El Albacete se lleva el botín ante un nulo Oviedo

Coincidieron en el Tartiere dos dinámicas. La del Albacete de Alejandro Menéndez, de dulce, y la del Oviedo, empeñado en llevar la contraria a las voces que desde el vestuario invitan a pensar en el play-off. Y el resultado fue lógico viendo los antecedentes más inmediatos. El Alba defendió con orden, compacto atrás y esperó a tener la suya. El Oviedo, romo y sin ideas, llevó el peso pero sin colmillo. Zozulia se coló en un córner para rematar a la red y llevar los tres puntos al Belmonte. N puede decirse que fuera injusto.

Escudo/Bandera Albacete

La primera parte fue anodina, con el Albacete cerrando cualquier espacio y el Oviedo con más balón que ideas. Como si los manchegos estuvieran más cómodos con su papel de dominado que los azules con el dominio de la pelota.

Se reforzó la postura visitante al tener las dos primeras ocasiones del partido. En la primera, minuto 5, Álvaro Jiménez se coló en el área del Oviedo pero su centro no encontró rematador. Casi de inmediato, Zozulia se encontró un balón sin dueño y probó desde fuera del área. Femenías despejó con algunos problemas.

Escudo/Bandera Oviedo

Tras ese impulso inicial del Albacete, el partido entró en fase de letargo, con los dos equipos sin mostrar sus cartas, más centrados en defender que en sacar el cuchillo. Partido de miedos. El Oviedo solo inquietó el área rival en una continuación a un córner, minuto 29. Tejera centró con mimo y Christian, en posición franca, cabeceó por encima del larguero.

Con el choque atascado, solo el balón parado podía acelerar el ritmo. Y así ocurrió, a la vuelta de los vestuarios. En el minuto 58, Jiménez centró un córner al primer palo y Zozulia se impuso a sus marcadores para tocar con la cabeza a la red.

El Oviedo apenas reaccionó. Lo intentó Ziganda, desde casa, con los cambios pero el equipo no dio el paso adelante que se le demandaba. Solo inquietó a un renqueante Tomeu Nadal al final. Christian remató arriba a los 94 minutos un córner y Valle estrelló en el palo una falta lateral en el último suspiro.

Cambios

Borja Valle (61′, Rodri), Edgar González (61′, Javier Mier), Tana (62′, Álvaro Peña), Arroyo (62′, Carlos Isaac), Diamanka (79′, Eddy), Borja Sanchez (81′, Tejera), Samuel Gyabaa (81′, Gustavo Blanco), Caballo (85′, Manuel Fuster), Kecojevic (85′, Álvaro Jiménez)

Goles

0-1, 57′: Zozulya

Tarjetas

Arbitro: Aitor Gorostegui Fernández Ortega
Arbitro VAR: Daniel Ocón Arráiz
Javier Mier (34′,Amarilla) Tejera (72′,Amarilla) Zozulya (91′,Amarilla) Flavien-Enzo Boyomos (95′,Amarilla) Gorosito (96′,Amarilla

Clasificación

Segunda vuelta con diferentes metas en dos clubes sin agobios

El Logroñés comienza la segunda vuelta contra el Oviedo, un encuentro que en la ida supuso un antes y un después (sigue el partido en directo en As.com). En el Carlos Tartiere inició la racha de seis triunfos consecutivos. Allí también culminó con éxito su única remontada liguera. Siempre que sus rivales se han adelantado, los riojanos han perdido, excepto frente al Oviedo (2-3) y el Castellón (debieron conformarse con un 1-1 agónico en el 93’). Se trata de “un aspecto a corregir”, como confirma el entrenador, Sergio Rodríguez. “Sin agobios” hasta la fecha, a los blanquirrojos les conviene blindar Las Gaunas y no despistarse para alcanzar la meta de la permanencia en su estreno en Segunda.

El capitán, Iñaki, ofrece la receta para los próximos 21 partidos: “Luchar en cada acción y por cada punto. Nuestra fortaleza reside en el bloque”. Aunque el lateral izquierdo transmite el mensaje, continúa tocado. La enfermería del Logroñés se ha aligerado gracias al parón, y Sergio convocó a todos sus futbolistas (26) para realizar hoy tres descartes: Iñaki y Medina parece que se caerán. Tampoco se producirán incorporaciones si no se libera una de las 25 fichas (a Sierra se le inscribió en el filial). Pese a la riqueza táctica y las rotaciones, con la plantilla enchufada, aún no hay un once titular claro. Leo Ruiz, MVP de noviembre en LaLiga SmartBank, lleva sin marcar un tanto desde el 15 de ese mes. Las mejores versiones de Andy y Bogusz hacen la misma falta, así como la solidez de Clemente y Álex Pérez.

Asentado en la zona media de la tabla, con el descenso a una prudente distancia de siete puntos (como el Logroñés) y la sensación de que el equipo irá a más, el Oviedo arranca la segunda vuelta con la firme intención de hacerse mayor en la categoría y demostrar que se le puede considerar un candidato al playoff.

Para conseguirlo, los de Ziganda tienen que mejorar sus números de la primera mitad del campeonato. Y deberían empezar por el choque en Logroño. El Cuco medita si mantener los dos delanteros o dar paso a su sistema de medias puntas, el que mejor le ha funcionado durante el curso. Con la salida de Riki ya confirmada, cedido al Racing, Ziganda confía a partir de ahora en el papel de Borja Valle, único fichaje de momento en el mercado de invierno, llamado a marcar diferencias cuando su integración sea total.

El largo viaje de Lunin

El largo viaje de Andryi Lunin como guardameta del Real Madrid (Krasnograd, 21 años) está a punto de llegar a su primera parada. Si nada lo impide, el joven ucraniano será el portero que defienda la portería del Real Madrid ante el Alcoyano en el primer encuentro de Copa que disputen los blancos el próximo miércoles 20 de enero (21:00 horas, Telecinco). Será su debut con la camiseta blanca tras haber militado en el Leganés, Valladolid y Oviedo. Su bagaje hasta el momento es de 29 partidos jugados (entre Liga de Primera y Segunda División y la Copa), con 28 goles encajados (0,96 goles por partido) y diez porterías a cero: se traduce en que casi en un tercio de partidos no ha encajado un solo tanto…

Su fichaje fue toda una sorpresa en el verano de 2018. Fue la primera incorporación del Madrid postCristiano, de la llegada al banquillo madridista de Julen Lopetegui. Los técnicos de scouting blancos habían seguido su trayectoria en los partidos de Europa League con su equipo, el Zorya Luhansk, así como sus actuaciones con las selecciones inferiores de Ucrania. Lunin es un portero alto (mide 1,91 metros), y llamaba la atención su agilidad y poderío en balones altos. También su precio: no llegaba a diez millones de euros. El test de calidad lo superó en septiembre de 2017: su equipo venció en San Mamés al Athletic. Él dejó una imagen sensacional. El paso del Madrid fue monitorizarle hasta diciembre de ese año para evaluar el paso de ficharle. Algo que se plasmó en junio de 2018.

Sin embargo, la posterior llegada de Courtois más la presencia de Keylor Navas junto a su juventud le mandaron al Leganés. Con el conjunto madrileño participó en siete encuentros (cinco de Liga y dos de Copa), dejando actuaciones formidables como ante el Rayo en Copa (detuvo un penalti a la media hora de juego) y ante el Atlético en el Metropolitano (rechazó un penalti de Saúl, pero el rojiblanco marcó tras el rechace): dejó la portería a cero en tres ocasiones. Regresó al Madrid e hizo la pretemporada bajo las órdenes de Zidane. Ya había jugado en la pretemporada de 2018 con Lopetegui, incluso debutado en el coliseo blanco (en el Trofeo Bernabéu).

La campaña siguiente, la 2019-20, se marchó al Valladolid. Las buenas relaciones entre Florentino Pérez y Ronaldo hicieron posible su cesión, pero apenas tuvo ocasiones: sólo pudo jugar dos encuentros de Copa (encajó un gol y ante el Marbella en segunda ronda detuvo dos penaltis en la tanda). Puso rumbo al Oviedo, donde todo el trabajo oscuro previamente se convirtió en recompensa: 20 partidos, con 20 goles encajados, seis porterías a cero, y una actuación clave en el derbi asturiano. Los oviedistas se impusieron en El Molinón con una gran actuación suya. 

Ahora llega su turno en el conjunto blanco: Courtois descansará tras 25 partidos seguidos. Llega su oportunidad: su trabajo diario en Valdebebas gusta a Zidane y al preparador de porteros, Roberto Vázquez. Ya estuvo a punto de jugar ante el Cádiz, pero Zidane decidió seguir apostando por la continuidad del meta belga. Ahora, y ya asentado en la capital madrileña, llega su primera parada. El largo viaje de Lunin comienza a dar sus frutos…

 

 

Dani Barrio salva a un Málaga sin suerte con el VAR

El Oviedo pescó un punto de La Rosaleda, que se confirma como un paraíso para visitantes. La pólvora de los malagueños terminó a los 13 minutos con el gran gol de Yanis Rahmani. Desde entonces el Oviedo fue mejor, encontró el empate gracias a Nahuel y pudo llevarse el partido. Pero, unas veces por su falta de acierto y otras por la gran actuación de Dani Barrio se quedó con las ganas. Quinta jornada del Málaga sin ganar (sólo tres puntos de 15) y franca mejoría de los azulones. Para no variar, el Málaga se estrelló con la chirriante tecnología arbitral. El Oviedo disparó nada menos que 12 veces a puerta por una del Málaga

Como era previsible, este partido de Liga tuvo poco que ver con el de Copa del miércoles. Si aquel fue pesado y con prórroga, éste al menos fue entretenido. A diferencia de lo que sucede en casi toda España, en Málaga no nevó. No lo hace desde 1954 aunque lluvia y viento racheado endurecen la climatología. Con el aire a favor, el equipo blanquiazul salió como un torbellino y a los 13 minutos se adelantó en el marcado anotado de manera magistral por Yanis Rahmani, con un potente disparo con rosca que cogió efecto y penetró de manera parabólica entre los tres palos. Una obra de arte.

Los planes ovetenses tenían que cambiar y empezó a trenzar juego en busca del portal rival con sus estiletes, Rodrigo y Blanco Leschuk (que regresaba a La Rosaleda dos temporadas después) en busca de su momento al igual que los siempre activos Sangalli y, sobre todo, Nahuel, todo un puñal. A éste último se le anuló un gol, a los 34′, por un fuera de juego previo de omnipresente Nahuel. Otra advertencia de que el Oviedo había dado un paso adelante.

Los asturianos mantenían el control de juego y apenas transcurridos cuatro minutos de la segunda mitad Dani Barrio interceptó con agilidad una gran asistencia de gol destinada a Rodrigo. El 1-1 era cuestión de tiempo y a los 51′ Nahuel se escapa de Lombán y, con habilidad, pica el balón por encima del meta malaguista. Justo premio para quien más lo trabajó.

El Málaga repensaba su guion porque desde el gol no había vuelto a poner en problemas a Femenías y necesitaba el talento de Yanis y algo más de Joaquín. A los 66 Juanjo Nieto, solo, echó fuera una oportunidad de diamante.  El tiempo volaba y el Oviedo, mayoritariamente superior, se tomaba un pequeño respiro no rentabilizado por los de Sergio Pellicer. A los 77’ el árbitro pitó penalti por una mano de Lucas, que estaba caído en el suelo. El famoso VAR revisó la jugada. El desenlace fue desfavorable para los blanquiazules. Nada de penalti y balón a tierra para el Oviedo. Determinantemente, el Málaga no tiene nada de suerte con el Video Assistant Referee. Hace 31 jornadas que a los blanquiazules no se les pita una máxima pena. Para colmo de males el Málaga se quedó con uno menos por expulsión de Escassi, que vio la segunda amarilla. Tercer partido en La Rosaleda en que los locales terminan con 10 jugadores.

Y los de Ziganda vieron posible la victoria. A los 88′ Dani Barrio, que estuvo colosal y salvador, hace un paradón a Obeng. Cuatro minutos después, un trallazo de Borja Valle se va lamiendo el palo. El punto, visto lo visto, le sentó mejor al Málaga que al Oviedo. Un Málaga, otra semana más, que trina con el VAR, la sala VOR… en suma: con la tecnología ¿punta?