Brasil aprueba el uso de dos vacunas: CoronaVac y AstraZeneca

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) del Gobierno de Brasil ha autorizado este domingo el uso de emergencia de las vacunas ‘CoronaVac’, del laboratorio chino Sinovac y el Instituto brasileño Butantan, y la de AstraZeneca-Oxford, fármaco que comenzó a suministrarse por primera vez en Reino Unido el pasado 4 de enero.

El país de Sudamérica es uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus. Ocupa la tercera posición de países con más casos de COVID-19, con un total de 8,4 millones de contagios y 209.296 fallecidos a fecha de hoy, 17 de enero.

Comienza la vacunación en mismo día de su aprobación

Ante los continuos positivos acumulados en el país, el Gobierno de Jair Bolsonaro ha decidido comenzar a inmunizar a su población. Poco después de conocerse la decisión de Anvisa, el país ha suministrado la primera dosis de Sinovac a una enfermera de 54 años en Sao Paulo.

El veredicto se ha conocido después de una reunión de cinco horas que ha sido transmitida en directo y ha sido tomado por unanimidad por los cinco miembros de la dirección de Anvisa. Según informa la Agencia Efe, las solicitudes para el uso de los antídotos con carácter de emergencia fueron enviadas a Anvisa el viernes 8 de enero.

‘CoronaVac’

La vacuna ‘CoronaVac’ del laboratorio chino Sinovac tiene una efectividad del 50,38%. El Gobierno brasileño ha comprado un total de 46 millones de dosis, aunque de momento tiene disponibles seis millones, el resto se encuentran en proceso de producción en el Instituto Butantan de Sao Paolo, centro de investigación que ha colaborado el en el desarrollo de la vacuna junto a Sinovac.

AstraZeneca-Oxford

La vacuna elaborada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford tiene una efectividad del 70,4%, aunque en algunos regímenes de dosificación esta eficacia se eleva al 90%. En concreto, la vacuna de Oxford ha sido una apuesta del propio Bolsonaro que ha adquirido un total de 100 millones de dosis. Además, ha negociado una transferencia tecnológica para que la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) pueda producir otras 110 millones de antídotos.

El requisito principal de Anvisa para su aprobación

Tanto ‘CoronaVac’ como el fármaco de AstraZeneca-Oxford realizaron los ensayos clínicos en Brasil. Este fue uno de los requisitos principales de Anvisa para poder autorizar vacunas contra el coronavirus con carácter de emergencia.

No apto para sensibles: un clavo le desgarra la rodilla y no puede parar de llorar…

El jugador español de Necaxa, Unai Bilbao, se clavó un clavo de una de las pancartas del suelo del césped cuando cubría un balón que se salía de fondo.

Pfizer, Moderna y AstraZeneca: qué vacuna tocará a cada grupo de población

El temporal de frío y nieve llegado a España ha ralentizado el proceso de vacunación y los plazos previstos, pero el proceso de producción de las mismas sigue su curso. Mientras que la vacuna de Pfizer y BioNTech está siendo administrada y la de Moderna ya está en suelo español, muy pronto llegará también la de AstraZeneca y Oxford. Con estas tres, ahora toca decidir cuál de ellas es la mejor se adapta a cada persona.

Realmente, en cuanto a eficacia no hay grandes diferencias entre las que ya se están utilizando. Pfizer comunicó que la suya era del 95% y la de Moderna hasta el 94,1%. En cambio, la de AstraZeneca y Oxford es la que tiene una menor eficacia pues de momento oscila entre el 62 y el 90%.

También se diferencian en el modo de almacenamiento, ya que la de Oxford puede ser guardada en un refrigerador a temperatura normal, la de Moderna a -20 °C y la de Pfizer a -70 °C, siendo esta última la más problemática. No afectará tanto al grupo de población como a la capacidad de almacenamiento de cada centro.

¿Qué se está haciendo en Reino Unido?

El país británico lleva la delantera en materia de vacunación, por lo que de momento es la referencia y el espejo en el que mirarse. Ya son dos semanas las que llevan administrando vacunas, tanto la de Pfizer como la de AstraZeneca, y por ejemplo en su caso no están haciendo ningún tipo de distinción.

En Reino Unido se ha optado por una inyección aleatoria. Mientras que tienen más dosis de AstraZeneca y Oxford porque es la que han producido allí, por otro lado es la que tiene menos eficacia. También es más barata y fácil de transportar. Es tanta la arbitrariedad que ni siquiera se conoce con cuál se ha vacunado la Reina Isabel II.

Factor clave: la disponibilidad

En España, al igual que ha ocurrido en Reino Unido, con toda probabilidad se va a hacer de la misma forma, aunque con la Moderna antes que la de Oxford, que ya es la que está en la Península Ibérica. Evidentemente, de momento en las residencias de ancianos se va a seguir usando la de Pfizer como hasta ahora, y se espera que en los próximos días se pueda tener vacunado a todo el grueso de población dependiente de las residencias, tanto residentes como trabajadores.

A diferencia de nosotros, los británicos sí que disponen de un arsenal bastante importante de dosis, principalmente de la de Oxford, porque son ellos los que la fabrican. En España, hay mucha más escasez y la urgencia manda, de manera que no se podrá elegir, será la que toque.

Si atendemos a cuestiones logísticas, como se dijo al principio, este quizás sea un factor más determinante, en función de la capacidad de almacenamiento. Y esto beneficia a la vacuna de Moderna, pudiendo ser la que finalmente llegue en mayor cantidad a profesionales sanitarios tanto en hospitales como otros centros en el caso de que tengan esos refrigeradores a -20ºC. Igualmente, la de Pfizer también llegará.

Al fin y al cabo, todas han sido aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento, todas han sido validadas por su seguridad y eficacia, de manera que en el proceso de vacunación se dará infinitamente mayor importancia al hecho de que se aplique que a cuál sea.

¿Qué se sabe de la vacuna de Moderna? Eficacia, efectos secundarios, dosis recibidas…

La vacuna para hacer frente a la COVID-19 creada por la farmacéutica Moderna ya ha sido aprobada en Europa, uniéndose así a la de Pfizer y BioNTech, que ya está siendo administrada en prácticamente todo el continente. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó su uso la pasada, posteriormente la Comisión Europea confirmó esa aprobación y ayer el Ministerio de Sanidad, a través de Salvador Illa, confirmó que las primeras dosis ya están en España y en breve serán utilizadas por las comunidades autónomas.

Nuestro país recibe la parte proporcional de las dosis que ha adquirido la Unión Europea, que ha comprado 160 millones de esta vacuna, 80 de ellas fijas y el resto opcionales. De momento, esto es lo que se sabe de la vacuna de Moderna

¿Qué eficacia tiene?

Es bastante parecida a la de Pfizer y BioNTech. Según lo último que se ha anunciado, mientras que Pfizer llega al 95% de eficacia, Moderna publicó que su vacuna tenía un 94,1%. En torno a 30.000 personas participaron en las distintas fases de ensayos clínicos, tanto para la vacuna como para el placebo.

196 personas se contagiaron del coronavirus junto a síntomas, de los cuales unos 185 eran de placebo y 11 de la vacuna. 30 fueron casos graves de esos 30.000 participantes, pertenecientes al grupo del placebo.

Entre las dos inyecciones planificadas para la vacunación con la dosis de Moderna tienen que pasar 28 días. Es el plazo estimado por la farmacéutica para que realmente haga efecto.

¿Qué efectos secundarios puede tener y cómo se conserva?

En el primer aspecto también se parecen, ya que ambas pueden generar dolores en el sitio en el que se ha producido la inyección, dolores de cabeza, dolores musculares o articulares, fatiga, escalofríos, etc. Al menos, son los que se han identificado hasta el momento, y los más comunes que ya se hayan dado en otros continentes han sido generalmente leves o moderados y mejoraron unos días después de la vacunación.

Con respecto a la conservación, facilita mucho más las cosas esta vacuna, ya que no necesita los -70 ° C de la de Pfizer. Puede bastar con -20 ° C, es decir, que no son necesarios unos congeladores especiales con temperaturas excesivamente bajas. Cualquiera en su casa podría almacenarla.

¿Cuándo se podrá administrar y cuántas dosis recibe España?

Como decimos, España ya ha recibido las primeras dosis de la vacuna de Moderna. Según anunció este martes el ministro de Sanidad, se han recepcionado en un primer lote 35.700 cajas de vacuna y será a partir de este miércoles cuando las comunidades las reciban y por tanto empiecen a suministrarla. El reparto, tal y como sucede con la de Pfizer y BioNTech, será equitativo.

Está previsto que nuestro país reciba durante las próximas semanas 599.000 dosis de este remedio. En principio, servirá para continuar con la primera fase de la campaña de vacunación que prevé inmunizar a sanitarios, personas de residencias y dependientes.

Los bulos sobre la vacuna

La pandemia del coronavirus sigue dejando miles y miles de casos y contagios diarios en todo el mundo. La Universidad Johns Hopkins ha notificado en las últimas 24 horas 549.954 contagios y 10.199 muertes en todo el planeta, lo que eleva las cifras totales a 90.907.661 infecciones1.945.203 fallecimientos. Unas cifras desoladoras que las nuevas vacunas contra la COVID-19 esperan detener.

Actualmente, la vacuna de Pfizer-BioNTech es la única que se está suministrando en la mayor parte del globo terráqueo. Fue la primera en solicitar la autorización de emergencia para su distribución y suministro debido a los buenos resultados de la última fase de sus ensayos clínicos. A esta vacuna le sigue la de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que a partir del 4 de enero comenzó a inmunizar a personas del Reino Unido.

Las vacunas van a ayudar a que se reduzcan cantidad de contagios y muertes por la COVID-19, pero también hay quien no tiene buenas opiniones sobre estos fármacos debido a la rápidez con la que se han creado y aprobado. Ante la desinformación que pueden generar las ‘fake news’ y los bulos, ‘The Conversation’ ha publicado un artículo creado por varios expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el King’s College London, entre otros, en el que aportan una lista de las 24 “mentiras” más sonadas sobre la vacuna y en el que explican los motivos del error en la información.

1. “Las vacunas de ARN mensajero van a modificar nuestro genoma”

Como cuentan los expertos en ‘The Conversation’, esta información es falsa. Hasta el momento no hay evidencias de que las vacunas con ARN mensajero modifiquen nuestro genoma ya que el ARN no se encuentra con el ADN, no se integra en el ADN y hasta la fecha, no se ha encontrado de coronavirus en nuestro genoma.

2. “Las vacunas se han hecho muy rápido”

A pesar de la rapidez con la que se han fabricado las vacunas, estas han seguido los mismos protocolos de siempre, es decir, han tenido unos estudios de seguridad que han confirmado que el medicamento es eficaz y seguro. De lo contrario, ningún investigador pondría el riesgo la salud de millones de personas. Además, como informa la Cadena SER, todos los ensayos de las vacunas son públicos y cualquiera los puede consultar.

La rapidez con la que se han llevado a cabo ha sido motivo de la cantidad de infecciones y muertes que se han producido día a día en el mundo. Los científicos e investigadores han trabajado sin parar desde que se detectaron los primeros casos de coronavirus.

3. “No son seguras”

Como comentábamos anteriormente, todas las vacunas pasan por fases de seguridad antes de ser aprobadas. Hasta la fecha, se ha vacunado ya a millones de personas y ninguna ha desarrollado problemas graves de salud.

4. “Una enfermera se desmayó después de vacunarse”

Esta información es cierta, ocurrió en un hospital de Estados Unidos mientras que la sanitaria ofrecía una rueda de prensa posterior a su vacunación. Pero el bulo de esta noticia es que, algunas fuentes, afirmaron que la mujer había muerto. Totalmente falso. Días después al suceso, la propia enfermera concedió una entrevista donde explicó que padece el síncope vasovagal, es decir, que puede desmayarse en varias situaciones como puede ser algún dolor, el pinchazo de una vacuna o el estrés emocional, entre otros.

5. “La vacuna frente la COVID-19 hace que seas positivo por VIH”

Hace unos meses, el Gobierno australiano anunció la suspensión del desarrollo de una de sus vacunas por falsos positivos de VIH (virus que provoca el sida) durante la fase 1 de sus ensayos. Esto ocurrió porque los investigadores utilizaron un fragmento de una proteína del VIH para dar una mayor estabilidad a la proteína S del coronavirus.

Como consecuencia, los voluntarios, además de generar anticuerpos contra la COVID-19 también lo hicieron frente al VIH. Pero generaron anticuerpos, en ningún momento sufrieron la enfermedad, de ahí los falsos positivos.

En cualquier caso, esto ocurrió en el desarrollo de una de las vacunas australianas que se suspendió porque en sus ensayos se notificó que las cosas no salieron como se esperaban. Sabiendo esta información, los individuos deberían ser más conscientes de que las vacunas aprobadas son seguras ya que han pasado todos los ensayos con resultados favorables. Si no hubiera sido así, sus estudios clínicos se habrían detenido, al igual que ocurrió en Australia.

6. “Las vacunas contienen células de fetos abortados”

Esta información es falsa, no se utilizan embriones ni fetos como tal, lo que sí entra en juego son líneas celulares derivadas de tejidos humanos muy concretos de hace décadas, es decir, se han utilizado líneas celulares de fetos, de cánceres o tumores, entre otros. Este tipo de materiales se usan frecuentemente en la investigación y se han adaptado para crecer de manera continua en los laboratorios. Por lo tanto, es importante destacar que trabajar con una línea celular no es lo mismo que trabajar con células originales.

7. “La variante de Reino Unido ha aparecido porque han sido los primeros en vacunarse”

Falso. La nueva mutación del coronavirus ya circulaba en Reino Unido durante el mes de septiembre. El país británico comenzó la vacunación del fármaco de Pfizer-BioNTech el pasado 8 de diciembre.

8. “Si nos han puesto la vacuna ya podemos ir sin mascarilla y hacer vida normal”

No. La vacuna previene desarrollemos síntomas de la enfermedad, sobre todo los más graves, pero no está demostrado que nos impida contagiarnos. Es decir, el fármaco hace que estemos protegidos de la enfermedad, ya que no desarrollaremos los síntomas, pero pero no impide que podamos contagiar a otros. Por ello es importante seguir usando la mascarilla.

Además, también es importante destacar que las vacunas constan de dos dosis cuyo suministro varía en dos semanas. Por lo tanto, hasta que no se hayan recibido las dos dosis de la vacuna, los individuos podrán seguir contrayendo la enfermedad. También hay que tener en cuenta que no somos inmunes de un día para otro, es un proceso que tarda unos días.

9. “¿Para qué vamos a vacunarnos si no protege de la infección y podemos seguir contagiando?”

Aunque para muchos esto signifique poco, lo cierto es que es un dato muy importante ya que, evitar que las personas desarrollen síntomas graves por COVID-19 es una muy buena noticia para impedir la saturación de los hospitales y centros médicos. Además, que las personas vacunadas puedan seguir contagiando es solo una suposición, ya que no se ha investigado el tema a fondo.

10. “Las farmacéuticas llevan los procesos en secreto y no publican los datos”

Falso. Todas las empresas encargadas de fabricar las vacunas han publicado todos los datos de los ensayos clínicos. Aquí se pueden consultar los datos: Pfizer-BioNTech y AstraZeneca-Oxford.

11. “Vacunarnos puede provocarnos COVID-19”

Falso. Puede que algunas personas sufran efectos secundarios a la inyección como pueden ser fiebre, dolor articular o cansancio, pero estos síntomas son habituales en cualquier otro tipo de vacuna, como puede ser la vacuna contra la gripe.

12. “Las vacunas no sirven porque hay gente que se vacuna y aun así se infecta”

Es importante que las personas hayan recibido las dos dosis para estar inmunizadas al 95%, el máximo de efectividad que ofrece la vacuna de Pfizer-BioNTech. La primera dosis de este fármaco supone una eficacia de un 52,4% contra la enfermedad. El 95% se consigue después de la segunda dosis, pero es importante saber que el cuerpo tarda unos días en inmunizarse al completo.

13. “Si nos vacunamos podemos quedarnos estériles”

Falso. Hasta el momento no hay ninguna evidencia científica de que el virus interfiera en el metabolismo hormonal ni en el desarrollo de los tejidos necesarios para la reproducción.

14. “Los científicos usan mucho la frase ‘no hay evidencias’ porque no tienen ni idea”

Los científicos utilizan esta frase porque se basan en lo que se conoce y no en opiniones o creencias.

15. “Nos quieren usar como cobayas”

Las vacunas ya han pasado todas las fases de seguridad para ser aprobadas y suministradas en humanos. En los ensayos clínicos ya fueron probadas en animales.

16. “Con la vacuna te implantan un chip”

En la actualidad no es posible la implantación de ningún chip con la vacuna.

17. “No tengo que vacunarme porque ya he pasado la enfermedad”

Todavía no hay datos suficientes para confirmar el tiempo que duran los anticuerpos en personas que ya han pasado la enfermedad. Pero ya ha habido casos de reinfección, por lo que una persona que haya pasado el coronavirus puede volver a infectarse con el paso de los meses.

18. “La vacuna tiene luciferasa”

Como explican los expertos en ‘The Conversation’, “las luciferasas son proteínas muy usadas en los laboratorios porque son inocuas y tienen la capacidad de brillar bajo ciertas condiciones. Sirven para visualizar mejor las reacciones cuando se realizan experimentos en el laboratorio porque son muy fáciles de detectar”. Ninguna de las vacunas aprobadas contiene luciferasas.

19. “Es mejor esperar a ver qué pasa”

La probabilidad de contagiarse de la COVID-19 e infectar a otros es mayor que la de los efectos adversos tras la vacuna.

20. “El 5G es el causante del coronavirus y se va a agravar con la vacuna”

En los primeros meses de pandemia se compartió que los países con mayor número de antenas 5G tenían una mayor incidencia de coronavirus. Esta información se desmintió poco después ya que no se vio la correlación en los países asiáticos ni africanos.

21. “¿Para qué vacunarnos de un virus que ‘solo’ mata al 1% de los infectados?”

Un 1% es mucho si vemos la cantidad de personas que han muerto desde el inicio de la crisis sanitaria: 1.854.458.

22. “Nadie cuenta la ‘receta’ de las vacunas”

Falso. Toda esta información ha sido publicada por las empresas creadoras y por la FDA.

23. “Las vacunas no sirven porque el virus está mutando”

Aunque el virus mute, sus cambios no son lo suficientemente grandes o importantes como para que nuestro sistema inmunológico lo reconozca como algo distinto, como un serotipo nuevo, explican los expertos.

Hasta la fecha no se han identificado serotipos distinos de la COVID-19, pero hay que estar atentos por si en algún momento ocurre. Si la situación se diera así, habría que actualizar las vacunas.

24.“Si las mascarillas y el distanciamiento social son eficaces ¿para qué vacunarnos?”

Estas medidas sirven para disminuir la probabilidad de contagio pero, a pesar de ello, el virus sigue contagiando a personas. “El objetivo de las vacunas es generar una inmunidad de grupo que nos permita volver a la normalidad, algo que no se consigue a través de las medidas sanitarias”, concluye el grupo de expertos en ‘The Conversation’.

En definitiva, los científicos e investigadores han estado trabajando en un fármaco eficaz día y noche, incluso muchos habrán estado días sin ver a sus familias. Hay que confiar en la ciencia que ya ha demostrado que nos puede salvar de muchas adversidades.

El objetivo de vacunación de Estados Unidos, en peligro

La campaña de vacunación contra la COVID-19 en Estados Unidos está sufriendo serios retrasos que ponen en duda el objetivo del Gobierno de administrar 20 millones de dosis antes de que acabe el año y 100 millones para principios de marzo de 2021. El general del ejército estadounidense Gustave Perna ya avisó el miércoles que algunas entregas de estas primeras 20 millones de dosis se prolongarán hasta la primera semana de enero. Mientras, Moncef Slaoui, asesor en jefe de la Operación Warp Speed de EE. UU., vaticinó que se podría tardar más.

Según informa la agencia Reuters, hasta el miércoles por la mañana, solo se había administrado un millón de inyecciones del fármaco desarrollado por Pfizer-BioNTech, mientras que millones de vacunas permanecen almacenadas. En total, más de 9,5 millones de dosis de vacunas, incluida la de Moderna, se han enviado ya a los estados, según datos de los CDC. Es decir, apenas se ha inoculado una de cada 10 dosis suministradas por las farmacéuticas. Se están administrando a un ritmo más lento de lo previsto. La primera semana se administraron 614.000 dosis, aunque se habían enviado casi 2,9 millones.

Más de dos millones de vacunas diarias

El gobierno de Trump prometió vacunar a 20 millones de personas antes de fin de año, pero proporcionó pocos fondos para alcanzar esa meta. En estos días tienen que administrar 19 millones de vacunas, lo que supone más de 2 millones de personas vacunadas al día, incluido el día de Navidad. Pero es que, además, hay previstos nuevos envíos de vacunas a ese país. Casi 5,9 millones de dosis de la vacuna de Moderna deberían salir esta semana, y otros 2 millones de dosis de Pfizer/BioNTech. El siguiente objetivo del Gobierno es haber inoculado 100 millones de dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna para el 1 de marzo.

Para hacer frente al retraso sufrido, los diferentes estados del país están pidiendo a estudiantes de medicina y enfermería, e incluso a bomberos, que colaboren con las inoculaciones para liberar a trabajadores de la salud que luchan contra la pandemia en hospitales atestados. Porque la incidencia del virus en EE.UU. no para de subir y los centros tienen que lidiar también con eso. Al menos siete departamentos de salud estatales buscan voluntarios para la campaña, algunos de los cuales se asocian con universidades o escuelas de enfermería con incentivos como descuentos en matrículas y capacitación práctica. Otros están enseñando a los socorristas a poner vacunas.

Mucho tiempo de preparación

Los hospitales se defienden alegando que el proceso de vacunación está siendo lento porque hay que preparar las inyecciones, encontrar empleados para las clínicas de vacunación y acondicionar las estancias para asegurar la distancia de seguridad. Algunos confiesan que el primer día sólo pudieron poner unas 100 inyecciones.

En este sentido, Saul Weingart, director médico del Tufts Medical Center en Boston, asegura que la vacuna de Pfizer lleva unos 10 minutos para preparar y administrar, aproximadamente dos o tres veces más tiempo que una vacuna contra la gripe, porque tiene que estar almacenada en un congelador hasta el último momento. Además, los pacientes deben mantener la distancia social antes y después de recibir la vacuna, y se les hace un seguimiento para detectar si hay reacciones alérgicas. No obstante, Weingart asegura que han conseguido aumentar paulatinamente la velocidad y ya pueden llegar a las 450 vacunas diarias. En total, su hospital ha administrado unas 750 dosis de las 3.000 disponibles hasta el viernes.

La vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson podría aliviar un poco la situación, porque se puede conservar en una nevera convencional y no requiere de un procedimiento especial para descongelarla y administrarla, explica Claire Hannan, directora ejecutiva del grupo comercial Association for Immunization Managers. La vacuna de dos dosis de AstraZeneca también se puede almacenar en nevera.

Las ayudas federales no llegan

Estados Unidos administra 170 millones de vacunas contra la gripe cada año en pocos meses, pero ahora, deben administrar el triple de inyecciones para poder tener vacunada a gran parte de la ciudadanía en julio. Al ritmo actual, el país tiene capacidad para administrar menos de un tercio de las inyecciones que se envían cada semana, lo que irá disminuyendo la posibilidad de cumplir ese objetivo.

Además, hay un problema de financiación, según Adriane Casalotti, jefa de gobierno y asuntos públicos de la Asociación Nacional de Funcionarios de Salud de los Condados y Ciudades. Explica que los estados y los departamentos de salud necesitan dinero federal para contratar personal, desde trabajadores del centro de datos para rastrear las vacunas hasta empleados del centro de llamadas. El paquete de ayudas para la pandemia del Congreso de EE.UU. cuenta con más de 8.000 millones de dólares para la distribución de vacunas, pero esas ayudas se están retrasando. Casalotti advierte: “No puedes contratar a alguien en diciembre si no sabes si podrás pagarle en enero”.

Así será la campaña de vacunación en Madrid

Ya queda menos para que España reciba las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech. En concreto, llegarán a nuestro país el próximo sábado, 26 de diciembre, y se enviarán de forma anticipada a Guadalajara, desde donde se repartirán al resto de comunidades autónomas a primera hora del domingo, 27 de diciembre.

La Comunidad de Madrid recibirá en este primer reparto un total de 1.200 dosis que comenzarán a administrar el mismo domingo en las residencias de ancianos de la región. El lunes, 28 de diciembre, la Comunidad recibirá 50 bandejas de vacunas, lo que supone un total de 48.750 dosis, tal y como informó el miércoles en rueda de prensa el viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero.

Reparto semanal de las vacunas

Este reparto se repetirá todas las semanas, es decir, cada lunes la Comunidad de Madrid recibirá 50 bandejas de dosis durante, al menos, tres meses. Si todo sigue su curso y los planes de reparto no sufren modificaciones por parte del Gobierno ni de la farmacéutica encargada del envío de las vacunas, desde la Comunidad de Madrid afirman que habrá dosis para todos.

Elena Andradas, directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, relató en la tarde del miércoles la complejidad de esta vacuna, ya que debido a su mantenimiento a -70ºC, el proceso de descongelación tiene que ser muy estricto y con equipos de manipulación muy preparados. 

Tres ultracongeladores

Precisamente la conservación de la vacuna -70ºC era lo que más preocupaba al principio, ya que en España no se disponía de ultracongeladores con esa capacidad de congelación. En concreto, Madrid contará con dos centros receptores de vacuna y tres ultracongeladores de -70ºC según ha podido saber elDiario.es.

En un informe de la Consejería de Sanidad, al que ha tenido acceso el citado medio, el Gobierno regional explica que contará con un almacén central con dos ultracongeladores con capacidad de 730 litros cada congelador (480.000 dosis), y un almacén de apoyo con un ultracongelador de 500 litros para 160.000 dosis de reserva.

“La recepción se realizará en los dos centros de almacenamiento de larga duración y desde estos dos centros se realizará la distribución bien semanal, o bien diaria, a los puntos de vacunación de acuerdo a la capacidad de almacenamiento y custodia de los centros receptores”, señala el documento.

Residentes y personal sanitario de las residencias de ancianos y discapacitados

Los residentes y personal sanitario de las residencias de ancianos y discapacitados de la región madrileña serán los primeros en recibir el fármaco en la Comunidad al igual que en el resto de zonas de nuestro país. Las tres primeras residencias de Madrid en las que se suministrará la vacuna el próximo domingo serán: la Residencia para personas mayores Vallecas, perteneciente a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS); la Residencia La Azaleas, del Grupo ASISPA, en Ciudad Lineal; y la Residencia para mayores Parque Almansa, del Grupo Ballesol, en Moncloa Aravaca.

Tal y como explicó Elena Andradas el miércoles, se han elegido estos centros por su mayor capacidad de residentes. A partir del próximo lunes, cuando la región reciba la nueva tanda de dosis, se comenzará a vacunar en el resto de residencias de la Comunidad.

Segunda dosis

Por otro lado, para garantizar que las personas que reciban la primera dosis en estos primeros días tengan asegurada la segunda dosis, la Comunidad de Madrid guardará la mitad de las dosis para poder suministrarlas con posterioridad en casa de que haya algún error en el reparto de las vacunas.

“La pauta de vacunación son 2 dosis de 30 mcg / 0,3 ml cada una separadas al menos 21 días entre sí. El intervalo mínimo para la segunda dosis es de 19 días tras la primera. Si han transcurrido más días que el plazo establecido, la segunda dosis debe aplicarse igualmente y no se considera necesario reinciar la pauta”, señala el documento.

Sanidad decide quién será la primera persona en vacunarse en España y dónde se realizará

Tras meses de espera, España podrá empezar con la campaña de vacunación contra la enfermedad del coronavirus esta misma semana, el próximo domingo 27 de diciembre. Finalmente, el proceso podrá comenzar antes de la fecha establecida por las autoridades para la primera semana de 2021.

Según ha podido saber la Cadena SER, la primera vacuna contra la COVID-19 en España se pondrá en Guadalajara, ciudad que actuará como el centro de recepción de las primeras dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech en nuestro país.

Las dosis llegarán el sábado

El sábado, las dosis llegarán al territorio nacional y será el mismo domingo cuando las Comunidades Autónomas recibirán las primeras dosis del fármaco. Las diferentes regiones ya se encuentran, junto al Ministerio de Sanidad, ultimando los preparativos del proceso de vacunación.

InfoLibre da más detalles sobre la primera vacuna en nuestro país. En concreto, como informa este medio, el medicamento se suministrará a las 08:30 horas en una residencia de mayores de la ciudad castellanomanchega. Una interna y un trabajador del centro serán los primeros afortunados en recibir el fármaco.

Orden de vacunación

Como ocurrirá el domingo en Guadalajara, los primeros en ser vacunados serán los residentes y personal sanitario y sociosanitario de las residencias de personas mayores. Tras ellos, será el personal sanitario de “primera línea” quien tendrá preferencia en la vacunación. Este concepto incluye al personal sanitario que trabaja en unidades o consultas COVID-19, en las puertas de entrada de pacientes críticos, trabajadores de unidades móviles y conductores de vehículos sanitarios urgentes y trabajadores de cuidados no intensivos donde se puedan generar aerosoles, entre otros.

Después de estos grupos prioritarios, tendrán acceso al fármaco, por este orden, los mayores de 64 años, personas con discapacidad y en condiciones de riesgo, las personas pertenecientes a poblaciones vulnerables por su situación socioeconómica, trabajadores esenciales, personal docente, la población infantil, los adolescentes y jóvenes, la población adulta embarazadas y madres en periodos de lactancia y, por último, personas con una inmunización, positivas a SARS-Cov-2.

Luz verde para la vacuna de Pfizer en Europa

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha autorizado la utilización de emergencia de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech para inmunizar contra el coronavirus. Por la tarde, la Comisión Europea dio luz verde a su comercialización para ser distribuida por la Europa de los 27.

La vacunación comenzará en Europa entre los días 27 y 29 de diciembre. En el caso de España, tal y como aseguró el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la campaña tendrá inicio el domingo 27 de diciembre. Los internos y trabajadores en residencias y centros sociosanitarios serán los primeros en tener acceso a un fármaco que no será obligatorio para la población, aunque Sanidad reflejará los motivos de aquellas personas que lo rechacen para un sondeo interno.

La vacuna de Pfizer y BioNTech está basada en una tecnología rompedora, ya que no utiliza virus atenuados ni desactivados, sino que emplea ARN mensajero para que las células del sistema inmunitario puedan producir la proteína S del SARS-CoV-2, el virus causante de la enfermedad, de tal manera que el organismo impida la entrada del patógeno cuando lo reconozca.

La obtención de una autorización para el uso de emergencia del antídoto no implica una autorización definitiva, sino que la EMA considera que los beneficios de su uso son superiores a sus riesgos. Pero, este tipo de permiso, obliga a las compañías a seguir investigando durante las campañas de vacunación hasta obtener la autorización definitiva.

La vacuna de Pfizer contiene una serie de particularidades. La primera de ellas es su conservación. La única manera de mantener el ARN mensajero en buenas condiciones y garantizar su eficacia es que la vacuna permanezca a unos 80 grados bajo cero en unos congeladores especiales. Por ello, la distribución y el almacenamiento de los fármacos es uno de los temas que más preocupa a los Gobiernos nacionales. Además, al ser la primera vacuna contra la enfermedad, ha sido objetivo de ataques por parte de crackers y grupos criminales organizados. Para evitar problemas en este sentido, hay previstos controles policiales que garanticen una correcta distribución.

Autorizada en otros países

La autorización de la EMA hace que los 27 países de la Unión Europea se unan a otros países del mundo donde el uso de la vacuna ya está permitido e, incluso, lugares donde ya se está administrando. Es el caso de Estados Unidos, México, Canadá, Israel, Reino Unido o Suiza.

“La vacuna es el principio del fin”, declaró el pasado viernes el ministro de Sanidad, Salvador Illa. En la misma línea se dirige el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, que ha asegurado que la vacuna “ayudará a recuperar nuestras vidas”.

La pandemia de coronavirus ha causado en todo el mundo más de 76,8 millones de infecciones y 1,69 millones de víctimas en todo el mundo. Estados Unidos se encuentra a la cabeza en cuanto a contagios y fallecimientos. Por su parte, 43,3 millones de personas han conseguido superar la enfermedad a día de hoy.

Sanidad registrará a quienes rechacen vacunarse

El domingo 27 de diciembre, tal y como aseguró la semana pasada el ministro de Sanidad, Salvador Illa, comenzará en España la campaña de vacunación contra el coronavirus. Cada ciudadano podrá elegir si quiere o no ser tratado con los fármacos, aunque el Ministerio de Sanidad registrará quién ha decidido no ponérsela a fin de conocer sus motivos y realizar un sondeo.

Las negativas al antídoto serán recopiladas en el “registro de vacunación” de cada ciudadano. “La vacunación es voluntaria, pero es importante registrar sus casos de rechazo para conocer cuáles son los motivos de las reticencias en cada grupo de población”, recoge la actualización de la Estrategia de Vacunación contra la COVID-19.

Por otro lado, será necesario un consentimiento verbal en el caso de las personas que sí acepten ser vacunadas. Por su parte, cuando el paciente sea menor y sus padres o tutores no estén presentes o cuando se trate de “personas con la capacidad limitada para tomar decisiones”, la autorización tendrá que darse por escrito.

Orden de vacunación

Ante la llegada durante el fin de semana de un número de dosis limitado, el Gobierno de España, al igual que sus homólogos en todo el mundo, ha tenido que crear un listado de preferencias por grupos sociales. Por lo tanto, los primeros en ser vacunados serán los residentes y personal sanitario y sociosanitario trabajadores en residencias de personas mayores. Tras ellos, será el personal sanitario de “primera línea” quien tendrá preferencia en la vacunación. Este concepto incluye al personal sanitario que trabaja en unidades o consultas COVID-19, en las puertas de entrada de pacientes críticos, trabajadores de unidades móviles y conductores de vehículos sanitarios urgentes y trabajadores de cuidados no intensivos donde se puedan generar aerosoles, entre otros.

Por lo tanto, la vacuna llegará primero a las residencias más vulnerables, bien porque haya muchas personas residiendo allí, porque dispongan de menos medios para hacer frente a brotes o porque apenas hayan tenido casos de coronavirus. El documento de Sanidad no aclara si los pacientes terminales serán vacunados.

La vacuna de Pfizer y BioNTech será la primera en ser administrada en la Unión Europea siempre que la Agencia Europea del Medicamento de su visto bueno. Las dos dosis tendrán que ser administradas con 21 días de diferencia, aunque desde las instituciones sanitarias advierten que la inmunidad no se produce hasta 7 o 14 días después de la segunda dosis.