Matera se disculpa por sus tuits racistas: “Sentí vergüenza, no imaginaba que los escribí yo”

El capitán de la selección argentina de rugby, Pablo Matera, entonó este lunes un mea culpa en una entrevista donde dijo sentirse avergonzado, afectado y herido por la polémica tras la difusión de antiguos mensajes de odio en su cuenta de Twitter, que llevaron a su suspensión temporal.

“Sentí vergüenza. No podía imaginar que los había escrito yo. Fui a ver todo lo que había escrito e incluso los que no tenían ninguna connotación me avergonzaron. Vi hasta qué punto era inmaduro”, dijo Matera, jugador del Stade Francais de Francia, en el diario galo L’Équipe.

En una de sus primeras declaraciones tras la controversia, el argentino dijo sentirse aún “afectado y herido” por el impacto que esta historia ha tenido también en su familia.

La Unión Argentina de Rugby (UAR) suspendió a principios de diciembre a Matera y a otros dos jugadores del combinado nacional después de que varios mensajes racistas y clasistas publicados en las redes sociales entre 2010 y 2013 salieran a la luz.

Pero 48 horas después, la UAR revocó su decisión tras hablar con los jugadores y valorar una actitud de colaboración y arrepentimiento. Además, destacaron que no habían repetido acciones semejantes en más de ocho años.

En L’Équipe, Matera se explica que en aquellos años era un “rebelde”, hacía muchas tonterías y que se trataba de “bromas” entre sus amigos “que no debían salir de ahí”.

“No le dábamos especial importancia a la noción de racismo a diferencia de otros países como Francia o Inglaterra. Sin duda porque no hay tanta diversidad” en Argentina, dijo.

El jugador cree que la ausencia de un homenaje mediático a Diego Maradona, fallecido días antes de la polémica, por parte de la selección de rugby podría estar relacionado con la recuperación de estos mensajes tanto tiempo después.

“Tengo la sensación de que a través de nosotros querían tocar al rugby argentino”, añadió.

Gerson acusa a Ramírez de un insulto racista por decirle: “Calla la boca, negro”

Eléctrico duelo entre Flamengo, campeón brasileño y de la Libertadores en 2019, y Bahía, que acabó 4-3 en encuentro de la vigésimo sexta jornada del Campeonato Brasileño. Un bonito choque que tuvo muchísimos asuntos extradeportivos.

El partido en el estadio Maracaná terminó con dos expulsiones y muchas discusiones. El futbolista del Flamengo Gerson, en declaraciones que concedió a la prensa al final del compromiso, acusó al colombiano Ramírez de insultos racistas. “Quiero decir una cosa: he disputado muchos partidos como profesional y nunca dije nada porque nunca sufrí prejuicio, pero cuando encajamos uno de los goles, Ramírez discutió con Bruno Henrique y fui a hablarle y él me dijo: “Calla la boca, negro”. Él tiene que aprender a respetar a las personas”, dijo Gerson. No fue el único incidente que padeció el choque, ya que Gerson acabó pidiendo explicaciones airadamente al entrenador de Bahía Mano Menezes.

Finalmente, Flamengo pudo remontar para vencer por 4-3. Y lo hizo con diez jugadores desde el minuto 10 cuando Gabigol fue expulsado por el colegiado Bruno Henrique que consideró que el delantero le había proferido palabras malsonantes y por eso le enseño la cartulina roja. Gabigol perdió un balón y cayó al suelo y fue ahí cuando el árbitro inmeditamente después le mandó a la caseta. Gabigol tardó alrededor de cinco minutos en abandonar el campo, visiblemente enojado, ya que paraba de pedirle explicaciones al árbitro. Una vez fuera, según informa ESPN, Gabigol dijo: “Aquí ya no juego. ¿Cómo voy a jugar al fútbol así?”. Muy molesto por la roja.

Gerson anuncia que no se “callará”

Gerson, tras denunciar haber sido víctima de racismo por parte de Juan Pablo Ramírez, puso un largo mensaje en una red social denunciando los hechos.

“El “cállate, negro” es exactamente lo que ya no sucederá. Seguiremos luchando por la igualdad y el respeto en el fútbol, lo que faltaba hoy en el otro lado. Desde que tenía 8 años, cuando comencé mi carrera en el fútbol, escucho, a veces con solo mirar, el “cállate, negro”. Y no lo consiguieron. No será ahora. No basta con no ser racista, hay que ser antirracista. De nada sirve tener el discurso, hacer campaña y no ponerlo en práctica en todos los aspectos de la vida, incluso en el campo. El fútbol no es algo ajeno a la sociedad y un entorno en el que se puedan aceptar barbaridades como “cállate, negro”. Es una pena que los negros tengamos que hablar de ello semanalmente y no se haga ninguna acción en el deporte al respecto. Y es aún más triste ver la connivencia de otras personas que están en el campo y que minimizan y reducen el peso del acto de hoy en Maracaná. Es repugnante vivir con el racismo y más aún con los que minimizan este crimen. No voy a “callarme”. Mi lucha, la lucha de los negros, no se detendrá. Y repito: es aburrido tener que hablar siempre de racismo y que las autoridades no puedan hacer nada”, reza el mensaje del jugador del Flamengo.