El Girona se seca: no ha marcado en el 48% de sus partidos de Liga

En Girona tienen un problema con el gol. Sorprende que un equipo en el que coinciden, por ejemplo, jugadores como Mamadou Sylla, Samu Saiz y Cristhian Stuani lleve tan sólo 17 goles en lo que se lleva de Liga, pero es la realidad y Francisco no esconde que necesitan mejorar sus registros goleadores. Es el único camino que les llevará a disputar el playoff. Los gerundenses son el tercer conjunto menos anotador de Segunda y preocupa.

Estos 17 goles distan muchos de las temporadas anteriores porque sin ir más lejos el año pasado, tras los mismos 23 encuentros, el equipo rojiblanco había festejado 31 tantos (14 más). Ya con el mercado cerrado, Francisco es consciente que los jugadores actuales serán los que tendrán que dar un paso al frente y se espera que Stuani recupere su olfato goleador (sólo lleva dos goles) y futbolistas de segunda línea como Samu Saiz y Aday mejores sus registros. De momento, una escasa pegada está pasando factura a un Girona que vislumbra a cuatro puntos los puestos de playoff y es que, de los 23 duelos ligueros, se ha quedado sin marcar en 11 (el 48 por ciento). Y el problema no tiene que ver con la creación de ocasiones porque el Girona es el décimo equipo que más disparos realiza (185) sino de acierto.

Escudo/Bandera Girona

Ya inmersos en la segunda vuelta de la competición, Francisco está incidiendo, y mucho, en la pegada. Para recortar puntos a los equipos de playoff es vital ganar partidos y para ello se necesitan goles. En lo que se lleva de 2021 (cuatro partidos de Liga), los datos no están siendo del todo esperanzadores porque únicamente han firmado dos goles y para ello han rematado 18 veces a portería. Es decir, que necesitan tirar nueve veces para marcar un gol. Y así es muy complicado. Toca mejorar.

Pablo Moreno impulsa al Girona contra un Espanyol impotente

El Girona es el protagonista de las pesadillas pericas esta temporada. Si el conjunto rojiblanco fue el primero en ganar al Espanyol en su estadio, ahora le hace estrenar la segunda vuelta con una derrota. Los gerundenses fueron un muro, con muchísima culpa de Juan Carlos, y, gracias al tanto de Pablo Moreno, suman tres puntos de oro. Los pericos mostraron intensidad, intención, calidad y fútbol, pero no gol. Justo lo que sí tuvo un Girona combativo, sacrificado y solidario que sale reforzado del derbi y catapultado hacia la lucha por el playoff.

El Espanyol empezó a acosando y sometiendo al Girona y, si en el 20’, el conjunto perico se hubiera colocado 0-2 en el marcador a muy pocos le hubiera sorprendido. Tras un aviso de Puado, Melamed y David López hicieron que Juan Carlos se colocara bajo el foco y se luciera. Sus intervenciones fueron tan fantásticas como alentadoras para un conjunto rojiblanco que al verse intacto dio un paso adelante. Mucha culpa de ello la tuvo un Samu Saiz repleto de calidad y que le dio vértigo a las acciones de ataque. Pero si de calidad se trata, Embarba, que además cumplía un año de su fichaje por el Espanyol, la demostró con una acción, en el 29’, que acabó con el balón estrellándose en el palo izquierdo de la meta del Girona. Fueron minutos en los que los gerundenses se colgaron del palo y los visitantes olieron sangre, pero la falta de pegada perica fue alarmante. Ocasiones, entre Keidi Bare, RdT y Cabrera, tuvieron para aburrir. ¿Pero saben qué sucede cuando se perdona? Efectivamente, 1-0. En el 41’, Pablo Moreno, habilitado por Miguelón, aprovechó un balón que fue al espacio tras un rebote para retar a Diego López, marcar y poner por delante al Girona.

Escudo/Bandera Girona

Ya en la segunda parte, el Espanyol apareció impetuoso, aunque siguió negado de cara a gol. RdT no acertó a marcar sin portero, Calavera sacó el balón sobre la línea de gol, y Puado se topó con el palo en el 54’. Después toda la culpa fue de un imperial Juan Carlos. Para enmarcar fue su parada ante un cabezazo desde el área pequeña de Keidi Bare en el 67’. Precisamente el albanés demandó un penalti por un manotazo de Aday, pero el colegiado ni el VAR lo consideraron. Los nervios no tardaron en aparecer en el bando blanquiazul y es que derribar el muro del Girona parecía misión imposible. Y lo fue porque en los últimos minutos, al Espanyol le faltó claridad y los cambios, un tanto tardíos, no tuvieron opciones. Los de Vicente Moreno caen fuera en Liga por segunda jornada consecutiva y ponen a merced del Almería (que tiene dos partidos menos) el liderato. De momento siguen primeros, pero empatados a 45 puntos con el Mallorca.

Escudo/Bandera Espanyol

Cambios

Ramalho (45′, Enric Franquesa), Joel Barcenas (62′, Pablo Taboado Moreno), Mamadou (69′, Stuani), Valery Fernández (69′, Aday), Wu Lei (77′, Javi Puado), Fran Mérida (83′, Keidi), Vadillo (83′, Nicolás Melamed), Ibrahima Kebe (84′, Samuel Sáiz)

Goles

1-0, 40′: Pablo Taboado Moreno

Tarjetas

Arbitro: Juan Luis Pulido Santana
Arbitro VAR: Víctor Areces Franco
Enric Franquesa (44′,Amarilla) Santiago Bueno (70′,Amarilla) Embarba (73′,Amarilla) David López (74′,Amarilla

Clasificación

Stuani reta al líder en un derbi con heridas abiertas

El derbi entre Girona y Espanyol está listo para escribir un nuevo capítulo (sigue el partido en directo en As.com). Pese a que los rojiblancos llegan al duelo con una resaca más dulce gracias a la Copa del Rey, lo cierto es que la dinámica de ambos en Liga es bien distinta. Mientras que los pericos son líderes, a los rojiblancos les está costando engancharse a los puestos de playoff tras encadenar cuatro jornadas sin ganar (tres empates y una derrota). Eso sí, en la primera vuelta las sensaciones que desprendían ambos no eran muy distintas a las actuales y el Girona ya logró darle un revolcón al Espanyol en su estadio (1-2).

Pero si algo ha caracterizado a los últimos envites entre Girona y Espanyol ha sido que el visitante es favorito. En Primera, el Girona logró vencer dos veces en Cornellà-El Prat y en las segundas vueltas, el Espanyol hizo suyo Montilivi. Este curso se ha seguido la dinámica y ahora los pericos esperan volver a conquistar el feudo rojiblanco. La diferencia es que el Girona ya cuenta con Stuani, está al cien por cien tras su lesión, y será la principal referencia gerundense. Además, el uruguayo no sólo tiene el aliciente de enfrentarse a uno de sus ex equipos sino que retará a David López. En sus últimos duelos han saltado chispas, o más bien codazos, y el central ha sufrido alguna que otra fractura de nariz.

Pero el Espanyol bien haría en no sólo centrarse en Stuani porque Francisco ya ha dejado claro que quiere que su equipo sea valiente y ambicioso. Y jugadores como Samu Saiz y Monchu tratarán de ponerle vértigo al juego. Los rojiblancos necesitan empezar con buen pie la segunda vuelta y es que el calendario que les espera es de ‘Primera’.

Tras jugar ante el Espanyol disputarán los octavos de final de Copa contra el Villarreal y después volverán a la Liga para medirse a Mallorca y Leganés. Francisco es consciente de ello, no quiere dar pasos en falso y presentará el 4-3-3 que le ha dado equilibrio en los últimos duelos. Gumbau no podrá jugar por sanción y tampoco estará el joven Ramón Terrats en la medular tras confirmarse su positivo en COVID-19. Cristóforo e Ibrahima Kebe se disputan un puesto en el centro del campo junto a Monchu y un Samu Saiz que tendría libertad de movimientos para tratar de crear desequilibrio y dudas en el Espanyol.

Porque seguramente le queden a los pericos por disputar encuentros más importantes en este segundo tramo de temporada, en el que pretende el campeón de invierno serlo de la primavera y de todas las estaciones para volver a Primera. Pero, ahora mismo, el gran partido del Espanyol es este de Girona.

Al picante creciente de esta suerte de derbi advenedizo y las ganas de revancha por el 1-2 de hace dos meses en Cornellà, que hizo mucho daño a los de Vicente Moreno y al entorno, se une la gris eliminación copera de la semana pasada ante Osasuna. Solo un triunfo puede devolver la sonrisa al pueblo blanquiazul.

Al equipo regresarán naturalmente los habituales titulares a la alineación, de Diego López a De Tomás pasando por Keidi Bare o Melamed, con la duda de un Miguelón que vuelve tras sufrir unas molestias, la ausencia de Lluís López por lesión, la de Álex López tras confirmarse este viernes a última hora su rescisión para firmar por el Mirandés y la presencia más que probable en esa defensa de Cabrera, que compartiría un más que interesante choque de uruguayos con Stuani.

El otro que a priori marcará al delantero del Girona será –de vuelta al eje de la zaga tras su accidentada excursión al mediocentro en la Copa– David López, que buscará acabar esta vez con la nariz intacta. No en vano, no está el Espanyol para que le rompan nada, tampoco un liderato que aspira a conservar a su paso por Montilivi.

Stuani, una oportunidad perdida

Si finalmente recupera el tono físico, como se prevé, el Espanyol se volverá a reencontrar con Cristhian Stuani por enésima vez desde que abandonara la entidad en 2015. Han pasado ya cinco años y medio en los que el uruguayo ha dado un salto de nivel con goles y regularidad: 40 en 65 partidos en Primera y 31 en 43 en Segunda, todos ellos con el Girona. Unos números que no encuentran parangón en el fútbol español, salvo en Leo Messi.

Un lustro después de su marcha, y con la intención del club de recuperarlo en algún mercado aunque las condiciones económicas fuesen leoninas, hay en el Espanyol la sensación de que el delantero se fue antes de hora, obligado el club perico a vender para ingresar antes de la compra de Chen Yansheng. Tampoco le acompañaron las decisiones deportivas, pues Stuani vivió una inestable etapa deportiva e incluso jugó más de extremo que de delantero centro.

Ramon Planes, entonces director deportivo, había puestos sus ojos en este delantero de la Reginna que no cuajó en el fútbol italiano (llegó con 20 años) e hizo carrera como goleador en Albacete, Levante y Racing. Demostró lo que ha sido recientemente, un jugador de área, un rematador en espacios cortos: marcó 39 goles en 101 encuentros entre Primera y Segunda. Con muchos contactos en el fútbol italiano, el Espanyol se hizo por el jugador por 2,5 millones.

En la cuarta campaña de Pochettino, con una plantilla algo más mermada que años anteriores, el equipo no carburó desde el comienzo. Stuani no llegó en plenitud física, ni tampoco le acompañó Samuele Longo, cedido por el Inter. Entre ambos no lograron sacar con goles al Espanyol de la última posición, y finalmente Javier Aguirre sustituyó a Pochettino cuando arrancó diciembre. Y con él llegó la salvación.

Stuani, a la cola del vagón de Caicedo y Sergio García

El técnico mexicano le sacó rendimiento al uruguayo pese a alejarlo del área. Lo colocó en la derecha para darle libertad a Joan Verdú y Sergi García, ahora en la Montañesa. Stuani acabó el curso con siete goles. Aguirre tampoco confío en el delantero el siguiente curso como referencia. Se pasó la primera vuelta pidiendo un ‘cuote grandote’, mientras colocaba a Stuani en la derecha para realizar otras funciones, como la de atacar el segundo palo, ganar los duelos aéreos con el lateral y conectar con Sergio y Verdú tras el juego directo. Stuani anotó solo seis goles en LaLiga.

La llegada de Sergio González al banquillo, y su notable primer curso, rescató al mejor Stuani, aunque Sergio García y Felipe Caicedo formaron la delantera titular. Stuani solo fue titular en 15 ocasiones en la Liga, pero anotó 12 tantos en 1.756 minutos, una media de un tanto cada 146 minutos. Caicedo marcó nueve en 1898 minutos, lo que representa un gol cada 210 minutos, mientras que Sergio García materializó 14 en 3021 minutos, también un gol cada 216 minutos.

Y ese verano se marchó Stuani a vivir una temporada discreta al Middlesbrough. El Espanyol ingresó tres millones de euros pero el beneficio fue mínimo teniendo en cuenta que aún se le debía dinero a la Reggina. Eran otros tiempos, también para Stuani, quizás una oportunidad perdida en la reciente historia perica.

El Girona anhela los goles de Stuani para soñar con el playoff

Contar con Stuani es un lujo para el Girona, pero lo cierto es que esta temporada apenas lo ha podido disfrutar. Las lesiones han sido un gran quebradero de cabeza para el uruguayo y únicamente ha podido participar en siete duelos de Liga. El pasado sábado, en Copa del Rey contra el Cádiz, reapareció y se espera que este 2021 sea determinante en el conjunto rojiblanco. Sus goles son necesarios para soñar con el playoff y Stuani no rechaza el protagonismo.

El delantero uruguayo es el principal activo del club rojiblanco y en la entidad no esconden que muchas de las opciones de acabar entre los seis primeros clasificados esta temporada pasan por él. Desde su llegada al club gerundense ha mostrado una gran pegada y este curso se están echando de menos sus goles. El acierto de cara a la portería contraria es una asignatura pendiente para la segunda vuelta y es que, en los 21 primeros partidos ligueros, el bloque rojiblanco tan sólo ha festejado 16 tantos y es el tercero menos goleador de Segunda (únicamente tienen peores números Alcorcón y Albacete, con 12). Y para constatar la importancia de Stuani basta con mirar sus datos y es que la campaña pasada, él ya fue capaz de sumar 16 goles en sólo la primera vuelta. Es decir, los mismos que ahora lleva todo el Girona.

Escudo/Bandera Girona

Pero Stuani ya está de vuelta y sus sensaciones son inmejorables. Contra el Cádiz disfrutó de una ocasión de gol en los poco más de 25 minutos que estuvo sobre el terreno de juego y este curso, pese a disputar sólo siete duelos, ya acumula dos tantos. Este sábado ante el Espanyol se postula como titular y es un encuentro que tiene marcado en rojo por su pasado perico. Además, tiene el aliciente de volver a vivir un duelo con David López. Han sido una constante los rifirrafes entre ambos en los últimos duelos entre Girona y Espanyol.

Stuani, la amenaza de un necesitado Tenerife

Finaliza este atípico 2020 con un Tenerife-Girona (sigue el partido en directo en As.com). Se cierra la 19º jornada entre dos equipos con presentes opuestos: los insulares metidos en zona de descenso, calcando errores de hace un año, mientras que los catalanes llegan al alza (han sumado diez de los últimos puntos) y con los puestos de playoff a tiro. Por ello, ambos necesitan de la victoria.

Este mismo duelo fue el segundo que se jugó en el Heliodoro este año y por aquel entonces, las gradas vibraban y contaban con público. Fue de los últimos del Rodríguez López con la ‘vieja normalidad’. Casi doce meses después, la situación pandémica ha obligado a los aficionados a ver el encuentro desde casa.

Ramis deberá hacer varios cambios en su once ya que ni Aitor Sanz ni Pomares pueden jugar por sanción. El canterano Javi Alonso y Álex Muñoz asoman como principales candidatos para ser titulares, aunque no serían las únicas variantes en el equipo. Bruno Wilson ya se ha recuperado de sus molestias y también podría regresar a la defensa, mientras que Shashoua, uno de los hombres más en forma del momento, también tiene opciones.

El Girona, por su parte, en cuanto al equipo titular, Francisco hará pocos experimentos. El 4-4-2 es intocable porque le hace sentir cómodo. Eso sí, habrá un cambio obligado por la baja de Antonio Luna, lesionado. Franquesa, único lateral zurdo natural con ficha del primer equipo disponible, le suplirá. Yan Couto tiene opciones de relevar a Calavera en el lateral derecho tras su gran duelo contra el Rayo, pero el resto de posiciones están adjudicadas. Stuani (la gran amenaza local), Sylla, Gumbau, Samu Saiz, Bernardo y Juan Carlos descansaron en Copa y recuperarán este lunes sus estatus de titulares.