De Tomás y Embarba, rayos y truenos de ascenso directo

Convendría instalar un detector de metales en las porterías del RCDE Stadium hoy que se enfrentan los equipos de Segunda que más balas disparan. Los mayores rematadores, 294 el Espanyol por 263 el Rayo Vallecano, aunque no siempre traducen sus chuts en goles (sigue el partido en directo en AS.com). Sí normalmente los pericos, que iniciaban la jornada como el más goleador de la categoría aunque vienen de frustrarse ante el Girona con 27 tiros (ocho a puerta) y ni una sola diana, no tanto los de Vallecas, cuya pólvora se seca especialmente a domicilio. Y ambos necesitan dar en el plato, ahora que el ascenso directo está a tiro -el Espanyol cedió anoche provisionalmente el liderato- y antes de que se escape.

Al final, al buen pistolero no lo juzgarán por su arma, sino por su puntería. En eso, los protagonistas absolutos, sobre todo hoy, son Raúl de Tomás –cuyo hermano precisamente este sábado firmaba por el Rayo B– y Embarba, dos de los grandes artilleros de la historia franjirroja, que en este momento de la temporada pasan con el Espanyol una pequeña travesía por el desierto. Tres jornadas acumula sin marcar el ‘pichichi’ RdT y unas cuantas más, desde el 2 de diciembre, el extremo, quien de todos modos solo suma uno menos que Antoñín, el máximo realizador del Rayo, y supera a Isi Palazón, el autor del gol que en la primera vuelta significó la primera derrota de los pericos en Segunda.

En gran medida repetirá Vicente Moreno el equipo que perdió en Montilivi, paradójicamente, en uno de los mejores partidos de la temporada, con la salvedad de David López, sancionado, por quien entrará Calero. El también central Lluís López se ha recuperado para entrar en la convocatoria, no así Campuzano, con molestias durante toda la semana.

También sancionado, no podrá Iraola sentarse en el banquillo visitante del RCDE Stadium. Pero sí espera el técnico del Rayo Vallecano que le dé resultado la dosificación de la plantilla, que afronta su quinto partido en quince días, tras una eliminación copera bastante digna el pasado miércoles frente al Barcelona. Además, va el entrenador recuperando los jugadores que se vieron afectados por COVID y que entran en la convocatoria. En la portería, la incógnita estriba entre Dimitrievski o el retornado Luca Zidane. Los metas, sea cual sea el bando, harían bien hoy en lucir un chaleco antibalas. Por si acaso.


CLAVES

Retoque central

La sanción de David López obliga al Espanyol a mover la defensa por duodécima vez en 13 jornadas. Hasta ahora, con 11 goles en contra, no se ha resentido.

Desgaste

El Rayo jugó un partido de Copa muy exigente ante el Barcelona. Iraola esera tener recuperados del esfuerzo a sus jugadores.

Bipolaridad

Aunque en Girona jugó de nota y que Vicente Moreno huye de las estadísticas, lo cierto es que los pericos vienen de dos derrotas.

Portería

La vuelta de Luca Zidane le abre el dilema de la portería a Iraola. Dimitrievski está a un gran nivel y Luca, antes de su ausencia, también.

ASES A SEGUIR

Puado

Desde la banda, como enganche o segundo punta, su crecimiento está siendo exponencial últimamente.

Trejo

El argentino se ha hecho con el mando del equipo y parece imprescindible en el mediocentro rayista.

ENTRENADORES

Vicente Moreno: “Espero que las tornas cambien”

“El Rayo es un equipo con muchísima personalidad, sin duda que de aquí al final va a luchar por subir a Primera. El partido de la primera vuelta se decidió por una jugada aislada, espero que las tornas cambien. ¿El mercado? El trabajo más difícil ya se hizo en verano”.

Iraola: “Hay que hacer un buen partido”

“Venimos de dos partidos exigentes, pero el equipo va a llegar bien. El Espanyol es el equipo más fuerte en casa, difícil de ganar en su campo. Si queremos conseguir algo hay que hacer muy buen partido. Tenemos que estar muy bien para poder competir el encuentro”.

La RdT-dependencia

Tres disparos a puerta, dos bloqueados entre Juan Carlos Martín y el rostro de Jordi Calavera, y dos fuera. Tal es el balance ofensivo de Raúl de Tomás en la desdichada derrota del Espanyol ante el Girona. Una falta de efectividad que no le va a la zaga a la del resto del equipo, que reunió otros 20 remates y tampoco marcó, pero que llama la atención por tratarse del ‘pichichi’ de Segunda, porque viene de una frustración que ya exteriorizó la anterior jornada contra el Castellón y porque enlaza tres fechas ligueras sin anotar, en un equipo que depende –como les sucede a la inmensa mayoría– de su máximo goleador.

Foto de De Tomás

Que el Espanyol precisa de los goles de Raúl de Tomás es una evidencia que demuestran los números. Habiendo disputado las 22 jornadas, lleva 12 goles repartidos en diez partidos, en los que el Espanyol ha sumado ocho victorias, un empate y solo una derrota (esta, precisamente, contra el Girona en la primera vuelta). En los otros diez encuentros en que no ha visto puerta, ha cosechado el conjunto perico seis triunfos, dos empates y hasta cuatro derrotas. Dicho de otro modo, cuando él marca, el Espanyol logra el 83,3 por ciento de los puntos posibles –lo que, extrapolado a estas alturas, le supondría llevar 55 en lugar de los 45 reales–; cuando no anota, consigue el 55,5 por ciento, por lo que tendría solo 36 puntos sin los goles del madrileño.

¿Y a qué se debe su actual parón goleador? Indudablemente, a la ineficacia. Si bien es cierto que ante Las Palmas no llegó siquiera a rematar, contra el Castellón tiró cinco veces (dos a portería), por las siete (y tres a puerta) del sábado en Montilivi. Esto es, 13 disparos (cinco a puerta) sin gol. Una barbaridad teniendo en cuenta que, hasta ese momento conseguía De Tomás convertir uno de cada cuatro tiros, 12 dianas en 49 disparos, por lo que de no haber cambiado su puntería habría acumulado otros tres goles en estas jornadas en que no ha ‘mojado’.

Escudo/Bandera Espanyol

Otro ejemplo de esa pólvora mojada es que en ninguno de los diez encuentros en que marcó había necesitado rematar más de tres veces a portería y que en cinco de ellos, la mitad, convirtió todos los chuts que fueron entre los tres palos: frente a Oviedo (en que estableció un doblete), Ponferradina, Málaga, Fuenlabrada y Girona en el RCDE Stadium.

Una puntería que temporalmente se ha perdido, lo cual se puede achacar a la propia ofuscación de querer marcar y no conseguirlo o a un criterio mucho más técnico, como su ubicación a menudo alejado del área, lo que impide que llegue a remate tan aseado como debiera, si bien esto ya le ocurría cuando sí anotaba.

El último tanto de Raúl de Tomás fue su golazo al Almería, el 20 de diciembre.

Ampliar

El último tanto de Raúl de Tomás fue su golazo al Almería, el 20 de diciembre. Alex Caparros (Getty Images)

De todos modos, no es la primera sino la segunda vez esta temporada en que De Tomás se queda a cero durante tres jornadas consecutivas. La anterior mala racha comenzó ante el Rayo Vallecano, que además de ser su exequipo es el próximo rival, con el que tratará de rehacerse. En la primera ocasión, después de tres partidos de vacío, el ‘pichichi’ encadenó cinco marcando. A partir del domingo cabrá ver si la historia se repite.

El Espanyol rompe la máquina

Me da vergüenza decir que lo hicimos bien y no ganamos, pero es que esa es la realidad”, reconocía sonrojado Vicente Moreno. “Le he dicho a Juan Carlos que menudo cabr…”, confesaba Adrián Embarba, excompañero del guardameta. “Lo hemos intentado de todas las maneras posibles, pero la pelota no quería entrar”, se lamentaba Adrià Pedrosa. Lo cierto es que perdió el Espanyol ante el Girona (1-0), pero también lo es que reventó la máquina de las estadísticas. La producción ofensiva fue de récord, en esta temporada y en mucho tiempo. Un castigo histórico.

Escudo/Bandera Espanyol

27 fueron las veces que remató el Espanyol en Montilivi, una barbaridad; diez llevaba a la media hora de partido. Pero no fueron chuts a voleo, sin criterio, sino con toda la intención del mundo. Ocho se dirigieron a puerta, lo nunca visto en el equipo de Vicente Moreno, y siete se toparon con intervenciones –alguna portentosa– de Juan Carlos Martín, en la que muy probablemente fuera la mejor actuación de su carrera profesional. Otros 12 se marcharon fuera, alguno rozando la meta, y dos directamente se estrellaron en el palo.

Remates a puerta del Espanyol

Partido Remates a puerta Resultado
Girona vs Espanyol  8 Derrota
Sabadell vs Espanyol 7 Victoria
Espanyol vs Castellón 7 Victoria
Espanyol vs Albacete 6 Victoria
Espanyol vs Sporting de Gijón 6 Victoria
UD Logroñés vs Espanyol 6 Victoria
Espanyol vs Mirandés 5 Victoria
Espanyol vs Real Zaragoza 5 Victoria
Málaga vs Espanyol 5 Victoria
Espanyol vs Alcorcón 5 Victoria
FC Cartagena vs Espanyol 5 Victoria
Espanyol vs Lugo 5 Victoria
Espanyol vs Almería 5 Victoria
Espanyol vs Girona 4 Derrota
Tenerife vs Espanyol 4 Empate
Espanyol vs Ponferradina 3 Victoria
Espanyol vs Mallorca 3 Empate
Fuenlabrada vs Espanyol 2 Empate
Real Oviedo vs Espanyol 2 Victoria
Leganés vs Espanyol 1 Derrota
Las Palmas vs Espanyol 0 Derrota
Rayo Vallecano vs Espanyol 0 Derrota

Fueron una locura, 40, los centros al área que intentó el Espanyol, y otra barbaridad, cinco, las grandes ocasiones falladas, cuando el promedio del conjunto blanquiazul es de 1,41 por partido, lo lo que es lo mismo, 31 en las 22 jornadas que se han disputado hasta la fecha. La posesión, de un 64,11 por ciento, no fue en absoluto estéril en cuanto al arrollador juego ofensivo desplegado, sí por el resultado final.

En cuanto a los nombres propios, tres remates a puerta realizó Raúl de Tomás, por dos de Nico Melamed, tres fuera lanzó un Javi Puado que se convirtió en uno de los mejores –sino el mejor– futbolista del Espanyol ante el Girona y cuatro en total tuvo en sus botas Embarba, contando su palo. Pero también jugadores menos prolíficos en ataque, como David López o Keidi Bare, dispusieron de su ocasión clara. Un asedio que no valió ni para puntuar, pero que sí puede marcar el camino.

Pablo Moreno impulsa al Girona contra un Espanyol impotente

El Girona es el protagonista de las pesadillas pericas esta temporada. Si el conjunto rojiblanco fue el primero en ganar al Espanyol en su estadio, ahora le hace estrenar la segunda vuelta con una derrota. Los gerundenses fueron un muro, con muchísima culpa de Juan Carlos, y, gracias al tanto de Pablo Moreno, suman tres puntos de oro. Los pericos mostraron intensidad, intención, calidad y fútbol, pero no gol. Justo lo que sí tuvo un Girona combativo, sacrificado y solidario que sale reforzado del derbi y catapultado hacia la lucha por el playoff.

El Espanyol empezó a acosando y sometiendo al Girona y, si en el 20’, el conjunto perico se hubiera colocado 0-2 en el marcador a muy pocos le hubiera sorprendido. Tras un aviso de Puado, Melamed y David López hicieron que Juan Carlos se colocara bajo el foco y se luciera. Sus intervenciones fueron tan fantásticas como alentadoras para un conjunto rojiblanco que al verse intacto dio un paso adelante. Mucha culpa de ello la tuvo un Samu Saiz repleto de calidad y que le dio vértigo a las acciones de ataque. Pero si de calidad se trata, Embarba, que además cumplía un año de su fichaje por el Espanyol, la demostró con una acción, en el 29’, que acabó con el balón estrellándose en el palo izquierdo de la meta del Girona. Fueron minutos en los que los gerundenses se colgaron del palo y los visitantes olieron sangre, pero la falta de pegada perica fue alarmante. Ocasiones, entre Keidi Bare, RdT y Cabrera, tuvieron para aburrir. ¿Pero saben qué sucede cuando se perdona? Efectivamente, 1-0. En el 41’, Pablo Moreno, habilitado por Miguelón, aprovechó un balón que fue al espacio tras un rebote para retar a Diego López, marcar y poner por delante al Girona.

Escudo/Bandera Girona

Ya en la segunda parte, el Espanyol apareció impetuoso, aunque siguió negado de cara a gol. RdT no acertó a marcar sin portero, Calavera sacó el balón sobre la línea de gol, y Puado se topó con el palo en el 54’. Después toda la culpa fue de un imperial Juan Carlos. Para enmarcar fue su parada ante un cabezazo desde el área pequeña de Keidi Bare en el 67’. Precisamente el albanés demandó un penalti por un manotazo de Aday, pero el colegiado ni el VAR lo consideraron. Los nervios no tardaron en aparecer en el bando blanquiazul y es que derribar el muro del Girona parecía misión imposible. Y lo fue porque en los últimos minutos, al Espanyol le faltó claridad y los cambios, un tanto tardíos, no tuvieron opciones. Los de Vicente Moreno caen fuera en Liga por segunda jornada consecutiva y ponen a merced del Almería (que tiene dos partidos menos) el liderato. De momento siguen primeros, pero empatados a 45 puntos con el Mallorca.

Escudo/Bandera Espanyol

Cambios

Ramalho (45′, Enric Franquesa), Joel Barcenas (62′, Pablo Taboado Moreno), Mamadou (69′, Stuani), Valery Fernández (69′, Aday), Wu Lei (77′, Javi Puado), Fran Mérida (83′, Keidi), Vadillo (83′, Nicolás Melamed), Ibrahima Kebe (84′, Samuel Sáiz)

Goles

1-0, 40′: Pablo Taboado Moreno

Tarjetas

Arbitro: Juan Luis Pulido Santana
Arbitro VAR: Víctor Areces Franco
Enric Franquesa (44′,Amarilla) Santiago Bueno (70′,Amarilla) Embarba (73′,Amarilla) David López (74′,Amarilla

Clasificación

Stuani reta al líder en un derbi con heridas abiertas

El derbi entre Girona y Espanyol está listo para escribir un nuevo capítulo (sigue el partido en directo en As.com). Pese a que los rojiblancos llegan al duelo con una resaca más dulce gracias a la Copa del Rey, lo cierto es que la dinámica de ambos en Liga es bien distinta. Mientras que los pericos son líderes, a los rojiblancos les está costando engancharse a los puestos de playoff tras encadenar cuatro jornadas sin ganar (tres empates y una derrota). Eso sí, en la primera vuelta las sensaciones que desprendían ambos no eran muy distintas a las actuales y el Girona ya logró darle un revolcón al Espanyol en su estadio (1-2).

Pero si algo ha caracterizado a los últimos envites entre Girona y Espanyol ha sido que el visitante es favorito. En Primera, el Girona logró vencer dos veces en Cornellà-El Prat y en las segundas vueltas, el Espanyol hizo suyo Montilivi. Este curso se ha seguido la dinámica y ahora los pericos esperan volver a conquistar el feudo rojiblanco. La diferencia es que el Girona ya cuenta con Stuani, está al cien por cien tras su lesión, y será la principal referencia gerundense. Además, el uruguayo no sólo tiene el aliciente de enfrentarse a uno de sus ex equipos sino que retará a David López. En sus últimos duelos han saltado chispas, o más bien codazos, y el central ha sufrido alguna que otra fractura de nariz.

Pero el Espanyol bien haría en no sólo centrarse en Stuani porque Francisco ya ha dejado claro que quiere que su equipo sea valiente y ambicioso. Y jugadores como Samu Saiz y Monchu tratarán de ponerle vértigo al juego. Los rojiblancos necesitan empezar con buen pie la segunda vuelta y es que el calendario que les espera es de ‘Primera’.

Tras jugar ante el Espanyol disputarán los octavos de final de Copa contra el Villarreal y después volverán a la Liga para medirse a Mallorca y Leganés. Francisco es consciente de ello, no quiere dar pasos en falso y presentará el 4-3-3 que le ha dado equilibrio en los últimos duelos. Gumbau no podrá jugar por sanción y tampoco estará el joven Ramón Terrats en la medular tras confirmarse su positivo en COVID-19. Cristóforo e Ibrahima Kebe se disputan un puesto en el centro del campo junto a Monchu y un Samu Saiz que tendría libertad de movimientos para tratar de crear desequilibrio y dudas en el Espanyol.

Porque seguramente le queden a los pericos por disputar encuentros más importantes en este segundo tramo de temporada, en el que pretende el campeón de invierno serlo de la primavera y de todas las estaciones para volver a Primera. Pero, ahora mismo, el gran partido del Espanyol es este de Girona.

Al picante creciente de esta suerte de derbi advenedizo y las ganas de revancha por el 1-2 de hace dos meses en Cornellà, que hizo mucho daño a los de Vicente Moreno y al entorno, se une la gris eliminación copera de la semana pasada ante Osasuna. Solo un triunfo puede devolver la sonrisa al pueblo blanquiazul.

Al equipo regresarán naturalmente los habituales titulares a la alineación, de Diego López a De Tomás pasando por Keidi Bare o Melamed, con la duda de un Miguelón que vuelve tras sufrir unas molestias, la ausencia de Lluís López por lesión, la de Álex López tras confirmarse este viernes a última hora su rescisión para firmar por el Mirandés y la presencia más que probable en esa defensa de Cabrera, que compartiría un más que interesante choque de uruguayos con Stuani.

El otro que a priori marcará al delantero del Girona será –de vuelta al eje de la zaga tras su accidentada excursión al mediocentro en la Copa– David López, que buscará acabar esta vez con la nariz intacta. No en vano, no está el Espanyol para que le rompan nada, tampoco un liderato que aspira a conservar a su paso por Montilivi.

De Tomás, el ansia del gol 12+1

Sonriente en el festejo de las dos dianas del Espanyol. Pero después ansioso. Ofuscado. Incluso frustrado. Haciendo esporádicos aspavientos a sus compañeros. Dando una patada a una valla publicitaria conforme veía que el tiempo se consumía y veía que acababa de malograr una ocasión de gol. Y rabioso tras el pitido final, maldiciendo su suerte refugiado tras una portería, cuando el resto del equipo celebraba ya el triunfo que daba al conjunto perico el campeonato de invierno. Así fue el último partido de Raúl de Tomás, el domingo ante el Castellón. El gol entre ceja y ceja.

Nadie diría, contemplando la actitud del delantero, que se trata del ‘pichichi’ de Segunda División, con 12 dianas, igualado ahora con Uros Djurdjevic tras los dos goles del serbio el lunes con el Sporting. Ni mucho menos se pensaría que de una carrera suya por la banda izquierda y de sus botas nació el gol de la sentencia contra el Castellón, que remató Javi Puado. Tampoco que un minuto antes del encuentro había recibido sobre el césped el trofeo que le reconocía como Mejor Jugador de Diciembre de LaLiga Smartbank.

Con un carácter singular, controvertido, que muchos comparan salvando las distancias al de Cristiano Ronaldo, De Tomás no quiere perdonar ni un solo encuentro sin marcar. Y lleva solo 186 minutos sin ver puerta. Para la mayoría, solo un par de partidos. Para él, seguramente, será como si llevara 186 días ya sin ‘mojar’.

Tras su golazo de 53,5 metros frente al Almería para cerrar 2020, y después un diciembre con cuatro tantos en otros tantos partidos, venía el madrileño de quedarse sin completar ni un solo tiro a puerta en Las Palmas y quería resarcirse el pasado domingo, en que disparó dos veces entre los tres palos –la primera, un fallo en esas acciones que no suele perdonar–, una fuera y otras dos bloqueadas.

Fue, en definitiva, el segundo partido de LaLiga en que más chutó (cinco), solo por detrás de la visita al Cartagena (siete), en que sí logró marcar. Se le resiste, aunque sea levemente, el gol 12+1. Y Raúl de Tomás no lo soporta. Es insaciable.

Raúl de Tomás revoluciona el 'Cap Nena Sense Joguina'

52.570 euros, el récord –pese al actual contexto desfavorable– en los 54 años de historia del programa, fueron los que se recaudaron en la mágica noche del 5 al 6 de enero en el ‘Cap Nena sense Joguina’, el histórico maratón solidario de Ràdio Barcelona, en el que además de las donaciones el fuerte son las licitaciones de los oyentes por objetos de personajes populares. El objetivo, como reza el título del espacio, es que ninguna niña o niño se quede sin juguetes. Y allí, un año más, echó una mano algo relacionado con el Espanyol.

La camiseta firmada de Raúl de Tomás, concretamente la del 120º aniversario del club, que lució el equipo únicamente ante la Ponferradina el pasado 28 de octubre, se convirtió en uno de los objetos estrella, ya que por ella se pagaron 2.000 euros, después de que Josep Lluís, un ya mítico seguidor perico y del espacio radiofónico, superara la oferta inicial de otro oyente que puso 500 pero que prometió que, si durante la velada el futbolista enviaba un vídeo diciendo que se quedará en el Espanyol, añadiría un 0, hasta los 5.000.

Solo tres objetos superaron la licitación de Raúl de Tomás, las guitarras de Joan Manuel Serrat y de Alfred García, por las que se pagó 3.600 y 4.550, respectivamente, y una bicicleta de Josef Ajram, curiosamente seguidor del Espanyol, que alcanzó los 2.600. Entre los deportistas, por ejemplo, una camiseta y postales de Roger Federer se adjudicaron por 1.200 euros, por los 950 de la camiseta del jugador del Barcelona Pedri González, 750 de Neymar Junior, del PSG, o 250 por las botas del también azulgrana Philippe Coutinho.

El imprescindible deseo de la plantilla del Espanyol para 2021

Se acabó hablar de “objetivo”. Las palabras “ascenso” y “Primera” ya forman parte del vocabulario de la plantilla del Espanyol, que tras terminar 2020 como líder se ha juntado para explicar sus costumbres navideñas y expresar sus deseos para el próximo año. Y en todos figura como prioridad deportiva el retorno al lugar que el conjunto perico jamás debió abandonar.

“Salud, felicidad y, obviamente, que cuando acabe la temporada podamos estar en Primera otra vez”. Eso es lo que le pide David López, capitán, a 2021. Más escueto es Dídac Vilà: “Poder volver a Primera División”. Miguelón Llambrich también reflexiona: “El ascenso yo creo que sería el éxito”. Y Raúl de Tomás encaja la situación social con la deportiva: “Que la situación cambie, que todos tengamos salud y ojalá podamos conseguir el objetivo, que es subir a Primera División”.

Se acuerda Leandro Cabrera de la afición: “Que podamos reencontrarnos en nuestro estadio con toda nuestra gente y en Primera División”. “Todo el mundo es consciente de la realidad del club, de la deuda que tenemos los jugadores que el año pasado estábamos aquí, así que es más que evidente el deseo que tenemos, que es devolver el equipo a donde se merece”, cierra un analítico Sergi Darder.

Entre marisco, escudella, gambones, asado y canelones, las comidas navideñas predilectas de os jugadores, recuerdan qué regalos les han marcado. Como los Power Rangers de Cabrera en su niñez, la bicicleta de RdT y, más recientemente, los hijos en el caso de David o Dídac. Este último protagoniza uno de los momentos más cómicos del vídeo, cuando le preguntan qué le regalaría a Darder. “Una rotonda, para que siga practicando sus giros interminables por el campo”, responde, desenfadado.

Raúl de Tomás no tiene límites

“Quienes lo vemos cada día sabemos de lo que es capaz“, subrayan desde el vestuario de un Espanyol que, aun así, contempló ojiplático el descomunal gol de Raúl de Tomás. “Veíamos cómo Darder avanzaba metros y se quedaba solo, y casi todos le gritábamos que se la pasara“, explicó David López, que seguía la jugada desde el inicio. Un rechace casi desde la línea de fondo que alcanzó en el círculo central al delantero, quien la pinchó, sorteó a Nikola Maras con un sombrero, miró en milésimas de segundo a un adelantado Giorgi Makaridze y proyectó un trallazo que, desde 53,5 metros y sin botar, se coló en la meta de un todavía atónito Almería.

Se trata, ya no solo por el contexto –la victoria sitúa a los pericos en el liderato de Segunda justo antes de la Navidad–, del gol más precioso al que han asistido los 11 años largos del estadio del Espanyol, con la anécdota de que se fabricó en Cornellà y entró en El Prat –dos semanas antes hubiera vulnerado el esférico el confinamiento municipal–, y la certeza de que iguala y seguramente incluso supera a aquel otro que permanece en el imaginario colectivo de los blanquiazules, anotado en el Estadi Olímpic por Roger García el 20 de octubre de 2002. Entonces, desde 54 metos y con un potente zambombazo, batió el mediocentro al portero del Recreativo de Huelva y hoy afamado médico, César Quesada.

“Aquel fue también maravilloso, pero más simple”, conceden quienes desde el club lo vivieron, y eso que también significó una victoria crucial, la primera de Ramon Moya tras la destitución de Juande Ramos en un Espanyol, como casi siempre, en serios apuros. Pero en Primera.

Dónde está el techo de Raúl de Tomás. Es la pregunta que se formula ahora el espanyolismo, que en un espacio de ocho días ha asistido a una impresionante diana de falta por toda la escuadra en Las Gaunas que parecía insuperable y a un golazo directamente marciano. Pero es que Vicente Moreno tiene claro que el ariete “tiene capacidad incluso de ir a más”. Él mismo se incentiva: “¿El mejor gol de mi carrera? Posiblemente sí, porque he metido otros más bonitos pero este puede ser el más difícil por la distancia”. Y lo que es más importante, los números también lo avalan.

Despide De Tomás 2020 con 12 goles desde que comenzó la temporada, un estratosférico balance que no había alcanzado en toda su carrera, desde que debutó en Segunda B con el Real Madrid C (seis metió en la temporada 2012-13), pero tampoco con el Castilla (seis fue también su tope), en el Córdoba (uno, y de penalti) o en el Valladolid (cuatro).

Ni siquiera con el Rayo Vallecano había despedido un año con tanto acierto (cuatro fueron el máximo, en la campaña 2017-18). Y hace solo un año, cerraba 2019 habiendo anotado una solitaria diana con el Benfica, eso sí, en la Champions League. Lo siguiente sería recalar en el Espanyol, donde a las puertas del mercado de invierno sigue feliz, comprometido y regalando en Segunda una calidad prodigiosa. El campo se le queda, literalmente, pequeño. La categoría de plata, también.