Melanio Asensio, primer olímpico asturiano, fallece con 84 años

La Federación Española de Atletismo (RFEA) expresó este sábado su pesar por la muerte, el jueves pasado, de Melanio Asensio, el primer atleta asturiano que compitió en unos Juegos Olímpicos, los de Roma’60.

“Desde la RFEA, nuestro más sincero pésame a su familia, amigos y al atletismo asturiano”, reza el mensaje federativo publicado en redes sociales. Melanio Asensio Montes, antiguo velocista, falleció en Oviedo a los 84 años de edad.

El estadístico Miguel Villaseñor recuerda que Asensio fue cuatro veces campeón de España (tres en 100 metros y una en 200), batió 15 récords nacionales (en 100, 200 y 4×100) y fue 19 veces internacional. En los Juegos Olímpicos de Roma’60 compitió en 200 metros y obtuvo una marca manual de 22.3 con la que fue eliminado en primera ronda.

Junto al cronometraje manual, en estos Juegos de 1960 hubo otro eléctrico de apoyo. En el caso de Asensio, la marca eléctrica fue de 22.46, primera del historial español y, en consecuencia, récord nacional.

McNaeal, oro olímpico en 100 mv, suspendida por dopaje

La atleta estadounidense de 29 años Brianna McNeal, campeona olímpica de 100 metros vallas en los Juegos de Río 2016, ha sido suspendida provisionalmente por parte de World Athletics, la Federación internacional, a instancias de la Unidad de Integridad del Atletismo.

Según el informa de dicha entidad, McNeal, también campeona mundial en Moscú 2013 y subcampeona de 60 mv en pista cubierta en Portland 2016, habría sido ya notificada sobre la suspensión por “manipulación de cualquier parte del control de dopaje (artículo 2.5)”.

No hay más datos sobre cuando se efectuó dicho control ni si se encontró alguna sustancia dopante en esta primera fase de una posible decisión sancionadora y de la consiguiente apelación si la parte interesada la lleva a cabo. 

Dos estrellas del Bobsleigh, detenidas como sospechosas de portar cocaína

Lolo Jones, la atleta estadounidense que en su día causó sensación pasándose al bobsleigh, no ha tenido un buen arranque de año. El pasado fin de semana, tras una competición con la selección de su país en Winterberg (Alemania), Jones y Kaillie Humphries, otra integrante del equipo y doble campeona olímpica, decidieron cubrir el trayecto hasta la suiza St. Moritz en furgoneta.

No llegaron a cruzar la frontera. En un control previo, la policía suiza las retuvo. El motivo fueron unos restos de polvo blanco en el vehículo, que los agentes consideraron a simple vista cocaína. Jones retransmitió a través de las historias de su Instagram, que ya se han borrado, todo el registro. Defiende que lo que encontraron era el suplemento dietético que toma, creatina. “Estamos atrapados en la frontera suiza, no quieren dejarnos pasar por nuestro trineo”, decía al principio. Entonces Jones, atónita, dice a la cámara de su teléfono celular: “¡Creen que tenemos medio kilo de cocaína!”.

Según declaraciones de la oficina suiza de aduanas al periódico local Blick, la detención temporal se debió solo a un despiste a la hora de rellenar correctamente los documentos de viaje, aunque en las imágenes se veía un registro completo del vehículo. Aún así, finalmente los policías liberaron a las chicas tras comprobar que no llevaban estupefacientes y estas pudieron llegar, varias horas después de lo previsto, a su hotel.

Valencia, Capital del Running

Recuerda Juan Botella, gerente de la SD Correcaminos, que la última vez que cuatro atletas corrieron por debajo de un récord mundial en una misma prueba fue en la final femenina de 800 en los Juegos Olímpicos de Montreal (1976). Tal hito se repitió 44 años después en el Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP del pasado 6 de diciembre. Ese día, Kibiwott Kandie (57:32) devoró la plusmarca que poseía Geoffrey Kamworor (58:01) y otros tres atletas, Kiplomo, Mutiso y Kipruto, pasaron por meta por debajo de 58.

Valencia, que se llama así misma la Ciudad del Running, ha dado una zancada más en este difícil 2020 y se ha erigido como la Capital del Running. Hasta cuatro récords del mundo se han batido desde enero en Valencia: Rhonex Kipruto (10k), Joshua Cheptegei (10.000), Letesenbet Gidey (5000) y Kandie (Medio). Además Evans Chebet (2h03:00, séptima mejor marca mundial de todos los tiempos) colocó la Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP en el Top-3 tras Berlín y Londres, y Peres firmó la quinta mejor marca en mujeres (2h17:16). Todo ello en una prueba en la que se batieron 11 récords nacionales, como el de España (Lamdassem, 2h06:35), se consiguieron 61 mínimas olímpicas y 77 atletas lograron marca personal.

“De las desgracias, como es la pandemia, surgen oportunidades y Valencia trabajó para ganarse el respeto, el cariño y el esfuerzo de los atletas”, comenta Juan Botella, una de las personas que más empeño puso para celebrar dos citas que son historia del atletismo: el NN Valencia World Record Day (7 de octubre) y la Maratón y Media. “Los cuatro récords son de una calidad tremenda, sospecho que el de Kandie y Gidey perdurarán en el tiempo”, aventura Botella, que destaca que Valencia “ha ganado visibilidad entre los atletas que planifican sus temporadas pensando solo en Majors”

La explicación a tales éxitos, lo que ha convertido a Valencia en la capital del running, es una concatenación de factores, empezando por el corazón de la SD Correcaminos (organizadora) y el pulmón de la Fundación Trinidad Alfonso que preside Juan Roig (destina alrededor de 5M€). Fueron también clave su circuito; el clima; las innovaciones en zapatillas; la preparación de las carreras (Gidey, por ejemplo, contó de liebre con Chepkoech, campeona del mundo 3000 obstáculos) y un excelso reclutamiento de atletas deseosos por competir tras cancelarse numerosas pruebas.

 

Cartel de lujo para la San Silvestre Vallecana

Nombres como los de Javi Guerra, Ayad Lamdassem, Ouassim Aziz o Azucena Díaz competirán el próximo 31 de diciembre en la tradicional Nationale-Nederlanden San Silvestre Vallecana, según confirmaron este miércoles los organizadores.

De estos nombres sobresale el del veterano hispano-marroquí Lamdassen, que ostenta cuatro podios en la carrera y que llega en gran estado de forma tras destrozar batir el récord de España de maratón en Valencia hace menos de un mes (2:06:35) y que tiene como mejor marca en la prueba vallecana los 28.10 que firmó en 2011. A su lado un Javi Guerra que espera brillar en una San Silvestre después de un 2020 positivo donde ha mejorado todos sus registros personales en 10 kilómetros, medio maratón y maratón. El segoviano tiene una mejor marca de 28:11 en una carrera en la que fue cuarto en 2013. La nómina de maratonianos masculinos para esta San Silvestre 2020 la completan el soriano Daniel Mateo, que tratará de pelear por el ‘top 10’ tras ser decimotercero el año pasado (29:11), y el joven madrileño Yago Rojo, que también brilló hace unas semanas en Valencia.

Sin embargo, tampoco habrá que perder de vista a otro joven prometedor como Ouassim Oumaiz, plusmarquista nacional de cinco kilómetros y subcampeón de España de 5.000 metros, que debutará en la carrera en busca de codearse con los mejores. Todos estos participantes se unen a otros candidatos ya anunciados como Fernando Carro, Toni Abadía, ‘Chiqui’ Pérez y los hermanos Viciosa.

En cuanto a la participación femenina, se confirmaron las primeras atletas como Irene Pelayo, la mejor española en la pasada edición de la carrera, con una séptima plaza (32:46) que tratará de mejorar, o la maratoniana olímpica Azucena Díaz, cuarta en la edición de 2017 con su mejor marca personal en la distancia (33:06). Además, también correrán por las calles madrileñas en la última prueba de este 2020 Marta Esteban, campeona de España de maratón en 2018, o Laura Méndez, que ha corrido este año la distancia en 33:01.

La hija de Raül Romeva, reina del triple salto nacional sub-16

Si hace tan solo unos días era la hija de Luis Enrique la que ocupaba los titulares por sus éxitos en la hípica, ahora es otra descendiente de un personaje público la que cosecha sus primeras victorias. Elda Romeva, hija del político independentista catalán Raül Romeva, quien se encuentra en la cárcel junto a otros líderes del procés, se proclamó el pasado sábado campeona de España de triple salto en categoría sub-16.

Durante el pasado fin de semana, el Centro Deportivo Municipal Gallur de Madrid acogió una nueva edición del Campeonato de España sub-16 en pista cubierta. Ahí, Elda Romeva, atleta destacada del club Muntanyenc S.Cugat, dominó la prueba del triple salto y se proclamó campeona nacional, postulándose como una de las grandes promesas del atletismo español.

Mientras que Marta Sebastián, bronce en la prueba, saltaba 11,80 y Andrea Cifuentes, plata, marcaba 11,83, Elda Romeva competía en otra liga y marcó 12,02. Con ese salto, la catalana firmó el quinto mejor triple salto de todos los tiempos sub-16 y se quedó a 35 centímetros del récord de la categoría, en manos de María Vicente.

María Vicente bate el récord sub-20 de 60 metros vallas pero no es homologable

La atleta barcelonesa María Vicente consiguió este domingo en la pista cubierta donostiarra de Anoeta una marca de 8.31 segundos en 60 m vallas que no es homologable como récord de España sub-20 por haber sido realizado en una carrera mixta.

Junto a la barcelonesa han corrido en Anoeta otra chica y un chico, según informa la Federación Española, y el reglamento de competición, en el punto 1.3.1.5, dice que “no se reconocerá el récord establecido por un atleta si lo consiguió en una competición mixta, de hombres y mujeres (excepto en las pruebas de concursos y las recogidas en el apartado 1.3.1.6)”.

Por tanto, la plusmarca nacional de la categoría en pista cubierta permanece en su poder, pero con la marca de 8.35 segundos que obtuvo el 16 de febrero de 2019 en Antequera. María Vicente se trasladó este año a San Sebastián para entrenarse bajo la dirección de Ramón Cid, exseleccionador español. La barcelonesa ha sido campeona mundial júnior de la combinada en Nairobi 2017, europea sub-18 en 2018 en Gyor (Hungría) y europea sub-20 en Boras (Suecia) en 2019. Además, en 2018 ganó el oro continental con un triple salto de 13,95.

Un diamante de altura

“No me obsesionan las marcas, yo salto sin pensar mucho en fijarme objetivos aunque obviamente siempre intento saltar lo máximo”, asegura Celia Rifaterra Placed (Madrid, 4 de octubre de 2004), a AS. Su tranquilidad es pasmosa a la hora de hablar de números, esos que marcan los resultados de un atleta y que en el caso de esta saltadora de altura de 16 años la sitúan en una proyección sin límites al analizar lo ya conseguido. Tiene el récord de España Sub-18 con 1,77m, tres centímetros más de lo que saltó en su día a esa edad la leyenda Ruth Beitia. Y con 15 años aún, Rifaterra (aunque en 2020 ya cuenta como categoría Sub-18) se elevó por encima del 1,81 en el Campeonato de España absoluto donde rozó la medalla de bronce (acabó empatada con la tercera aunque con más nulos y por eso fue cuarta).

“Mi llegada al atletismo fue por mis amigas, no tuvo que ver con mi pasado familiar aunque como tenía mucho tiempo libre mis padres me dijeron que debía apuntarte a algún deporte. Y el salto de altura fue porque en la escuela a la que iba (A. D. Marathon) hacíamos un poco de todo y vieron que en esta especialidad tenía buen bote. Antonio Gil me descubrió al ver que se me daba bien y con él empecé a entrenar mejor. Al año siguiente, con 13, ya empecé a competir más en serio”, explica Celia que esconde en sus palabras un talento innato para esta especialidad ya que apenas lleva tres años tomándoselo más o menos en serio: “Ahora estoy entrenando tres días: lunes, martes y jueves. Supuestamente también los viernes, pero ese día me lo salto a veces… (ríe)”.

Estudiante de 1º Bachillerato Ciencias Sociales en el CAR de Madrid, Rifaterra cuenta con una tradición deportiva, y especialmente atlética en sus genes: “Mi madre competía en natación y mi padre estuvo en la selección juvenil de voleibol. Además, mi abuelo hacía atletismo en pruebas de velocidad, mi tío José compite en vallas y sigue participando en categoría veteranos y mi tía Alicia de joven tuvo el récord de Madrid de marcha. También mi bisabuelo estuvo ligado al atletismo como atleta y directivo en federaciones y el primo de mi abuela, Gustavo Marqueta fue campeón de España de altura en salto a rodillo (2,18 en los años 70) en su momento. Y luego, claro, Julio Rifaterra, primo de mi abuelo, que participó en muchas disciplinas atléticas y es entrenador desde hace tiempo”. Precisamente , éste último es la persona que está ahora centrado en la evolución de la saltadora: “Mi descubridor y el entrenador que ha estado siempre conmigo es Antonio Gil y Julio ayudaba. Ahora voy a seguir más junto a él en el CAR y con más dedicación por su parte”.

Rifaterra desea dedicarse al atletismo, pero no descartará su preparación intelectual: “Ojalá siga la progresión y pueda seguir saltando, pero también tengo claro que quiero ir a la universidad y estudiar una carrera: economía, psicología, idiomas… Sé que esto no es fútbol y quiero prepararme para la vida laboral, además de seguir viendo hasta dónde puedo llegar en el atletismo”. Un futuro que basa en su enorme capacidad y el trabajo para mejorar los puntos más débiles: “Tengo que trabajar la resistencia, la cadera, los brazos y aumentar la fuerza, además de seguir mejorando la técnica propia del salto. La altura requiere un cúmulo de todos los factores del atletismo ya que también es importante la velocidad antes de la batida, por ejemplo. Precisamente mi punto fuerte es la batida y tengo un buen paso del listón. Además, debo correr más rápido en especial en los dos últimos apoyos”.

Al hablar de referentes, la madrileña responde con una curiosidad: “Para el salto de altura soy un poco bajita, mido 1,73 y se supone que creceré solo un centímetro más aproximadamente. Por eso me fijo y veo vídeos de otras de mi estatura”. Eso no impide que Beitia sea un ejemplo a seguir, en especial a la hora de intentar pulverizar sus marcas, como el 1,85 que la santanderina tiene como récord de España Sub-18: “Tengo todo 2021 para poder mejorar ese récord. Yo a Ruth la he seguido y sé lo que ha conseguido en esta especialidad. Coincidimos en un mitin en Gallur y es muy maja. En una jornada de liga en Pamplona el año pasado en la que no estaba mi entrenador, me aconsejó y me dio indicaciones. Me hizo mucha ilusión”.

Celia, que salta “sola por así decirlo ya que no entreno con otros saltadores de altura sino con un grupo de atletas de diferentes disciplinas como velocidad o longitud” se define a sí misma como “no excesivamente competitiva” aunque “como normalmente gano en mi categoría si me genera una presión si no lo hago”. Le motiva y le gusta más “competir que entrenar ya que la adrenalina que te da es única” y 2021 se presenta como un año ilusionante en el que el avance puede ser estratosférico, algo que a Celia tampoco no le quita el sueño: “No tengo un plan de ruta sobre lo que debería saltar al final del año”. El 1,90 aparece en el horizonte, pero “el principal objetivo en 2021 es el Campeonato de Europa Sub-18 de Rieti (26-29 de agosto), quiero hacer un buen papel allí”. Y los Juegos de París 2024, ¿por ejemplo? “Sería increíble pero ahora mismo ni me lo puedo plantear seriamente”. Recuerden su nombre, lo verán liderando muchas clasificaciones de salto de altura en el futuro.