La insólita lesión de la revelación de la Eurocopa

Mikkel Damsgaard fue una de las grandes sensaciones de Dinamarca en la Eurocopa. Ocupó el vacío durante el torneo que dejó en la selección danesa la ausencia de Eriksen tras su infarto en pleno partido. Damsgaard se echó el equipo a sus espaldas, pese a sus 21 años, y llevó a la selección nórdica hasta semifinales. Un torneo que aupó el nombre del extremo izquierdo a lo más alto de las agendas de los grandes clubes europeos. Pero una vez que no salió en verano de la Serie A, Damsgaard se esfumó. Seis meses en el dique seco ha estado el danés con la camiseta de la Sampdoria.

Habitual en el once de La Samp, desde el otoño ha estado sufriendo diversos problemas que no le permitían disfrutar sobre el césped. Un auténtico calvario que comenzó por el mes de octubre. Lo que en principio era una lesión muscular en el muslo se fue tornando en algo más grave que provocó el ingreso de Damsgaard en el hospital. En noviembre se tuvo que someter a una pequeña operación en la rodilla derecha para limpiar la articulación ya que los presagios no pintaban bien para el joven futbolista. Tras muchos titubeos dieron con la afección. Padecía una forma agresiva de artritis que no mejoraba de ninguna manera. Se tuvo que consultar a numerosos traumatólogos hasta conseguir una pequeña solución con una serie de nuevos tratamientos. Algo de luz al final del túnel.

BeSoccer Pro

27 partidos después Damsgaard consiguió volver a sentirse futbolista y disputar el pasado sábado unos minutos de juego. Fueron cuatro en la derrota de su equipo ante la Salernitana (1-2), que le supieron a gloria al extremo. “Es agradable estar de vuelta. Es difícil de explicar, pero he estado enfermo, en el hospital. Ha sido duro, pero lo he superado, me dieron la medicina adecuada, estoy trabajando duro, quiero hacer lo que amo y eso es jugar al fútbol”, explicó Damsgaard. Una declaración de intenciones para el prometedor futbolista que ahora se pone el reto de ser convocado para los compromisos de Dinamarca en junio en la Nations League (Francia, Austria y Croacia). La mejor manera para poner punto y final a una desastrosa campaña 2021-2022.