Heurtel: “Para tener valores hace falta ser objetivo y justo”

Thomas Heurtel se desvinculó este martes del Barça y horas después escribió un tuit para agradecerle su apoyo a todos aquellos que le han respaldado en las últimas semanas sin caer en el fanatismo. “Quería agradecer a las personas que me han apoyado en los momentos buenos y malos, dejando a un lado el fanatismo, y demostrando que para tener valores hace falta ser objetivo y justo, no juzgando y condenando a alguien sin siquiera conocer ambas versiones de la historia!”.

El base, que no podrá jugar esta temporada más en la Euroliga (el plazo para ficharle expiró el 6 de enero), tiene un acuerdo para reforzar al Real Madrid el curso próximo. Sin sitio en los planes de Jasikevicius, club y jugador buscaron una salida que les beneficiara a los dos, pero el Barça se sintió engañado después de enterearse de que Heurtel estaba negociando con el Real Madrid en vez de con el Fenerbahçe.

Todo esto desencadenó en unas semanas muy duras para el francés al que, primero, se le negó la vuelta a Barcelona en el avión del equipo desde Estambul (había viajado allí para, presuntamente, cerrar su fichaje con el Fenerbahçe) y que durante este tiempo ha estado fuera de la dinámica del equipo y trabajando por su cuenta.

Oficial: Thomas Heurtel rescinde su contrato con el Barcelona

El ‘caso Heurtel’ se desactiva. Ya no es jugador del Barcelona. Ha llegado a un acuerdo de rescisión con el club y ahora es libre. Su agente, Misko Raznatovic, ha anunciado la noticia en su cuenta de Twitter. El Barcelona lo ha confirmado posteriormente con un comunicado oficial.

El jugador francés estaba apartado en el Barça. Jasikevicius no estaba contento con su aportación, le dejó sin minutos y empezó a negociar en diciembre con otros equipos para buscar una salida. El jugador no fue transparente con su equipo, dejando caer que estaba hablando con el Fenerbahçe cuando en realidad quería irse al máximo rival: el Real Madrid. Los directivos azulgranas entraron en cólera y en Estambul se vivió el famoso episodio del avión en el que no le dejaron viajar junto a sus compañeros. No encontró acomodo antes de la fecha límite para irse a otro conjunto que dispute la Euroliga y, desde entonces, estaba apartado de la disciplina de grupo. Se encontraba entrenando el solitario. Fue reemplazado, curiosamente, por otro de los representados de Raznatovic, el también francés Leo Westermann. 

Ahora lo prioritario para Thomas Heurtel es jugar. Los Juegos Olímpicos son su objetivo y necesita minutos. La selección francesa ya había pensado en ello y por eso, pese a no jugar, le había convocado para las próximas Ventanas FIBA de febrero. Su principal problema hasta que acabe la temporada de clubes es que no puede irse a ningún equipo de la Euroliga, ya que la opción para que pudiera inscribirse con un nuevo club expiró el 6 de enero. La posibilidad de fichar sí existe, conviene aclarar, pero no podría disputar ningún partido de los restantes en la competición europea. 

El contrato de Heurtel, rescindido de común acuerdo, llegaba hasta junio de 2021 pero con la opción de poder prologarse hasta 2022, una posibilidad que -visto cómo estaba de dañada la relación- ya no se iba a implementar.

La gran incógnita es el papel del Real Madrid en este nuevo escenario. AS publicó hace dos semanas que la intención de las dos partes habían negociado un contrato a partir de junio. El conjunto de Pablo Laso cuenta con Llull, Laprovittola, Alocén y otros dos canteranos, Matteo Spagnolo y Juan Núñez, para esa posición de director, pero también tiene un hueco importante desde que se fue Facu Campazzo a la NBA. El periodista Ignacio Ojeda (Onda Madrid) aporta que se ha incluido una cláusula en la desvinculación por la que no podrá jugar la ACB en lo que resta de la 2020/21, por lo que una eventual llegada al gigante blanco debería darse a partir del mes de julio. 

Heurtel, de 31 años, llegó al Barça desde 2017. Con ellos ha logrado los dos últimos títulos, las Copas de 2018 y 2019, en cuyas finales fue el MVP. 

RELACIONADO | La llegada de Heurtel al Madrid

La Copa de Madrid

El WiZink Center albergó este lunes el sorteo de la Copa del Rey de baloncesto, un acto que, desde la perspectiva mediática, siempre tiene un foco que alumbra con más potencia que el resto, una pregunta que se repite todos los años: ¿Cuándo puede producirse el Clásico? Si la respuesta es ‘en la final’, todos tan contentos. Luego hay que llegar a ella, claro, lo que en el torneo del KO no es tarea sencilla. El cuadro de 2021 sí ha dejado esa vía abierta, pero con serios obstáculos por el camino: el Real Madrid se medirá en cuartos con el Valencia, equipo de la Euroliga, y el Barça jugará con el Unicaja, vigente subcampeón. El morbo está servido, y mucho más en el Palacio, allá donde protagonizaron hace dos años la polémica final del Instant Replay. Los otros dos cruces también rebosan atractivos, con el retorno del Baskonia tras un año de ausencia para enfrentarse al Joventut, su último verdugo en 2019, y con el debutante Burgos frente al emergente Tenerife. “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”, afirma Antonio Martín, el presidente de la ACB. Deportivamente hablando.

Martín se refiere al espectáculo dentro de la pista, al del “mejor baloncesto”, y también al que llegará a través de televisión, especialmente trabajada para la ocasión. La fiesta, sin embargo, no será completa. Faltará el público presencial, el colorido en la tribuna, la convivencia en la calle, la mejor reunión de aficiones. Febrero está demasiado cerca para que esto cambie. La pandemia manda. Hay que agradecer que Madrid, en estas circunstancias, apoye a la Copa, igual que lo está haciendo con otros deportes en los dos primeros meses del año: balonmano, fútbol sala, rugby, atletismo… Una agenda variada para sobrellevar de la mejor manera las desgracias. El deporte resiste y ayuda a resistir. Aunque nada volverá a ser lo mismo hasta que podamos abrazarnos en las gradas.

Dos huesos para Madrid y Barça en los cuartos de la Copa del Rey

La Copa del Rey es el torneo por excelencia del baloncesto español. Los ocho mejores equipos de la primera vuelta se enfrentan durante cuatro días en partidos a vida o muerte por el segundo título de la temporada en una única sede. ¿Se puede pedir algo más? Sí, unos cruces de cuartos como los sorteados ayer por Sitapha Savané y Amaya Valdemoro en el WiZink Center de la Comunidad de Madrid, sede del torneo del 11 al 14 de febrero. El único pero en esta edición: la ausencia de las ocho hinchadas, la gran salsa copera, por culpa del coronavirus.

El Real Madrid, actual campeón y rey de Copas (28) se medirá con el Valencia, el rival más duro fuera de los cabezas de serie. Los taronjas, campeones en 1998 bajo la batuta del recientemente fallecido Miki Vukovic, enlazan la mejor racha de la ACB en estos momentos con nueve victorias seguidas.

Los blancos disputarán este primer cruce el jueves 11 (21:30, #Vamos) por ser campeones de invierno. Esto les permitirá, si avanzan, tener un día más de descanso antes de las semifinales del sábado 13. “Nos ha tocado el peor rival posible”, asegura Alberto Herreros, director deportivo del Real. “Es un reto complicado”, continúa Chus Mulero, su homólogo valenciano. El cruce entre el Iberostar Tenerife y el Hereda San Pablo Burgos, que debuta en el torneo, abre el primer día (18:30, #Vamos). Son los dos únicos equipos de los ocho clasificados sin Copa. Los otros seis acumulan el 82,1% (69 de 84) de las disputadas.

El segundo turno, el del viernes 12, comienza y se cierra fuerte. Primero, con el TD Systems Baskonia-Joventut (18:30, #Vamos), reedición de los cuartos de 2019, que ganó la Penya con una monstruosa actuación de Nicolás Laprovittola: 36 puntos (8/11 en triples), 4 rebotes y robos y 7 asistencias para 50 de valoración (récord del torneo). Los vascos vuelven a la Copa tras su sonora ausencia del pasado curso. Entre los dos conjuntos suman 14 trofeos: 8 los de Badalona y 6 los vitorianos.

Y, después, el otro gran duelo de cuartos, Barça-Unicaja (21:30, #Vamos). Es la segunda oportunidad para que el proyecto de Jasikevicius obtenga su primer título tras fallar en la Supercopa de Tenerife. También de Mirotic de inaugurar su palmarés como azulgrana después de quedarse a la puertas en la fase final de Valencia y en Canarias. “Nos ha tocado un rival duro”, subraya Jasikevicius, presente en 3 de las 25 Copas culés. “Debemos afrontar el duelo sin presión”, señala Manolo Rubia, director deportiva de los cajistas, campeones en 2005.

Antonio Martín: “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”

“Es especial celebrar en un año tan distinto la Copa del Rey. Muchísimas gracias al Ayuntamiento y a la Comunidad, porque no es fácil apoyar cuando todo no va bien. Es de agradecer el esfuerzo que han hecho. Y también lo que están haciendo los clubes para aguantar, que es muy complicado. La Copa del Rey ofrece el mejor baloncesto y eso no va a cambiar. Va a ser un espectáculo, no tengo dudas ni estoy preocupado”, comentó Antonio Martín, presidente de la ACB.

“Para Madrid es muy importante. Nos hace especial ilusión porque somos una ciudad castigada durante todo el último año. El deporte es una escuela de vida saludable y somos una ciudad muy deportiva. Es una escuela de valores, de vida… Siempre apoyaremos los grandes eventos y los que no son tan grandes. A nivel de imagen también es importante, para transmitir la imagen de esta maravillosa ciudad en la que vivimos”, añadió José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Por último tomó la palabra Ignacio Aguado, vicepresidente y consejero de deportes de la CAM. “Vivimos tiempos especialmente difíciles. A pesar de las dificultades, hemos conseguido que Madrid vuelva a ser la sede de esta Copa del Rey. Nos ayudará a evadirnos y el poder ser el km 0 del deporte nacional y del basket… es muy importante para nosotros. Trabajo para ello. Esta instalación es la mejor del mundo para organizar espectaculos deportivos y eventos deportivos”.

Barça-Unicaja: la urgencia de un equipo plagado de estrellas

En más de un lustro, el Barça sólo ha logrado dos títulos (las Copas del Rey de 2018 y 2019) y se presenta en esta edición con urgencias. El Unicaja, en cambio, lo hace con muchas dudas y en plena crisis de resultados (seis tropiezos en siete partidos).

Barça

El Barça afronta, algo necesitado, esta Copa del Rey. En el verano de 2019 el club hizo un gran desembolso económico (Higgins, Mirotic, Davies…) que, por ahora, no ha levantado ningún título. Pero el Barça ha enderezado un poco el rumbo, una vez superado el culebrón Heurtel, que se mantiene apartado del equipo. En su lugar ha llegado otro francés, Leo Westermann, al que Jasikevicius conoce bien de su etapa en el Zalgiris.

Lo mejor del Barça

Por talento, pocos equipos se pueden equiparar al Barça en estos momentos. Con Mirotic a la cabeza, el equipo azulgrana presume de juego ofensivo, pero donde puede marcar la diferencia es detrás, como demosotró ante el CSKA en Moscú. Abrines ha renacido de la mano de Jasikevicius y el equipo puede crecer a corto plazo con la vuelta de Brandon Davies y la recuperación de Víctor Claver.

Lo peor del Barça

Este Barça ha sido capaz de lo mejor, pero también de lo peor esta temporada, con auténticas desconexiones. Westermann aún no está integrado, aunque Hanga ha demostrado ser un buen relevo de Nick Calathes en la dirección. Con muchos problemas de lesiones, aún no hemos visto a este Barça completo.

Unicaja

No está siendo un curso fácil para el Unicaja, el último en clasificarse para esta Copa del Rey. El año pasado febrero jugó la final, pero llegó al torneo de rebote (como anfitrión y noveno clasificado tras la primera vuelta) y no ha comenzado bien el nuevo año (cuatro derrotas seguidas en ACB y seis en los últimos siete partidos).

Lo mejor del Unicaja

La importancia del jugador nacional en el equipo. Jaime Fernández ha estado entre algodones, pero Alberto Díaz, Darío Brizuela y Francis Alonso tienen mucho peso en el equipo. Este último se ha afianzado como uno de los mejores tiradores nacionales de la competición: promedia un 47% en tiros de tres puntos.

Lo peor del Unicaja

Luis Casimiro ha despertado algunas dudas entre la afición malagueña y el Unicaja no se reforzó mucho este verano (los fichajes llegaron durante el curso 2019-20), sólo llegó Tim Abromaitis. Bouteille no está al nivel del Bilbao Basket y el Unicaja ya ha acudido al mercado este año: Frankie Ferrari.

Los equipos españoles, los más valorados de toda Europa

Tras un inicio muy complicado, la Euroliga sigue quemando jornadas. Restan 14 para el final de la fase regular más los partidos aplazados, uno de ellos, el Real Madrid-Estrella Roja, se juega hoy lunes (19:00 horas, Dazn). Debía haberse disputado el miércoles pasado, pero el temporal Filomena lo impidió. El equipo serbio por fin está en Madrid, aunque vía Valencia, donde perdió el viernes (91-71).

Llega con novedades respecto a la primera vuelta, cuando el Real le batió por 67-73. Dejan Radonjic ha sustituido en el banquillo a Sasa Obradovic y el cañonero Jordan Loyd, segundo máximo anotador de la competición con 18,7 puntos, es baja. Para echar una mano han incorporado al español Quino Colom (9,8 de media en cuatro encuentros). Ahora, el poderoso ala-pívot Johnny O’Bryant (12,8 y 5,3 rebotes) y el base Corey Walden (10,7) son los referentes. Laso, por su parte, tendrá de nuevo la ausencia de Llull (molestias en una rodilla).

El Barça y el Madrid pelean por el liderato con el CSKA, y el Valencia y el Baskonia lo hacen por acabar también del octavo puesto en adelante. A estas alturas, los cuatro españoles aparecen entre los cinco más valorados de la Euroliga. El Madrid es primero con una media de 96,2 créditos y aventaja a CSKA (93,9), Valencia (93,8), Baskonia (93,5) y Barça (92,8). Una estadística en la que prima el juego de ataque.

¿Y en la Eurocup? Algo parecido: manda el Virtus Bolonia de Teodosic (103,9) y luego el Joventut es segundo (103,7); el Gran Canaria, cuarto (97,4) y el Unicaja, quinto (96).

¿Y en la Champions FIBA? El líder… el Iberostar Tenerife (112,4) y el segundo, el San Pablo Burgos (111,6). Lo dicho, los clubes españoles son los más valorados de Europa.

La cantera del Barça sale a la luz con Jasikevicius

EI Barça ganó el viernes al CSKA sin tres de sus grandes. Nikola Mirotic, Brandon Davies y Víctor Claver fueron baja para medirse al líder de la Euroliga en Moscú. Ausencias relevantes en el juego interior que Jasikevicius solucionó con Ibou Badji (2,15 m. y 18 años) y Sergi Martínez (2,02 m. y 21 años), dos jóvenes de una cantera que está recuperando con el entrenador lituano su luz, apagada las últimas temporadas. El primero completó 3 minutos muy dignos, mientras que el segundo realizó una gran labor: en 23 minutos anotó 6 puntos con un triple y capturó 5 rebotes para 11 de valoración.

La confianza de Saras en estos jóvenes proyectos no es repentina. Es una parte clave de su filosofía como técnico. “Me gustaría jugar con mucha gente de la casa, ya lo hacía en Kaunas”, dijo el día de su presentación. Y, por el momento, cumple, con el debut de cuatro canteranos: Brancou Badio (1,91 m. y 21 años), Michael Caicedo (1,99 m, y 17 años) y los mencionados Ibou Badji y Sergi Martínez. Este último, ala-pívot, ya se estrenó la pasada temporada en la Liga Endesa, pero no en la Euroliga como ha ocurrido este año. De todos ellos, el único que aún no ha jugado en la máxima competición continental es Caicedo.

Fondo de armario

Entre los cuatro acumulan 31 partidos (10 en la Liga Endesa y 21 en Europa), el máximo en la cantera en la última década, por encima de los 17 de la pasada campaña, los mismos que ha disputado Martínez en su estreno en la Euroliga. Una cifra que es otro récord: ninguna promesa azulgrana había jugado tantos encuentros en su puesta de largo en una competición, ya fuera nacional o internacional… y todavía estamos en el mes de enero.

El ala-pívot es el líder de esta nueva camada que apunta a la NBA: varias previsiones del draft dan a Badji dentro de la primera ronda. Y, que además, tiene fondo de armario. El equipo júnior ganó, con Caicedo como MVP, el Adidas Next Generation de Valencia, que da billete para la fase final de la Euroliga júnior en Colonia (Alemania). El Barça B, por su parte, es líder de la Conferencia Este de la LEB Plata con 11 victorias en 13 partidos y disputará la final de la Copa de la categoría ante el Juaristi ISB. Mucho talento para Saras.

Dardo envenenado de James al barcelonismo: “Por un partido…”

El Barcelona tenía una semana difícil por delante. Con las bajas de Mirotic, Davis y Claver y con Higgins entre algodones, afrontaba un doble duelo de Euroliga en Rusia, primero contra el dócil Khimki y después contra el temible CKSA, líder de la competición. El equipo de Jaskivecius, que va a más a medida que deja atrás las turbulencias del caso Heurtel, ha saldado el trance con dos victorias importantísimas, la segunda con un nivel excelente ante un CSKA al que acosa en la clasificación: 15-5 los rusos, que perdieron la semana pasada en Vitoria, 14-6 los culés, que suman tres victorias seguidas en Europa y han ganado los dos duelos particulares al líder, al que han tomado por lo tanto el average para casos de empate.

La derrota, o eso pareció después del partido, no le sentó muy bien a Mike James, el mejor jugador de los moscovitas.

Nuca he visto unos aficionados tan felices por ganar un partido de fase regular pero ok, LOL… a por el próximo. A ver bien físicamente”, opinó el base de Portland en su cuenta de Twitter en referencia a la felicidad del barcelonismo por una victoria de mucho prestigio y sumada en condiciones difíciles.

James está siendo uno de los mejores jugadores de esta Euroliga. Líder en puntos (20,4) y segundo en valoración (21,4) solo por detrás de Nikola Mirotic (23.6). No estuvo mal contra el Barça (18 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 20 de valoración) pero no pudo ser esta vez decisivo, atosigado por la defensa azulgrana y con problemas en una pierna tras un encontronazo con Smits en la segunda parte. Aún así, buscó la remontada en el último cuarto, en el que alternó aciertos y errores, y acabó frustrado con la derrota final de su equipo, que sigue líder. Y lo dejó claro en las redes sociales…