Las pequeñas Comores echan a la Ghana de Thomas Partey

Comoras es un país formado por tres islas entre Madagascar y África de en torno a un millón de habitantes que debuta en esta edición en la Copa África y que ha eliminado a Ghana, una selección histórica de la competición. Los ghaneses confiaban en una victoria para, al menos, pasar como mejor tercera tras el empate y la derrota de las primeras jornadas. Sin embargo, tras este 2-3 se marcha a casa con un solo punto y mucha tristeza.

No le ayudó a Ghana el gol encajado en el minuto 4 de partido pero mucho menos la expulsión de André Ayew, una de sus estrellas y capitán, en el 25′ por una falta durísima sobre el portero rival que revisó el VAR. Comoras amplió su ventaja llegada la hora de partido pero Ghana, con diez, consiguió igualar el marcador en apenas quince minutos.

Ghana estaba volcada a conseguir la victoria que les permitiese soñar con un puesto en octavos pero, en el minuto 85, Mogni marcó un gol histórico para su país. Es prácticamente imposible que pasen a la siguiente ronda con solo tres puntos pero esta victoria ya hace que vayan a recordar esta Copa África durante décadas.

Achraf da el primer puesto a Marruecos

Por su parte, Marruecos estuvo a punto de sufrir la misma suerte que Ghana pero reaccionó a tiempo. Primero fue Allevinah, que lleva dos goles en esta edición, el que aprovechó un resbalón de Chakla para abrir el marcador. El delantero del Clermont dio una absoluta exhibición, probándolo constantemente y rozando un gol espectacular, como el de Van Basten a la URSS o Benzema a Osasuna pero con la izquierda, cuando chocó con el larguero.

Boufal empató de penalti pero esa alegría duró cinco minutos, lo que tardaron en encajar el 2-1. A cinco minutos para el final, Achraf tiró de galones para marcar un golazo de falta increíble y que bien vale el primer puesto del grupo.

Clasificación

Grupo C
PT

PJ

PG

PE

PP
1

7 3 2 1 0
2

5 3 1 2 0
3

3 3 1 0 2
4

1 3 0 1 2

Grupo C
PT

PJ

PG

PE

PP
1

7 3 2 1 0
2

5 3 1 2 0
3

3 3 1 0 2
4

1 3 0 1 2

Esteban Orozco, el autor del gol que tumbó a Argelia: “Solté alguna lágrima”

Esteban Orozco (Zaragoza, 1998) fue, al menos durante unas horas, la persona más popular de África. Suyo fue el gol con el que Guinea Ecuatorial, una de las selecciones más modestas del continente africano, se impuso 0-1 a Argelia, que encadenaba 35 encuentros y casi tres años sin hincar la rodilla. Mahrez, Feghouli, Mandi, Bounedjah o Brahimi. Todos quedaron eclipsados por Orozco y la ‘familia’ de Guinea Ecuatorial, un combinado compuesto en su amplia mayoría por futbolistas que juegan en la pirámide del fútbol español. “En el fútbol, cuando saltas al campo las figuras y los nombres desaparecen. Ahí dentro solo somos 11 contra 11. Y gana el mejor, quien más se lo merece. Les tuvimos respeto, pero no miedo. Hicimos un buen partido, competimos hasta el final y nos llevamos la victoria”, reflexiona en AS un Esteban Orozco que pasó por la cantera del Real Betis y actualmente milita en el Antequera, de Segunda RFEF, con cuya camiseta no ha debutado esta temporada -ni siquiera tiene ficha-.

Tras caer en la primera jornada frente a Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial afrontó el partido ante la vigente campeona de la Copa África, Argelia, con la necesidad de obtener un resultado positivo. “Merecimos más ante Costa de Marfil y pensamos que si jugábamos de la misma manera y con la misma actitud podríamos hacerle mucho daño a Argelia. Salimos a ganar, nosotros nunca especulamos con el resultado”, descubre Orozco, que en el minuto 70 ‘cazó’ un balón dentro del área que convirtió en el primer y único tanto del encuentro: “Cuando vi el balón venir hacia mí no pensé nada, solo en meterla. Después se me pasaron muchas cosas por la cabeza. Sentí muchas emociones. Pensé en todo lo que había trabajado para llegar hasta allí, en mi familia, el grupo… Nos merecíamos esa victoria. El gol lo metí yo, pero el 100% de Guinea Ecuatorial y todos mis compañeros lo sintieron como suyo“.

“Hemos hecho algo histórico, pero si no lo culminamos no habrá servido de nada”


Esteban Orozco

Cuando Esteban Orozco vio que el balón estaba dentro de la portería corrió hacia la grada visiblemente emocionado. “Solté alguna lágrima. De la emoción. Fue un gol muy importante ante una selección enorme como Argelia. Es algo que no pasa todos los días. Encima en agosto me lesioné y los doctores me dijeron que llegaría justo para la Copa África. Trabajé mucho para recuperarme y ver mi nombre en la convocatoria fue una gran alegría“, desvela el central ecuatoguineano, que tras abrazarse con todos sus compañeros gritó ‘te quiero’ a la cámara: “Voy a ser padre. Mi niña va a nacer ya y no sé si voy a volver a tiempo para estar con mi novia en el parto. Se lo dediqué a ellas”. Orozco recibió un aluvión de felicitaciones. Tantas que ni siquiera sabe si ha respondido a todas: “Lo he intentado, pero si hay alguien a quien no le he respondido le doy las gracias y aprovecho para pedirle disculpas”.

Guinea Ecuatorial vivió una noche mágica, pero lo cierto es que aún tendrá que superar a Sierra Leona para asegurarse un puesto en los octavos de final de la Copa África. “Lo celebramos como tocaba, pero al día siguiente ya estábamos pensando en el partido contra Sierra Leona. Hemos hecho algo histórico, pero si no lo culminamos no habrá servido de nada”, avisa Orozco, que rechaza cualquier comparación con el ‘Nzalang Nacional’ que alcanzó las semifinales de la Copa África en 2015: “Es cierto que aquí hay jugadores que ya estuvieron en ese campeonato, pero aquella era una selección y esta es otra. Va a sonar a tópico, pero nosotros vamos partido a partido. Cualquier aficionado que viera el partido contra Costa de Marfil igual pensó que estábamos aquí de paseo. Y si vio el partido ante Argelia puede creer que vamos a ganar el torneo. Pero eso no es así. Vamos pasito a pasito. A conseguir un buen resultado ante Sierra Leona y a ir superando obstáculos poco a poco”. Esteban Orozco es prudente, pero se atreve a soñar con “seguir dándole alegrías al país”.

Su madre murió tras el parto

Esteban Orozco se siente “español y ecuatoguineano a partes iguales”. Cuando su madre estaba en un avanzado estado de gestación, el embarazo de complicó y parte de su familia decidió que viajara desde Guinea Ecuatorial hasta Zaragoza, donde dio a luz: “A los pocos días de tenerme falleció. Estuve dos años con mi familia biológica en Zaragoza y después me adoptaron mis padres de Utrera, que es donde he pasado toda la vida”. Orozco dice que su vida está “dividida entre dos países”, aunque solo uno de ellos, Guinea Ecuatorial, le ha permitido vivir el sueño de ser internacional. “Lo que siento cuando me pongo la camiseta del ‘Nzalang Nacional’ es indescriptible. Totalmente distinto a cualquier otra cosa que pueda sentir jugando al fútbol. Es algo que quien no lo vive no lo puede llegar a entender”, explica el ídolo actual de toda Guinea Ecuatorial. 1,4 millones de personas vibraron gracias a su gol, pero “el mérito es de todos”. “Es importante que todo el mundo conozca a esta selección”, sentencia.

La afición de Camerún celebra el pase a octavos de final

Camerún, la selección anfitriona de la Copa de África, está sintiendo muy de cerca el apoyo de sus aficionados. Como el de la imagen que ilustra estas líneas, que asistió al partido contra Cabo Verde, en el estadio d’Olembe de Yaoundé, pintado de verde y rojo para celebrar el pase a octavos de los Leones Indomables tras empatar 1-1.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/17/internacional/1642458014_611865_1642458369_sumario_grande.jpg', '976', '688', 'REUTERS’);return false;” class=”item-multimedia”>

REUTERS

“La Selección disfrutará del orgullo perico: nuestro estadio”

Será el sábado 26 de marzo a las 19:00 horas. Una fecha histórica para el RCDE Stadium, pues acogerá por primera vez un partido de la Selección española de fútbol. El encuentro amistoso de preparación que le medirá con Albania. Un acontecimiento que no se daba en Barcelona desde el 18 de febrero de 2004, con un España-Perú en el Estadi Olímpic. Y ambos estadios, ahora Cornellà y antes Montjuïc, reunían un nexo: ser la sede del Espanyol.

Escudo/Bandera Espanyol

“Estamos muy contentos de que la Selección española pueda disfrutar de nuestro estadio. No solo la Selección, sino todos los que vengan a ver el partido”, celebraba este lunes el consejero delegado del club perico, José María Durán, quien añadía en los medios oficiales de la entidad: “Nuestras instalaciones son de primer nivel, ya han acogido otros compromisos internacionales. Que disfruten del orgullo perico, que es nuestro estadio”. Lo hará la Selección, en cuya última convocatoria figuró un jugador blanquiazul, Raúl de Tomás, y la Albania del también perico Keidi Bare.

Explica el directivo del Espanyol que en cuanto recibieron la petición de la Federación española se pusieron manos a la obra con la Catalana para aceptar el ofrecimiento. “Para el Espanyol, tener un acontecimiento de esta magnitud, poder enseñar nuestras instalaciones y que las disfrute mucha gente que no es habitual es una oportunidad para nuestra imagen como club y marca, y para nuestra proyección internacional”, zanjó Durán.

El clan de los Kamara sorprende a otra de las favoritas

La selección de Sierra Leona se ha convertido por derecho propio en la gran revelación de esta Copa de África 2021. Después de empatar a cero con Argelia, vigente campeona del continente, en la primera jornada del grupo E, ayer volvió a rascar un punto ante otras de las favoritas al título, Costa de Marfil. Si en el primer partido el gran protagonista del encuentro fue el guardameta sierraleonés Mohamed Kamara, cuya imagen llorando a moco tendido en el flash interview tras ser nombrado mejor jugador del partido dio la vuelta al mundo, este domingo les tocó ser los héroes a dos de sus compañeros con los que comparte apellido, Musa Noah Kamara y Alhaji Kamara, autores de los dos tantos de los leones estrellas ante los costamarfileños. El tanto de Alhaji en el último minuto tras una tremenda jaimitada de Sangare, que para evitar un córner desprotegió su portería y acabó regalandole el balón a Caulker, que le cedió la pelota a su compañero para que marcara a portería vacía, le vale a Sierra Leona otro punto de oro que permite depender de sí misma para pasar a la siguiente ronda del Copa de África por primera vez en su historia.

Escudo/Bandera C. Marfil

Lo que está logrando el clan de los Kamara (hay seis en la selección que dirige el británico John Keister) ha tenido una gran repercusión en su país, donde , en Freetown, la capital, miles de personas salieron a las calles a celebrar el empate ante Costa de Marfil como si de un título se tratase. Sin duda esta Copa de África está siendo una de las mayores alegrías en años para un país devastado por la guerra civil que sufrió a principios de siglo y que dejó a Sierra Leona en la miseria.

Hay tanta pobreza en Sierra Leona que la selección tuvo que ir hasta Camerún en barco porque la federación no tenía el dinero suficiente para afrontar un viaje en avión de más de dos mil kilómetros. La ilusión por volver a participar en una Copa de África era tal que cientos de aficionados se acercaron hasta el puerto para despedir a los jugadores e incluso hay fotos en las que se ve a algunos seguidores besándoles los pies a los futbolistas entre lágrimas. La bienvenida será tremenda.

Salah puede con los palos

Quizá el empate no era tan catastrófico para las opciones de Egipto (una victoria podría haberles servido para ser uno de los mejores terceros) como el agobio de los futbolistas insinuaba, pero, por si acaso, Salah ya se encargó de conseguir los tres puntos. El futbolista del Liverpool, que tuvo que cambiarse de banda para encontrar el gol, marcó el único tanto del partido en el minuto 69 y deja a su selección con la posibilidad de clasificarse para octavos incluso con un empate en la última jornada frente a Sudán.

Guinea-Bisáu le puso contra las cuerdas durante más de una hora con ese 0-0, pero es que en el minuto 82 jugó con el corazón de todo el país durante tres minutos. Balde cogió el balón en la esquina, en el intentó de regate a Kamal perdió el balón y lo volvió a recuperar, se marchó de otro defensor y marcó un auténtico golazo digno del mejor Salah. Egipto se quejó y con razón: había hecho falta en la recuperación de la posesión. El árbitro acudió al VAR y vio lo evidente, algo que desató las quejas del equipo guineano.

Hasta estos últimos diez minutos, Egipto había acosado a Guinea-Bisáu mereciendo el gol en repetidas ocasiones. En el minuto 2 fue Salah el que, tras su icónica diagonal, golpeó el palo más cercano. Más tarde, Mohamed fue el que se estrelló con la madera. Y, tras el gol de Salah, fue Zizo el que se topó con el poste.

Los de Queiroz demostraron que tienen una calidad individual por encima de la media de esta competición pero que eso no siempre es suficiente para sacar los resultados. Finalmente, y tras muchos minutos de agobio, Egipto vio sus frutos en su obsesión con buscar en la mayoría de las jugadas a Salah. Sudán espera en la tercera jornada en una final por llegar a octavos.

Cambios

Mohamed Abdelmonem (45′, Mahmoud Hamdi), Trezeguet (57′, Abdallah Said), Ahmed Sayed (57′, Mostafa Mohamed), Jorge Fernando (59′, Steve Ambri), Leonel Alves (76′, Jefferson Encada), Mendy (76′, Piqueti Brito), Mohamed Sherif (77′, Omar Marmoush), Hamdi Fathi (77′, Mohamed Elneny), Mauro Rodrigues (87′, Panutche Camará)

Goles

0-1, 68′: Salah

Tarjetas

Piqueti Brito (24′,Amarilla) Jefferson Encada (30′,Amarilla) Mohamed Elneny (49′,Amarilla) Moreto Cassama (85′,Amarilla

Clasificación

Grupo D
PT

PJ

PG

PE

PP
1

6 2 2 0 0
2

3 2 1 0 1
3

1 2 0 1 1
4

1 2 0 1 1

Grupo D
PT

PJ

PG

PE

PP
1

6 2 2 0 0
2

3 2 1 0 1
3

1 2 0 1 1
4

1 2 0 1 1

Este Simon no es el del Levante

A Moses Simon se le vieron destellos de crack en la temporada 2018-19, pero pocos como los que mostró esta tarde frente a Sudán. El extremo nigeriano, ahora en el Nantes, fue decisivo en el partido frente a Sudán que otorga a Nigeria la clasificación matemática a octavos de final.

Lo consiguió sentenciando cada una de las dos partes con jugadas clave en los primeros minutos del partido. A los tres, le regaló un balón a Chukwueze dentro del área para abrir el marcador. En el 46, se fabricó toda la jugada él mismo para terminar marcando gol. Era el 3-0, la puntilla definitiva a una selección de Sudán que intentaba cambiar el partido con dos cambios tras el descanso. El marcador solo se movió cuando Khidir, de penalti, maquilló el resultado.

De esta forma, Moses Simon demostraba a los aficionados españoles que le tenían perdida la pista desde 2019, cuando se marchó a Francia en calidad de cedido. La temporada anterior había jugado 19 partidos, en los que fue titular en 8. Solo marcó un gol y no terminó de cuajar en los planes de Paco López. Sin embargo, el club granota le encontró una salida con una opción de compra de 5M€, lo que suponía un beneficio de 1,5M€ respecto al precio pagado al Gante solo un año antes.

En estas dos temporadas y media, Simon ha crecido mucho. Es importantísimo para el Nantes que, tras una 2022-21 dura en la que se salvó del descenso en el playoff, está rindiendo a un gran nivel en la Ligue 1 (actualmente, noveno). De momento no se conocen ofertas por el futbolista, pero el Levante ya se frota las manos. En la operación con el Nantes pactó un porcentaje de su futura venta, por lo que celebra cada gol que marca a la espera de que pueda encontrar un traspaso potente. En la Copa África de 2017, en la que quedó tercero, ya brilló y en esta edición ha firmado hoy un partido propio de un líder.

La anécdota del partido la protagonizó Chukwueze. El entrenador tenía pensado sacar a Iwobi por él, pero o decidió a última hora el sustituto o el futbolista del Villarreal no se enteró de que era él elegido. Samu salió como uno más a jugar la segunda parte y, cuando se realizó el cambio antes del pitido que señalaba el inicio de la segunda parte, salió su dorsal en la tablilla. Los dos sustiuidos de Sudán se quedaron directamente en el banquillo, como es más habitual. Una más de esta Copa África con tantos detalles así.

Cambios

Algozoli Hussien (45′, Musab Eisa), Alex Iwobi (45′, Chukwueze), Mohamed Hussein (63′, Yasin Hamed), Musa (64′, K. Iheanacho), Kelechi Nwakali (64′, Joe Aribo), Sadiq (81′, Awoniyi Taiwo), Sharif Makki (87′, Abdelrazig Omer), Mohamed Hakeem (87′, Salaheldin Nemer)

Goles

1-0, 2′: Chukwueze, 2-0, 44′: Awoniyi Taiwo, 3-0, 45′: Simon Moses Daddy, 3-1, 69′: Walieldin Khedr

Tarjetas

Ola Aina (68′,Amarilla

Clasificación

Grupo D
PT

PJ

PG

PE

PP
1

6 2 2 0 0
2

1 1 0 1 0
3

1 2 0 1 1
4

0 1 0 0 1

Grupo D
PT

PJ

PG

PE

PP
1

6 2 2 0 0
2

1 1 0 1 0
3

1 2 0 1 1
4

0 1 0 0 1

Benzema se sincera en 'France Football'

Karim Benzema ha sido elegido mejor jugador francés del 2021 por France Football. La prestigiosa revista, que entrega también el Balón de Oro, ha entrevistado al delantero del Real Madrid en su versión del mes de enero, reconociéndole el gran nivel que ha atesorado a lo largo del último año. El internacional francés ha hablado de su gran momento de forma, de la forma en la que concibe el fútbol y también de cómo ha asumido el liderazgo del Real Madrid tras la marcha de Cristiano Ronaldo.

Si realmente se le está apreciando justamente ahora: “Hum… Es mejor decir que estoy siendo realmente valorado por bastantes personas. Pero, aparte de las estadísticas, marcando más goles, creo que no ha cambiado mi fútbol. Moverme, generar, dar asistencias, jugar en punta, jugar a un toque… Sé hacerlo desde hace tiempo y siempre lo he hecho. Sigo siendo el mismo jugador”.

Fue criticado por jugar así: “No consumimos el fútbol como antes. No podemos seguir un partido durante 90 minutos. Están las redes sociales. No nos tomamos el tiempo en mirar lo que hace un jugador en el terreno de juego, solamente nos fijamos en el que ha marcado. Y al día siguiente consideramos a este último como el mejor. Esto ya me ha sucedido. No juego un buen partido, marco y soy visto como el mejor. No me gusta este tipo de fútbol, pero en el futuro va a producirse cada vez más así. Se ha convertido el fútbol en un deporte que vemos solo las estadísticas, hay que adaptarse y me adapto bien”.

Si un amante del fútbol puede amar el jugador qué es: “Cuando juego, intento respetar el fútbol. Por ejemplo, no puedo tirar si no tengo ángulo cuando hay un compañero desmarcado. Voy a pasarle el balón. No hay el: “Ah, pero posiblemente voy a marcar”. Cada uno tiene su forma de ver el fútbol, pero intento ir en la buena dirección”.

Hace mejores a sus compañeros: “Por supuesto, intento hacer al resto mejores. Y esto es también respetar al fútbol: Hacer un buen apoyo, el buen pase, si alguien tiene la pelota, no estorbar su espacio y atraer a los defensores, pero sí descartarse para dejarle la libertad. Después, no sé si soy el sal, el pimiento o la pimienta. Un poco de todo”.

Si es consciente de hacer mejores a los demás: “Lo veo en el terreno de juego. Tomamos el ejemplo de Vinicius. Sé que le he aportado. Hay que preguntarle. Ahora mismo, no es el mismo jugador. Él hace lo que debía hacer desde hace tiempo y no puedes reprocharle nada. Es un joven jugador, es bueno. Sé que era capaz de producir bastantes más. Había que decírselo nada más. Entonces, en apenas dos-tres frases en el terreno de juego, en dos-tres movimientos, le muestro las cosas, sobre todo en los últimos 20 metros. Debe tomar las decisiones por sí mismo, centrar para asistir, no por nada, tirar o marcar. Levanta la cabeza. Mirad al de antes, ha puesto todo eso en marcha. Ahora, sí, es Vinicius. Antes, nadie debió decirme eso. Jugaba con los más grandes de pequeño. Debía mirarles y recopilar información más rápido. Aprendí a jugar rápido, con la cabeza. Analizo el juego de mis compañeros. Sé poco a poco que quieren hacer”.

Escudo/Bandera Real Madrid

Un jugador único: “Sí. Podemos decir algo así claramente. No juego como un 9 que se queda en el área pero sabe hacerlo también. No juego como un 9 que solo sabe desmarcarse pero sé hacerlo. Esto es fruto de mucho trabajo. Crecí mirando a Ronaldo, el delantero brasileño, y, para mis ojos, sabía hacerlo todo. Cogí varias cosas de Zidane y Ronaldo, realmente casi todo. Zizou, por ejemplo, sus controles. Sabe cuando hacer un buen pase, un buen regate con clase. Ronaldo, aprendí sobre todo a tomar riesgos, el regate y el gol. Después, no soy como ellos porque se sitúan muy arriba”.

Si sabe lo que va a hacer cuando recibe la pelota: “Sí, es algo obligatorio. En el fútbol actual, no tienes tiempo. Va más rápido que de costumbre. Hay más intensidad en el juego. Si recibes y comienzas a reflexionar uno o dos segundos, ya tienes a dos jugadores o tres adversarios que vienen, es complicado. Ya he pensado lo que quiero hacer y después me digo a mí mismo: “Voy a darle este pase a este jugador y va a hacer este movimiento”. Por eso tengo dos cuerpos de avance. Lo primero que activo es mi cerebro. Cuando recibo el balón, no tengo necesidad de que un compañero me la pida. Aquellos con los que juego lo saben. El balón llega, no es necesario que digas mi nombre. Voy siempre a buscar la mejor cosa para hacer. Amo el fútbol cuando se juega a un toque y es fluido y cuando se toman riesgos a través de los movimientos. El compañero que se encuentra solo, se la pasas. Te la devuelve. Te encuentras solo ante el portero, intentas una finta y se las da a tu compañero. Es el fútbol que amo. Y cada vez que juego, es lo que hago, no pienso cambiar nunca. Es como conducir un Ferrari. El fútbol tiene que ser elegante y bonito”.

Si generar juego le gusta más que definir: “No. Construir y definir son dos cosas distintas. La construcción genera un placer colectivo. Lo encuentras con los movimientos, tocas el balón e, incluso cuando no lo tocas, abres espacios para el resto. El gol aporta una sensación fuerte individualmente e importante colectivamente, come una doble sensación. Entonces, marcar un gol vuelve a ponerte las aceleraciones con el Ferrari. Me encanta hacer jugar, pero sé marcar. En el entrenamiento, hay que meter el balón diez veces a ras del palo y yo lo meto diez veces. Tengo esta oportunidad de amar el juego, de ser un atacante diferente. Pero amo también meter goles. Normalmente, no puedes hacer las dos cosas. Pero a mí me llega”.

“Me encanta hacer jugar, pero sé marcar. Normalmente, no puedes hacer las dos cosas. Pero a mí me llega”.

Su 9 ideal: “Alguien que sabe hacerlo todo, tanto para aportar a su equipo con sus movimientos, pases decisivos y apoyos, como por los goles. El gol que le marqué al Atlético de Madrid (12 diciembre), intento presionar a Koke, pierde la pelota, la recuperamos, Casemiro me la da, y termino la jugada. Esto no puedes hacerlo después durante 90 minutos porque demanda muchos esfuerzos. Entonces, intento repetirlo. Lo hago de cinco a diez minutos por partido”. Le preguntan si es el 9 ideal: “Sí, pero no tiene nada que ver con los otros. Hablo de este rol y del atacante que me gusta. Todos los jugadores disponibles tienen capacidades diferentes. Si mi hijo un día juega al fútbol en la misma posición, me encantaría que jugara de la misma manera que yo. Y no que no sepa marcar un gol”.

Qué reflexiona cuando no tiene la pelota y está alrededor suyo: “Depende de las situaciones. A veces, hablo con los mejores. Presionar está bien, pero hacerlo simplemente por un pase, y después repartir, no está bien. Hay que presionar y moverse por algo. A veces, durante tres minutos, no toco la pelota para analizar lo que pasa, por ver si el defensa va a venir a por mí o me va a liberar el espacio. Tengo necesidad de ello. Si me voy a mover, por ejemplo en la banda izquierda, incluso sin querer recuperar el balón, para ver si el central me sigue. Si no es el caso, después cuando me muevo, sé que no me sigue y podré volver. Si es el caso, sé que podré jugar en uno o dos toques. Tomo información del adversario. Soy como un ordenador. Es la visión”.

Si tiene una inteligencia para el resto: “Puede ser. Intento llegar a ese punto o intentar que mi equipo disfrute. Si voy a un lugar es porque el balón va a pasar ahí. Pienso así desde hace mucho tiempo y no sé si tiene una intención”.

“El fútbol tiene que ser elegante y bonito; como conducir un Ferrari”

Interpretar y jugar distinto a Cristiano Ronaldo: “Es simple. Cuando jugaba en el Real Madrid, marcaba entre 50 y 60 goles por año. Entonces, tú debes adaptarte a esta realidad. Debía moverme para darle ventaja en el campo y generarle espacios porque hacía muy buenos toques en el área rival. Tenía mucha más efectividad que yo en el gol. Le daba asistencias como él me las daba. Cuando se fue, lo que cambió es que era yo el que asumía estas responsabilidades, marcar los goles y dar asistencias al resto de mis compañeros. No juego como Cristiano Ronaldo y él no juega como Benzema. No pasé de teniente a líder. No me preguntaba si tenía que darle todos los balones. Jugaba, pero él metía el doble de goles. Mi juego no se hizo más natural desde que se marchara. No quiero decir que, ahora, todo pasa por mis botas, pero soy yo el que genera y el que finaliza. Creo las ocasiones y las termino. En Lyon, es lo que hacía. Ahora, es lo que hago en el Real Madrid. Cuando Cristiano estaba, era más bien yo el que generaba y él el que marcaba”.

Los jugadores con los que más ha disfrutado jugando: “Cristiano Ronaldo, Juninho, Fred, Özil, Zidane en los entrenamientos también. Jugadores que son técnicos y el fútbol en el que haces un apoyo y el balón te viene, se lo devuelves, vuelven a pasártelo…”.

El 3-2-4-1 en Francia con Mbappé y Griezmann en ataque: “En todo caso, por el momento va bien. Me encuentro en las mejores condiciones. Después, en la selección francesa, durante una semana, no entrenas mucho, hay que recuperarse, pero son buenos jugadores, por lo que todo el mundo sabe hacer movimientos. No es una cuestión de automatismos. Son seis años que no había ido convocado, tenía que adaptarme. No hubo que tomar mucho tiempo. No es un trío. Un trío son tres delanteros en la misma línea. Mbappé y yo estamos más altos, Griezmann juega detrás de nosotros dos. Es él el que está en el primer pase. Debe coger el balón y alimentarnos. No podemos movernos mucho en dónde se encuentra”.

Si intenta ridiculizar a los defensas con los regates: “No juego para eso. Cuando hago un drible, no lo hago para ridiculizar a un defensa. Lo esencial consiste en hacer mi partido, ayudar a mi equipo a ganar. No sigo bastante este tipo de cosas”.

Si cree que puede mejorar: “No. Ahora mismo solo pienso en seguir a este nivel. Todo el mundo dice: “Podrías estar un poco mejor, máquina”. Pero yo no lo veo. Técnicamente, tácticamente, mentalmente, físicamente… Ahora, hay que ganar los trofeos colectivos”.

El Bayern se fija en un portero 'español' de relevo de Neuer

Según apunta Sky Sports, el futuro de Alexander Nübel en el Bayern es muy negro. Manuel Neuer (35 años) está cerca de renovar su contrato con el Bayern por tres temporadas más, una vinculación que le uniría a los de Múnich hasta 2026, con 40 años. Una continuidad del portero alemán que definitivamente cerraría la etapa de Nübel en el equipo bávaro. El guardameta termina contrato en 2023 y no quiere seguir a la sombra de Neuer por más tiempo. Ahora está cedido en el Mónaco, pero en verano pedirá salir traspasado. Una marcha, que unida al futuro incierto de Sven Ulreich (acaba contrato también) en la plantilla de Nagelsmann, coloca al Bayern en la búsqueda de un portero que acompañe a Neuer.

Y el primero de la lista también juega en la Bundesliga. Es Stefan Ortega Moreno (6-11-1992, Calden, Alemania). Portero alemán de padres españoles. Ortega se crio en las categorías inferiores del Arminia Bielefeld. Tras un corto período de tiempo en el 1860 Múnich (2014-2017) regresó al Bielefeld. Con el equipo de Renania acaba contrato al final de la actual temporada y es de sobra conocido el interés que tiene el Bayern en que sea el remplazo de garantías de Neuer.

Ortega lleva varias campañas rayando a gran nivel en el Bundesliga. Tanto es así que era el portero reserva elegido por Joachim Löw, y el entrenador de porteros de la Mannschaft, Andreas Köpke, para acudir a la Eurocopa 2021, en caso de que Neuer, Leno y Trapp tuvieran algún percance.

Marruecos gana en el mal regreso de En Nesyri

Marruecos se perfila cada vez más como una de las grandes favoritas en esta Copa de África. Después de ganar a otra de las grandes del continente en la primera jornada, Ghana, los leones del Atlas no pasaron problemas para superar a Comores y asegurar su plaza en los octavos de final (en el peor de los casos pasaría como una de las mejores terceras). Y eso que todavía siguen sin poder contar desde el inicio con algunas de sus grandes estrellas, especialmente en ataque, donde los sevillistas En Nesyri y Munir acaban de pasar la COVID.

Las bajas en la delantera han obligado a Halilhodzic a experimentar con jugadores que hace tres semanas ni siquiera estaban en sus planes. Es el caso de Tossoudali. El extremo del Gent acudió a la concentración de Marruecos a última hora después de que el barcelonista Abde se negara a ir a la Copa de África. La ausencia de Ziyech, que también juega en esa demarcación pero que no acudió al torneo por discrepancias con el seleccionador, también le ha beneficiado. Titular en los dos primeros partidos, ha sido uno de los mejores de Marruecos en lo que llevamos de competición.

Con quien sí contaba el técnico bosnio desde el principio era con Achraf. El lateral del PSG sí demostró ayer su capacidad para desequilibrar partidos después de estar bastante apagado ante Ghana. Una internada suya por la derecha en la primera parte terminó en el gol de Amallah, que acabó empujando el balón a la red tras varios rebotes en el área.

Con el partido encarrilado, Halilhozic dio entrada a En Nesyiri y Munir para que disputaran sus primeros minutos en esta Copa de África y fueran recuperando el tono físico tras estar varios días de baja por coronavirus. Muy cerca estuvo En Nesyri de estrenarse pero Salim Ben Boina se lo impidió dos veces. El portero de Comores demostró primero tener reflejos de guepardo al sacar en la línea un cabezazo a bocajarro del sevillista y luego le detuvo un penalti en el úlimo minuto que él mismo había cometido.

Ya en el descuento, Ounahi sentenciaba el partido con un poco de polémica. El árbitro Sadok Selmi anuló primero el gol por fuera de juego pero el VAR validó el tanto tras unos minutos de espera.