Un 'topo' para vigilar la grave situación económica del Betis

Pablo Martín Pelegrín. Fue la sorpresa del día en una Junta del Betis que básicamente discurrió tal y como se esperaba, con victoria para la permanencia de buena parte del actual Consejo liderado por Ángel Haro. Pero la oposición, que encabeza la plataforma ‘Es posible otro Betis’ (EPOB) conseguía incluir en la directiva a un miembro, el consultor financiero Pablo Martín Pelegrín. Ricardo Díaz también será nuevo consejero.

EPOB, que no ha logrado apoyos suficientes para el asalto al poder con el mítico Lorenzo Serra Ferrer de punta de lanza, jugará por tanto casi a la contra, con un ‘topo’ dentro del órgano de dirección. Aunque Pelegrín mostró su predisposición a “colaborar”, tener a un experto financiero en el Consejo permitirá a la oposición vigilar durante los próximos meses las decisiones de una entidad con graves problemas económicos que ayer se constató profundamente dividida. 975 personas, 358 de ellas presentes en el estadio, aucudieron a la Junta de Accionistas en el Benito Villamarín. 2.616 accionistas se encontraban representados, 85.073 acciones en total.

Desde el comienzo del acto se comprobó la discordia, y no sólo por declaraciones encontradas entre unos y otros. La aprobación de cuentas, de la gestión de la pasada campaña y del presupuesto de la actual contó siempre con más de 45.000 votos a favor y entre 30 y 37.000, dependiendo del epígrafe, en contra. Pocas veces ha habido un margen tan poco contundente hacia el triunfo y en ello tiene mucho que ver que el Betis, más allá de una continua mediocridad deportiva, tenga actualmente 80 millones de deuda neta. Además, el propio consejero José María Pagola mostró su preocupación por el fondo de maniobra negativo existente de 102 millones de euros.

No ayudaron a un clima de conciliación los esperados reproches de los opositores ni, tampoco, que desde el Consejo se reprendiera a los que criticaban la gestión desde el atril. El presidente Haro calificó a uno de los intervinientes como “mamporrero de Lopera” y el vicepresidente López Catalán llegaba a afirmar que algunos de los rumores acerca de su labor en el club provenían de “biriperiodistas”. Antonio Cordón, el director deportivo, contribuyó a la cizaña: “Me da la sensación de que hay veces que se quiere que el Betis pierda”, afirmó al terminar su comparecencia sobre la situación deportiva del equipo.