio, acabó algo desconectado. Las críticas volaban y ponían a Solari en el lado ‘de la razón’ al quitarle peso en la rotación. Uno que recuperó con la llegada de Zizou.

Desde la vuelta de Zidane, Isco volvió a ganar minutos. El marsellés intentó recuperarle pero el malagueño no consigue volver a tirar la puerta. “Si me pone, me quita en el 50′; y si me tiene que sacar, lo hace en el 80’…” le pillaron diciendo las cámaras de Movistar poniendo el foco, de nuevo, sobre su falta de oportunidades esta temporada. Zidane las justificó en rueda de prensa. Quitándole hierro y casi auto inculpándose. “No le doy oportunidades de demostrar el jugador que es”, afirmó el francés. Esta campaña suma apenas 470 minutos y pidió incluso su salida, que el propio entrenador negó de manera pública. 

El caso de Marcelo

Santo y seña de la dinastía europea, Marcelo sumó este 7 de enero 14 años en la disciplina del Real Madrid cuando afronta, posiblemente, su momento más complicado. Este empezó, en parte, con Solari, con el que también unen su nombre tras la eliminación copera en la que participó el lateral. 

En cada oportunidad, el brasileño no brilla como antaño y, aunque trabaja para recuperar el nivel, no llega para compensar con el excelente ataque de antaño lo que sigue dejando en defensa. Mendy le ha ganado el puesto. Con Solari ya pasó. Este prefirió a Sergio Reguilón en un buen puñado de encuentros. 

La situación fue complicada y, en una entrevista con el canal de Youtube De Sola, Marcelo se refirió a esos meses sin pronunciar, eso sí, el nombre de Solari. “Podía haber montado un barullo, pero yo no soy así. Yo prefiero trabajar. Me quedé en el banquillo un mes, dos meses… Pero siempre soy el mismo, no cambio. Seguí trabajando, sabía que mi oportunidad llegaría y llegó después”, dijo sobre el cambio de Solari tras la vuelta de Zidane. “Yo quería recibir alguna explicación, no tuve ninguna. Pero no fue un problema”, añadía sin mención alguna al argentino.

En su momento, unas molestias le privaron de entrar en los primeros compases de Solari como entrenador. Mientras, Reguilón empezó a aprovechar su oportunidad. El regreso de Zidane, como bien cuenta él mismo, le devolvió al verde y sacó al español. Ahora, con Reguilón fuera, compite con Mendy, al que tampoco le quita el puesto. Este le ha dejado en el banquillo durante casi toda la Champions (solo jugó en el 2-3 ante el Shakthar), la Supercopa y gran parte de LaLiga, competición en la que se ha quedado fuera de los partidos con más enjundia (Clásico, derbi, contra el Sevilla) y donde tampoco ha destacado en los compromisos a resolver por los menos habituales participando en las derrotas ante Cádiz, Valencia y Alavés o el empate ante el Elche.

Un legado repartido

Santiago Solari se decidió al cambio de guardia pero lo breve de su etapa (133 días condenados por la eliminación copera ante el Barcelona y en Europa ante el Ajax) condenó su plan. La llegada de Zinedine Zidane devolvió al once a varios miembros de ‘la vieja guardia’ y a cambiar de rol y hasta de equipo a varios jóvenes que empezaron a despuntar con el argentino. Los mejores ejemplos: Vinicius, Reguilón, Marcos Llorente y Fede Valverde.

De los cuatro, solo el brasileño y el uruguayo siguen en la primera plantilla blanca. El extremo ex de Flamengo empezó a despuntar con Solari y, tras un breve periodo de titularidades (Clásico incluido) con Zidane en esta campaña, ahora está lejos del once. El miércoles, ante el Alcoyano, tampoco estuvo demasiado acertado y se le vio corto del atrevimiento que le caracterizaba. El uruguayo, que sufrió una grave lesión en la espinilla que le tuvo un mes fuera, está aún arrancando cuando pasa más de un mes de su alta médica aunque este si ha sido de mayor importancia para Zidane.

Llorente, después de permanecer desde 2017 en busca de la oportunidad, acabó marchándose al Atlético de Madrid, donde ha descubierto un nuevo futuro como atacante con Simeone. Reguilón, mientras, se busca el futuro en Londres como no pocos jóvenes españoles. Poco extrañado de no tener explicaciones por parte de Zidane, como aseveró en AS, dejó el Real Madrid este verano por el Tottenham de Jose Mourinho. Con la vuelta de Zidane, este se marchó cedido a Sevilla, donde superó una grave lesión y volvió a su mejor nivel. Luego, rumbo a Londres. El Real Madrid como club no pierde la confianza en su canterano y mantiene una opción de recompra por 40 millones de euros para las próximas temporadas.

El Chiringuito: la ausencia de charla de Zidane, las risas entre Isco y Marcelo

El Real Madrid salió corneado por la moral del Alcoyano en su visita a El Collao. El conjunto blanco, a pesar de adelantarse en el marcador, Militao mediante, no pudo, o no supo, matar el choque y los de Vicente Parras borraron del mapa las dos categorías de diferencia y a los blancos de la Copa. La derrota deja señalados a todos los que fueron partícipes de ella. Pero quien recibe el foco mayor es Zinedine Zidane. Foco bajo el que se puso él mismo tras el partido: “La responsabilidad es mía”.

Escudo/Bandera Real Madrid

Sin embargo, lo peor no fue el 2-1 final, si no la sensación deslizada por el equipo en el campo, la cual fue recogida por las cámaras de ‘El Chiringuito’. La apatía e indolencia que aparece en las imágenes es evidente y en el programa conducido por Josep Pedrerol informan la ausencia de instrucciones de Zidane al final de los 90 minutos. Hay que recordar, además, que a la prórroga se llegó tras un gol a diez minutos del final de los locales, por lo que lo habitual hubiera sido dar instrucciones a sus hombres de cara a la media hora final. El único que recibió consejo del marsellés fue Marcelo, escena muy similar a la ocurrida entre la primera y segunda parte del ‘tiempo extra’.

Zinedine Zidane no reunió a sus jugadores antes de la prórroga para darles instrucciones.

Ampliar

Zinedine Zidane no reunió a sus jugadores antes de la prórroga para darles instrucciones. El Chiringuito

El Madrid no lograba encontrar rendijas en la muralla levantada por José Juan y sus compañeros, pero en este entretiempo solamente Benzema es objetivo de Zidane. Sin embargo, ello viene ocasionado por las molestias del delantero en su pierna izquierda. Zizou se interesa por su estado, pero, de nuevo, no existe charla alguna. Además, el tercer fragmento del partido al que El Chiringuito arrojó luz tuvo otros dos protagonistas: Marcelo e Isco.

Marcelo e Isco charlando entre risas antes del comienzo de la prórroga.

Ampliar

Marcelo e Isco charlando entre risas antes del comienzo de la prórroga. El Chiringuito

Lateral y centrocampista, titulares este miércoles, eran captados por las cámaras del programa hablando entre risas. La conversación ocurrió en un momento que seguro no gusta a la afición, puesto que correspondía a los instantes previos al comienzo de la prórroga. Ni el brasileño ni el malagueño están teniendo la mejor de las temporadas y su actuación ayer no les aparta del grupo de señalados, como tampoco lo hará esta conversación.

Momento antes del comienzo de la prórroga en el que Zidane no conversa con sus jugadores.

Ampliar

Momento antes del comienzo de la prórroga en el que Zidane no conversa con sus jugadores. El Chiringuito

“Esto no es una vergüenza”, dijo Zidane tras el partido. Un Zidane que confía, aunque con reservas, en la confianza por parte de sus jugadores en su figura: “Creo que sí, luego hay que preguntarles a ellos. Hemos hecho cosas buenas, últimamente menos”. El puesto de Zizou está cuestionado, como el propio protagonista asumía tras la eliminación copera: “Vamos a ver qué pasa en estos días”.

Última hora del Real Madrid en directo: Zidane, en duda

LA CRÓNICA DEL DESASTRE

Un tanto de Militao adelantaba al Madrid, pero la fe, las diez paradas de José Juan y los goles de Solbes en el tiempo reglamentario y Juanan en la prórroga, cuando estaba el Alcoyano con diez, certificaron una noche histórica en Alcoy.