Partidos de hoy en la Champions: Real Madrid, Atlético…

La Champions League regresa una semana más. La fase de grupos afronta su segunda jornada con partidos tan clave como atractivos en el devenir de la competición. Este martes, el PSG-Manchester City se lleva los focos aunque también jueguen el Real Madrid o el Atlético, que visita Milán.

Estos son los partidos más destacados de hoy

Real Madrid-Sheriff (21:00 – Movistar Liga de Campeones)

El Real Madrid vuelve a su competición fetiche. Lo hará ante un Sheriff que parece el más débil del grupo pero que sorprendió al Shakthar en la primera jornada. Los blancos irán con todo incluyendo un Karim Benzema enrrachado que quiere ampliar su cuenta en la Liga de Campeones. Después de la victoria en Milán ante el Inter, estos tres puntos se antojan clave.

Milan-Atlético de Madrid (21:00 – Movistar Liga de Campeones)

San Siro vuelve a vestirse de gala para recibir al Milan en la Liga de Campeones. Los rossoneri vuelven varios años después y aguantan como el segundo máximo campeón histórico. Allí se verá las caras con un aspirante que rozó la gloria en ese mismo estadio. El Atlético vuelve a Milan después de la derrota en penaltis con muchos cambios y la misma ambición por coronarse en Europa.

PSG-Manchester City (21:00 – Movistar Liga de Campeones)

Dos de los grandes equipos de la última década frente a frente. En Mánchester y París, la Champions League es una obsesión y es para lo que las nuevas propiedades entraron. Coronarse es el objetivo pero no será fácil. Un partido con muchas cuentas pendientes tras la eliminación del PSG a manos del City la campaña anterior.

Estos son el resto de partidos

Shakhtar-Inter – 18:45, Movistar Liga de Campeones

Ajax-Besiktas – 18:45, Movistar Liga de Campeones

Borussia Dortmund-Sporting de Lisboa – 21:00 Movistar Liga de Campeones

Porto-Liverpool – 21:00, Movistar Liga de Campeones

RB Leizpig-Brujas – 21:00, Movistar Liga de Campeones

Mbappé se ve en el Madrid

Es una de esas ‘pilladas’ que puede incendiar un vestuario de manera inequívoca. Tras ser sustituido por Pochettino en el partido ante el Montpellier, Mbappé, ya sentado en el banquillo, se dirigió a Gueye, el jugador que tenía a su derecha: “Ese ‘clochard’ nunca me la pasa”, captaron las cámaras de televisión. ‘Clochar’, traducido literalmente como sintecho o vagabundo, también se utiliza en una jerga coloquial de manera despectiva (payaso…). Un fuego de grandes dimensiones pues Mbappé se refería a Neymar, que acababa de dar una asistencia al recién ingresado por él en el campo, Draxler. El francés se quejaba de que Neymar no se la había querido pasar en una ocasión muy parecida ocurrida minutos antes…

Escudo/Bandera Real Madrid

Es el último episodio de la serie que demuestra cómo de difícil es la convivencia en un equipo en el que hay tres cabezas visibles, Messi, Neymar y Mbappé, de tantos kilates. Cada uno quiere su espacio, pero están obligados a compartirlo. Una situación ideal para el Real Madrid, que ve como el transcurso del tiempo le acerca a su propósito, que Mbappé termine rechazando la superoferta de renovación que el PSG debe hacerle de aquí a que termine el año para firmar por la entidad blanca en enero. El polvorón en el que se ha convertido este PSG estelar favorece claramente los intereses del Madrid.

La actitud de los aficionados que abarrotan partido tras partido el Parque de los Príncipes tampoco está ayudando nada en la estrategia del PSG para renovar a Mbappé. Aunque ya de manera cada vez más aislada, siguen escuchándose pitos hacia la estrella francesa. Muchos no le perdonan que no haya querido renovar y que esté con un pie y medio en el Madrid. A pesar de todo, el rendimiento de Mbappé está incluso superando al de sus dos compañeros de ataque, Messi y Neymar. Ha marcado 4 goles y dado 4 asistencias por el tanto y los dos pases de gol del brasileño… Messi aún no se ha estrenado en ninguna de las dos facetas. Este martes, a las nueve, será la primera gran puesta en escena de los tres ante el City de Abu Dhabi… Qatar contra Emiratos.

Según informó Gol TV, el propio Florentino dijo en la noche del domingo a unos aficionados a la salida del partido del Madrid ante el Villarreal que Mbappé vendrá al Madrid la próxima temporada. El pasado verano llegó a hacer una doble oferta de 160 y 180 millones de euros que el PSG desoyó, en un intento de la propiedad qatarí de mantener a su tridente al menos hasta la disputa del Mundial de 2022 en la que el estado de Doha es anfitrión. Pero los planes de Mbappé son otros y pasan por el blanco del Madrid. La prueba es la última gran oferta de renovación del PSG que rechazó, por la que habría pasado a cobrar 45 millones de euros netos por temporada. Para él no es cuestión de dinero. Quiere ser cabeza de cartel y el Madrid se lo asegura.

La hora de Messi

Imprimir

El PSG fichó a Messi para partidos como el de hoy ante el Manchester City. Incorporó a Mbappé y Neymar para acercarse a la Champions League, cosa que ha conseguido en los dos últimos años, alcanzando la final en 2020 y logrando llegar a las semifinales en la última edición, pero la llegada del argentino supone entrar en una dimensión en la que no hay excusas para no ganar la máxima competición continental. De momento, Al-Khelaïfi ha intentado lo imposible por hacer del PSG el mejor equipo de Europa y, en diez años de reinado catarí en Francia, la Copa de Europa es, hasta la fecha, el único torneo que se le resiste a los parisinos (sigue el partido en directo en As.com).

Con Messi cambia todo. Tanto para el PSG, que puede contar con un jugador que decide por su sola presencia partidos por sí mismo como para los rivales. Que el City llegue a París siendo campeón de la Premier, finalista de la última Champions y la mejor defensa de Europa (un solo gol encajado en todas las competiciones), habiendo vencido al Chelsea por la mínima en su último compromiso liguero, poco importa si está Messi. El rosarino, que se ha perdido por lesión los dos últimos partidos, se ha recuperado ya y está listo para intentar, de una vez por todas, estrenarse como goleador. De momento, el exjugador del Barcelona ha disputado tres encuentros con el PSG, pero no pudo marcar ni asistir en ninguno de ellos, a pesar de haber tenido dos disparos al palo y ser el jugador más destacado de su equipo en los tres partidos que ha jugado.

Respecto al partido, reedición de las semifinales de la temporada pasada en la cual el City salió vencedor tanto en la ida como en la vuelta, ambos equipos llegan en el mejor momento del curso a la contienda. El PSG lleva pleno de victorias en la Ligue 1, pero su único pinchazo se produjo en Champions ante el Brujas. La victoria de hoy es fundamental para intentar luchar por el liderato de grupo, mientras que el City llega con la moral por las nubes tras haber ganado al Chelsea, su verdugo en la última Champions League, y en una actuación colectiva brillante de los de Guardiola. Será el reencuentro del de Sampedor con Messi, al que tuvo en el Barcelona y con el que alcanzó la cima del fútbol al ganar dos Champions y hacer del Barça uno de los mejores equipos de la historia, sino el mejor.

Del Cerro Grande, árbitro de la contienda

El español Del Cerro Grande ha sido el árbitro designado por la UEFA para cubrir el PSG-Manchester City de esta noche. Será el primer encuentro que arbitre al PSG, aunque su experiencia en Europa ha crecido notablemente, ya que acumula 15 encuentros en la máxima competición continental. Por su parte, el colegiado ha dirigido al City en cinco ocasiones, repartiéndose en dos en la 2018/2019 (Shakhtar y Schalke), una en la 2019/2020 (Dinamo de Zagreb) y dos veces la temporada pasada (Olympiacos y los cuartos de final contra el Borussia de Dortmund).

En Francia, además, la prensa no se olvida del madrileño, que arbitró durante la Eurocopa el partido entre los galos y Alemania en la primera jornada de la fase de grupos y el cual se olvidó de señalar un penalti sobre Kylian Mbappé, que provocó la crítica de muchos partidarios de la selección durante varios días.

Mbappé está en problemas

Una de las imágenes del domingo en la victoria del PSG ante el Montpellier se produjo en el banquillo. Mbappé, sustituido en el minuto 88, se quejó de Neymar tras el brasileño asistir a Draxler en el 2-0 de los parisinos. El de Bondy le dijo a su compañero Idrissa Gueye que Neymar no le daba ese tipo de pases cuando estaba en el campo, una frase que no ha tardado en interpretar la prensa francesa.

Según L’Équipe, Mbappé se ha alejado poco a poco de Neymar. En 2017, ambos formaron una dupla inseparable que se ha prolongado hasta hoy. Esa amistad, que tuvo problemas en el campo, como el distanciamiento de Cavani en 2018, se había erigido como una de las más prolíficas del fútbol europeo. Sin embargo, esta temporada las dos estrellas no se han asistido ni han marcado un gol en el que ambos estén implicados, una estadística reveladora de que no están encontrándose como en otros años en el terreno de juego.

El distanciamiento de Mbappé también tiene que ver con la “hispanización” del vestuario del PSG. La llegada de Messi ha aumentado el número de jugadores de habla hispana y ahí Mbappé, que habla también español, no ha terminado de integrarse. Según L’Équipe, hay miembros del vestuario que no entienden que Mbappé no se una a algunas veladas de la plantilla fuera del terreno de juego.

Neymar, amigo íntimo de Mbappé, tenía mucha ilusión de jugar esta temporada con el internacional francés y Messi. Sin embargo, las ambiciones del exjugador del Mónaco, siempre con el objetivo de aumentar sus registros goleadores, no ha terminado de encajar en la idea de Neymar, que quiere que los tres se entiendan de la mejor forma posible en el campo, tal y como subraya L’Équipe. Un episodio bastante complejo que de produce a tan sólo un día de jugar el PSG ante el City.

El PSG sigue intratable en la Ligue 1

El PSG sigue intratable en la Ligue 1, aunque el juego del equipo siga dejando dudas y aunque la falta de gol siga siendo preocupante. Hoy, el conjunto parisino logró su octava victoria consecutiva en la Ligue 1 tras vencer por 2-0 al Montpellier gracias a un fantástico gol de Gueye en la primera mitad y un tanto de Draxler al final. El líder de la Ligue 1 pudo haber acabado el encuentro con una renta mucho mayor de la que el resultado dicta, pero la permisividad de los atacantes locales dio vida a un Montpellier que, aunque compitió, nunca dio sensación de tener cerca el empate.

Escudo/Bandera PSG

Pochettino, que buscaba acercarse a las 14 victorias consecutivas de Tuchel en el inicio de la Ligue 1, récord absoluto del PSG, apenas hizo rotaciones a pesar de la holgada distancia de la que dispone respecto a sus principales competidores en lo alto de la tabla. Sin Messi, el técnico juntó a Mbappé, Di María y Neymar en ataque y, en el centro del campo, en el que todavía faltaba Verratti, Gueye, Ander Herrera y Paredes fueron los elegidos hoy para comandar la divisoria. En portería, séptima titularidad para Keylor Navas en nueve partidos esta temporada.

El PSG se ha acostumbrado esta temporada a abrir la lata en los compases iniciales del encuentro. Si ante el Metz fue Achraf en el minuto 10, hoy le tocó el turno a Gueye, que, sin ser nunca un goleador durante su carrera, se disfrazó de delantero con un disparo a la escuadra con la pierna izquierda que fue imparable para Omlin. Los de Pochettino fueron una avalancha, como en Metz, durante los primeros 20 minutos, pero poco a poco el ritmo del encuentro fue apaciguando y el Montpellier, por medio del siempre talentoso Teji Savanier, acumuló varias llegadas, entre ellas un disparo del mediocentro que repelió Keylor Navas con ciertas dificultades.

Escudo/Bandera Montpellier

Si el PSG fue un equipo insostenible por el Montpellier al principio, el segundo tramo de la primera mitad nos volvió a dejar la misma imagen que en los dos últimos encuentros, con un conjunto parisino poniendo el freno para escatimar esfuerzos en vísperas de la final del martes ante el City y con un Montpellier que, aunque intentó llegar a la portería rival, no quiso lanzarse al ataque para dejar espacios a Mbappé y compañía. No obstante, y justo antes del descanso, Ander Herrera estrelló en el larguero otro gran disparo con la zurda muy similar al de Gueye.

En la segunda parte, el PSG, como si tuviera el partido más que controlado, decidió darle la posesión al Montpellier, que tuvo el empate en las botas de Mavididi, pero un atento Keylor lo evitó. Los de Dall’Oglio volvieron a exponer las dificultades de su rival, sobre todo en los retrocesos defensivos en banda, donde ni Neymar ni Di María ayudan a sus laterales, Achraf y Diallo hoy. No obstante, las ocasiones seguían siendo flagrantes para el PSG, que en las botas de Neymar y Mbappé desaprovechó dos oportunidades que podían haber sentenciado el partido a más de media hora para el final. Draxler, en el primer balón que tocaba en el tramo final, puso la puntilla y el PSG durmió todavía más líder de la Ligue 1.

Cambios

Nicolas Cozza (25′, Matheus Thuler), Leo Leroy (78′, Jordan Ferri), Makouana (78′, Florent Mollet), Sepe Elye Wahi (78′, Steffi Mavididi), Wijnaldum (80′, Idrissa Gueye), Icardi (87′, Kylian Mbappe), Draxler (87′, Di María), Nicholas Gioacchini (87′, Joris Chotard), Rafinha (90′, Ander Herrera)

Goles

1-0, 13′: Idrissa Gueye, 2-0, 87′: Draxler

Tarjetas

Arbitro: Antony Gautier
Arbitro VAR: Wilfried Bien
Makouana (91′,Amarilla

Clasificación

El PSG, a seguir ganando todo

Olivier Dall’Oglio hace tres cambios respecto al loco empate a tres frente al Girondins de Burdeos.

En defensa, serán novedades Junior Sambia en el lateral derecho y el brasileño Thuler como central. En el centro del campo, Chotard será de la patida y formará doble pivote junto a Ferri. Savanier, el capitán, ocupará su lugar habitual de mediapunta. Arriba, la referencia será Germain.

XI DEL MONTPELLIER: Omlin; Sambia, Thuler, Esteve, Ristic; Chotard, Ferri; Mollet, Savanier, Mavididi; Germain.

Messi, duda contra el City

La presencia de Leo Messi para jugar el martes ante el Manchester City sigue sin estar confirmada. El astro argentino fue baja ante el Metz el miércoles y también se ha quedado fuera de la convocatoria para el encuentro de mañana contra el Montpellier. En el parte médico emitido esta mañana, el PSG ha confirmado que el rosarino ha pisado césped hoy, pero que esperarán al domingo para hacerle unas nuevas pruebas que esclarezcan si puede estar en el trascendental encuentro de Champions.

Messi sufrió una lesión en la parte superior de la rodilla izquierda el pasado domingo contra el Lyon. Las molestias, que ya las arrastraba desde el Venezuela-Argentina del 3 de septiembre, le impidieron estar ante el Metz el miércoles y también le han impedido ser parte de la convocatoria mañana ante el Montpellier. Ni Pochettino ni el staff médico quieren correr riesgos con el jugador y solo le incluirán en la lista para enfrentarse al City en caso de que esté plenamente recuperado.

Leo ha comenzado a correr hoy como ya han visto en el punto médico que siempre damos en la rueda de prensa. Esperando que en los próximos días que la evolución sea la que queramos y esperamos que el domingo tengamos una evolución buena. Esperemos que esté lo antes posible con nosotros”, subrayó Pochettino este mediodía en rueda de prensa. El domingo, a dos días del partido ante el City, el técnico sabrá si puede contar con el flamante fichaje del PSG en verano.

“¿Zidane? Lo que pasó en 2020 no tiene nada que ver con él”

Achraf concedió una entrevista a L’Equipe en la que repasó su pasado en el Madrid, su carrera, sus mejores momentos y cómo ha vivido estos primeros meses en el PSG. 

Cuando escuchas que eres el mejor lateral derecho del mundo, ¿qué piensas? ¿Se siente bien, ejerce presión?

Me hace sentir feliz y orgulloso, me dan ganas de seguir trabajando para superarme, estar en la cima y hacer que la gente siga diciendo cosas buenas de mí.

¿Y tienen razón en que eres el mejor lateral derecho del mundo?

(Ríe) No, no lo sé… Digamos que trabajo duro para ser lo mejor que puedo ser.

Teniendo en cuenta tu currículum y tu trayectoria, rápidamente pensamos que tienes 25 o 26 años…

No, yo tengo 22 años. Aún soy joven ! (Ríe)

¿También sientes que eres mayor que eso?

(Duda) En ciertos aspectos, sí: he jugado en bastantes grandes clubes, los mejores en varios países, eso me da cierta madurez y la condición de jugador experimentado. Pero en otros, todavía soy un niño. Un niño que vive sus sueños y que quiere disfrutarlos. Y todavía tengo mucho que aprender.

¿Cuál fue el punto culminante de su joven carrera? Está el día de 2017 en el que Zidane anuncia su convocatoria al primer equipo…

Sí, eso forma parte. Estaba con unos amigos, sentado en un banco frente a la casa charlando y ahí suena el teléfono y es… ¡Zidane! Me dice que voy a jugar, cuando no me lo esperaba. Desde entonces, ha habido muchos más: el día que levanté la Champions League, por supuesto, el título de la Serie A (en mayo), mi primer partido con la selección, luego el Mundial de 2018 cuando era muy joven y Marruecos no jugaba un Mundial desde hacía veinte años… Y ahora firmar aquí con todos estos grandes jugadores… ¡Qué sueños se hacen realidad! Cuando jugaba de pequeño, en el barrio, nunca me lo hubiera imaginado. Sobre todo porque, como dices, esto es solo el comienzo, todavía tengo mucho que dar.

¿Y tu relación con Zinédine Zidane? Te hizo debutar, pero en 2020, cuando era entrenador, pensamos que te ibas a quedar en el Real y te vendieron al Inter…

Le tengo un respeto inmenso y mucho cariño. Confió en mí, me permitió jugar en un equipo increíble con el que gané la Champions. Aprendí mucho de el. Lo que pasó en 2020 no tiene nada que ver con él. Estos son otros aspectos, ligados en particular al Covid y el Real Madrid, que me hicieron irme. En ese momento tuve una conversación con él que permanecerá entre nosotros. Él pensaba de manera diferente.

Eres muy amigo de su hijo Luca…

Desde mi primer día en el Real, él estuvo allí, subimos categorías juntos, nació una gran amistad. Es como un hermano, nos vamos de vacaciones juntos.

¿Por qué no hablas francés?

Nací en España y en casa hablábamos árabe. El francés es un idioma que me encanta, lo escucho en la selección. Lo entiendo bastante bien pero lo hablo muy mal (se ríe). Doy clases para aprenderlo.

¿Por qué eligió fichar por el PSG en lugar del Chelsea, campeón de Europa la temporada pasada?

Cuando recibí estas dos ofertas, tuve la intuición de que tenía que venir a París, que allí iba a ser feliz. El PSG es un gran club y aprecié lo mucho que la gente de aquí parecía quererme y desearme. Y tuve la suerte de que mi llegada fuera acompañada de grandes traslados. Ya estoy seguro de que no me equivoqué, me siento bien, tenemos un equipo de ensueño y estoy feliz de formar parte de él.

¿Qué te dijo Mauricio Pochettino antes de firmar por el PSG?

Que le gustaba mi forma de jugar y que iba a aprender mucho de él. Nos llevamos bien durante esta conversación. Es un entrenador que me gusta: le gusta dominar los partidos gracias a la posesión del balón y jugar muy al ataque. Hace unos años ya me quería en el Tottenham. Tiene una forma de gestionar y jugar con sus equipos que puede ayudarme a progresar. Necesitaba un entrenador que me diera confianza y libertad para atacar.

Solías decir que eres “un lateral con alma de atacante”.

Yo soy un lateral tanto ofensivo como defensivo. Sí, me gusta mucho atacar pero también sé que tengo que estar muy presente defensivamente. Este es un aspecto que estoy mejorando constantemente y sobre el que me siento cada vez mejor.

¿Qué aprendió de Conte?

En el Inter, Conte me dijo que quería hacerme un jugador más completo. Tenía razon. Durante todo el año trabajamos mucho juntos: miramos videos, hicimos entrenamientos individualizados. En táctica, me hizo progresar mucho. Me enseñó cosas sencillas para mejorar mi posicionamiento, mi agresividad. Hoy, para mí, defender es un placer: cuando tengo éxito en una buena acción defensiva, me da tanta satisfacción como dar una asistencia. De la misma manera que ahora se pide a los porteros que jueguen a con el pie, creo que soy un lateral moderno.

Su ídolo es Marcelo…

Antes de compartir vestuario con él, me interesaba mucho su forma de jugar, su visión del fútbol y de la vida. Para él el fútbol es un juego, como para mí, empezó jugando en su barrio y a lo largo de su carrera mantuvo el mismo placer, lo que le permitió convertirse en el mejor lateral izquierdo del mundo y ganar tantos títulos. Ver el fútbol como algo divertido es la clave para no estar bajo presión. Y luego es un lateral espectacular que, con todas sus cualidades, podría haber jugado de número 10. Al codearme con él, conocí su personalidad, su forma de controlar el balón, de centrar…

¿De dónde viene tu velocidad supersónica?

(Sonríe) No lo sé. En la escuela, cuando hacíamos sprints o cross country, siempre terminaba primero o segundo. Rápidamente me di cuenta de que era rápido y duro. Por las tardes comencé a practicar atletismo. Era solo un hobby pero mejoré un poco más mi velocidad. Me es útil hoy en el fútbol. En todos los clubes en los que he estado, era el más rápido del equipo.

¿Eres más rápido que Mbappé?

(Se ríe) Tendremos que ver, todavía no hemos intentado correr uno contra el otro. También es muy rápido. En cualquier caso, es un plus para el equipo: aprovechar nuestra velocidad puede ayudarnos a ganar partidos.

Tu complicidad con él ya es evidente…

Ocurrió de forma natural, desde el primer día. Somos jóvenes (ambos nacieron en 1998), tenemos muchas cosas en común, nos divierten las mismas cosas. Esta amistad nos hace mejores y nos ayuda a ser complementarios en el campo.

Por el lado derecho, también coincide con Messi. ¿Cómo reaccionó ante su fichaje en París?

Que Messi se vaya del Barça, como todos los demás, no me lo esperaba. Y cuando escuché que venía aquí, ¿qué puedo decir? ¡Un sueño para mí! Jugué con muchos grandes jugadores  ¡y el único que eché de menos fue Messi! Estoy orgulloso de evolucionar con un futbolista tan bueno. Para progresar, prestaré atención a cómo entrena, cómo juega. Hará crecer el equipo y cada uno de los jugadores que lo integran. Hablamos el mismo idioma, además, poco a poco nos vamos conociendo. ¡Y construir una relación técnica con él es fácil! ¡Le doy la pelota, corro y la pondrá donde le corresponde! (Se ríe) Me sorprendió su forma de comportarse, es sencillo, callado.

“Me sorprendió la forma de comportarse de Messi…”


Achraf

Dijiste que nunca hubieras soñado con una carrera así. ¿Cómo era tu infancia?

Tuve una infancia feliz, nunca me faltó el cariño pero hubo momentos difíciles. Mis padres lucharon por brindar lo mejor para nosotros, mi hermano, mi hermana y yo. Salieron de Marruecos para vivir en España, tuvieron que aprender un nuevo idioma. No hicieron muchos estudios y trabajaron mucho (su madre era una señora de la limpieza y su padre un vendedor en los mercados) para comprarnos ropa, útiles escolares, llevarnos a entrenamientos que quedaban lejos… Hicieron tantos sacrificios… Todo esto me hizo más independiente, más fuerte, me empujó a trabajar duro para mí pero también para ellos. Estoy orgulloso de poder ayudarlos a vivir más cómodamente.

¿El fútbol siempre ha sido tu pasión?

Siempre quise ser futbolista. Me pasé la vida jugando debajo de mi casa de Getafe, donde nací y crecí, las paredes pintadas servían de jaulas, siempre teníamos un balón en los pies. Estaba loco por el fútbol, los jugadores, todavía lo estoy. Iba al centro de entrenamiento del Getafe a pedir a los jugadores fotos o sus zapatillas. Un año, hubo un marroquí llamado Abdelaziz Barrada. Tengo una foto con él que salió en la web no hace mucho. Él está en el coche y yo estoy en la puerta de al lado, un niño, encantado. Esta foto me marcó porque lo adoraba, jugaba en la selección nacional, era espectacular. ¡Lo vi en la televisión y me encuentro posando con él! Estos momentos quedaron grabados, recuerdo lo feliz que me hicieron. Cuando veo niños aquí o en Marruecos que me quieren y quieren una foto conmigo, me identifico conmigo mismo.

Te defines como un jugador de barrio aunque te uniste a la Real a los 7 años …

Sí, incluso cuando era niño en el Madrid seguía jugando con mis amigos en el campo del barrio. El barrio te da la inteligencia para jugar, una pequeña chispa, algo que te empuja a ser lo más rápido posible. Tienes que pensar rápido, ser el más inteligente, el más rápido, porque en el fútbol de barrio, ¡todo el mundo quiere el balón! Y todo el mundo sueña con ser futbolista, así que hay que marcar la diferencia. Gracias a Dios, recibí un regalo y luego supe aprovechar mi oportunidad. Soy un niño privilegiado y feliz que está viviendo el sueño de todo niño. Por eso me gusta sonreír: le sonrío a la vida porque la vida me sonríe. Cuando juego, trato de ser como cuando me estaba divirtiendo en el vecindario. Hacer fútbol, donde quiera que esté, ante todo divertido.

¿Cómo describiría su relación con el Real Madrid? Te entrenaste allí pero nunca te impusiste realmente…

El Real Madrid es el club de mi infancia, ese gracias al que estoy hoy aquí, en el PSG, ¡haciendo una entrevista! Me sacó del barrio, aprendí los valores del fútbol, me construyó como hombre también. Allí estuve más de doce años, le tengo mucho agradecimiento a este club. Por el momento, no he tenido la oportunidad de triunfar allí, nunca se sabe cómo será el futuro. Hoy, lo único que importa es París, obviamente estoy muy motivado para lograr grandes cosas con esta camiseta.

¿Por qué eligió la selección de Marruecos en lugar de España?

Mi cultura es marroquí: en casa hablamos, comíamos marroquí, yo soy musulmán practicante. Vi los partidos en Marruecos con mi padre, quien me contó mucho sobre los grandes jugadores de este país. La primera convocatoria con Marruecos llegó cuando tenía 14 años, no tenía mucho en qué pensar. Posteriormente hubo contactos con España pero siempre me gustó jugar con la selección marroquí. Allí fui muy bien recibido, me siento bien allí.

Hay una gran comunidad marroquí en Francia. ¿Contaba este verano?

Sí, una de las razones por las que vine a París es la comunidad árabe musulmana que hay aquí. Sabía culturalmente que me iba a sentir como en casa. Y dados todos los mensajes que recibí, ¡sentí que me querían aquí!

¿Cuál es el secreto del PSG para ganarlo todo esta temporada?

Como ex del Madrid, sabes que juntar estrellas en un proyecto galáctico no garantiza el éxito… Tienes que ser un equipo dentro y fuera de la cancha. Ayúdense unos a otros, corran unos por otros. Así es como terminamos levantando trofeos. La gente a veces piensa al ver una plantilla con grandes nombres que ya es suficiente pero no, se necesita la implicación de cada jugador, un equipo donde todos ataquemos juntos y donde todos defendamos juntos.

Pero con todas estas estrellas ofensivas, tendrás que defender más que nunca…

Lo que nos hará ganar es el compromiso colectivo. Sí, a veces tendremos que correr un poco más pero es por el bien del equipo. Tenemos un gran grupo para hacer una gran temporada. Todos los jugadores parisinos quieren hacer historia con este equipo que está en proceso de construcción. Esto es solo el comienzo, llegaremos allí, estoy seguro.

Areola se crece en el West Ham

Alphonse Areola debutó ayer a lo grande en el West Ham. El guardameta fue clave en la victoria de su equipo (0-1) ante el Manchester United en la Carabao Cup (Copa de la Liga). Con seis paradas, el francés hizo una gran actuación que ayudó a que los ataques de los diablos rojos, que fueron más peligrosos según avanzaba el partido, terminaran fracasando.

Su actuación no ha pasado desapercibida para la prensa inglesa. Tanto el Daily Mirror y el Daily Mail le han puntuado con un 7 sobre 10, la nota más alta de todos los jugadores del West Ham. Además, el London Evening Standard ha destacado su trabajo: “Fantástico comienzo para el francés, uno de esos partidos que sin duda pondrán nervioso a Lukasz Fabianski. Manejó bien su defensa y realizó buenas paradas”.

Hasta ahora, David Moyes ha optado por poner de titular a Fabianski, de 36 años. El año pasado el polaco realizó una buena actuación. En 37 encuentros dejó la portería a cero en 11 ocasiones y le marcaron 45 goles. Unos números muy parecidos a los que hizo Areola en el Fulham, donde jugó cedido la temporada pasada: en el mismo número de partidos, fue imbatido en 10 ocasiones y encajó 48 goles.

Tres cesiones consecutivas

El PSG ha cedido este año al guardameta al West Ham, que tendrá una opción de compra cuando finalice la temporada. Con esta, el club francés ya ha cedido a Areola tres veces de manera consecutiva: tras tres años en el club parisino, en la temporada 19/20 salió cedido al Real Madrid, en la 20/21 al Fulham, y este año al West Ham.

Ahora queda por ver si el jugador de 28 años ha convencido a Moyes para jugar en la Premier League. De no ser así, y si sigue como titular en la Carabao Cup, tendrá otra oportunidad para demostrar su estado de forma en el próximo partido del West Ham en esta competición contra el Manchester City.