Les sobran los motivos

Sin público ya es apasionante, pero con las gradas llenas, el partido de esta noche en el Camp Nou entre el Barcelona y el Athletic Club (21.00 h. Movistar LaLiga) ya sería un festival atendiendo únicamente a las cuentas pendientes entre ambos. El de hoy es uno de esos duelos que hace reflexionar sobre la aceptación de la rutina de este fútbol impostado a puerta cerrada y que aceptamos ya como habitual (sigue el partido en directo en AS.com).

Una de las leyes no escritas del fútbol (y posiblemente de la vida) es la que dicta que las cuentas pendientes con el rival aumentan inversamente respecto al periodo de tiempo que pasa entre el último encontronazo y el siguiente. Y en el caso del Barça y del Athletic no se podría decir que el roce hace el cariño. Las heridas están frescas. Será el tercer enfrentamiento entre ambos en tres semanas y a los dos equipos les sobran los motivos para pasar facturas.

Empecemos por el local: el Barça vive con la certeza de que ha sido mejor que el Athletic, pero que por errores propios e impresentables perdió el partido decisivo. Y encima tuvo que aguantar la trompeta de Villalibre y Messi llegó a perder los nervios. Eso sería gasolina para el partido de esta noche, pero en la previa Koeman dejó muy claro que esto de luchar por LaLiga no es que sea a día de hoy la prioridad. “No estamos para ganar muchas cosas”, afirmó el holandés. Pero al Athletic en el vestuario catalán se le tiene ganas.

Vamos ahora al lado visitante. El Athletic ha despegado con Marcelino, que debutó con derrota ante el Barça en San Mamés, pero luego ha ido como un tiro. Incluso en el partido que perdieron, los leones tuvieron opciones de tumbar a un Barça al que empiezan a tener comida la moral. Los de Marcelino se saben mejores que los de Koeman en la estrategia, en evitar errores y en recursos desde el banquillo.

Si el Barça tiene ganas de revancha, el Athletic tiene mejor hoja de servicios. A ambos les sobran los motivos.

Marcelino se perdió el gol de Cucurella y se fue antes para no cruzarse con Bordalás

La relación entre Marcelino y Bordalás está enconada. Los enfrentamientos verbales, en las pasadas temporadas, entre el técnico asturiano y su homólogo alicantino han vivido este lunes un nuevo episodio, hasta el punto que el reciente entrenador del conjunto bilbaíno se perdió el primer y tempranero gol del Getafe y se marchó antes de tiempo al vestuario para que no se cruzaran.

Marcelino entró cuando el partido estaba empezado y no pudo ver el gol que marcó Cucurella al poco de empezar el encuentro en el nuevo San Mamés, antes de que cumpliera el primer minuto de juego. De hecho, hay una imagen en la que se ve preguntando a su ayudante y éste le dice que el resultado era ya de 0-1.

Antes de que acabara el partido, y con la goleada ya definida (5-1), con remontada del conjunto bilbaíno incluida, Marcelino embocó el túnel de vestuarios con el único objetivo de no tener que echarse a la cara a Bordalás.

Hay que recordar que el enfrentamiento entre ambos entrenadores cobró su punto álgido en la eliminatoria de Copa del Rey de hace dos años entre el Valencia y el Getafe, con tángana en el campo y duros cruces de declaraciones.

Marcelino: “Suelo salir ajustadito, tuve que ir al baño”

Marcelino salió tarde para no coincidir con el técnico del Getafe, aunque lo justificó: “Suelo salir ajustadito, tuve que ir al baño, en muchos partidos suelo salir tarde, lo importante es lo que hemos hecho en el campo”, despeja.

Cinco goles al Getafe y Marcelino García Toral, comedido, pese a ser uno de los impulsores del cambio del equipo rojiblanco: “No he hecho nada, trabajar. Los jugadores son los verdaderos protagonistas. Solo podemos estar agradecidos al recibimiento, a la mentalidad que tienen y al cariño que nos ofrecieron el primer día y con resultados, la confianza aumenta”. Entiende que la muestra de que a pesar de recibir un gol en el minuto uno, “el equipo se sobrepuso, con una jugada extraordinaria con el empate, el penalti nos descompuso un poco, pero el segundo tiempo fue maravilloso”, recalca el técnico asturiano.

El Athletic necesita superar barreras en Liga para escalar posiciones, ahora noveno: “Seremos competitivos en todos los torneos si en la Liga lo somos de forma reiterada. Necesitábamos ganar y además ganando de esta forma, todo es satisfacción”, relata Marcelino, que lamenta que no se pudiera celebrar “con la afición y se sienta orgullosa de su equipo”. Unai Simón recobró la confianza, con 14 goles en 5 partidos del equipo, todo de dulce: “No pensaba un rendimiento tan bueno tan rápido, pero luego conoces a los jugadores y ves su calidad en los entrenamientos a espacios reducidos y con velocidad y para nosotros es todo más sencillo”, reitera y lanza que “mejorar el segundo tiempo de hoy no va a ser fácil”.

Ahora, Copa en Alcoyano y Liga ante el Barça: “Ganar aumenta la confianza de todo el mundo, podemos aproximarnos a la capacidad de cada uno de los jugadores. Hacía cinco años que no recibía 5 goles el Getafe. Mostramos un nivel muy alto, estamos satisfechos, aunque si bajamos el nivel tendremos dificultades”, señala Marcelino, que sostiene que Muniain “está siendo muy preciso, su pierna derecha es un guante además de su nivel altísimo” y “hacemos peligro cada balón parado, el rival se siente incómodo”. Balenziaga tiene un pinchazo en la parte posterior del muslo derecho y sobre Raúl García y su renovación, subraya: “Yo me dedico a entrenar y bastante tengo. El club realiza las conversaciones que considera oportuno. Sus números dice que es un jugador muy importante”.

Bordalás

José Bordalás, entrenador del Getafe, preguntado por Marcelino: “No hemos hablado, me es indiferente”. Admitió que el 5-1 encajado frente al Athletic Club en San Mamés fue “una derrota muy dura” que “no entraba en el guión” de un partido en el que los errores defensivos de su equipo “penalizaron muchísimo” al conjunto azulón.

“No quiero quitar mérito al Athletic, pero a nivel defensivo hemos sido muy vulnerables, muy blanditos. Todos los centros laterales los han rematado y nos han hecho los cinco goles de esa manera. Hemos sido muy deficientes a nivel defensivo”, lamentó el técnico alicantino.

Bordalás añadió que, después de realizar “un buen primer tiempo” en el que se pusieron por delante a los 18 segundos de juego con el gol de Marc Cucurella, el penalti que detuvo Unai Simón a Jaime Mata poco antes de la media hora, ya con 1-1 en el marcador, “quizás hubiese cambiado el guión”.

“Pero no fue así. Nos fuimos con 1-1 al descanso y en la segunda parte no estuvimos bien. No es algo habitual y se han juntado todos los errores en el mismo partido. Ha sido una derrota contundente y dolorosa y tenemos que mejorar en esas acciones porque nos han penalizado muchísimo”, insistió Bordalás.

Raúl y Muniain, los superleones

Un supercampeón tiene sus propios héroes, gente sin capa ni traje de volar, pero con fútbol de otra galaxia, imperecedero. Es el caso de Muniain y Raúl García, a los que esta etapa con Marcelino les ha rodeado de púrpura. Sus diabluras abatieron al Getafe con contundencia. Los agoreros que anunciaban un tostonazo en San Mamés en lunes invernal por la noche, por aquello de que se enfrentaban dos técnicos tan tácticos y rigurosos como Marcelino y Bordalás, seguro que recogieron sus proclamas a los 19 segundos con el 0-1. Y no digamos ya al descanso, tras un primer tiempo de locos, de puro frenesí. O a los cinco minutos del segundo tiempo, con otra asistencia de Muniain (lleva cinco en tres partidos) y el primer tanto de Yeray como león para la remontada rojiblanca. Este Iker está en plan Magic Johnson, dando asistencias de ilusionista, de prestidigitador, tiene compás, escuadra y cartabón en su bota. Berenguer y De Marcos cerraron la cuenta. El Athletic no había ganado nunca a un equipo de Bordalás y a la octava vez lo hizo con estropicio.

Escudo/Bandera Athletic

Ni medio minuto tardó el Athletic-Getafe en abrirse en canal. Olvidadas las serpentinas de la Supercopa y el milagro de la Copa, el Athletic retomó su aire fúnebre y despistado de la Liga, el que dejó en herencia Garitano tiempo atrás. Ocho toques del equipo azulón tras sacar de medio campo, un error en cadena iniciado por Yeray con un mal despeje, Mata que sirve a la banda, desde esa orilla centro de Aleñá y cabezazo de Cucurella en el área. Pim, pam, pum. 0-1. Marcelino y Bordalás no se soportan, por riñas lejanas, pero en el fondo son cuñas de la misma madera. Dos técnicos al que les gusta que su gente juegue muy arropada y cuando se ponen por delante, haya toque a rebato. Pero esta vez no hubo corsé de la pizarra, los dos equipos salieron a la aventura sin mirar atrás. Al asturiano no le dio tiempo a ver el tanto visitante. Le llegó el eco cuando subía las escaleras hacia su banquillo, una tardía puesta en escena tal vez por no cruzarse con Bordalás. Al acabar hizo otro regate: se fue antes.

La velada traía una montaña rusa de emociones. A los cinco minutos Cordero Vega pitó un penalti de Yáñez en una salida sin freno ante una carrera de Williams. Le atropelló, pero asesorado por el VAR, Martínez Munuera le chivó que antes había tocado el balón. Lo comprobó por sí mismo en la pantalla a pie de campo. El Athletic tenía pérdidas por dentro en medio campo que le provocaban disgustos y el Geta se presentaba veloz en el balcón de Unai Simón. No había tiempo para parpadear. Muniain se giró sobre sí mismo cerca de la frontal del área. Atento a la maniobra, Etxeita pedía a Nyom que vigilase a Raúl García, un tormento durante los 90 minutos. Pero el lateral camerunés percibía otro cliente a la espalda y bastante tenía con esa vigilancia. El uno por el otro, la casa sin barrer, el navarro metió un golazo alargando la pierna derecha como si fuera de goma.

Escudo/Bandera Getafe

El Geta creaba problemas en los leones a la hora de salir de la cueva. Pero poco a poco fue cogiendo postura el cuadro de Marcelino, con su veloz decisión a la hora de atacar, todo engrasado por Muniain y con los apoyos suntuosos de Raúl García. En 13 minutos, dos goles y un penalti revisado. ¿Quién podía mejorarlo? Pues Cucurella con una pena máxima forzada con Núñez de pareja de baile, al que desplazó el canterano culé. El VAR esta vez no desmintió al colegiado. El que renegó del destino del gol fue Unai Simón. Alguien le chivó que Mata suele alternar los disparos a un lado y otro, le aguantó la ‘paradinha’ y se hizo grade sobre su izquierda. Metió una mano muy dura abajo. Aquello no bajaba las pulsaciones.

La segunda parte fue un desmelene del supercampeón de España. Yeray anotó su primer tanto como león. El dinamismo y claridad en ataque de este Athletic es de aspirante a grandes cotas. Extrañaba ver cómo le remataban al Getafe todos los saques laterales y córneres. Berenguer y De Marcos, tras una delicatesen de Unai López, cerraron la cuenta en el festival. No tocaba ‘Orsai’, el grupo formado por seis jugadores bilbaínos. Las sinfonías las pusieron todos. Marcelino ha caído de pie en Bilbao. Sus leones no muerden, engullen.

Cambios

Ángel (56′, Nemanja Maksimovic), Lekue (65′, Balenziaga), Portillo (68′, Mata), Mamor Niang (68′, Takefusa Kubo), Vesga (72′, Unai Vencedor), Berenguer (72′, Raúl García), Villalibre (79′, Williams), Unai López (79′, Muniain), John Patrick (82′, Mauro Arambarri)

Goles

0-1, 0′: Marc Cucurella, 1-1, 12′: Raúl García, 2-1, 49′: Yeray, 3-1, 60′: Raúl García, 4-1, 74′: Berenguer, 5-1, 81′: De Marcos

Tarjetas

Arbitro: Adrián Cordero Vega
Arbitro VAR: Juan Martínez Munuera
Nemanja Maksimovic (7′,Amarilla) Unai Núñez (8′,Amarilla) Raúl García (16′,Amarilla) Dani García (39′,Amarilla) Mata (48′,Amarilla) Etxeita (55′,Amarilla) Unai Vencedor (56′,Amarilla) Djene (77′,Amarilla

Clasificación

“Tenía en mente terminar así, que la gente tuviera la espinita de que igual podría jugar más”

Si en la primera parte de esta entrevista Santi Cazorla dejaba abierta la puerta al banquillo del Arsenal, junto a Arteta, en un futuro o mostraba su convencimiento acerca de las capacidades de Xavi Hernández para dirigir el Barça, así como dudaba de las suyas propias (“No sé si valdría, me río mucho”, bromeaba). En este segundo y último fragmento hace un repaso con AS a toda su carrera. Desde la mejor de las perspectivas, la suya.

De esta manera, resuelve una incógnita: ¿Por qué se marchó a Qatar cuando lo hizo? Además responde a muchas otras cuestiones: su ‘casi’ fichaje por el Real Madrid; los sentimientos encontrados después de dos años en el dique seco por la dichosa lesión; los problemas institucionales en su etapa en el Málaga; o las luces y sombra, en singular, que envuelven su paso por la Selección. Sin dejar de tocar temas de actualidad como el VAR o aventurarse a reconocer que alguna vez se le ha pasado por la cabeza usar alguna triquiñuela a la hora de lanzar un penalti.

Foto de Cazorla

Siempre dijo que cuando no se sintiese a tope daría un paso al lado. Sería de los pocos que pensaba que no estaba a ese 100%… No le faltarían ofertas.

Sobre todo del Villarreal. Querían que continuara. En el momento que tomo la decisión de no continuar, busco alternativas fuera de España. Creo que era el momento más bonito de dejarlo, habiendo rendido a gran nivel y ayudando al equipo a estar en Europa. Tenía en mente terminar así, satisfecho, contento y que la gente se quedara con la espinita de que igual podría jugar más. Así me lo planteé y creo que ha sido el mejor para todos.

¿Cómo recuerda ese partido contra el Eibar?

Muchas emociones. Una pena que no hubiera gente. Además, también era la despedida de Bruno, que ha compartido muchas cosas conmigo desde jóvenes y hubiera sido mucho más bonito despedirnos delante de nuestra gente. Pero bueno, no se pudo. Aún así fue bonito, hicimos un gran partido y pudimos disfrutar Bruno y yo de minutos juntos. Lo hubiéramos soñado los dos. Es algo que recordaré siempre y tengo que estarle muy agradecido al Villarreal.

¿El equipo de su vida?

Por suerte, todos los equipos me han brindado grandes cosas. Al Recre le debo mucho. Nadie me quería y ellos apostaron por mí. Me curtí como futbolista y pude volver al Villarreal siendo un jugador importante. En Málaga hicimos una temporada impresionante. Fue una pena que el proyecto no continuara. Fue un año muy bonito: entramos en Champions por primera vez. El Arsenal es un club muy especial para mí. Se me ha reconocido mucho más una vez que he jugado allí. El cariño que han dado no se puede devolver y tengo una espinita clavada con ellos por no haberme despedido jugando al fútbol por la lesión. Pero está claro que el Villarreal ha sido muy importante. Me dio la oportunidad de jugar en Primera cuando estaba en el Oviedo y luego me abrieron las puertas de su casa para ayudarme a volver al fútbol. Estaré eternamente agradecido.

Escudo/Bandera Villarreal

Cuando le llaman para la pretemporada de 2018, ¿lo veía como una oportunidad para volver o solo se estaba probando?

Juan Carlos (Herranz, fisioterapeuta), Arturo (Martínez, preparador físico), Mikel (Sánchez, doctor), todos sabían que mi objetivo era volver al máximo nivel. Siempre dije que para volver y estar en un segundo plano me iba a echar a un lado. En el Villarreal, cuando me vieron el primer día se esperaban otra cosa. Yo sabía que les iba a sorprender. Entrenaba muy duro en Salamanca con el preparador físico y él mismo me lo decía. Y así fue. El primer día vino Calleja y me dijo que se esperaba otra cosa: “Te veo muy bien. Está claro que falta forma física, pero te veo a buen nivel futbolístico”. Fue una alegría, pero también tenía un poco de miedo. Entrenar solo dos años y volver a verme con un grupo…, era algo que me hacía pensar si estaba preparado. Me dio respeto al principio, pero lo disfruté porque es la sensación que buscaba desde hacía mucho.

Debe imponer esa vuelta, ¿no tuvo miedo a las primeras entradas?

No. Mi único miedo era que la gente viera que no estaba al nivel. Nunca tuve miedo. Es más, el mister me puso de titular en el primer partido, algo que para mí era impensable. Tenía buenas sensaciones, pero tenía miedo se me viese diferente. Tenía un poco ese respeto de haber estado dos años sin jugar y estar ante 15.000 personas de nuevo en La Cerámica. Cuando empezó el partido me liberé.

Alguna vez ha dicho que adquirió una tendencia a utilizar más la pierna izquierda. ¿Ha potenciado esto su ‘ambidiestrismo’?

Puede ser. Uno siempre se protege las debilidades. Ahora todos mis dolores son en la pierna izquierda. La derecha nunca me duele (ríe). El tendón está perfecto y la derecha creo que sufre mucho menos muscularmente. El cuerpo es inteligente y la libera de forma inconsciente. Intento usar más la izquierda porque sí que ha cambiado un poco mi golpeo y mi dinámica.

¿Siempre ha trabajado el uso de ambas piernas o es innato?

Lo he trabajado mucho, pero desde pequeño utilizaba la pierna mala bastante bien. Me ha ayudado mucho en el fútbol. No es que sea un jugador muy fuerte ni rápido, pero el usar las dos piernas te hace pensar más rápido.

No sé si vio el penalti de Dembélé en la Supercopa, ¿se plantea usar alguna triquiñuela similar?

(Ríe) Alguna vez me he planteado tirarlo con la izquierda. Nunca me he atrevido, pero muchas veces lo he pensado. Pero, ¿y si fallo? Me diré que para qué cambio. Vi a a Dembélé hacerlo el otro día. Puede despistar al portero. Hay que buscar las ventajas del tirador.

“Alguna vez me he planteado tirar con la izquierda. Pero, ¿y si fallo?”

Cazorla, sobre los penaltis

Grabado queda. Si se atreve y falla, ya tiene a quien culpar…

Si algún día lo hago y fallo, el culpable eres tú (ríe).

¿Cómo ha visto la Supercopa, le sorprendió?

No, conozco los equipos de Marce y al Barça siempre le ha puesto en problemas. Sabía que sería igualado el partido. El Barcelona tiene grandes jugadores, pero el Athletic compite esos encuentros y Marce los prepara muy bien, aunque llevase 15 días. Las finales se deciden por detalles y el Athletic los cuidó mejor y se lo merece. Felicité hoy a Marcelino. No es normal empezar tan bien y es para estar contento.

Hay un sentir general que su nivel tras la lesión es superior o, al menos, similar, al anterior. ¿Tiene esa misma sensación?

Puede que haya mejorado mi madurez leyendo partidos. Al final el físico te va acompañando menos o la gente que viene de abajo aprieta y hay que pensar más rápido, colocarse mejor. Por eso creo que mi nivel se ha mantenido o igualado. He sabido leer mejor los partidos. No hacer tanto esfuerzo físico y guardarme. Es algo que uno aprende con los años.

Incluso vuelve con la Selección…

Era un sueño volver a jugar al fútbol, imagínate pensar en volver a vestir la camiseta de la Selección con 35 años. Incluso tengo la espinita clavada de que suspendió la Eurocopa, porque creo que tenía bastantes opciones de estar en el grupo. Después de ese calvario, era algo inimaginable. Disfruté mucho volver, hacer incluso gol de nuevo con la Roja. Es algo impagable y solo puedo agradecer a Luis Enrique y Robert Moreno, que confiaron en mí.

“Tengo la espinita clavada de que suspendió la Eurocopa, porque creo que tenía bastantes opciones de estar”

Santi Cazorla, acerca del aplazamiento de la Eurocopa

Hubiera sido una apuesta segura. Lleva 2/2 en Eurocopas…

(Ríe) Sí, pero no sé si hubiera sido 3/3 si voy. Sé que ahora prácticamente es imposible estando aquí. Pero es algo que tenía decidido y es inmejorable el final que he tenido en España, tanto en la Selección como a nivel de clubes.

¿Influyó el aplazamiento para tomar la decisión de irse de LaLiga?

No, ya la tenía tomada. Es una pena, porque hubiera sido un broche de oro, pero hubo que suspenderla por cuestiones sanitarias. La decisión estaba tomada con mi familia y eso no hizo que nada cambiase en ese sentido.

Siempre ha destacado su entereza mental a lo largo del proceso de la lesión, pero ¿tuvo que recurrir en algún momento a la psicología  deportiva?

No, por suerte no tuve que utilizar esa vía. No es algo malo, están para ayudar y hacerlo no quiere decir que las cosas vayan mal. Pero la gente que me ha rodeado en el día a día ha sabido llevarme. Cuando pasas por un proceso como el mío, está claro que el tema mental es mucho más importante que el físico. El físico es clave, pero hay un momento que te estancas y ahí entra en juego la cabeza. Los que estaban conmigo hacían que pensara lo menos posible en la lesión y ver el lado positivo. Yo también soy bastante positivo. Tuvimos momentos delicados y de bajón, pero no duraban demasiado. Siempre nos levantábamos al día siguiente con ganas de seguir adelante.

Después de la lesión tiene más incidencia estadística. ¿Ha llegado de forma natural?

Debo agradecerle mucho al VAR (ríe). Ahora hay más penaltis que aumentan mis cifras goleadores. El VAR hace que los números aumenten para quienes tiramos penaltis. Hay que ser conscientes de las ventajas que hemos tenido y me he podido aprovechar de ello.

Cazorla con Riquelme, el jugador que más le ha marcado, y Forlán en la 2005-06 con el Villarreal

Ampliar

Cazorla con Riquelme, el jugador que más le ha marcado, y Forlán en la 2005-06 con el Villarreal ANGEL SANCHEZ (DIARIO AS)

¿Es pro VAR en ese caso?

No, no. Para nada. Ni los propios árbitros saben cuando actuar en ocasiones. No sabemos cuándo es mano, cuando no… Es importante que entren en algunas jugadas, pero es difícil para todos cuando se para la jugada tres minutos… Te quedas frío en el campo y no entiendes nada. Hay que saber usarlo para que ayude.

“Ni los propios árbitros saben cuando actuar en ocasiones. No sabemos cuándo es mano, cuando no… “

Santi Cazorla, acerca del VAR

¿Unificar criterios?

Eso es, exactamente.

Volviendo a ‘su’ Villarreal, ¿cómo les ve? Se movieron rápido en el mercado.

Hablo con ellos diariamente y pinta muy bien. Unai (Emery) es muy importante le ha dado su toque. Los fichajes han sido espectaculares a nivel calidad-precio. Parejo y Coquelin son excepcionales, aunque Coquelin esté teniendo alguna lesión. Ha llegado Capoué… Y tienen a gente como Gerard Moreno, que pienso que es el mejor delantero español del momento. Están a un nivel increíble. Albiol, Pau (Torres)…, espero que puedan mantener el nivel y hacer grandes cosas.

Algunos serán parte importante de La Roja, ¿ve a Gerard como el ‘9’ de Luis Enrique?

Lo veo como un futbolista total. Es un futbolista tremendo. No me sorprende su nivel, lo veía todos los días. Aparte es un chico increíble. Por números, nivel y cuando ha jugado con la Selección, es un claro candidato. También Iago Aspas es espectacular, Morata ha vuelto a su nivel… Pero Gerard es uno de los máximos candidatos a ser el ‘9’ de la Selección.

“Creo que Gerard Moreno es el mejor delantero español del momento”

Santi Cazorla, sobre el debate del ‘9’ en la Roja

Las diferencias ahora parece que son más cortas entre clubes…

Sí, es bonito. Pienso que la falta de público afecta un poco. A algunos equipos les puede afectar más o menos. Pero sí, cada día se iguala todo más. Se ve en la Premier. A los grandes les cuesta ganar cada fin de semana. Ojalá se mantenga esta igualdad hasta el final.

Hablando de la Premier, hace un año dijo que el Arsenal era el equipo más grande en el que había jugado. ¿Le queda la espinita de ese ‘casi’ fichaje por el Madrid?

No. Siempre lo he dicho. No me arrepiento. Si al final no se dio es porque no me han querido lo suficiente. Cuando a uno lo valoran… las circunstancias pasan por algo. He estado donde me han querido. Como bien sabes hubo negociaciones, estuvo muy cerca en un par de temporadas. Pero, por circunstancias del fútbol que no hay criticar ni valorar, no se dio. No le doy vueltas a lo que pudo ser o no. El futuro me ha puesto donde me han querido y estoy igual de contento en ese sentido.

¿Ha habido algún ‘otro Madrid’ en su carrera?

No. Los que hubo la oportunidad de hacerse se hicieron. De Villarreal a Málaga, donde el club necesitaba dinero, y de Málaga al Arsenal también. El proyecto no iba como se esperaba y fue algo sencillo que se dio rápido.

“Si al final no se dio es porque no me han querido lo suficiente”

Santi Cazorla y su ‘casi’ fichaje por el Madrid

¿Cómo fue ese traspaso al Málaga?

Yo pensaba que iba a estar muchos años en el Villarreal, en mi casa. Me valoraban. Pero un día me llamó el presidente y me dijo que había problemas económicos y que tenían que vender a uno de los jugadores con ‘más cartel’. Estaba entre (Giuseppe) Rossi, Nilmar y yo y llegó una oferta importante por mí. El presidente me llamó a su despacho y me dijo que lo sentía, pero que debía aceptar. Además, era un proyecto interesante que me interesaba. Estaba Pellegrini y había futbolistas importantes… Fue una buena manera de irme, ayudando al club que considero como mi casa y llegar a un proyecto importante e ilusionante.

Escudo/Bandera Málaga

En Málaga fue todo corto, pero intenso…

Fue una pena. Teníamos grandes futbolistas. Tenemos un grupo de Whatsapp entre todos, lo hablamos siempre y es una pena. No sabes lo que ha pasado. No tienes una explicación de por qué el proyecto no sale adelante cuando se consiguen los objetivos. El primer año entras en Champions, que era muy difícil… Casi llegan a semifinales. Pero bueno, por circunstancias los jugadores van: Isco, Monreal… Es una pena por la ilusión de la gente y cómo se vivía todo en Málaga.

¿Desde dentro se palpaba que algo no funcionaba institucionalmente?

Sí, claro que se notaba. Al final no nos pagaban, pasábamos meses sin cobrar, de repente nos pagaban un mes… No sabíamos qué pasaba, estábamos cumpliendo los objetivos y no se cumplía lo prometido. Uno se plantea qué pasa, las explicaciones tampoco eran claras… Nadie nos decía nada exactamente. Durante la temporada hubo momentos complicados, pero supimos evadirnos para conseguir el objetivo de entrar en Europa.

Al menos sirvió como trampolín para el Arsenal.

Sí, como dije, es donde más se me ha valorado El Arsenal y la Premier tienen mucho más tirón. Si no juegas en Barça, Madrid o Atleti, el nivel mediático en los periódicos es diferente. En Inglaterra tratan a todos los equipos más o menos por igual. Noté un gran cambio. En el club entré con el pie derecho. Me sentí importante y me dieron confianza. Y el cariño de la afición me lo siguen mostrando por redes. Es una espinita no haber dicho adiós en el Emirates jugando delante de la gente. El cariño es lo que mejor me llevo del fútbol por encima de cualquier trofeo, gol o partido importante.

“Pasábamos meses sin cobrar, de repente nos pagaban un mes… No sabíamos qué pasaba”

Santi Cazorla y la inestabilidad en el Málaga

¿Qué me dice de Özil, excompañero suyo? Recientemente le preguntaron por el mejor once de compañeros que había tenido en el Arsenal y usted era su medio centro.

Sí, siempre me ha tenido en gran consideración, le he mandado un mensaje para desearle suerte en el Fenerbahce. Mesut es un futbolista espectacular, diferente, con una zurda exquisita. Hemos compartido mucho juntos y tenemos una gran amistad, es muy fácil entenderse con él en el terreno de juego. Hemos disfrutado mucho jugando juntos.

Una pena la forma en la que ha salido…

Hay que respetar las decisiones del club, cuando uno no sabe las razones de lo que ha pasado no puede opinar. Son cosas que ellos sabrán cómo han ocurrido y al final se ha tomado la mejor decisión posible para ambas partes.

Escudo/Bandera Arsenal

Ahora parece que salen poco a poco del bache.

Sí, sí… es una alegría y una tranquilidad que lleguen resultados de cara a escalar posiciones en la Premier y entrar en Europa, que es el objetivo que tiene que marcarse ese club. Tiene un partido hoy con el Newcastle, que intentaré ver, a ver si pueden ganarlo (Lo hicieron, 3-0). Por plantilla y por club yo creo que tiene que estar más arriba peleando con equipos grandes.

Ha compartido vestuario con multitud de futbolistas, pero ¿quién le ha sorprendido/marcado más?

Siempre lo he dicho, ha habido un futbolista que me ha parecido diferente y ese es Juan Román Riquelme. Ganaba partidos él solo y tuve la suerte de estar con él dos años. Tenía un nivel superior.

Cazorla marcando el 1-2 ante el Hull City en la final de la FA Cup que acabó ganando el Arsenal (3-2).

Ampliar

Cazorla marcando el 1-2 ante el Hull City en la final de la FA Cup que acabó ganando el Arsenal (3-2).

¿Piensa que está un poco infravalorado a nivel mediático?

Bueno… quizá porque en el Barcelona no rindió al nivel esperado y en el Villareal, el nombre que tiene el club influye mucho en la repercusión que tiene un futbolista. Por mucho que lo hagas espectacular como lo hizo él. En la selección argentina y en Boca es ídolo. Junto a Maradona, es el más querido en la Bombonera.

A nivel de títulos, ¿tiene alguna espinita clavada especialmente dolorosa?

(Sonríe) Sí, tengo una que me dolió mucho, el Mundial de Sudáfrica. la lesión de espalda me privó de algo que todos soñamos, levantar la Copa del Mundo. Pero son lesiones y ahí no puedo cambiar nada. También me llevé una alegría inmensa de ver a mis compañeros ganar.

Le pregunto ahora algo más alegre, ¿cómo fue la llamada de Luis en 2008? Porque fue a la Eurocopa sin haber debutado con la Selección . ¿Se lo esperaba?

Que va, ¡fue un boom! Salía de entrenar, iba a casa y todo el mundo me empezó a llamar. No sabía por qué, no llevaba la radio puesta. Creo que el primero que me llamó fue Hernán, jefe de prensa del Villareal: “Santi, que vas a la Eurocopa’’. Al principio pensaba que era cachondeo, le dije: “Venga, déjate de bromas que sé que sale la lista hoy y yo no estoy en la lista”. “Que sí, que sí, que sales en la lista y van ahora unos periodistas del AS y del Marca a casa a sacarte unas fotos…”. Imagínate, en shock…, tardé en asimilarlo dos o tres días. Fue algo espectacular.

Y no para ser un jugador testimonial, precisamente.

Es cuando más importante me he sentido, luego he jugado diferentes torneos: Confederaciones, la siguiente Eurocopa, el Mundial de Brasil…, pero nunca tuve el papel que me dio Luis. Fue mucho más especial para mí por ese motivo.

Joaquín y Cazorla celebrando la clasificación para Champions con el Málaga en la 2011-12.

Ampliar

Joaquín y Cazorla celebrando la clasificación para Champions con el Málaga en la 2011-12. MARIANO POZO (DIARIO AS)

¿Algún momento en particular?

El penalti de Italia fue bonito, de mucha presión porque sabes lo que conlleva. La maldición de cuartos contra Italia con Buffon enfrente…, un momento de mucha presión, pero que lo recuerdo de manera muy especial. Es lo que sueñas cuando eres niño. Sobre todo, porque salió bien (ríe).

¿Tenía claro que tiraba?

Sí, sí, en los entrenamientos muchas veces nos quedábamos tirando y siempre Luis me tuvo en consideración para una tanda. Me llamó en la charla, me dijo que si quería tirar el segundo y en ningún momento me escondí.

Cuando echa la vista atrás, ¿cuál es su mejor recuerdo a nivel de clubes?

Difícil, en Villareal, la semifinal de Champions contra el Arsenal. Aunque yo creo que fue el momento más duro del club también, fue el más bonito, porque te ves cerca de jugar una final de Champions… En el Arsenal te diría que la final de la FA Cup, cuando ganamos al Hull City 3-2 y yo hago el gol de falta perdiendo 0-2. En el Málaga quedando en 4º puesto, jugando el último partido en casa viviendo aquello con nuestra afición fue algo espectacular… Es difícil quedarme solo con una cosa porque sería injusto.

“¿El mayor perro de presa? A Kanté te lo regateabas y estaba delante otra vez”

Cazorla y su rival más ‘pegajoso’

Alguna vez ha dicho que le queda la espinita del Oviedo…

Se puede decir que sí, porque es el club en el que me he criado y es el club del que soy y seré toda mi vida. Son circunstancias que se dan en la vida, uno tampoco las puede elegir muchas veces. Ojalá que llegue a Primera, que por afición y por cómo se vive el fútbol en la ciudad se lo merece.

Por último, un par de curiosidades. ¿Cuál es el mayor perro de presa al que se ha enfrentado? Ese medio defensivo que no le ha dejado en paz…

Te puedo decir que Kanté. Te lo regateabas y estaba delante otra vez, era una cosa increíble ese chico lo rápido que es y lo rápido que recupera la posición. Además es bajito, como yo, e igual no te impresiona tanto como otros más fuertes.

¿Quién ha sido su compañero más bromista?

Bueno… está el gran Pepe Reina, es un showman y un tío espectacular que hace grupo. Te lo llevarías a cualquier sitio. Tanto él como Joaquín, que luego coincidí con él en el Málaga. Otro tío con el que no te puedes aburrir en la vida, te diría que ellos han sido personas muy importantes dentro de los vestuarios en los que he estado.

Lezama: vuelta al tajo pensando en el Ibiza, con Yuri y Unai López

La primera plantilla del Athletic, ajena a las celebraciones de la Supercopa en Bilbao, y con los cinco capitanes que participaron en las recepciones del Ayuntamiento y Diputación (Muniain, Raúl García, Williams, Balenziaga y De Marcos), se entrenaba esta tarde en las instalaciones de Lezama, ya que la Copa del Rey en Ibiza se disputa el jueves, con lo que no hay tiempo que perder.

Marcelino García Toral reunía a los suyos en círculo en el centro del campo del Campo 1 por espacio de quince minutos de charla, lanzando su mensaje de concienciación de olvidarse de la Supercopa y pensar en la cita de Copa en la isla, a partido único sin margen de error. Han dado dos vueltas al campo todos juntos y dispuesto de carreras de frente con cuatro vallas que fueron saltando. El técnico asturiano hizo un aparte con Unai Núñez en una charla personalizada.

Se fueron antes los titulares ante el Barça al gimnasio, sin Iñigo Martínez, recuperándose de los calambres, con el grupo de suplentes efectuando rondos y con partidillos a espacio reducido. Unai López y Yuri Berchiche ya están con el grupo recuperándose de sus respectivas lesiones, que si no entran ante el Ibiza en Copa estarían seguramente para el Getafe el lunes 25 en Liga, con Nolaskoain purgando su tema de tobillo. Tanto Unai López como Berchiche se quedaron al final de la sesión para ampliar su faena con un readaptador.

El Barça está en los huesos

Estando, en el mejor de los casos, acogotados perdidos por la tercera ola y sus consecuencias, un domingo por la noche hay fútbol. Y es una final. De la Supercopa, pero una final. Sabiendo que el Barça viene de donde viene -la nada- y que el Athletic acaba de contratar a Marcelino y tampoco está para fiestas, la predisposición a la hora de encarar el partido desde el sofá es la de ‘a ver si es divertido’. Y tampoco. Las precauciones, el telele, de los dos equipos hacen que sea imposible cualquier atisbo de alegría, de divertimento, en la final. Está el suspense del resultado; Griezmann marca primero en el 40’ -y baila ante su cámara, claro- y a los dos minutos De Marcos empata. Cualquier chispazo puede inclinar la balanza y el tanto anulado a Raúl García por fuera de juego le añade tensión. Pero diversión, cero.

Nos acostumbramos a todo. A no salir a la calle, a salir sólo durante unas horas, a no vernos, a no abrazarnos, a la angustia, a la incertidumbre y a los estadios vacíos. Y en esta ausencia de expectativas bajamos tanto el listón que corremos el riesgo de dar por bueno lo de que ninguna manera lo es. Tenemos tantas ganas de ilusionarnos que nos agarramos a lo que sea. El héroe de la semifinal fue Ter Stegen, que frente al Athletic el único trabajo que tuvo fue el de sacar el balón desde dentro de su portería. Y hasta Griezmann, incapaz de descolgarse el cartel de bulto sospechoso desde que llegó, que estuvo indecente ante el Eibar hace tres semanas y lanzó un penalti a las nubes hace cuatro días, parecía que iba a ser el protagonista de la final hasta que Villalibre empató en el 89’ porque el Barça no está ni para defender en condiciones un saque de falta cuando el partido agoniza. ¿Y Messi? Pues jugando la prórroga tocado y con la velita puesta de ‘a ver si se le ocurre algo’ hasta que en un ataque de frustración soltó un manotazo que le costó la primera tarjeta roja de su carrera. Este Barça, pobrete, está en los huesos. Ya es hora de aceptarlo.

Aduriz: “El equipo está enchufado y con argumentos”

“El equipo está muy enchufado, con una confianza muy grande, haciendo las cosas muy bien, con lo que el míster les está pidiendo, con las ideas claras”, subraya Aritz Aduriz, que acompaña a los leones en las horas previas de la final de la Supercopa. El exdelantero del Athletic confía en que el equipo reedite esta noche en La Cartuja aquel triunfo de 2015 ante el mismo rival, el Barça: “La Supercopa de 2015 fue uno de los mejores momentos que vivimos en los últimos años, si no el mejor, ganar una final a doble partido al Barça y veo que esta final puede ser exactamente igual o más histórica y memorable que aquella”. Por ello entiende que el “mérito” está asegurado. “A ver si son capaces de ganarlo. Tengo la convicción de que el equipo está con muchos argumentos y la gente se merece una alegría, la gente va a disfrutar de su Athletic y esta alegría va a ser muy compartida y esperada”, lanza en una entrevista emitida por el club de Ibaigane..

La semifinal ante el Real Madrid la vio en “casa, con mucha tensión, con mi hija mayor que le había mucha ilusión verlo y disfrutamos”. Le envió un mensaje el delegado del Athletic, Sendoa Aguirre, por mediación de Marcelino García Toral y le pidió si podía venir con la expedición a Sevilla. “Hacía alusión a que alcanzar esta final era gracias al trabajo del año pasado y que Beñat y San José no podían (jugando en Australia e Inglaterra actualmente), pero si yo podía acomparles en este partido final”, desvela. Y ya aconseja a los leones en el Hotel de concentración: “Aquí estoy, intentando ayudar en todo lo que se pueda y disfrutando de estar aquí”, relata el mito del Athletic.

El Barcelona siempre tendrá una espina en Sevilla

Sevilla siempre será una plaza maldita para el Barça por la derrota en la final de la Copa de Europa de 1986 contra el Steaua de Bucarest en una historia mil veces contada ya. Pero no siempre fue así. En 1925,los azulgrana levantaron la Copa en el extinto Campo de la Reina Victoria (1918-1928). Ganaron 2-0 al Arenas de Getxo con goles del gran Samitier y Sancho. El héroe fue Platzko, el portero que inmortalizó Alberti con su oda. El húngaro le paró un penalti a Urresti. A su regreso a Barcelona, la afición preparó el primer gran recibimiento multitudinario para el club en su historia en el apeadero de Passeig de Gracia.

Ahí se acabó la historia de amor del Barça con Sevilla. En 1986, y después de eliminar heroicamente en los penaltis al Goteborg en las semifinales después de levantar un 3-0, la afición, que se desplazó por tierra, mar y aire a Andalucía, se llevó la decepción de sus vidas. La Copa de Europa se resistió. Algunos culés se dejaron medio corazón en el Sánchez Pizjuán. Una frustración histórica de la que nunca se repondrá la afición pero que, en parte, pudo ser mitigada en 2019. Hace dos años, el Barça volvió a estrellarse en Sevilla, esta vez en Heliópolis. El Valencia de Marcelino ganó la final de Copa en el Benito Villamarín y alargó la maldición del Barça en Hispalis. El Barça jugará hoy su cuarta final en Sevilla en el cuarto estadio. Esta vez, será en La Cartuja.

Es la primera vez, sin embargo, que el Athletic juega una final a partido único en Sevilla. Debió estrenarse el pasado mes de abril ante la Real Sociedad, pero la final fue aplazada por la pandemia.

Barça y Athletic se han enfrentado en ocho finales de Copa a partido único. Los azulgrana, reyes de Copa hace ya dos décadas, ganaron seis. El Athletic sólo ganó las de 1932 y 1984. Las dos por 1-0. Una, en Chamartín, con gol de Bata. La de 1984, decidida por un gol de Endika está en los libros de la historia, por la batalla campal que se organizó al final del partido y que precipitó el adiós de Maradona. El Barça ha ganado las otras seis, con especial protagonismo de Messi en la era moderna. Marcó en las finales de 20009, 2012 y 2015.

Es la cuarta Supercopa que enfrenta a Athletic y Barça. La única que ganaron los rojiblancos fue con Valverde en el banquillo (2015)… Un corazón dividido esta noche. O tal vez no.

 

Marcelino: “Es difícil plantearte que puedes entrenar algún día al Athletic”

Marcelino García Toral se va aclimatando y mimetizando con el Athletic, Lezama, Bilbao y Bizkaia sumergido en un proyecto atractivo que le hizo olvidar su idea de entrenar en el extranjero: “Con total sinceridad, es difícil plantearte que puedes entrenar algún día al Athletic. Estamos muy contentos por la confianza depositada en nosotros”, lanza el técnico asturiano, encantado con el perfil de jugadores de su singular plantilla, trufada de “arraigo y pertenencia, es algo que siempre se ha comentado en el mundo del fútbol, pero cuando llegas aquí, lo piensas realmente. Te das cuenta de que el Athletic es la gran ilusión de estos futbolistas. Crecen aquí, en Lezama, hasta que pasan por la puerta del primer equipo. Es algo que sin duda merece la pena probar y experimentar”, resalta.

Marcelino desliza que su plantilla significa algo más que una plantilla profesional de fútbol, como las que ha manejado en clubes como Valencia, Villarreal o Sevilla: “Enseguida ves cómo se llevan entre ellos. Es un grupo único, unido, y con una clara intención de servir al Athletic, dar todo por este club que llevan en el corazón. Nosotros nos unimos a ese sentimiento e intentaremos junto a ellos sacar su máximo rendimiento”, remata en una entrevista realizada por el Athletic Club para distribuir por sus redes sociales.

Marcelino confiesa que “disfruta” ejerciendo su profesión que cimentó en sus primeros pasos como jugador en su pueblo, Villaviciosa, y en la escuela de Mareo, donde jugó y fue entrenador. Ahora, señala, “gracias al trabajo de todos los jugadores y cuerpo técnico que participaron la temporada anterior, toca jugar esta Supercopa e intentaremos ganar”, zanja sobre la competición que encara este jueves en La Rosaleda.