El Betis hace hueco a Ceballos

Aunque desde ciertos foros se solicita como prioridad el fichaje de un central, el Betis trabaja sobre todo para la llegada de Dani Ceballos como cedido por el Real Madrid en el próximo mercado de invierno. El club verdiblanco trató de hacerle hueco al utrerano en verano pero no hubo manera, por fichas libres y también por límite salarial. Pero se ve posible, incluso probable, ficharle a partir del 1 de enero.

El club se ha puesto manos a la obra para liberar sueldos, empezando por la ampliación de contrato de Borja Iglesias, que supondrá pagarle menos salario este mismo año. Valoran en el Benito Villamarín, además, que en invierno habrá alguna o incluso algunas salidas que dejen el dinero suficiente como para acometer los alrededor de dos millones de euros, como mínimo, que suponen la ficha de Ceballos. Uno de los que ya estuvo en la rampa de salida fue el meta Joel Robles, aunque finalmente se quedó en el Betis. El madrileño no está viviendo días fáciles: sólo va convocado, como tercer portero, en los encuentros fuera de casa. Y no ha jugado ni se prevé que juegue ni un solo minuto. Con todo lo que ello supone.

Escudo/Bandera Betis

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 7 de octubre de 2021

El propio Dani Ceballos también está deseando volver a Heliópolis. Lesionado actualmente, cree que no tiene sitio en la plantilla del Real Madrid, club al que llegó en verano de 2017 a cambio de unos 16 millones de euros. La cesión de dos años en el Arsenal no fructificó y la marcha de Zinedine Zidane y la llegada de Ancelotti tampoco le han abierto las puertas a pesar de sus buenas actuaciones en el Sub-19, el Sub-21 y los Juegos Olímpicos hasta lesionarse.

Ancelotti ya tiene el tridente

De un centro del campo de época a un abanico con enormes posibilidades para Carlo Ancelotti. La recuperación de Kroos, que jugó contra el Sheriff sus primeros minutos de la temporada tras recuperarse de una pubalgia, permite al entrenador alinear, junto a Casemiro y Modric, la tercera pieza del tridente que tantas alegrías ha dado al Madrid en el último lustro. Pero a diferencia de recientes campañas, cuando el centro del campo era la zona más corta de efectivos de la plantilla blanca y dejaba a Zidane con escasas alternativas para cubrir las ausencias de alguno de los miembros del tridente, Ancelotti dispone esta campaña de un buen fondo de armario para armar su ‘Sala de Máquinas’. Con la recuperación de Kroos, el fichaje de Camavinga, el próximo regreso de Ceballos y la reubicación de Asensio en la que trabaja el técnico, Carletto tiene la posibilidad de componer su centro del campo con hasta tres combinaciones de jugadores diferentes.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 30 de septiembre de 2021

El preparador blanco puede optar por la experiencia y el oficio de Casemiro, Modric y Kroos, la juventud con talento de Camavinga, Valverde y Asensio, y una tercera vía con el canterano Antonio Blanco y Ceballos e Isco por delante. La decisión queda en manos del técnico de Reggiolo.

El centro del campo campeón

Tres jugadores que han marcado una época. El centro del campo de las tres Champions de Zidane (y otros nueve títulos juntos). Desde la 2015-16, Casemiro (29 años), Modric (36) y Kroos (31) han jugado juntos 156 partidos, en los que el Madrid ha logrado 97 victorias (62,2%), 32 empates y 27 derrotas. La lesión del alemán ha impedido que el trío haya coincidido ahora sobre el césped (Casemiro fue uno de los sacrificados en el cuádruple cambio en el que el italiano dio entrada a Modric y Kroos), pero sus otros dos compañeros sí han sido piezas importantes en los planes de Ancelotti.

Sobre el brasileño, el propio técnico ha reconocido lo difícil que es afrontar su ausencia ante la falta de un recambio específico en la plantilla. Solo le dio descanso contra el Mallorca. Salvo ese mismo partido y el del Sheriff, Modric también ha sido titular cuando ha estado sano (se perdió los duelos ante Levante y Betis por lesión). Y Kroos está llamado a ser titular en una temporada en la que su adiós a la selección alemana le descargará de minutos en los parones internacionales.

La alternativa joven

Un medio del campo que puede durar toda una década. Entre los tres tienen una media de edad de 22 años y, lo que es más importante, son los que mejor se adaptan al físico y rápido fútbol actual, ese que tanto ansía practicar Carletto. El más joven de los tres es Camavinga (18). El francés ha demostrado un descaro en sus primeros encuentros que ha enamorado a la parroquia blanca. Su presencia física es determinante, aunque está obligado a mejorar su técnica para convertirse en insustituible.

El que ya se ha vuelto un fijo es Fede Valverde (23). La polivalencia y fiabilidad del uruguayo han enamorado al entrenador, que lo ha usado como titular en los nueve partidos de esta temporada. Suma ya 788 minutos, aunque su punto negro es que todavía no ha visto puerta. Sí lo ha hecho Asensio, que resurgió con su hat-trick ante el Mallorca. Sacarlo de la banda para usarlo de interior le está permitiendo brillar y recuperar la confianza, aunque le queda camino por delante si quiere convencer de nuevo al madridismo de que puede ser uno de los referentes del equipo.

La tercera vía

Se trata de un trío que, a pesar de que nunca han jugado juntos, mezcla a la perfección experiencia y juventud. Isco (29 años), que ha revivido como futbolista bajo las órdenes de Ancelotti, comandaría el tridente. Suma 342 partidos con la camiseta blanca, en los más de ocho años que lleva en la capital (llegó en el verano de 2013 procedente del Málaga). Esta temporada ha jugado 166 minutos repartidos en seis encuentros, saliendo como titular en dos de ellos.

Junto a él, el sevillano Ceballos (25), que esta campaña tiene la difícil tarea de asentarse en el equipo blanco. Llegó del Betis en 2017 y desde entonces apenas ha disputado 56 partidos con el Madrid (2.861 minutos). Tras dos años de cesión en el Arsenal, el mediocampista ha regresado para quedarse, aunque su lesión de tobillo no le ha permitido empezar el curso con buen pie. Por último, aportando equilibrio, estaría Antonio Blanco (21). La gran cantidad de medios que hay en la plantilla este año ha frenado la progresión del cordobés, que solo ha disputado 30 minutos con el primer equipo. Sin embargo, en el Madrid confían en él como un jugador de futuro. De hecho, acaba en 2023 y ya estudian su renovación.

El calvario de Ceballos

Dani Ceballos vive uno de los momentos más duros de su carrera. El utrerano, que se ha lesionado poco (la más grave hasta ahora había sido una rotura muscular con el Arsenal) ve cómo pasan los días y su tobillo izquierdo no mejora. A este disgusto por estar fuera de los terrenos de juego se une el hecho de que cree que la situación actual está provocada, en gran parte, por el mal diagnóstico inicial. En Tokio, con la Selección, le dijeron que tenía un esguince de grado II con un edema óseo. Sin embargo, al llegar al Real Madrid las pruebas revelaron una dolencia mucho mayor: esguince de grado III, con una rotura completa del ligamento peroneo-astragalino anterior y del peroneo-calcáneo, además de un complicado edema óseo. Todavía le queda, como poco, mes y medio de baja. Hasta finales de noviembre es complicado que reaparezca y el problema ahora mismo es que el edema óseo le sigue provocando muchísimo dolor porque no se reabsorbe.

La lesión se produjo en el estreno en los Juegos Olímpicos, el 22 de julio contra Egipto. Un escalofriante pisotón que le dejó KO. Ahora, conociendo el alcance exacto de la lesión, es una evidencia que lo lógico hubiera sido coger un avión de vuelta a Madrid lo antes posible para comenzar con la recuperación. En cambio, las pruebas dijeron que su vuelta en la cita olímpica, algo que parecía imposible al principio, era posible. Desde ese momento Ceballos se machacó en sesiones de fisioterapia, recortó plazos y quiso jugar ¡en cuartos de final! Sólo seis días después de su lesión. Fue De la Fuente quien le frenó, con la idea de que reapareciera en semifinales o en la final.

En el intento por llegar a esos partidos, Ceballos llegó a entrenarse hasta cuatro veces con el resto de sus compañeros. De hecho, no estuvo descartado para la final contra Brasil hasta el entrenamiento previo, cuando el dolor era tan fuerte que, en el partidillo, se fue a la banda, se tiró al suelo y se derrumbó por completo. El esfuerzo no había servido para nada. Además, tuvo una consecuencia: la lesión se agravó mucho más. Al volver a Madrid y conocer el alcance exacto de la lesión, el enfado del jugador con lo ocurrido fue monumental. Esos intentos por jugar en Japón pueden dejarle el tobillo dañado durante mucho tiempo y el problema ahora es saber si va a conseguir recuperar las sensaciones en la articulación al 100%…

El utrerano se sinceró en redes sociales: “Hay momentos en la vida en los que surgen dificultades que no esperamos. Pero yo sigo trabajando duro para poder recuperarme al 100% de esta lesión que está dando más guerra de lo esperado. Ya estoy afrontando con un gran equipo de profesionales la recta final de esta recuperación. Sin duda, esta experiencia me está sirviendo para crecer mentalmente y volver con más fuerza e ilusión que nunca. Si tengo claro algo, es que el fútbol es mi vida, y cuento los minutos para volver a disfrutar en el verde. Ya queda menos”.

Mendy apura para volver

Buenas noticias para Ancelotti. En el entrenamiento de ayer en Valdebebas (ayer, la Ciudad Deportiva del conjunto blanco celebró su 16 cumpleaños), dos de sus jugadores lesionados comenzaron el proceso para volver con el resto de sus compañeros. El que dio la mejor noticia fue Mendy, que se entrenó al mismo ritmo que el resto de sus compañeros. Se probará en kos entrenamientos del viernes y del sábado para ver si puede medirse al Espanyol porque llegaría muy justito de forma: no juega desde el pasado 5 de mayo, en la derrota ante el Chelsea en Champions. De tal manera, que no sería hasta después del parón cuando esté disponible para satisfacción del entrenador madridista, que ya avanzó el pasado martes en la conferencia de prensa postSheriff el estado del francés.

La otra noticia la protagonizó Marcelo. El brasileño, que cayó lesionado muscularmente en el último entrenamiento antes de viajar a Valencia (18 de septiembre) para medirse al conjunto valencianista, trabajó en solitario: corrió por Valdebebas y también tocó balón. El regreso de ambos, laterales izquierdos, aliviará a Ancelotti. Mientras, los otros tres jugadores tocados (Bale, Carvajal y Ceballos) irán recuperándose con vistas a regresar a lo largo del mes de octubre.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/30/primera/1633016838_922281_1633017219_sumario_grande.jpg', '976', '978', 'Las lesiones de Marcelo. / BeSoccer Pro’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-20.266666666667″>

Las lesiones de Marcelo.
BeSoccer Pro

El que lo tiene peor de los tres es Bale, que seguramente hasta el mes de noviembre no estará plenamente recuperado de sus dolencias musculares. El galés causará baja con su selección en estos parones del tramo final de año. Por su parte, se espera que Carvajal y Ceballos estén disponibles este mes de octubre.

El laberinto de Ancelotti

Avanzan las fechas y los partidos y el Real Madrid, con más o menos dificultades, con mayor o menor solvencia, marcha firme en esta temporada 2021-22: cinco partidos, cuatro victorias, un empate, 14 goles a favor y seis en contra. En ataque ha demostrado capacidad de creación y no marcha mal de momento en la finalización, con casi tres goles por duelo; en defensa, hay margen de mejora, pues ante el Inter no encajó pero por falta de acierto de los italianos y gracias a un Courtois inspiradísimo. Carlo Ancelotti va puliendo el diamante, detrás, adelante y en el medio, donde más problemas va a tener para administrar todo el talento de que dispone.

En la defensa, las cuestiones están bastante claras: Carvajal, Militao y Alaba son titulares, en el lateral derecho el primero y en los puestos de centrales los otros dos. Falta por dirimir el lateral izquierdo, pero todo apunta a que cuando Mendy se recupere el sitio será para él; hasta entonces, Miguel Gutiérrez le lleva la delantera a Marcelo. Y en ataque, Vinicius y Benzema ya se han hecho imprescindibles, y el hueco del extremo derecho se lo rifan entre Bale, Hazard, Rodrygo, Lucas Vázquez (aunque el gallego es sobre todo el refresco de Carvajal atrás)… 

Pero en el medio, la superpoblación de efectivos ofrece a Ancelotti un abanico enormes de posibilidades, y a la vez le pone en el brete de repartir protagonismo y minutos entre Modric, Kross, Casemiro, Camavinga, Isco, Valverde, Ceballos y Asensio (al que Carletto quiere reconvertir en interior). Es un laberinto, dividir una tarta de tres porciones, las que ofrece el 4-3-3 de Ancelotti, entre ocho comensales. De ahí que Carletto esté insistiendo cada vez que tiene oportunidad en su discurso sobre la importante de la calidad de los minutos, y no tanto de la cantidad: “No es tan importante empezar un partido, lo importante es determinarlo cuando se entra”, comentó en Milán a raíz del papel que jugó Rodrygo, goleador del choque.

Valverde y Camavinga llaman a la puerta

El problema es menos problema de momento, pues Kroos y Ceballos están lesionados. Cuando regresen ambos, habrá que ver qué elige Ancelotti, si reunir al trío Modric-Kroos-Casemiro o si mantener a Valverde, titularísimo de momento y que aporta al técnico esa intensidad, despliegue y equilibrio que tanto pide siempre que toma la palabra. Camavinga, recién llegado y con sólo 18 años, sabe que es complicado que se haga con la titularidad este curso, pero no será porque no lo esté intentando: lleva un gol y una asistencia en los 34 minutos que ha jugado de blanco.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/18/primera/1631955999_516773_1631957948_sumario_grande.jpg', '976', '644', 'Camavinga y Modric, en Milán. / JESUS ALVAREZ ORIHUELA’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-20.803278688525″>

Camavinga y Modric, en Milán.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA

Isco sonrió al ver que Ancelotti era el elegido para sustituir a Zidane en el banquillo del Real Madrid, pero de momento ha contado poco; algo, pero poco. Lleva 127 minutos disputados en tres encuentros. Asensio es un caso extraño, se nota que Ancelotti quiere darle bola, pero de momento la tiene a cuentagotas: ha participado en los cinco partidos, pero entre todos sólo suma 68 minutos, la mayoría en un rol de interior derecho en el que Carletto quiere instalarle para aprovechar su buen toque de balón y clarividencia en los espacios, a la vista de que como extremo no termina de cuajar desde su grave lesión en el verano de 2019. Y lo de Ceballos es una incógnita, no hay pistas aún de qué opina Ancelotti de él, si bien prefirió darle pocas esperanzas a Odegaard antes que al sevillano (también es cierto que el noruego tenía bastante mejor cartel en el mercado).

La 'unidad B' de la nueva generación

Junto a los alumnos más aventajados de la camada de jóvenes que se abre paso en este Madrid de transición a la espera de su nuevo galáctico, Ancelotti cuenta también con una unidad de reemplazo. Una combinación de apuestas de futuro que se espera que terminen de romper con la camiseta blanca y canteranos que ya han tenido protagonismo en los últimos meses.

Escudo/Bandera Real Madrid

El que ha contado con más minutos en este arranque de temporada es Miguel Gutiérrez. Pese a que el lateral izquierdo es quizás la posición en la que Ancelotti cuenta con más alternativas (ahí pueden jugar Marcelo, Mendy, Alaba y Nacho) la acumulación de bajas ha dado a Miguel (20 años) la titularidad en los dos últimos partidos de Liga. El lateral mantiene ficha del Castilla, en el que alternará su presencia con el primer equipo. Idéntico papel al que tendrá su compañero en el filial Antonio Blanco (de 21 años), aún inédito esta temporada, pero que la pasada ya disputó cuatro partidos con el primer equipo e incluso se estrenó como internacional en aquel rocambolesco amistoso ante Lituania. Marvin (21 años) y Arribas (que cumple 20 el día 30) esperan su momento después de que Zidane contara con ellos la campaña pasada y haber disfrutado de minutos con Ancelotti en pretemporada.

Entre las apuestas de futuro, hay cuatro jugadores con perspectivas muy diferenciadas. En la portería, Lunin (22 años) espera su regalo de Reyes en forma de la primera ronda de Copa que, por esas fechas, afrontarán los blancos. Courtois frena a los rivales y la presencia del ucraniano en el once. Vallejo (24) ha regresado, tras dos años de cesión en el Wolverhampton y el Granada, como cuarto central. Ceballos (25) también ha vuelto tras dos años a préstamo, en el Arsenal, con la esperanza de disfrutar con Ancelotti de los minutos que no tenía con Zidane. Y Jovic (23) tendrá, también de regreso de una cesión (seis meses en el Eintracht), su tercera oportunidad para confirmarse como una alternativa fiable a Benzema.

Plantilla del Real Madrid en la temporada 2021-2022.

Plantilla del Real Madrid en la temporada 2021-2022.
BeSoccer Pro

Las cesiones siguen siendo una fórmula para que sumen minutos y experiencia quienes no tienen sitio en el primer equipo. El Madrid tiene fogueándose a otros jóvenes con proyección por delante. Brahim (22 años) cumple su segunda temporada en el Milan, donde ha rendido a un nivel excelente. El miércoles marcó un gol al Liverpool en Anfield, el 1-2. El japonés Kubo (20), cedido en el Mallorca, sigue sumando experiencia en su tercera temporada en Primera mientras el club hace hueco en el cupo de extracomunitarios (Vinicius, Rodrygo y Militao ocupan actualmente las tres plazas disponibles). El brasileño Reinier (19), cedido en el Dortmund por segundo año, sigue sin disfrutar de minutos…