Diego Carlos: “Juego fuerte, pero me considero un defensa limpio”

Su temporada, Juegos Olímpicos incluidos, es más larga que la de los demás. ¿Cómo está físicamente?

Me encuentro muy bien y los técnicos controlan al máximo lo que jugamos y entrenamos. Además, tengo pocas lesiones. Me cuido al máximo con fisios y preparadores físicos para que no llegue una lesión grave.

Escudo/Bandera Sevilla

Champions League

*Datos actualizados a fecha 27 de septiembre de 2021

¿Cómo se siente al haber ganado la medalla de oro en Tokio con Brasil?

Pues yo era uno de los de más edad, pero también es un sueño ganarlo con 28 años. Dani Alves, que tiene 38, también lo vivió así. Dani es espectacular, nos aportó una gran experiencia y contagiaba una gran energía positiva.

¿No le diría Alves algo de volver al Sevilla.

No (risas). Pero él dice que pasó muy buenos momentos aquí, es muy fanático del Sevilla. Lo llevará siempre en su corazón. Tiene el físico de un joven y mucha ilusión por seguir jugando a un alto nivel.

¿Y Koundé, qué le dice? ¿Cree que se le ha olvidado ya lo del Chelsea?

Seguro. Jules ya tiene la cabeza en el Sevilla, desde que volvió a jugar. Siempre estamos pendientes de él, se encuentra muy feliz aquí.

Hablemos de usted. Su renovación estaba hecha pero no se anuncia. ¿Pasa algo?

Tenemos los papeles en la mesa, sólo hay que decidir detalles como el cuándo se anuncia. Quiero hacer cosas bonitas en el Sevilla, ayudar a este club a llegar lo más lejos posible en su historia.

¿Como ganar LaLiga? ¿La ve más ‘fácil’ que nunca?

Cómo va a ser fácil… Sabemos que a los grandes les está costando, porque siempre hay cambios en sus plantillas, pero al final se adaptan y acaban ganando muchos partidos. Tenemos el foco en jugar otro año Champions. Ganar LaLiga no depende de nosotros.

De momento, mañana en Wolfsburgo, no pueden perder después del empate ante el Salzburgo.

Sí, es un duelo muy importante. Y sabemos que será difícil, porque el Wolfsburgo es un gran adversario.

Se enfrentará a Weghorst, un delantero de 1,97. ¿Recuerdos de Haaland, al que se midió el año pasado en octavos de Champions?

No me importa la estatura del punta al que me voy a enfrentar. Estudio a todos los adversarios. Contra Haaland, en el primer partido, costó porque es muy bueno y había que adaptarse a él. Pero en la ida tuvimos ocasión de pasar, Haaland tocó poco la pelota.

Entre los pocos debes que se le pueden poner al juego de Diego Carlos está la cantidad de penaltis que comete. 10 lleva estas dos campañas, más que nadie.

Son lances del VAR, o del árbitro que toma esas decisiones. Pero me da igual: no voy con miedo a los duelos dentro del área. Lo que tenga que pasar, pasará. A veces lo de los penaltis es cosa de la mala suerte.

Igual no le ayuda su físico exuberante, que llama la atención de los árbitros.

Puede ser. Muchas veces, en los duelos conmigo, veo que se tiran los delanteros. Los árbitros están más atentos con mi parte física y quizá los rivales se aprovechan de mi estatura. Pero aunque juego fuerte me considero un defensa muy limpio.

Hablando de fortaleza, se le vio haciendo boxeo en las redes sociales. ¿Se va a cambiar de deporte?

No. Mi mujer está haciendo boxeo y en Brasil tengo amigos que son boxeadores. Algunas veces he entrenado con ellos y di algunas clases para ver cómo se me daba. Pero por más fuerte que esté, me parece que se me da mejor usar los pies.

Toros jóvenes en Nervión

Descorcha el Sevilla su botella de esta Champions, la de las estrellitas burbujeantes, con un duelo ante el Red Bull Salzburgo, rival a priori inferior pero que llega con dos peligros imprevisibles: su gran juventud y la inercia ganadora que dan 10 triunfos en los 10 partidos que ha disputado esta temporada (sigue el encuentro en directo en As.com). Lopetegui dispone de toda su plantilla, la mayoría descansada tras el parón internacional y el aplazamiento del partido liguero ante el Barcelona. Se recuperaron Ocampos y Óliver Torres y regresó de Francia, tras quedarse, Jules Koundé. Sobre la disposición del defensa parisina después de su frustada venta al Chelsea pivotará una de las claves del rendimiento nervionense esta temporada.

Sin la presión del Sánchez-Pizjuán y en una liga donde no tiene competidor real, en la que ha ganado casi con la gorra los últimos ocho títulos los Toros Rojos de la ciudad de Mozart se han convertido en una auténtica máquina de exportar futbolistas que alcanzan la primera línea. La mayoría de ellos viven su primera parada en el hermano de la marca, el Leipzig alemán. Con el tremendo Erling Haaland como máximo exponente, de allí salieron también en años recientes Mané o Keita (ahora en el Liverpool), Upamecano (Bayern), Caleta-Car (Marsella) o, últimamente, los zambianos Mwepu (Brighton) y Patson Daka, por el que el Leicester acaba de pagar 30 millones de euros. Daka anotó 34 goles en 42 duelos oficiales durante la pasada campaña, pero en Salzburgo le han olvidado muy pronto: Adeyemi, que ya es internacional con Alemania, lleva siete tantos en un inicio fulgurante.

También marcó muchos goles Munas Dabbur antes de llegar al Sevilla en 2019. Apenas seis meses duró el delantero israelí en Nervión, lo mismo que le ocurrió ese mismo año al defensa vienés Max Wöber, que ejerce ahora de jefe de la zaga en el Red Bull. Wöber, duda hoy por unos problemas musculares, tiene sólo 23 años pero se ha convertido en casi un veterano dentro de la plantilla más joven de esta Champions, con poco más de 22 primaveras de media. Solet (21), Camara (21), Seiwald (20), Aaronson (20), Sesko (18) o el propio Adeyemi, de apenas 19, suelen formar parte del once titular que dirige el también precoz (33 años) Mathias Jassle, alemán recién llegado al banquillo austriaco este mismo verano.