El Bernabéu homenajea a Lorenzo Sanz antes del Madrid-Celta

El Santiago Bernabéu tributó un sentido homenaje a Lorenzo Sanz en los prolegómenos del partido contra el Celta, el primer encuentro que alberga el estadio madridista después de la pandemia. El que fuera presidente del Real Madrid entre 1995 y 2000 falleció el 21 de marzo de 2020, víctima del coronavirus en pleno azote de la primera ola.

Escudo/Bandera Real Madrid

El acto tuvo lugar diez minutos antes del pitido inicial, con una gran lona con el rostro de Lorenzo Sanz presidiendo el círculo central, en el lugar que ocupa el logo de la Champions en los partidos de la máxima competición continental. Siete parejas de veteranos de fútbol y baloncesto de la época de Sanz presentaron sobre el césped los siete títulos que el Real Madrid conquistó durante su mandato: la séptima y la octava Copa de Europa, una Copa Intercontinental, una Liga y una Supercopa de España de fútbol y una Liga y una Recopa de Baloncesto. Mijatovic, Sanchís, Casillas, Salgado, Fernando Sanz, Guti, Hierro, Amavisca, Chendo, Arlaukas y Alberto Angulo, entre otros, fueron los encargados de portar los trofeos hasta las peanas dispuestas sobre el terreno de juego.

Tras ellos saltó al campo la familia de Lorenzo Sanz, con su viuda, Mari Luz, visiblemente emocionada. También uno de sus hijos, Paco Sanz, que en los últimos meses ha luchado para superar una complicada enfermedad. Los alrededor de 20.000 espectadores congregados en la grada del Bernabéu les recibieron puestos en pie y con aplausos.

Además de este acto de homenaje a Lorenzo Sanz, antes del pitido inicial se guardó un minuto de silencio en recuerdo de todas las víctimas de la pandemia.

La Premier no dejará ir con sus selecciones a los jugadores de países de alto riesgo

Reino Unido disfruta desde hace más de un mes una normalidad prácticamente absoluta de fronteras para adentro en cuanto a las restricciones del coronavirus, pero no así hacia fuera. El gobierno sigue manteniendo un semáforo de destinos seguros que impone grandes sanciones a quienes vuelven de los países marcados en rojo, y es por eso que los clubes de la Premier League han decidido esta tarde de forma unánime no permitir que los jugadores que tengan que viajar a dichos destinos marcharse en el próximo parón de la FIFA.

De hacerlo, jugadores como por ejemplo Mohammed Salah, del Liverpool, tendrían que hacer a la vuelta una cuarentena de diez días en un hotel escogido por el gobierno. En el caso de los reds, además, perderían a su estrella durante dos partidos. “Los clubes de la Premier League han decidido de forma reticente, pero unánime, no ceder jugadores para los encuentros internacionales que se juegue en países de la lista roja. Esta decisión, que cuenta con el respaldo firme de la competición, afectará a 60 jugadores de 19 clubes de la Premier que deberían haber viajado a 26 países de la lista roja durante el parón de septiembre”, explicaba un comunicado emitido durante la tarde.

El anuncio ha llegado, además, con puya incluida a la FIFA, pues se culpa al máximo organismo del fútbol de haberles obligado a tomar esta vía unilateral. “Lo hacemos por la postura actual de la FIFA de no seguir permitiendo evadir la llamada de la selección cuando el jugador tiene que hacer cuarentena a la vuelta de su convocatoria”, puntualiza.