Dos huesos para Madrid y Barça en los cuartos de la Copa del Rey

La Copa del Rey es el torneo por excelencia del baloncesto español. Los ocho mejores equipos de la primera vuelta se enfrentan durante cuatro días en partidos a vida o muerte por el segundo título de la temporada en una única sede. ¿Se puede pedir algo más? Sí, unos cruces de cuartos como los sorteados ayer por Sitapha Savané y Amaya Valdemoro en el WiZink Center de la Comunidad de Madrid, sede del torneo del 11 al 14 de febrero. El único pero en esta edición: la ausencia de las ocho hinchadas, la gran salsa copera, por culpa del coronavirus.

El Real Madrid, actual campeón y rey de Copas (28) se medirá con el Valencia, el rival más duro fuera de los cabezas de serie. Los taronjas, campeones en 1998 bajo la batuta del recientemente fallecido Miki Vukovic, enlazan la mejor racha de la ACB en estos momentos con nueve victorias seguidas.

Los blancos disputarán este primer cruce el jueves 11 (21:30, #Vamos) por ser campeones de invierno. Esto les permitirá, si avanzan, tener un día más de descanso antes de las semifinales del sábado 13. “Nos ha tocado el peor rival posible”, asegura Alberto Herreros, director deportivo del Real. “Es un reto complicado”, continúa Chus Mulero, su homólogo valenciano. El cruce entre el Iberostar Tenerife y el Hereda San Pablo Burgos, que debuta en el torneo, abre el primer día (18:30, #Vamos). Son los dos únicos equipos de los ocho clasificados sin Copa. Los otros seis acumulan el 82,1% (69 de 84) de las disputadas.

El segundo turno, el del viernes 12, comienza y se cierra fuerte. Primero, con el TD Systems Baskonia-Joventut (18:30, #Vamos), reedición de los cuartos de 2019, que ganó la Penya con una monstruosa actuación de Nicolás Laprovittola: 36 puntos (8/11 en triples), 4 rebotes y robos y 7 asistencias para 50 de valoración (récord del torneo). Los vascos vuelven a la Copa tras su sonora ausencia del pasado curso. Entre los dos conjuntos suman 14 trofeos: 8 los de Badalona y 6 los vitorianos.

Y, después, el otro gran duelo de cuartos, Barça-Unicaja (21:30, #Vamos). Es la segunda oportunidad para que el proyecto de Jasikevicius obtenga su primer título tras fallar en la Supercopa de Tenerife. También de Mirotic de inaugurar su palmarés como azulgrana después de quedarse a la puertas en la fase final de Valencia y en Canarias. “Nos ha tocado un rival duro”, subraya Jasikevicius, presente en 3 de las 25 Copas culés. “Debemos afrontar el duelo sin presión”, señala Manolo Rubia, director deportiva de los cajistas, campeones en 2005.

Antonio Martín: “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”

“Es especial celebrar en un año tan distinto la Copa del Rey. Muchísimas gracias al Ayuntamiento y a la Comunidad, porque no es fácil apoyar cuando todo no va bien. Es de agradecer el esfuerzo que han hecho. Y también lo que están haciendo los clubes para aguantar, que es muy complicado. La Copa del Rey ofrece el mejor baloncesto y eso no va a cambiar. Va a ser un espectáculo, no tengo dudas ni estoy preocupado”, comentó Antonio Martín, presidente de la ACB.

“Para Madrid es muy importante. Nos hace especial ilusión porque somos una ciudad castigada durante todo el último año. El deporte es una escuela de vida saludable y somos una ciudad muy deportiva. Es una escuela de valores, de vida… Siempre apoyaremos los grandes eventos y los que no son tan grandes. A nivel de imagen también es importante, para transmitir la imagen de esta maravillosa ciudad en la que vivimos”, añadió José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Por último tomó la palabra Ignacio Aguado, vicepresidente y consejero de deportes de la CAM. “Vivimos tiempos especialmente difíciles. A pesar de las dificultades, hemos conseguido que Madrid vuelva a ser la sede de esta Copa del Rey. Nos ayudará a evadirnos y el poder ser el km 0 del deporte nacional y del basket… es muy importante para nosotros. Trabajo para ello. Esta instalación es la mejor del mundo para organizar espectaculos deportivos y eventos deportivos”.

Baskonia-Joventut: Ivanovic quiere repetir en la Copa

El Baskonia hizo una encuesta minutos antes del sorteo y la afición prefería al Joventut al resto de rivales. Un lobo con piel de cordero. En la Copa, la Penya suele subir prestaciones y su plantilla es la más compensada en años. El Baskonia lleva 11 años sin alzar este título (Madrid 2009), pero la última vez que lo logró fue en Madrid y con Ivanovic en el banquillo.

TD Systems Baskonia

Al Baskonia, con Dusko Ivanovic en el banquillo, hay que meterlo siempre en todas las quinielas. El montenegrino le ha devuelto el carácter Baskonia a un equipo que dio la campanada en la fase final de Valencia, pero que en la Copa estará algo más desubicado sin su afición, que suele llenar las gradas, sea donde sea el torneo.

Lo mejor del TD Systems Baskonia

Un equipo con corazón y que, por ahora, no ha echado en falta muchísimo a Tornike Shengelia, el que mejor ha encarnado ese carácter Baskonia en los últimos tiempos. Rokas Giedraitis es uno de los mejores aleros de Europa, Achille Polonara ha dado un paso al frente y Alec Peters se va encontrando poco a poco más cómodo. Un Baskonia con los roles más repartidos y en el que cada uno tiene su momento.

Lo peor del TD Systems Baskonia

Raieste, Kurucs y Sedekerskis han subido al primer equipo, pero tienen poco protagonismo, lo mismo que Ilimane Diop. Por lo tanto, Ivanovic cuenta con una plantilla corta en la que algunos jugadores acumulan muchos minutos. A veces se echa en falta un jugador franquicia que se eche el equipo a la espalda.

Joventut de Badalona

La Penya presenta la plantilla más compensada de los últimos años, en los que había apostado por un tirador (primero Laprovittola y después Prepelic), que acaparaba mucho el juego. Xabi López-Arostegui es la nueva perla de una cantera de la que salió Pau Ribas, uno de los regresos más sonados del verano. El plus en el juego interior lo ha puesto otro exazulgrana, Ante Tomic, que está rindiendo a un gran nivel.

Lo mejor del Joventut de Badalona

Ante Tomic y Vladimir Brodziansky forman una buena pareja en el juego interior. Xabi López-Arostegui se ha eregido como el líder ofensivo en el juego exterior (12,8 puntos y un 42,3% en triples) junto a otro español, Ferrán Bassas. Un equipo más coral y menos dependiente de un solo jugador.

Lo peor del Joventut de Badalona

El Joventut comenzó muy bien la temporada, pero ahora muestra luces y sombras (cinco derrotas en los últimos seis partidos de la Liga Endesa). Una plantilla joven, que paga a veces su inexperiencia. Shawn Dawson todavía está a medio gas tras vivir una auténtica pesadilla con las lesiones.

El Joventut rentabiliza una nueva desconexión del Unicaja

Este triste e irreconocible Unicaja sigue en pleno valle de lágrimas. El equipo malagueño, que ganaba por 63-51 a los 26 minutos agarró otra de sus famosas ‘pájaras’, desconexiones o como prefieran ustedes llamar a este tipo de absurdas lagunas, cada vez más frecuentes. La Penya se puso las pilas y volteó el electrónico, en menos de siete minutos, con un espectacular 9-28. Victoria importantísima de los verdinegros, que se ponen una privilegiada posición en este complicado grupo de Top-16. Y, por supuesto, nueva decepción de los de Luis Casimiro, que solo han ganado uno de sus últimos ocho partidos y que, si se han clasificado para la Copa del Rey ha sido por pura potra. Ni más, ni menos. Mal partido de casi todos con excepción de Thompson y destacado trabajo del Joventut como bloque.

Los primeros 20 minutos fueron muy entretenidos. El Unicaja aplicaba fortaleza en el rebote en tanto que el Joventut centraba su arsenal ofensivo en Tomic (16 puntos en este tramo). El croata juega en otra liga… Dos triples de Waczynski y dos puntos más de Gerun abrieron la primera brecha del partido (26-18 min, 11). La Penya trataba de no descolgarse. Con 40-39 a los 15’ minutos, los malagueños dieron un segundo estirón (49-41). Una canasta bajo aros de Tomic cerró el primer cuarto con 49-43. No muchos triples para lo que suele ser habitual en estos dos equipos. 5/12 Unicaja y 2/6 por parte del Joventut. Buenos minutos de Waczynski con 13 puntos.

La segunda parte empezó con malas noticias para el Joventut. Problemas musculares para Dimitrijevic (después pudo entrar en la pista) y un parcial de 4-0 que colocó el marcador en un 53-43 y tiempo muerto pedido por Carles Durán, entrenador de los badaloneses. El primer efecto de la charla fueron dos triples seguidos de Aróstegui. Tiempo de rachas. Del 63-51 del minuto 26 tras un triple de Waczynski se pasó a un 63-61. Eléctrico parcial del Joventut, que se negaba a irse del encuentro. Lo que sucedió después fue inimaginable.

El Joventut pidió tiempo muerto y empezó una brillante reacción que coincidió con la enésima desaparición de su oponente. El 68-66 que cerró el tercer parcial auguraba fuertes emociones. Entre Tomic y Brodziansky ya sumaban 34 puntos.

En realidad no hubo ni emoción. Al Unicaja le pasó lo de casi siempre, clásica fuga de cerebros e ideas e incapacidad para aplicar una defensa eficaz. En un parpadeo, la Penya se adelantó con un 71-79. Desde el mencionado 63-51, nada menos que 9-28 de parcial. Los de Casimiro añoraban los puntos de sus tiradores de raza, Brizuela y Alonso y, por supuesto, la baja por lesión de Bouteille. Thompson, de nuevo en el ruedo. El estadounidense, internacional por Costa de Marfil, fue el único que sostuvo a los verdes. La Penya ya no perdió su velocidad de crucero y finalizó con una excelsa defensa que provocaba errores en los pases a un descompuesto adversario. Brodzianski, que acabó con 21 puntos, el gran segundo tiempo de Dimitrijevic, las apariciones oportunas de López-Arostegui y dos triples de Bassas cerraron un partido que terminó con un impensable 86-95. Nuevo naufragio malagueño y el Joventut, en su salsa.

Este Herbalife Granca es otro

Se esperó hasta el final el Gran Canaria para amarrar un precioso partido de baloncesto, atractivo para el espectador, puede que no tanto para los entrenadores. Con un notable acierto exterior y la batuta de Slaughter, los pupilos de Porfirio Fisac sellaron la quinta victoria en los últimos seis partidos ante un Joventut en crisis.

El partido se puso disfrutón desde el principio, una delicia para el espectador, acaso un dolor de cabeza para los entrenadores. En el intercambio de canastas inicial, Dima le dio al Granca un11-7 que tampoco es que significara mucho en ese momento, mas supuso el inicio del primer despegue local. Balcerowski, todoterreno pura clase desde un inmensa atalaya de 216 centímetros enchufó un triple frontal como precedente a otra canasta de Shurna que puso a los de Fisac 16-9 en el marcador.

El Joventut se agarraba entonces a Brodzianski, que anotó su séptimo punto para acercar 16-11 a los suyos, pero sendos triples de Albicy y Shurna le dieron al Herbalife un peligroso 22-13. Reaccionó bien rápido la Penya, hasta el punto de que una canasta de Birgander le acercó a dos, 22-20, en menos de lo que dura un pestañeo. Antes de acabar el primer cuarto, otros dos triples locales, en este caso de Okoye y Clark, le dieron un respiro a los muchachos de Porfirio Fisac antes de que se acabase un trepidante primer cuarto: 28-22.

Por entonces ya había entrado en escena López-Aróstegui, que con cinco puntos consecutivos mantenía a los suyos en vereda 32-27. Aunque solo fuera momentáneamente, el flujo ofensivo decaía entonces sobremanera, imponiéndose por fin las defensas. Eso, al menos, debían pensar Fisac y Durán.

Otro triple de Clark amenazó con disparar al Gran Canaria, 40-32, pero no resulta el Joventut una roca fácil de horadas, acaso un equipo que te obliga a ganarle varias veces dentro del mismo partido, ni asomo de rendición. Así, entre Tomic, Birgander y López Aróstegui, los visitantes empataron a 40, un parcial de 0-8 que fulminó Beirán con una canasta y una excelente asistencia sobre Diop, que reventó el aro verdinegro para poner un 44-40 que rápidamente recortaron el hiperactivo López-Aróstegui, con otro triple, y Ferrán Bassas sobre la bocina para poner el 44-45 con el que el partido se plantó en el descanso.

Aquella agónica canasta de Bassas fue vitamina para la Penya, que empezó a controlar tempo y marcador, aunque tampoco es que se marchara en el marcador. El marcador volvió a moverse con un triple de Brodziansky automáticamente contestado por otro de Okoye para el 47-48. Reinaba de nuevo el intercambio de canastas, y si Shurna enchufaba otro triple, Tomic contestaba bailando en la pintura rival para mantener a los suyos con ventaja: 50-55.

Reaccionó entonces el Gran Canaria, que espantó de golpe a todos sus fantasmas. Un parcial de 10-0, coronado por sendos triples de Okoye y Albicy, le dio de nuevo la delantera en el electrónico: 63-58. Bassas y Dimitrijevic mantenían a los suyos en vereda, 64-63. El duelo pasaba por ser un continuo intercambio de golpes como demostró el marcador que reinaba en el cielo del Gran Canaria Arena una vez consumidos los primeros 30 minutos de juego: 74-71.

El último periodo se inició con una centelleante secuencia triplista sellada por Parra, Slaughter y Morgan que mantenía el duelo en un puño: 79-77. El escolta pasaporte polaco enchufó desde los 6,75 para darle algo de carrete al Granca, 84-79, más centrado que nunca en conservar su ventaja por pírrica que esta fuera. Con el partido encarando sus dos últimos minutos, Stevic le sacó un 2+1 a Bassas para comenzar a decantar la balanza: 89-81.

Nada pudo hacer el combativo equipo de Carles Durán por levantar un marcador que ya era imposible. El propio Stevic había entrando en trance cuando más falta hacía, y con sendos 2+1, intercalado un gancho de Beirán, dispararon al Herbalife en el marcador: 95-83.

Desde luego, este Herbalife Gran Canaria es otro. Una vez consumado el fracaso de quedarse fuera de la Copa del Rey tras su pésimo inicio de temporada, acumula cinco victorias en la Liga Endesa en los últimos seis partidos. Todo lo contrario que el Joventut, en ligera decadencia.

Copa del Rey ACB 2021: ya se conocen los ocho clasificados

La victoria del Barça en la pista del Baxi Manresa (76-99) le entregó la última plaza para la Copa del Rey de Madrid al Unicaja, que debería perder por 75 puntos para estar fuera. Algo imposible. De haberse dado un triunfo local en este partido, los de Luis Casimiro deberían haber ganado este domingo al TD Systems Baskonia para clasificarse para la cita del KO. Algo que ya no será necesario.

El equipo malagueño, que el año pasado disputó la Copa del Rey como anfitrión (era noveno al cierre de la primera vuelta y dejó fuera al San Pablo Burgos), estará en un torneo que se disputará en el WiZink Center de Madrid del 11 al 14 de febrero y en el que también pelearán por el título el Real Madrid, el Iberostar Tenerife, el Barça, el TD Systems Baskonia, el Hereda San Pablo Burgos, el Valencia Basket y el Joventut.

Una plaza de cabeza de serie, en el aire

Ya se conocen tres de los cuatro cabezas de serie del sorteo, que será el próximo 18 de enero. Son el Real Madrid, el Iberostar Tenerife y el Barça. La última plaza dependerá de lo que pase en el Unicaja-Baskonia de este domingo (18:30, #Vamos). Si gana el Baskonia, la plaza será suya; si no, el cuarto puesto será para el Burgos tras su triunfo frente al Coosur Betis (76-85).

El criterio de clasificación durante la pandemia

En una temporada tan golpeada por el coronavirus y con muchos partidos aplazados, los clubes decidieron que los equipos clasificados para la Copa del Rey serían los que mejor porcentaje de victorias tuvieran el 10 de enero. En caso de empate, quedaría primero los que tuvieran un mejor average.

El Joventut se acerca a la Copa tras exhibirse ante el Murcia

El Joventut de Badalona dio un paso de gigante para confirmar su presencia en la próxima edición de la Copa del Rey después de imponerse este miércoles al UCAM Murcia (104-93) en un partido de la jornada 17 en la Liga Endesa que fue una auténtica exhibición de los verdinegros.

El conjunto catalán se agarró a las prestaciones de Bassas y López-Arostegui, que firmaron una actuación sobresaliente. El base y el alero de la ‘Penya’ sumaron 25 puntos cada uno para liderar la victoria del Joventut, que alcanza un balance 10-5 para allanar su camino hacia el billete copero.

Por su parte, el equipo dirigido por Sito Alonso apretó al final para acercarse en el marcador, sobre todo por el empeño de Frankamp, autor de 21 puntos y seis asistencias, pero fue insuficiente para frenar el buen partido de los badaloneses. La derrota deja al UCAM en la décima posición, con 7-8, dando un paso atrás en el mismo objetivo de la Copa.

La defensa del Barça ahoga al Joventut en el Palau Blaugrana

La diferencia de plantilla entre el Barça y el Joventut se ha puesto en evidencia hoy en el Palau con una cómoda victoria azulgrana por 88-74 en la que los jugadores del banquillo de Jasikevicius aportaron 52 puntos por los 27 del de Durán.

El intenso ritmo marcado por Adam Hanga (18 puntos y 4 asistencias) y Nick Calathes (10 y 7) no pudo ser contrarrestado por Ferran Bassas ni Nenad Dimitrijevic. Pau Ribas se diluyó en la segunda mitad y Ante Tomic no estuvo cómodo en la pintura. Si a eso se le suma que se desaprovecharon 17 rebotes ofensivos y se perdieron 15 balones, el resultado final no extrañó a nadie.

Thomas Heurtel quedó fuera de la convocatoria para un encuentro por primera vez en la temporada y todo apunta, ahora sí, que los días del base francés en el Barça están contados. Dicho esto, el otro problema era hoy la baja de Brandon Davies con problemas musculares en el gemelo derecho, que el técnico azulgrana cubrió en defensa con Pustovyi, que también estuvo bien en ataque, Smits, Oriola y Sergi Martínez.

Homenaje a Pau Ribas y Ante Tomic antes del inicio del encuentro, que recibieron una camiseta azulgrana cada uno de manos del capitán barcelonista Pierre Oriola, quien ha relevado a Tomic en esta función en el Barça.

El Barça bloqueó el ataque de los badaloneses con una avanzada y agresiva defensa y el 13-12 al final del primer cuarto fue el reflejo de lo visto en la pista. Con Hanga en la pista como base el Barça se fue arriba (20-14 m. 13) y la Penya reaccionó bien (22-20, m.15).

El Joventut entraba en ‘bonus’ y Oriola, Hanga y Sergi Martínez llevaban a un parcial de 8-0 que rompía el partido (30-20, m.17). Los badaloneses empezaban a perder balones (8 en este cuarto) y no aprovechaban su dominio en el rebote ofensivo para irse abajo de 13 (35-22, m.18).

Tras ir al descanso con 39-29, dos puntos de Pustovyi y un triple de Calathes colocaban un claro 44-29 (m.22). López-Arostegi se cargaba a su equipo a la espalda (52-42, m.34) después de que Hanga relevase a Calathes y se convirtiera en el hombre más efectivo de su equipo y fue una pesadilla para la defensa visitante (65-48, m.28) y lo llevó a su máxima ventaja hasta entonces.

El Joventut había caído en la trampa de jugar rápido y en este cuarto encajaba 33 puntos, aunque había anotado 27, pero la brecha estaba abierta (72-56). Con Tomic bien marcado y Ribas, Bassas y Brodziansky neutralizados y Dawson lejos de su mejor forma, la superioridad barcelonista era ya muy clara.

El Joventut se había quedado sin gasolina y el Barça, con rápidas transiciones, superaba ya los 20 puntos de ventaja tras una canasta de Bolmaro y dos tiros libres de Smits (82-59, m.35) y de poco le servían los 16 rebotes ofensivos que ya habían capturado los hombres de Carles Durán.

Brodziansky lograba sus dos primeros puntos de tiro libre (82-61, m.36), Tomic, Ribas y Bassas ya estaban en el banco y por el Barça entraba Ibou Badji, el joven pívot senegalés de 18 años y 2.15 metros que debutaba en la Liga Endesa. De ahí al final el Joventut, por medio de Dimitrijevic (8 puntos seguidos), recortó hasta el 88-74 final.