Derrota del Madrid en penaltis desde el Clásico: ¡7-0!

Ya dice el refrán español que “el que no llora, no mama”. En el Clásico del 24 de octubre en el Camp Nou, el árbitro pitó un penalti de Lenglet a Ramos. Agarrón dentro del área. El Madrid ganó cómodamente (1-3). Pero Koeman se refugió en la acción para eludir sus errores de pizarra: “¿Por qué el VAR se utiliza solo en contra del Barça?”. El mensaje caló hondo. Tanto, que desde entonces el equipo de Zidane ha jugado 13 partidos con un balance demoledor: ¡0 penaltis a favor y 7 en contra! Yo no creo que los niños vengan de París, así que tampoco me van a convencer de que esto es simple casualidad.

¿Un equipo que juega habitualmente al ataque como el Madrid no ha sido objeto de una sola pena máxima y ha sido tan torpe atrás que los suyos han hecho siete penaltis? Tres fueron en Valencia: el primero era falta de Maxi Gómez a Marcelo y el tercero venía precedido de una mano de Yunus. Nos pitaron otro en Valdebebas con el Alavés, el mismo día que las cámaras del VAR no pillaron el agarrón de pelo de Laguardia a Marcelo (¡otra casualidad!). Otro en Elche. Y otro en Málaga, que para Iturralde no era. A Casemiro se lo hacen en Pamplona y tampoco se ve en la tele. Ni la posible mano de Núñez en La Rosaleda. Koeman, qué listo fuiste.

Velasco Carballo anuncia novedades sobre el VAR: “Los fans podrán ver lo que ve el árbitro”

Carlos Velasco Carballo ha anunciado  en #Vamos las novedades que tendrá el VAR desde los próximos partidos. El presidente del Comité Técnico de Árbitros ha anunciado que se podrá ver mientras chequean una jugada.

El VAR en la semifinal: “Estamos orgullosos de ser una potencia de ser una potencia en VAR. En 24-48 horas somos capaces de instalar un sistema VAR en cualquier partido. En La Cartuja lo haremos también”.

Novedades: “Hemos tenido una idea que no se ha experimentado y es utilizar los luminosos que están rodeando al césped y es que cuando el VAR está chequeando, todo el mundo esté viendo lo que está chequeando el VAR. Así los espectadores lo verán y los jugadores lo verán en el videomarcador. E incluso cuando el árbitro vaya al monitor a ver una revisión, lo mismo que está viendo el árbitro se vea en la tele y los propios futbolistas. El objetivo es que sea de transparencia absoluta”.

Arbitraje español y su presencia en la Eurocopa: “El nivel español es muy alto tanto en el campo como en el VAR y esperamos que logremos un registro histórico de árbitros españoles en la Eurocopa en el número de árbitros y número de árbitros de VAR”.

Blindaje al arbitraje: “El arbitraje requiere protección, el presidente nos la da, la FEF la da, que la libertad de expresión esté por encima de todo. Se puede criticar pero esa crítica debe tener una línea y esa línea es donde se ponga en duda la honorabilidad. Lo que se dice de un jugador por qué no se le puede decir a un árbitro, pero no se le puede acusar de que no tiene honorabilidad y que no ejerce la justicia. Eso es más grave que un insulto. Esa línea roja es comprensible y no podemos mezclarla con la libertad de expresión”.

Otra vez las manos: ¿distinto criterio con Ramos y De Jong?

El Barcelona se impuso en los penaltis a la Real Sociedad en la primera semifinal de Supercopa de España (1-1) jugada este miércoles en El Arcángel, casa del Córdoba. El estadio blanquiverde vivió un duelo con buen juego, goles, emoción y también polémica. El foco esta vez se sitúa en el penalti por mano de Frenkie de Jong al inicio de la segunda mitad.

Oyarzabal centró desde la banda izquierda y el balón golpeó en el brazo de Frenkie de Jong. En ese momento, Munuera Montero señaló el punto de penalti y, según sus gestos, este había recibido el visto bueno del VAR. Desde los once metros, el propio extremo txuri-urdin batió a Ter Stegen para hacer el 1-1. Luego, el alemán blindaría su portería para forzar la tanda en la que conseguiría el pase. Si bien en esta ocasión no dudó en señalar, en otras anteriores y similares no actuó igual.

Munuera Montero también fue el encargado de arbitrar el Eibar-Real Madrid del pasado 20 de diciembre en Ipurúa. En este encuentro, el Real Madrid se imponía por 1-2 en el 80. En ese minuto, el Eibar atacaba por la izquierda y colgaba un balón al segundo palo de la portería de Courtois. En su busca fueron tanto Muto como Ramos. El japonés se anticipó, remató y el balón golpeó en el brazo del capitán blanco. La realización mostró las imágenes mientras se revisaba pero ni el VAR ni el colegiado a ras de césped decidieron pitar penalti a favor del Eibar.

Desde el césped y desde el banquillo, los armeros se quejaron con el partido en juego cuando la acción sucedió. Mendilibar, entrenador del Eibar, también lo hizo en la sala de prensa después de confirmarse la derrota de los vascos. Este se quejó de la disparidad de criterios a la hora de señalar esta acción.

“No tenemos ni idea, está semana ha habido unas cuentas manos y no sabemos cuando se puede pitar y cuando no. Hoy se ha tomado la decisión en 20 segundos cuando normalmente están dos o tres con imagen lenta, imagen rápida, de una cámara, de la otra. Se ha visto que le ha dado en la mano, el mismo Ramos ha comentado que le ha dado en la mano, pero como no sabemos cuándo se pita y creo que los árbitros tampoco. Seguiremos con el mismo problema toda la temporada. Dará igual que haya VAR o que no haya VAR porque el problema seguirá existiendo”, aseguró tras el encuentro. En este encuentro, y tras certificar la victoria, Ronald Koeman no se pronunció sobre la polémica.

Para Iturralde González, árbitro especialista de AS  la decisión de Munuera Montero fue correcta en el caso de Sergio Ramos. “Para mí no es penalti, es una mano muy natural. Estoy de acuerdo con el árbitro. No hay un error claro y manifiesto. Si el árbitro la ve y considera que no hay nada, Cuadra Fernández no le va a indicar que vaya al monitor”, afirmó.

La jugada de De Jong tiene sus similitudes, aunque el árbitro entendió que también hay diferencias al darle importancia al recorrido del balón (diferente al del caso de Ramos). En el del central del Madrid lo tiene prácticamente encima y en el De Jong viene de un pase largo. ¿Son penaltis los dos? ¿Sólo uno? ¿Ninguno? Con tantos criterios, ya es difícil saberlo.

Menos genios, más ordenador, menos goles

Ya es un hecho: LaLiga pierde goles. No hace mucho nos acercábamos a los 3 por partido, ahora tenemos el promedio más bajo de las cinco grandes ligas, un regresivo 2,41. Próximo ya al 2,33 de la 68-69, cuando Amancio y Gárate compartieron pichichi con 14 goles. Ahí se llegó descendiendo año a año desde un promedio que hasta los cincuenta solía pasar de cuatro goles. El descenso se aceleró en los sesenta, lo que se atribuyó a la influencia maléfica del ‘catenaccio’ italiano. Además no había tarjetas y los defensas pegaban mucho. Pero ahora hay tarjetas, se pega menos, con el VAR se pitan más penaltis e Italia llega al 3,17.

Se ha ido Cristiano, claro, pero con él se va un gol por partido… del Madrid. Un 0,1 de promedio. Messi ha bajado algo, vale, quitemos otro 0,05. Pero la causa hay que buscarla más en un campeonato extremadamente controlado por la táctica. Se ha impuesto un fútbol de planteamiento, en el que se estudia al máximo la forma de anular las virtudes del rival. Hay toda una escuela en ese arte, favorecida por los avances técnicos, y una nube de especialistas que trabajan para el entrenador. Hay quien trata de frenar al rival arriba, caso Bordalás, hay quien espera atrás, caso Cervera, pero son mayoría los que parten de anular al rival.

Esta visión ‘pizarrística’ del fútbol que ha adquirido primacía hasta en la forma de contar los partidos. En las transmisiones, en las crónicas, abunda más que nunca antes la información de las variantes tácticas, con términos que hasta hace poco no se utilizaban, más que en el lenguaje especializado de los entrenadores. El efecto conjunto de la marcha de Cristiano y la desafección (espero que pasajera) de Messi, más las retiradas de los Xavi, Iniesta, Casillas y compañía, ha trasladado el poder a los banquillos. Y si el juego no depende de futbolistas grandes sino del trabajo de ordenador de los técnicos por fuerza habrá menos goles.

 

VARiando de opinión

Lo confieso sin más preámbulos: con esto del VAR, soy de opinión intermitente y cambiante. Lo mismo amanezco como un firme defensor del aparato, que me acuesto pensando en tiempos mejores de arbitraje artesanal. Esas noches, en mis sueños murmuro entre dientes aquello del odio eterno al fútbol moderno.

Durante años fui un firme opositor a aplicar la tecnología en el fútbol. Mi argumento era que la eficiencia tecnológica desterraría el relato en este juego que tiene tanto de deportivo como de literario. A mí, que siempre me han gustado más las historias que las jugadas, me parecía que aplicar el videoarbitraje suponía pagar un precio desorbitado: la justicia en el fútbol a cambio de historias como la mano de Dios o el gol fantasma de 1966. ¿De qué hablaríamos entonces los hinchas? ¿De tácticas defensivas? ¿De falsos delanteros? ¡Ni que fuéramos vulgares entrenadores!

También creía que con el arbitraje del Gran Hermano el jugador perdía algo fundamental: la capacidad de elección sobre el modo en que quiere intentar ganar. Con un arbitraje imperfecto que depende de la apreciación del ojo del árbitro, era el jugador quien podía elegir si tirarse o no al sentir un soplo en la nuca, si ser un piscinero o un honrado delantero. Sin embargo, en un mundo el en que todo se ve y no hay posibilidad de error, esa elección no existe: si no hay posibilidad de engaño, tampoco hay honradez.

Yo pensaba todo aquello. Y, sin embargo, Rusia 2018 fue la constatación, para mí, de que estaba equivocado y de que el VAR era el mejor de los inventos. Aún así, le escribí una carta a mi amigo y compañero en esta columna Carlos Marañón, en la que le decía que desconfiaba de su aplicación en España, donde las teorías conspiranoicas crecen exuberantes y llegan a todos los rincones del paisaje. Entonces le dije a Carlos que o los árbitros se aplicaban o paradójicamente la tecnología que viene a ayudarles terminaría con su crédito, porque ya nadie se podría refugiar en el “lo siento, no lo vi”.

Pues bien, tras los últimos despropósitos, ahora mismo echo de menos al árbitro ciego de antaño. Creo que no soy el único. Espero que los de negro unifiquen criterios y en la próxima jornada cambie yo, de nuevo, de opinión.

Laporta: “Flipé con el VAR; es un escándalo y una evidencia que favorecen al Madrid”

Joan Laporta presentó el pasado viernes el equipo con el que incurrirá a la carrera electoral por la presidencia del Barcelona. Tras reposar el golpe de efecto que dio con sus lonas en un edificio frente al Santiago Bernabéu, el candidato Laporta concedió una entrevista para el canal ‘El 10 del Barça’, que dirige Miguel Ángel Ruiz y que cuenta con la participación del influencer David Valdearenas. Laporta respondió a las preguntas de varios youtubers (Víctor Palacios y Adrián Sánchez) sobre los temas más candentes de la actualidad futbolística.

Xavi Hernández: “Xavi está casado con el Barça, y sabemos que lo que quiere es entrenar al Barça y algún día lo hará, porque tiene las ganas y los conocimientos pero dependerá un poco de las circunstancias. De darle la alternativa en un momento determinado. Los que han sido referencia en el Barça, ellos saben que son activos y deben estar un poco a la expectativa de lo que resulta”.

Quejas de Florentino y mano de Ramos: “Me parece mano como un castillo. Es penalti, lo vimos todos y estamos hartos de ver cómo nos lo pitan a otros equipos. Estaba flipando. El VAR no me gusta, le saca autenticidad al juego. Celebrar de manera initerrumpida los goles no me aconstumbro. Y después, cuando tiran las línes de colorines: verdes, rojas…, me lo tendrán que explicar mucho. Hablaré con los del VAR y con el presidente de la FEF. Me da la impresión que es mejor que las tracen blancas y sabremos a favor de quién van”.

El Real Madrid se queja: “No se pueden quedar de nada, si les dieron la liga pasada muchas jugadas a favor. La liga del confinamiento, fue un escándalo. Siempre por un milímetro les daba la razón. Ayer un ejemplo más, un escándalo. No sé de que se pueden quejar. Es una evidencia de que les favorecen”.

Messi: “Haré todo lo posible para que se quede. Con Leo nos respectamos y tenemos gran estima mutua. Quiere al Barça por encima de todo. He tenido con él una historia muy bonita, ya que viví en directo la historia de Messi y el Barça. El presidente del Barça tiene que conseguir que esta historia continue. Messi no se mueve sólo por el dinero. No es lo más importante, tuve muchas ofertas y resistimos. Leo está, lo intuyo porque lo conozco, enojado porque lleva años que no ganamos la Champions y piensa que se han perdido años en ese sentido. Quiere seguir ganando Champions. Leo quiere quedarse aquí, le podemos convencer y que la oferta competitiva sea importante. Armarle un equipo. No sé si el equipo actual con algunos retoques o una reforma más completo, pero él lo quiere ya. Estos últimos años le han engañado mucho”.

Regreso de Neymar: “Sé lo que se puede destabilizar al equipo si hablo de jugadores que encima sale el doble de caro y el jugador que está dentro, estamos reduciendo su valor. No hay temporadas de transición, hay que motivarlos al máximo. Los jugadores han disfrutado, peor mucho con la lona. Tanto, como todos los culés”.

El fútbol se va de las manos

El mundo del fútbol atraviesa momentos de desconcierto tras el vaivén que está teniendo el reglamento. Año tras año International Board está modificando las leyes del fútbol y en especial el criterio para señalar mano. Este cambio creó un gran desconcierto, pero ahora cuando muchos de los actores (jugadores, entrenadores y aficionados) parecían comprender dicha nueva norma, IFAB ha pedido a los árbitros que dejen de ser tan estrictos provocando un nuevo giro y mayor confusión. Las manos de Capa en el Real Madird-Athletic o de Ramos en el Eibar-Real Madrid son una muestra de este nuevo escenario. Lo que hace unos meses se consideraba penalti o intervención asegurada del VAR, se ha pasado a considerarse legal o gris, lo que impide que rectifique la tecnología. Desde que el 23 de noviembre IFAB lanzase aquel comunicado, los penaltis por mano han caído casi en el olvido en España.

Desde hace un par de temporadas, los árbitros para dictaminar mano tienen que atender diversos factores: si es una posición natural o antinatural, si ocupa un espacio, si es voluntaria o no, si está por encima del hombro o si genera una ocasión o gol inminente. Sin olvidar la complicación que trae que ya sea de rebote. Con dicho juicio se llevó a que casi toda mano se considerase infracción (algunos equipos tiraban a los brazos de los rivales dentro del área para que les pitasen penalti). Prueba de ello fue récord de penas máximas señaladas la temporada pasada. Fueron pitadas 149, de los cuales 48 (32,2%) fueron por mano. La tendencia continuó esta temporada y al alza. Hasta el 23 de noviembre, el 33,33% de los penaltis señalados fueron por dicho motivo, según datos de Opta. Pero dicho día International Board anunció que había que seguir aclarando dicho concepto y pidió a los árbitros que tuvieran en cuenta a la hora de dictaminar si un brazo estaba ocupando un espacio o en posición natural en relación con el movimiento que estén haciendo. Es decir, habría que atender si la mano de Capa es natural en cuanto a la caída y la velocidad que va o si la de Ramos lo es tras dar un salto y estar girando. Eso consideraron en el campo los árbitros y sus compañeros en el VAR.

Este mensaje de IFAB ha llevado a que desde entonces solo se hayan pitado tres penaltis por mano. Tres en 42 partidos. En dicho tiempo se han señalado un total de 16 penas máximas lo que supone que un 18,75% fueron por mano. Casi la mitad de las que se señalaron en el primer tercio de la temporada. Pero para ver más el cambio de criterio hay que acudir a las intervenciones del VAR. Son ellos los que tienen que entrar siempre y cuando se produzca un error claro y manifiesto, y con esta matización por parte de IFAB hace más complicado que se dé. El VAR hasta la décima jornada (terminó justo el mismo 23 de noviembre) entró en 12 acciones de mano. De 48 intervenciones, una de cada cuatro fueron dicho motivo. Esto supone que el 25% de las irrupciones de la herramienta servían para corregir a sus compañeros por no aplicar correctamente el criterio de la mano. Tras la nota de IFAB se han producido diez intervenciones del VAR, ninguna por dicho concepto. Solo ha actuado por fueras de juego o entradas con las piernas o agarrones…

Las manos ya no son tan manos. O por ahora. Y esto ha provocado desconcierto. Así lo reconocen los protagonistas de este deporte, que son los futbolistas. “Sinceramente no lo tenemos claro. Hay jugadas en las que se pitan y jugadas en las que no. No sabemos claramente el criterio, en qué se basa. Creo que se debería aclarar tanto a favor como en contra, porque lo jugadores estamos en entredicho”, aseguraba Carvajal ayer al ser preguntado por el posible de Ramos. Mendilibar también apuntó a ese mar de dudas respecto a la norma: “No tenemos ni idea, está semana ha habido unas cuentas manos y no sabemos cuándo se puede pitar y cuando no. Hoy se ha tomado la decisión en 20 segundos cuando normalmente están dos o tres con imagen lenta, imagen rápida, de una cámara, de la otra. Se ha visto que le ha dado en la mano, el mismo Ramos ha comentado que le ha dado en la mano, pero como no sabemos cuándo se pita y creo que los árbitros tampoco”. Un debate al que se ha sumado Koeman: “No entiendo el criterio de los árbitros. Pero me quedo con lo que dije el día del Madrid. Hay cosas que no se pueden entender. Si preguntas incluso a diez personas de Madrid, nueve dicen que sí. Pero el árbitro decidió no pitarlo”. Con tanto cambio en el reglamento ni los propios futbolistas saben cómo acertar.

El que sepa qué es mano que lo diga

Partido de los que hacen afición, se decía antes. Eso fue lo que vimos en Ipurua, un partido bello, de ida y vuelta, con alternativas, sin esos tramos tediosos de ataque estático, de un lado a otro del campo ante un bloque cerrado, tan del balonmano, tan del fútbol últimamente. Un partidazo subrayado por cuatro goles preciosos. De los del Madrid, Benzema, que sigue jugando cada vez mejor y ya es difícil, hizo uno y dio dos. El primer cuarto de hora del Madrid fue imperial, con él y Modric tocando el violín. El Eibar no se amilanó con el 2-0, peleó el partido, se comió contraataques y se fue pensando que hubiera empatado de no ser por el VAR.

Porque el partido estaba 1-2 y a punto de finalizar cuando un cabezazo de Muto pegó en el codo de Sergio Ramos. Hubo un momento de intriga, pero tras un breve diálogo con Cuadra Fernández, que capitaneaba la sala VOR, Munuera dijo no. Para mí, por el Antiguo Testamento no era penalti, pero por el Nuevo Testamento, ese código confuso parido por David Elleray, sí lo es, y vemos pitar penaltis por menos. Al final, Carvajal y Kike García, entrevistados al borde del campo, coincidieron en confesar que ya no saben qué es mano y qué no. No lo saben ni ellos ni nosotros ni Cuadra ni Munuera ni sé si lo sabe el dichoso Elleray.

Esa jugada, que llenó de inmediato las redes (suerte que los que les concedieron la víspera al Atleti y el Barça fueron muy objetables, dejémoslo ahí), tuvo la réplica de un tercer gol del Madrid, que elevaba el resultado hasta más allá del margen de un gol. En todo caso, el Madrid ganó bien, porque llegó más y con más peligro. Zidane sacó otros tres puntos con los de siempre salvo Vinicius que, enfermo, dejó el puesto a un aceptable Rodrygo. Muy avanzado el partido salieron Valverde y Asensio. Zidane, que tanto brillo sacó no hace mucho a la segunda unidad, tira ahora de los justos porque, a diferencia de entonces, poco más hay. Mientras puedan…

Dos españoles proponen a la FIFA el VAR del futuro

El VAR sigue dando que hablar y no sólo por lo que pasa por dentro del campo. Una vez superada la fase de implantación en casi todas las grandes competiciones del mundo, toca seguir evolucionando y mejorando la herramienta. Eso ha hecho Antonio Ibáñez de Alba, que negocia, junto a su socio Miguel Ángel Galán, con la FIFA implantar unas invenciones que ha realizado y que tiene patentadas desde noviembre bajo el nombre de ‘Control de decisiones arbitrales para uso deportivo’ y ‘Dispositivo de ayuda inteligente para árbitros’.

Antes de conocer en profundidad estas innovaciones hay que recordar el conflicto por la autoría del VAR que está en los tribunales. Actualmente FIFA es la propietaria de dicha tecnología, pero hay varias personas que pugnan por adjudicarse el invento. Dos de ellos son los socios anteriormente mencionados, que se unieron hace poco más de un mes. Miguel Ángel Galán tiene la propiedad industrial de la marca reconocida por la UE, mientras que Antonio Ibáñez de Alba asegura ser el propietario intelectual de dicha herramienta tras registrarla en 1995 y denunciar a Mario Conde por apropiarse de dicha patente. En este conflicto no hay que olvidar que también está Francisco López. que como demostró en 2017 en AS, registró el invento en 1999 bajo el nombre de ‘El Fútbol del Siglo XXI’ y es el único que ha llevado a FIFA, UEFA y RFEF a los tribunales por considerar que le han quitado su invento.

En la defensa de De Alba y Galán por su autoría del VAR, entablaron conversación con la FIFA, como ha podido corroborar AS. En el carteo que han intercambiado en el último mes ambas partes, están las nuevas ideas de De Alba, inventor, para mejorar la tecnología del VAR y ayudar en las decisiones arbitrales. La información de sus mejoras para la herramienta lleva un par de semanas en manos de la FIFA, que lo están estudiando.

Una de las innovaciones de De Alba que está estudiando FIFA son unas unidades de triangulación situadas bajo el césped. Con ello se logrará ubicar en tiempo real a los jugadores y el balón. También se detectará el fuera de banda con un segmento que se ilumina de color azul para que el saque se realice por la zona correcta, dicho segmento cambiará a rojo si el jugador reanuda el juego por la zona incorrecta. Lo mismo sucederá para detectar si el balón ha salido por la línea de fondo (se iluminaría con un azul brillante). También serviría para detectar goles fantasmas: si un balón impacta en uno de los tres palos, pero no supera la línea de gol, dicho poste se iluminará de color azul; en caso de que si entrase el color, se iluminará la portería un rojo intenso. La iluminación de los segmentos de las bandas también serviría para detectar fueras de juego: si existe posición ilegal se pondrían en rojo, al igual que la línea de fondo y, en cambio, la portería no se iluminaría.

El futuro de dichas conversaciones y el tipo de desenlace que tenga puede ser vital para el uso del VAR. No por su mejora, sino porque Galán y De Alba aseguraron cuando se asociaron que si FIFA y UEFA no les reconocían como los ‘propietarios’ del VAR irían a los tribunales y pedirían como medida cautelar la prohibición del uso del VAR ante lo que ellos consideran uso indebido de la marca y la patente. Al final, el protocolo del VAR va a parecer más sencillo que el intríngulis y conflicto de su autoría.

FIFA ya trabaja en mejorar el fuera de juego del VAR

En los últimos años, FIFA ha pedido a las empresas proveedoras de dicha tecnología que perfeccionasen la herramienta. Además de crear un VAR más minimalista, y por lo tanto low cost, al que tengan acceso competiciones menos potentes y con menor poder adquisitivo, también han creado una fuera de juego semiautomático. Con dicho software se evitaría que fuesen los propios árbitros de VAR con ayuda de los operadores los que trazasen las líneas para detectar si existe o no fuera de juego.