El fuera de juego vuelve al centro del debate en el mundo del fútbol

Con los 96 años cumplidos, la regla XI de los mandamientos futbolísticos, históricamente considerada como las más complicada de aplicar por el trío arbitral, continúa generando polémicas. Con la llegada del VAR, las acciones de fuera de juego han perdido gran parte de su protagonismo por el colchón que supone saber que las imágenes van a terminar por delimitar las situaciones, pero todavía hay margen para el error. A los auxiliares se les recomendó no levantar la bandera hasta el final de la jugada y así, en caso de duda, la nueva tecnología resuelve las acciones con más o menos precisión. Tira las rayas correspondientes y un alto porcentaje de jugadas se resuelven con un final feliz, aunque solo sea por milímetros.

Sin embargo, la regla en cuestión, superada en protagonismo ampliamente en los últimos tiempos por la omnipresencia alcanzada por las jugadas en las que los brazos y las manos entran en juego, ha vuelto a invadir la actualidad con el gol de Mbappé a España en la final de la Nations League y se ha vuelto a generar un debate sobre el verdadero espíritu de la regla y las múltiples interpretaciones añadidas en los últimos años que han provocado una profunda división de opiniones.

El fenómeno del fuera de juego no estaba muerto, simplemente adormecido. Las acotaciones y matizaciones que se han ido añadiendo a la regla XI de forma constante son, precisamente, el detonante de la disparidad de criterios surgidos ante la jugada en cuestión.

Han sido bastantes los excolegiados en muchos casos internacionales que han saltado a la palestra para defender el espíritu de la regla y mostrar su disconformidad con las constantes acotaciones que todas las temporadas se añaden al reglamento como tal. Iturralde González asegura que en los últimos años se han añadido 186 comentarios a las diferentes reglas.

Iturralde asegura que se han añadido 186 comentarios a las reglas


Caos

Soriano Aladrén, excolegiado mundialista y miembro en su día de la Comisión de Arbitraje de la UEFA, proclama que el fuera de juego de Mbappé no entiende de épocas y que como tal debería haberse sancionado y no comprende cómo Taylor, el juez del partido, pudo decir a Eric García que, si se hubiera quedado parado, el delantero francés hubiera estado en fuera de juego. “Es atentar contra la potestad del futbolista de jugar el balón. La International Board (IB) está perdiendo su prestigio por permitir que las Comisiones de FIFA y UEFA en incluso las domésticas de cada país, tengan tanto protagonismo en la elaboración de las interpretaciones. No mantienen el espíritu que siempre tuvieron”.

Soriano cree que la International Board pierde prestigio por permisiva


Polémica

Otro árbitro internacional que prefiere mantenerse en el anonimato simplemente realiza una pregunta. “Si el balón tocado por el defensa de la forma que lo hizo Eric García hubiera llegado a Unai Simón ¿se hubiera considerado cesión al portero? No, porque no había voluntariedad de jugar hacia el guardameta, sino de despejar. Por lo tanto, hay que sancionar la posición de Mbappé”.

Surge toda esta polémica sobre el fuera de juego justo en el momento en el que la FIFA se encuentra en una fase de aplicar las nuevas tecnologías para conseguir que los jueces de línea reciban directamente, y no por medio del árbitro, una información que les permita tomar ‘decisiones semiautomáticas’ que limiten el tiempo de espera en las revisiones del VAR y que se intenta poner en práctica en el Mundial 2022 de Qatar, como ha declarado Arsene Wenger, ahora director de desarrollo del máximo organismo internacional. “En promedio, tenemos que esperar alrededor de 70 segundos, a veces 1 minuto y 20 segundos. Es muy importante reducir el tiempo porque vemos que muchas celebraciones de goles se cancelan posteriormente por situaciones marginales. El nuevo sistema podría detectar el pase y localizar instantáneamente la posición del jugador objetivo del pase. Esta tecnología, basada en la inteligencia artificial, permitiría a los árbitros tomar su decisión de forma inmediata. Sin esperar más de un minuto”.

Por otra parte, su propuesta pública de modificar la regla en sí, no parece que se pueda llevar a la práctica al menos próximamente. El extécnico del Arsenal defendía una nueva teoría. “Un jugador no estaría en fuera de juego si alguna parte del cuerpo que puede marcar un gol está en línea con el último defensor, incluso si otras partes del cuerpo están por delante. Ya no habría decisiones por milímetros. Se anulan goles por estar fracciones de centímetro adelantado, literalmente por una nariz. Es hora de cambiar esto y que sea rápido”. Días después de exponer públicamente su tesis, ante el malestar de la Internacional Board, tuvo que realizar una aclaración con visibles muestras de marcha atrás.

Voces en contra. Mientras la FIFA trabaja en estas soluciones, se continúan escuchando voces que solicitan eliminar esta regla XI al considerar que su abolición mejoraría aspectos propios del juego. El exdelantero holandés Van Basten, tres veces Balón de Oro y que trabajó hasta 2018 como director de desarrollo técnico de la FIFA con especial atención en las normas de juego y las nuevas tecnologías, ha sido rotundo al respecto. “Estoy convencido de que la regla del fuera de juego no es buena. Me gustaría experimentar con su eliminación para demostrar que el fútbol también es posible sin esa regla. Creo que el juego sería mejor. La misión de defender sería mucho más difícil: podría haber uno o más jugadores más adelantados para poner el balón en el ataque. El equipo atacante necesita estar más atento de lo que está actualmente porque el campo se haría más grande: hay más opciones para que los jugadores en posesión lo exploren. La gente quiere acción. ¿Cuánto tiempo se necesita para discutir si un jugador está en fuera juego o no? ¡Demasiado!”.

“Creo que el fútbol también es posible sin esa regla”


Van Basten

El exjugador inglés Gary Lineker, ahora comentarista de moda, en la televisión de su país ha cuestionado las distintas interpretaciones que se han ido añadiendo a la regla en sí. “Es absurda la nueva ley. Los legisladores de nuestro juego realmente han complicado en exceso las cosas en los últimos años, tanto con el fuera de juego como con las manos. Siempre fue una mala idea que los árbitros decidieran las reglas del juego en lugar de simplemente arbitrar”.

Algunas incongruencias del reglamento

Balón al campo desde el banquillo.

Según el artículo 101.2 del Reglamento, si desde un banquillo se lanza un balón al terreno de juego y no es localizado por el cuarteto arbitral el autor de la infracción, el colegiado está obligado a expulsar al entrenador del equipo en cuestión, aunque sepa a ciencia cierta que el técnico no ha sido el protagonista de la acción. Además, será castigado con un mínimo de tres partidos de suspensión. Esta situación fue vivida por Simeone en abril de 2016 en un Atlético-Málaga jugado en el Vicente Calderón. El árbitro del partido, Mateu Lahoz, explicaba así la acción en el acta arbitral: “En el minuto 45, el técnico Diego Pablo Simeone González (Entrenador) fue expulsado por el siguiente motivo: En el minuto 44, con ocasión de un ataque del Club Málaga C.F. SA se lanzó desde la zona del banquillo local un balón hacia dentro del terreno de juego en dirección al lugar donde se encontraba el balón oficial, sin impactar en el mismo, dando fe de que el autor del lanzamiento no fue el primer entrenador del equipo infractor”. El técnico fue suspendido con tres encuentros a pesar de que el árbitro en su acta le liberaba de cualquier responsabilidad en la acción. Se enfrentan el equipo A y el equipo B y el colegiado señala una falta en contra del segundo. El jugador del equipo A que saca la falta juega con su portero, que en ese momento está distraído, no se percibe de la jugada y el balón acaba entrando en su portería sin ser tocado por nadie. El reglamento indica que esa acción no se debe considerar como gol en propia puerta sino como córner y el juego se debe reanudar con un lanzamiento de esquina a favor del equipo A.

Penalti en fuera de juego.

Un jugador en posición de fuera de juego arranca para recibir el balón que le viene pasado por un compañero y estando en esa posición ilegal es agarrado por un defensor que intenta obstaculizar su movimiento de búsqueda del balón. Según el reglamente esa acción debe ser sancionada con penalti y no se tiene en cuenta la posición de fuera de juego del delantero. En esa situación se considera que es fuera de juego cuando interfiere o gana ventaja.

Partido Cádiz-Barcelona.

Un segundo balón entra al terreno de juego y cae en la cercanía de Busquets que lo lanza en dirección contra el balón que está en juego en los pies de un jugador contrario. El árbitro amonesta con tarjeta amarilla al jugador azulgrana por su acción antirreglamentaria. Si esa misma jugada hubiese sucedido dentro del área se hubiera castigado con penalti en contra del equipo cuyo jugador comete la infracción. En este caso máxima pena a favor del Cádiz. Sin embargo si esa misma acción la comete un jugador que está calentando en la banda e introduce un segundo esférico en el campo, la jugada debe ser castigada con tarjeta roja.

Penalti de un jugador que calienta.

Un jugador suplente calienta detrás de unos de los fondos y hasta sus dominios llega un balón que va a salir por la línea de fondo sin que ningún compañero ni adversario pueda ya disputarlo. Para ganar tiempo porque su equipo va perdiendo, entra al terreno de juego y lo toca en dirección a su portero y así agilizar el saque de puerta. Con el reglamento en la mano, por su acción el futbolista en cuestión será castigado con tarjeta amarilla y se señalará penalti en contra de su equipo.

Esta jugada se dio en octubre de 2019 en un partido de la Segunda Bundesliga entre el Kiel y el Bochum. El árbitro del encuentro fue avisado por el VAR de la acción e inmediatamente amonestó al jugador del Kiel y señaló penalti a favor del Bochum.

'Premio' para Taylor después del follón de San Siro

Corría el minuto 80 cuando tuvo lugar la acción que decidió el partido. Francia remontaba a España con un gol de Mbappé que, sin embargo, había iniciado la jugada en fuera de juego. Pero Anthony Taylor, árbitro del encuentro, explicó que según la normativa el tanto era legal porque, aunque el parisino estaba en posición adelantada, Eric García tocó el balón, habilitando así al francés. Esto ha provocado una gran polémica sobre de las reglas del fútbol y quién las hace, pero parece que esta tormenta no ha afectado a Taylor: la Premier League ha anunciado que será el encargado de arbitrar el encuentro de este sábado entre el Chelsea de Azpilicueta y Marcos Alonso, actual líder de la competición, contra el Brentford.

El protagonista de la jugada, Eric García, explicó que para él el segundo gol de Francia no debería haber subido al marcado. “Tira el balón a la espalda, yo me tiro, la toco con el taco y Mbappé está en fuera de juego. El árbitro me dice que la toco y tengo intención de jugar. Me dice que me tengo que apartar y dejar que Mbappé controle el balón. Que esta es la regla. Creo que es fuera de juego claro y que un defensa en la vida se puede apartar ahí. Duele…”, detalló el defensa a RTVE. Sergio Busquets también mostró su enfado ante la decisión de Taylor: “La norma es inexplicable, porque lo que hace Eric es ir a por el balón, que es lo que haría cualquier defensa. Si no llega a tocarlo sería fuera de juego. Es difícil de comprender”.

Escudo/Bandera España

Taylor ya había perjudicado a España

El colegiado inglés fue el encargado de arbitrar el Suecia-España del mes pasado que terminó con victoria local (2-1). La selección había empezado ganando el encuentro de fase de clasificación para el Mundial de Qatar 2022 gracias a un gol de Soler en el minuto cuatro. Con ese resultado en el marcado, Ferrán fue derribado dentro del área rival, pero Taylor no pitó penalti. Después, Suecia acabó remontando el partido.

Esta decisión provocó que Roberto Rosetti, que está al frente de los árbitros, le llamara la atención. “Era un penalti clamoroso. Puede pasar que no lo veas, pero si el VAR no es capaz de cobrar este tipo de jugadas es mejor que nos vayamos todos a casa”, explicó en una conferencia telemática con el resto de las árbitros FIFA y UEFA de Europa.

Indignación con Taylor, que se equivoca siempre contra España

La interpretación de Taylor de la jugada en la que Mbappé marcó el gol de la victoria de Francia ha levantado ampollas en España, que se queja de que el árbitro inglés se equivoca siempre en contra de la Selección. El pasado mes este mismo colegiado metió en un lío a La Roja al tragarse un penalti a Ferran en Estocolmo, cuando el partido iba 0-1 gracias a un gol de Soler. Luego llegó la remontada de los suecos y ahora España no puede fallar en los partidos de noviembre si quiere ser primera de grupo y sacar el billete directo para Qatar 2022.

Es inexplicable que la UEFA nombrase para la final de la ‘Nations League’ a Taylor, al que Rosetti, el jefe de los árbitros de Europa, puso la cara colorada por ese error ya comentado que tuvo el inglés el pasado 2 de septiembre en Estocolmo. “Es un penalti clamoroso que se tuvo que pitar”, le dijo el italiano al inglés en presencia del resto de los árbitros de la UEFA. “Puede pasar que no lo veas, pero si el VAR no es capaz de cobrar este tipo de jugadas es mejor que nos vayamos todos a casa”, añadió Rosetti en su conferencia telemática desde Suiza con el resto de los árbitros FIFA y UEFA de Europa, entre ellos el propio Taylor, quien aguantó el chaparrón mientras Rosetti le sacaba los colores en presencia de lo más granado del arbitraje continental.

Luis Enrique se mordió la lengua en Milán. “Estoy deseando hablar de la jugada, pero no puedo porque en los diez años que llevo de entrenador jamás he criticado a los árbitros y no quiero romper mi norma. No puedo entrar en lo que no puedo controlar”, dijo. Pero, al final, el asturiano lo soltó: “La verdad, desde el banquillo me ha parecido fuera de juego”. Lo mismo entendió Busquets, que fue más lejos: “El problema es que la norma es inexplicable, porque lo que hace Eric es ir a por el balón, que es lo que haría cualquier defensa. Si no llega a tocarlo, sería fuera de juego. Es difícil de comprender esta norma”. Y como el seleccionador y el capitán, todos los demás uno detrás de otro.

Escudo/Bandera España

Podría ser, o por lo menos se lo tendrían que hacer mirar, que las declaraciones de los seleccionadores sobre la posibilidad de hacer un Mundial cada dos años, algo que enfrenta a la FIFA y a la UEFA, que se niega para no perder sus fechas internacionales, tuvieran algo que ver en todo este embrollo. Al respecto, Luis Enrique dijo no hace tanto que “se necesita unificar el calendario y reducirlo. Si añadimos más partidos el jugador se va a resentir. Unificar con partidos atractivos para el espectador es interesante, pero hay que reducir. Estaría encantado con un Mundial cada dos años, pero hay que reducir el número de partidos. El calendario es exagerado”. Y justo lo contrario, por cierto, dijo sobre el mismo tema el seleccionador de Francia, Didier Deschamps

La patata caliente es ahora para el presidente de la Federación (RFEF), Luis Rubiales. Es vicepresidente de la UEFA y bien haría en llevar la queja ante Rosetti. Pero hay que pensarlo bien, porque el mes que viene, primero en Atenas contra Grecia y luego contra Suecia en Sevilla, España se juega evitar la repesca al Mundial de Qatar. No es buen momento para presentar cargos contra Taylor, porque ya se sabe que el corporativismo corre por las venas de los colegiados. Cuidadín.

UEFA regañó al árbitro de la final por un penalti no pitado a Ferran

La UEFA ha designado al inglés Anthony Taylor como juez de la final de la Nations League que disputarán mañana España y Francia pese a que Roberto Rosetti, el excolegiado italiano que está al frente de los árbitros, le puso la cara colorada por un penalti que se tragó en el Suecia-España disputado el pasado 2 de septiembre en Estocolmo. “Es un penalti clamoroso que se tuvo que pitar”, le dijo el italiano al inglés en presencia del resto de los árbitros de la UEFA. “Puede pasar que no lo veas, pero si el VAR no es capaz de cobrar este tipo de jugadas es mejor que nos vayamos todos a casa“, añadió Rosetti en su conferencia telemática desde Suiza con el resto de los árbitros FIFA y UEFA de Europa, entre ellos el propio Taylor, quien aguantó el chaparrón mientras Rosetti le sacaba los colores en presencia de lo más granado del abitraje continental.

La polémica del reciente Suecia-España llegó en el minuto 32 cuando Ferran Torres entró en el área y fue derribado por la defensa sueca en lo que era una clara infracción. Los futbolistas españoles se quejaron ante Taylor, árbitro del encuentro, sin que pitara nada. Tal fue la intensidad de las protestas que Jordi Alba fue amonestado. En ese momento del encuentro, España ganaba 0-1 con un golazo a bote pronto del valencianista Soler.

De haber señalado la clamorosa pena máxima, la Selección podría haber sentenciado con un 0-2. Pero Taylor se tragó el penalti, se negó a consultar con el VAR y Suecia acabó remontando (2-1) y metiendo en un apuro a España en la fase de clasificación para la Copa del Mundo de 2022.

Pues bien, pese a todo lo anterior, el propio Rosetti ha designado a Taylor, de 42 años e internacional desde 2013, como árbitro del Francia-España de este domingo en San Siro, en la final de la Nations League. Junto a él pitarán el encuentro sus compatriotas por Gary Beswick y Adam Nunn, que serán los jueces de línea. El mismo trío que se tragó el penalti a Ferran Torres en Solna, Estocolmo. Como cuarto árbitro actuará Craig Pawson, también de nacionalidad inglesa mientras que el responsable del videoarbitraje será Stuart Attwell, también inglés.

Escudo/Bandera España

En la Federación (RFEF) no tiene un buen recuerdo de Taylor por todo lo explicado en el presente artículo, pero aún es mayor la sorpresa, casi estupefacción, porque pese a ello se ha designado de nuevo al colegiado inglés para pitar a la Selección, que aún tiene abierta la herida de Solna y que deberá sudar la gota gorda en noviembre para cerrar el pase al Mundial, billete que se disputa con el equipo nacional de Suecia que se vio beneficiado por el error de Taylor en el partido ante España del pasado mes de septiembre.

La UEFA no va a sancionar al árbitro del Milan-Atlético de Madrid

La UEFA no va a sancionar a Cakir, árbitro del partido que enfrentó al Milan con el Atlético de Madrid la semana pasada en Champions. El equipo italiano terminó el encuentro muy enfadado con el turco. La segunda amarilla a Kessié en el minuto 29 y un penalti por mano de Kalulu en el añadido marcaron el encuentro, que terminó con remontada rojiblanca. Sin embargo, Cakir no va a ser castigado. El turco ha sido designado para arbitrar el Alemania-Rumanía, partido de clasificación para el Mundial de Qatar 2022. La sanción por la actuación arbitral en el encuentro ha recaído sobre Abdulkadir Bitigen, que fue jefe del VAR durante el partido. Huseyin Gocek va a ser su sustituto.

La UEFA, por tanto, ha desoído la queja formal que le mandó el Milan. El conjunto italiano pedía una sanción para Cakir por el penalti que pitó en el descuento a favor del Atlético de Madrid. Los italianos se quejaron de que el árbitro debería haber ido a la pantalla del VAR, ya que consideran que Lemar tocó el balón con la mano antes que Kalulu.

Stefano Pioli, entrenador del Milan, también criticó la actuación arbitral. “El colegiado no fue el mejor en el césped. Kessié ya estaba amonestado y para su falta me pareció excesiva una doble amarilla en el 30′, y en el penalti el rival de Kalulu toca primero con el brazo”, detalló el técnico.

El Milan se adelantó en el partido con un gol de Leão nueve minutos antes de que Kessié fuera expulsado por doble amarilla tras una entrada a Llorente. Griezmann empató el encuentro en el 84 y en el 97 Luis Suárez de penalti cerró la remontada rojiblanca.

Dos goles anulados al Madrid

El Espanyol-Real Madrid tuvo dos goles anulados al equipo blanco por fuera de juego. En ambos casos, Cuadra Fernández invalidó los tantos a instancias de su asistente sin necesidad de que interviniera el VAR, donde estaba De Brugos Bengoetxea, salvo para ratificar la decisión primaria del balear.

Escudo/Bandera Espanyol

Escudo/Bandera Real Madrid

En el minuto 67, con 2-0 en el electrónico, marcó Benzema al ser asistido por Jovic, que se encontraba en posición antirreglamentaria en el momento de recibir el balón que prolongó para el francés. “Jovic estaba en fuera de juego”, asentía Iturralde González, árbitro de AS y la Cadena SER, en la retransmisión en directo del Carrusel Deportivo.

Similar situación se dio en el minuto 84. No fue el autor del disparo, Hazard, sino su asistente, Karim Benzema, quien estaba en fuera de juego, en una acción que pudo suponer el empate (el partido estaba 2-1). “Benzema está en posición de fuera de juego. Es de los fáciles”, comentaba Iturralde en el Carrusel de la SER. Sólo hubo que esperar al VAR para que de nuevo ratificara la decisión tomada en primera instancia por Cuadra Fernández a instancias de su asistente.

La polémica del Madrid-Sheriff: dos penaltis, un gol anulado a los moldavos…

Dos posibles penaltis a favor del Madrid en dos minutos. Uno no sancionado, el otro sí pitado y que sirvió para que Benzema empatara el partido contra el Sheriff. Al filo de la hora de partido, Vinicius cayó en el área trabado por Costanza. No señaló nada el belga Lawrence Visser y tampoco le instó a acudir el monito su colega francés Clément Turpin, que estaba en el VAR. “Le pega. Es penalti, pero no es de VAR. UEFA y el CTA quieren penaltis de verdad. Este si te lo pita el árbitro es penalti, pero es penaltito”, comentó Iturralde González, árbitro de AS y la Cadena SER, en la retransmisión en directo del Carrusel Deportivo.

Escudo/Bandera Real Madrid

Dos minutos más tarde (62′), el balón sí fue al punto de once metros del área del Sheriff por un derribo de Addo a Vinicius que Visser no señaló en primera instancia, pero sí sancionó tras ver la jugada en el monitor del VAR. “Es penalti, le mete la pierna y no le deja avanzar”, explica Iturralde.

En el minuto 72′, con 1-1 en el marcador, al Sheriff le anularon un gol por fuera de juego de Bruno en una jugada que tardó en ser ratificada por el VAR. “Está adelantado Bruno y tampoco por mucho. Es muy justo, por eso tardaron tanto en revisar la jugada”, explicaba Iturralde.

La kryptonita de Raúl de Tomás

Unos centímetros, apenas lo que mide un periódico, el espacio entre vagones en el metro o el pasito de su hijo tras despedirse en la puerta del cole. Esa ínfima distancia es la que ha separado, en solo cuatro días, a Raúl de Tomás de coronar una de las semanas más prodigiosas de toda su carrera profesional. Y al Espanyol, de rozar la gloria (o, cuando menos, la tranquilidad). El delantero anotó cuatro goles, entre Alavés y Sevilla, y todos los llegó a celebrar. Pero solo uno subió al marcador. Por centímetros.

11

El VAR ha sido, en esta semana sin descanso que queda atrás, la auténtica kryptonita de RdT –la cosa, parece, va de siglas– y, por extensión, de todo el equipo perico. Solo habían transcurrido tres minutos del Espanyol-Alavés, el miércoles, cuando anotaba a pase de Keidi Bare. Se desgañitaba el RCDE Stadium cuando desde la sala VOR descubrieron el fuera de juego de Adrián Embarba al inicio de la acción. Nada que no pudieran resolver a los 18 minutos entre Manu Morlanes, con un atinado pase entre líneas, y un prodigioso De Tomás con control y definición. Otro festejo invalidado, esta vez por posición avanzada del madrileño.

Y lo mismo sucedía el sábado, en el Sánchez Pizjuán, a los 25 minutos del Sevilla-Espanyol, en un balón largo de Diego López y una vertiginosa contra de RdT que culminó con un globo sobre Yassine Bounou. Sonrisas, abrazos, el salto de un par de seguidoras pericas en la grada. Y el jarro de agua fría por otro fuera de juego, que en esta ocasión ni siquiera la imagen del VAR –con un plano cerrado en exceso– demostraba.

Escudo/Bandera Espanyol

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 26 de septiembre de 2021

“Se te pasan muchas cosas por la cabeza”, reconocía Raúl de Tomás el miércoles sobre la sensación que envuelve a un goleador cuando le anulan esa suerte. “Es algo que en la mente permanece”, apostillaba el ariete, quien al menos ante el Alavés se pudo desquitar al convertir el penalti de la victoria. No así ante el Sevilla, en una diana que iba a suponer el 1-1 y el inicio de un nuevo partido cuyo final jamás se descubrirá. Por centímetros. Por la kryptonita.

La polémica del Madrid-Mallorca: dos penaltis no pitados, gol anulado a Benzema…

Posible penalti en el Bernabéu. El Mallorca reclamó una pena máxima en el tramo final de la primera parte. Corría el minuto 40 cuando Hoppe caía en el área madridista derribado por un cabezazo de Nacho. Los bermellones reclamaron falta sobre el delantero estadounidense y el consiguiente penalti. Alberola Rojas no consideró punible la jugada y Soto Grado tampoco le instó a revisarla desde el VAR.

Escudo/Bandera Real Madrid

Escudo/Bandera Mallorca

Es una jugada tonta, de las que no se pitan. Pero para mí es penalti. Nacho va al balón, pero en medio está el jugador del Mallorca, al que da un cabezazo. Es muy parecida a cuando un portero va a despejar un balón se le adelanta el delantero y el portero acaba golpeando al delantero”, explica Iturralde González, árbitro de AS y la Cadena SER, que está comentando el encuentro en directo en Carrusel Deportivo. “Pero no es jugada de VAR, es jugada de árbitro”, matiza Iturralde.

En el minuto 49, Alberola Rojas anuló un gol a Benzema, que hubiera supuesto el 4-1, tras revisar la jugada en el monitor del VAR: “Lo anula porque Benzema en la carrera le da abajo a Joan Sastre y derriba al defensa del Mallorca”, explica Iturralde. Cinco minutos después, el Madrid reclamó un posible penalti de Kang-in Lee a Rodrygo. “Le agarra por detrás, pero tampoco es de VAR este penalti”.

“Si Casemiro es expulsado, no hubiera pasado nada…”

Casemiro estuvo a punto de dejar al Real Madrid con uno menos al filo del descanso. En el último de los cuatro minutos de añadido que González Fuertes alargó la primera mitad del partido contra el Valencia en Mestalla el mediocentro brasileño cometió una falta sobre Maxi Gómez que le valió ver la tarjeta amarilla en una acción que pudo ser incluso roja, en opinión de Iturralde González.

Escudo/Bandera Valencia

Escudo/Bandera Real Madrid

“Es clarísima. Deja la pierna y va con toda la plancha por encima del tobillo. Si le expulsa no pasa nada“, comentó el árbitro de AS y la SER durante la retransmisión en directo del Carrusel Deportivo.

En el 28′, los jugadores del Valencia reclamaron un posible penalti de Alaba a Maxi Gómez. “No hay nada. Es más, el jugador del Valencia va buscando el contacto. De ser algo, es fuera, pero no hay nada”, explicó Iturralde en Carrusel.

Otra de las jugadas polémicas del encuentro se produjo en las postrimerías, minutos después del gol de la remontada de Benzema (1-2). Vinicius caía en el área en una acción con Alderete e Iturralde González lo veía así: “Para mí es penalti porque no pega al balón y golpea a Vinicius”.