Brasil, primer rival de los Hispanos, con cinco positivos

 La Confederación Brasileña de Balonmano (CBHb) informa que cinco integrantes de la selección masculina de balonmano, en preparación para el Mundial de Egipto, presentaron resultado positivo para COVID-19 en un examen de PCR el pasado seis de enero en Portugal, donde realizaron su preparación. Un jugador y cuatro miembros del cuerpo técnico, positivos asintomáticos, han sido aislados del resto de la delegación y, siguiendo los protocolos que determinen las autoridades locales, permanecerán así durante 14 días, cuando volverán a ser examinados.

Cabe recordar que Brasil es el primer rival de los Hispanos en el Mundial de Egipto. El encuentro está previsto para el próximo viernes día 15 a las 18:00 horas (TDP). En Brasil, debido a los casos positivos registrados y con el objetivo de preservar la salud de todos los profesionales involucrados en la preparación, los demás miembros se sometieron a un nuevo PCR antes de embarcarse hacia El Cairo, el 13 de enero, mismo día que viaja España.

Egipto no permitirá público en el Mundial de Balonmano

El comité organizador del 27 Mundial de Balonmano, que comienza el próximo 13 de enero en Egipto, decidió este domingo que no habrá público en las gradas de los estadios donde se jugarán los partidos como medida para evitar la propagación de la COVID-19.

En una reunión, el primer ministro egipcio, Mustafa Madbuli, junto al ministro de Juventud egipcio, Ashraf Sobhy, y el presidente del comité organizador, Hasan Mostafa y otros responsables decidieron que “no se permitirá la entrada de público a las sedes”, según un comunicado de la organización del Mundial.

Aclaró que “los juegos se llevarán a cabo a puerta cerrada como medida de precaución para combatir la COVID-19”.

El Mundial de Balonmano se desarrolla este año en cuatro pabellones diferentes y será la primera vez que el torneo cuenta con 32 equipos, en lugar de los 24 del campeonato anterior.

Egipto vive desde finales de diciembre un repunte de los casos de coronavirus y actualmente hay un total de 149.000 casos y más de 8.100 personas han muerto.

El calendario se enfría

La borrasca Filomena ha agitado un poco más el convulso calendario deportivo. Si ya era complicado resolver los aplazamientos constantes por contagios, la nieve ha añadido otro puñado de piezas al rompecabezas. La mañana arrancó ayer con la suspensión del España-Croacia de balonmano, que tenía que haberse disputado en Madrid. Ahora habrá que buscarle nueva fecha, porque es un encuentro oficial de la Euro Cup, pero ya no se podrá recuperar su condición de test preparatorio para el Mundial. Los Hispanos viajarán el día 13 a Egipto con un solo choque previo. Menos mal que juegan casi de memoria. A esta cancelación se fueron añadiendo, sin tregua, numerosos partidos más de las diferentes ligas nacionales, que tendrán que ser reubicados en sus agendas, en algunos casos bastante saturadas por la pandemia. El regreso progresivo de las competiciones después de los rígidos confinamientos, allá por finales de primavera y durante el verano, elevaron la moral de los organizadores y de los aficionados, aunque todos supimos siempre que el deporte caminaba en el alambre.

El arranque de 2021 nos ha recordado su fragilidad. También ayer mismo, sin relación con la nieve, se comunicó la mudanza de la Challenge debido a la delicada situación del virus en Mallorca. No es la única anulación del ciclismo, que ya vio clausurados el Tour de Colombia y el Down Under. Este último se disputaba en Australia como pistoletazo del UCI WorldTour. No es el único deporte que inicia sus temporadas en este país. El tenis, que debuta históricamente en Oceanía, ha trasladado la ATP Cup y el Grand Slam inaugural, de su tradicional enero al novedoso febrero. Mientras tanto, la F1 también calibra su apertura en Melbourne en marzo. El calendario se enfría. Aunque el pálpito continúa siendo que la competición, a pesar de los tropiezos contra nieve y contra virus, ya no va a parar.