Este Herbalife Granca es otro

Se esperó hasta el final el Gran Canaria para amarrar un precioso partido de baloncesto, atractivo para el espectador, puede que no tanto para los entrenadores. Con un notable acierto exterior y la batuta de Slaughter, los pupilos de Porfirio Fisac sellaron la quinta victoria en los últimos seis partidos ante un Joventut en crisis.

El partido se puso disfrutón desde el principio, una delicia para el espectador, acaso un dolor de cabeza para los entrenadores. En el intercambio de canastas inicial, Dima le dio al Granca un11-7 que tampoco es que significara mucho en ese momento, mas supuso el inicio del primer despegue local. Balcerowski, todoterreno pura clase desde un inmensa atalaya de 216 centímetros enchufó un triple frontal como precedente a otra canasta de Shurna que puso a los de Fisac 16-9 en el marcador.

El Joventut se agarraba entonces a Brodzianski, que anotó su séptimo punto para acercar 16-11 a los suyos, pero sendos triples de Albicy y Shurna le dieron al Herbalife un peligroso 22-13. Reaccionó bien rápido la Penya, hasta el punto de que una canasta de Birgander le acercó a dos, 22-20, en menos de lo que dura un pestañeo. Antes de acabar el primer cuarto, otros dos triples locales, en este caso de Okoye y Clark, le dieron un respiro a los muchachos de Porfirio Fisac antes de que se acabase un trepidante primer cuarto: 28-22.

Por entonces ya había entrado en escena López-Aróstegui, que con cinco puntos consecutivos mantenía a los suyos en vereda 32-27. Aunque solo fuera momentáneamente, el flujo ofensivo decaía entonces sobremanera, imponiéndose por fin las defensas. Eso, al menos, debían pensar Fisac y Durán.

Otro triple de Clark amenazó con disparar al Gran Canaria, 40-32, pero no resulta el Joventut una roca fácil de horadas, acaso un equipo que te obliga a ganarle varias veces dentro del mismo partido, ni asomo de rendición. Así, entre Tomic, Birgander y López Aróstegui, los visitantes empataron a 40, un parcial de 0-8 que fulminó Beirán con una canasta y una excelente asistencia sobre Diop, que reventó el aro verdinegro para poner un 44-40 que rápidamente recortaron el hiperactivo López-Aróstegui, con otro triple, y Ferrán Bassas sobre la bocina para poner el 44-45 con el que el partido se plantó en el descanso.

Aquella agónica canasta de Bassas fue vitamina para la Penya, que empezó a controlar tempo y marcador, aunque tampoco es que se marchara en el marcador. El marcador volvió a moverse con un triple de Brodziansky automáticamente contestado por otro de Okoye para el 47-48. Reinaba de nuevo el intercambio de canastas, y si Shurna enchufaba otro triple, Tomic contestaba bailando en la pintura rival para mantener a los suyos con ventaja: 50-55.

Reaccionó entonces el Gran Canaria, que espantó de golpe a todos sus fantasmas. Un parcial de 10-0, coronado por sendos triples de Okoye y Albicy, le dio de nuevo la delantera en el electrónico: 63-58. Bassas y Dimitrijevic mantenían a los suyos en vereda, 64-63. El duelo pasaba por ser un continuo intercambio de golpes como demostró el marcador que reinaba en el cielo del Gran Canaria Arena una vez consumidos los primeros 30 minutos de juego: 74-71.

El último periodo se inició con una centelleante secuencia triplista sellada por Parra, Slaughter y Morgan que mantenía el duelo en un puño: 79-77. El escolta pasaporte polaco enchufó desde los 6,75 para darle algo de carrete al Granca, 84-79, más centrado que nunca en conservar su ventaja por pírrica que esta fuera. Con el partido encarando sus dos últimos minutos, Stevic le sacó un 2+1 a Bassas para comenzar a decantar la balanza: 89-81.

Nada pudo hacer el combativo equipo de Carles Durán por levantar un marcador que ya era imposible. El propio Stevic había entrando en trance cuando más falta hacía, y con sendos 2+1, intercalado un gancho de Beirán, dispararon al Herbalife en el marcador: 95-83.

Desde luego, este Herbalife Gran Canaria es otro. Una vez consumado el fracaso de quedarse fuera de la Copa del Rey tras su pésimo inicio de temporada, acumula cinco victorias en la Liga Endesa en los últimos seis partidos. Todo lo contrario que el Joventut, en ligera decadencia.

Copa del Rey ACB 2021: ya se conocen los ocho clasificados

La victoria del Barça en la pista del Baxi Manresa (76-99) le entregó la última plaza para la Copa del Rey de Madrid al Unicaja, que debería perder por 75 puntos para estar fuera. Algo imposible. De haberse dado un triunfo local en este partido, los de Luis Casimiro deberían haber ganado este domingo al TD Systems Baskonia para clasificarse para la cita del KO. Algo que ya no será necesario.

El equipo malagueño, que el año pasado disputó la Copa del Rey como anfitrión (era noveno al cierre de la primera vuelta y dejó fuera al San Pablo Burgos), estará en un torneo que se disputará en el WiZink Center de Madrid del 11 al 14 de febrero y en el que también pelearán por el título el Real Madrid, el Iberostar Tenerife, el Barça, el TD Systems Baskonia, el Hereda San Pablo Burgos, el Valencia Basket y el Joventut.

Una plaza de cabeza de serie, en el aire

Ya se conocen tres de los cuatro cabezas de serie del sorteo, que será el próximo 18 de enero. Son el Real Madrid, el Iberostar Tenerife y el Barça. La última plaza dependerá de lo que pase en el Unicaja-Baskonia de este domingo (18:30, #Vamos). Si gana el Baskonia, la plaza será suya; si no, el cuarto puesto será para el Burgos tras su triunfo frente al Coosur Betis (76-85).

El criterio de clasificación durante la pandemia

En una temporada tan golpeada por el coronavirus y con muchos partidos aplazados, los clubes decidieron que los equipos clasificados para la Copa del Rey serían los que mejor porcentaje de victorias tuvieran el 10 de enero. En caso de empate, quedaría primero los que tuvieran un mejor average.

El Joventut se acerca a la Copa tras exhibirse ante el Murcia

El Joventut de Badalona dio un paso de gigante para confirmar su presencia en la próxima edición de la Copa del Rey después de imponerse este miércoles al UCAM Murcia (104-93) en un partido de la jornada 17 en la Liga Endesa que fue una auténtica exhibición de los verdinegros.

El conjunto catalán se agarró a las prestaciones de Bassas y López-Arostegui, que firmaron una actuación sobresaliente. El base y el alero de la ‘Penya’ sumaron 25 puntos cada uno para liderar la victoria del Joventut, que alcanza un balance 10-5 para allanar su camino hacia el billete copero.

Por su parte, el equipo dirigido por Sito Alonso apretó al final para acercarse en el marcador, sobre todo por el empeño de Frankamp, autor de 21 puntos y seis asistencias, pero fue insuficiente para frenar el buen partido de los badaloneses. La derrota deja al UCAM en la décima posición, con 7-8, dando un paso atrás en el mismo objetivo de la Copa.

La defensa del Barça ahoga al Joventut en el Palau Blaugrana

La diferencia de plantilla entre el Barça y el Joventut se ha puesto en evidencia hoy en el Palau con una cómoda victoria azulgrana por 88-74 en la que los jugadores del banquillo de Jasikevicius aportaron 52 puntos por los 27 del de Durán.

El intenso ritmo marcado por Adam Hanga (18 puntos y 4 asistencias) y Nick Calathes (10 y 7) no pudo ser contrarrestado por Ferran Bassas ni Nenad Dimitrijevic. Pau Ribas se diluyó en la segunda mitad y Ante Tomic no estuvo cómodo en la pintura. Si a eso se le suma que se desaprovecharon 17 rebotes ofensivos y se perdieron 15 balones, el resultado final no extrañó a nadie.

Thomas Heurtel quedó fuera de la convocatoria para un encuentro por primera vez en la temporada y todo apunta, ahora sí, que los días del base francés en el Barça están contados. Dicho esto, el otro problema era hoy la baja de Brandon Davies con problemas musculares en el gemelo derecho, que el técnico azulgrana cubrió en defensa con Pustovyi, que también estuvo bien en ataque, Smits, Oriola y Sergi Martínez.

Homenaje a Pau Ribas y Ante Tomic antes del inicio del encuentro, que recibieron una camiseta azulgrana cada uno de manos del capitán barcelonista Pierre Oriola, quien ha relevado a Tomic en esta función en el Barça.

El Barça bloqueó el ataque de los badaloneses con una avanzada y agresiva defensa y el 13-12 al final del primer cuarto fue el reflejo de lo visto en la pista. Con Hanga en la pista como base el Barça se fue arriba (20-14 m. 13) y la Penya reaccionó bien (22-20, m.15).

El Joventut entraba en ‘bonus’ y Oriola, Hanga y Sergi Martínez llevaban a un parcial de 8-0 que rompía el partido (30-20, m.17). Los badaloneses empezaban a perder balones (8 en este cuarto) y no aprovechaban su dominio en el rebote ofensivo para irse abajo de 13 (35-22, m.18).

Tras ir al descanso con 39-29, dos puntos de Pustovyi y un triple de Calathes colocaban un claro 44-29 (m.22). López-Arostegi se cargaba a su equipo a la espalda (52-42, m.34) después de que Hanga relevase a Calathes y se convirtiera en el hombre más efectivo de su equipo y fue una pesadilla para la defensa visitante (65-48, m.28) y lo llevó a su máxima ventaja hasta entonces.

El Joventut había caído en la trampa de jugar rápido y en este cuarto encajaba 33 puntos, aunque había anotado 27, pero la brecha estaba abierta (72-56). Con Tomic bien marcado y Ribas, Bassas y Brodziansky neutralizados y Dawson lejos de su mejor forma, la superioridad barcelonista era ya muy clara.

El Joventut se había quedado sin gasolina y el Barça, con rápidas transiciones, superaba ya los 20 puntos de ventaja tras una canasta de Bolmaro y dos tiros libres de Smits (82-59, m.35) y de poco le servían los 16 rebotes ofensivos que ya habían capturado los hombres de Carles Durán.

Brodziansky lograba sus dos primeros puntos de tiro libre (82-61, m.36), Tomic, Ribas y Bassas ya estaban en el banco y por el Barça entraba Ibou Badji, el joven pívot senegalés de 18 años y 2.15 metros que debutaba en la Liga Endesa. De ahí al final el Joventut, por medio de Dimitrijevic (8 puntos seguidos), recortó hasta el 88-74 final.