Dardo envenenado de James al barcelonismo: “Por un partido…”

El Barcelona tenía una semana difícil por delante. Con las bajas de Mirotic, Davis y Claver y con Higgins entre algodones, afrontaba un doble duelo de Euroliga en Rusia, primero contra el dócil Khimki y después contra el temible CKSA, líder de la competición. El equipo de Jaskivecius, que va a más a medida que deja atrás las turbulencias del caso Heurtel, ha saldado el trance con dos victorias importantísimas, la segunda con un nivel excelente ante un CSKA al que acosa en la clasificación: 15-5 los rusos, que perdieron la semana pasada en Vitoria, 14-6 los culés, que suman tres victorias seguidas en Europa y han ganado los dos duelos particulares al líder, al que han tomado por lo tanto el average para casos de empate.

La derrota, o eso pareció después del partido, no le sentó muy bien a Mike James, el mejor jugador de los moscovitas.

Nuca he visto unos aficionados tan felices por ganar un partido de fase regular pero ok, LOL… a por el próximo. A ver bien físicamente”, opinó el base de Portland en su cuenta de Twitter en referencia a la felicidad del barcelonismo por una victoria de mucho prestigio y sumada en condiciones difíciles.

James está siendo uno de los mejores jugadores de esta Euroliga. Líder en puntos (20,4) y segundo en valoración (21,4) solo por detrás de Nikola Mirotic (23.6). No estuvo mal contra el Barça (18 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 20 de valoración) pero no pudo ser esta vez decisivo, atosigado por la defensa azulgrana y con problemas en una pierna tras un encontronazo con Smits en la segunda parte. Aún así, buscó la remontada en el último cuarto, en el que alternó aciertos y errores, y acabó frustrado con la derrota final de su equipo, que sigue líder. Y lo dejó claro en las redes sociales…

 

Mirotic: “He sentido por qué el Barça es 'Más que un Club”

Nikola Mirotic volvió a ejercitarse en la mañana del miércoles y un día después quiso agradecerle al Barça el trato recibido durante estos días difíciles para él. El hispano-montenegrino llevaba más de dos semanas de baja por asuntos personales y se va a perder, como mínimo, seis partidos, incluido el que el Barça disputará mañana ante el CSKA (18:00, Dazn). Podría reaparecer el domingo frente al Movistar Estudiantes (18:00, #Vamos).

“Quiero agradeceros a todos el cariño y el respeto con el que me habéis tratado en estos días en los que desgraciadamente, por causas estrictamente personales, he estado alejado de la cancha”, comienza la carta en la que agradece profundamente al Barça “el trato”. “También a sus directivos por las facilidades y la cercanía. A Saras Jasikevicius y a su staff por su comprensión y a mis compañeros por todo su cariño y amistad. En estos difíciles días he podido sentir por qué el Barça es “Más que un Club”.

El ala-pívot, cuyo último partido fue la exhibición en el Clásico de finales de diciembre (41 de valoración), termina su carta diciendo que “el baloncesto es un deporte maravilloso” que les hace felices. “Tengo ganas de volver a reunirme con el equipo y devolverles la energía positiva que tanto ellos como todos los culés me habéis enviado”.

Mirotic vuelve a entrenarse con el Barça tras dos semanas fuera

Nikola Mirotic ya está otra vez en la disciplina del Barça. El club ha hecho público un vídeo del entrenamiento personalizado que el ala-pívot ha hecho este miércoles en la ciudad catalana para actualizar el estado del jugador, que estará disponible a partir de ahora para Sarunas Jasikevicius después de haberse ausentado durante dos semanas y media. 

No es la única recuperación que se prevé en el equipo, que tendrá a Brandon Davies de vuelta la semana que viene y a Víctor Claver, si sigue por buen camino su recuperación, a mediados de febrero. 

La situación de Mirotic había dado lugar a rumores infundados por su ausencia, que se debe a una delicada etapa de la que no ha dado cuenta públicamente y que ha alimentado, incluso, informaciones malintencionadas.

El duro comienzo de año de Mirotic se ha saldado con dos semanas y media de parón. El hispanomontenegrino se ha perdido cinco partidos en esta última tanda: Bayern, Fuenlabrada, Valencia, Manresa y Khimki, saldados con cuatro victorias. 

El último partido que el ’33’ del Barça había disputado fue el Clásico ante el Real Madrid en el WiZink Center, todavía en 2020, en el que se salió con 41 de valoración y una victoria importante, ya que suponía romper el invicto del archirrival en la Liga.

Higgins y Calathes guían al Barça hasta una cómoda victoria

El Barça pasó con nota el primer test en Moscú, donde derrotó al Khimki por 75-87. Tras un primer cuarto empatado, el Barça fue creciendo con el partido, gracias sobre todo al control del rebote y al buen acierto en el tiro. Higgins y también Calathes martirizaron a un Khimki que sumó su undécima derrota consecutiva en Euroliga. Superado este partido, el viernes espera el CSKA.

El partido arrancó con un parcial de 9-2 que tuvo dos características esenciales. La primera, que los nueve puntos del Khimki fueron tres triples y, la segunda, que Pustovoyi salió en el retrato de los dos últimos tiros. Lo vio Jasikevicius que lo cambió de inmediato dando entrada a Oriola. Y el Barça fue otro. Aguantó en defensa y Abrines, con dos triples, igualó el partido. Booker y Higgins anotaron con facilidad para sus equipos, mientras que Shevd brilló al final del cuarto. Ambos equipos abusaron del tiro exterior, en ocasiones en posiciones muy favorables, lo que se transformó en un marcador alto. A los diez minutos, 26-26.

El Barça tuvo problemas para cerrar el tiro exterior de Khimki, pero nada comparable con el agujero que les causó Kuric a los rusos. Cuatro de cuatro en triples en 11 minutos, con 14 puntos, aguantó al Barça desde la línea de tres. A partir de ahí el partido se convirtió en un intercambio de puntos, muy interrumpido por constantes faltas, que llevó al Barça a ganar una ligera ventaja. Funcionó bien la pareja Calathes-Westremann que habilitaron a Higgins o Smits para canastas sencillas.

Aumentó la cohesión y velocidad del Barça en los minutos finales del segundo cuarto, donde con un juego coral llegaron a estar seis arriba (43-49) diferencia que el Barça mantuvo al descanso (48-54). Los porcentajes de tiro, alrededor del 70 por ciento en tiros de uno, dos y tres, fueron clave para los azulgrana.

Pesadilla para el Khimki

Ni el tiempo muerto pedido por el Khimki pudo frenar el parcial con el que arrancó el Barça el tercer cuarto (4-10) que situó la distancia en el marcador ya en los 12 puntos. Una ventaja que pudo ser definitiva de haber estado un poco más acertado el Barça, pues el control del rebote fue prácticamente total por parte de los de Jasikevicius. Higgins y Calathes, además, fueron una pesadilla para el Khimki, que en ningún momento pudo pararles. Poco a poco, minuto a minuto, los rusos fueron empequeñeciendo sobre la pista, entrando en el último cuarto ya con pocas opciones de llevarse el partido (60-73).

No permitió el Barça ningún tipo de susto en el último cuarto, con un Oriola tenso en defensa y efectivo en ataque. Calathes siguió a los mandos ya mucho más cómodo, con un Khimki casi apático. Ante esa defensa, cuanto menos poco intensa, el Barcelona no tuvo problema en aumentar la ventaja hasta los 15 puntos a 3:20 para el final (67-82). Con los jóvenes en pista los últimos minutos, el marcador acabó 75-87.

El Barça se examina en Moscú

El Barça ha arrancado el 2021 de la mejor manera posible en la pista, cuenta sus tres partidos por victorias, pero tiene por delante una prueba mayúscula para seguir en esta excelente dinámica. Dos partidos en Moscú, ante dos clubes de renombre, pero que están en dos posiciones muy distintas. Los de Jasikevicius se miden hoy con el Khimki (18:00 DAZN), último clasificado, antes de la verdadera prueba de fuego, el viernes, frente al CSKA.

Los buenos resultados cosechados por el Barça contrastan con la situación que atraviesa la plantilla, plagada de bajas importantes. Claver y Davies siguen lesionados y no estarán en Moscú, como tampoco Mirotic, con permiso del club. Quien sin embargo sí vuelve al equipo es Rolands Smits, que se perdió el partido ante el Baxi Manresa por su reciente paternidad. Una buena noticia para el Barça, que no puede permitirse el lujo de prescindir de ningún jugador.

Pese a que el Barça acumule tres victorias consecutivas, la trayectoria de los azulgranas en Euroliga ha sido más irregular. El triunfo en Valencia, en la última fecha europea, cortó de raíz una mala dinámica que se extendía ya hasta las tres derrotas seguidas. Una situación que no le ha hecho perder fuelle en la cabeza de la tabla (se mantienen segundos) pero que le exige ganar los dos partidos en Moscú para no perder de vista al CSKA. El Khimki, además, está en una terrible dinámica: ha perdido los últimos 10 duelos europeos.

Las bajas del Barça han reforzado más si cabe el oficio del conjunto de Jasikevicius, muy sólido en defensa, una cualidad que les servirá ante el Khimki: Pese a estar abajo son capaces de anotar con relativa facilidad y están muy por encima en puntaje respecto a los otros equipos de la parte baja de la tabla. Alexey Shved, sin ir más lejos, promedia más puntos por partido que Mirotic. ¿La contrapartida? Que son débiles en defensa. Es ahí donde Calathes, que brilló ante el Manresa, Higgins, Abrines o Kuric pueden hacer daño.

Una victoria ante el Khimki, además, dejaría al equipo en una posición inmejorable antes de medirse el viernes con el CSKA, rival que a priori les debería poner las cosas más complicadas.

Copa del Rey ACB 2021: ya se conocen los ocho clasificados

La victoria del Barça en la pista del Baxi Manresa (76-99) le entregó la última plaza para la Copa del Rey de Madrid al Unicaja, que debería perder por 75 puntos para estar fuera. Algo imposible. De haberse dado un triunfo local en este partido, los de Luis Casimiro deberían haber ganado este domingo al TD Systems Baskonia para clasificarse para la cita del KO. Algo que ya no será necesario.

El equipo malagueño, que el año pasado disputó la Copa del Rey como anfitrión (era noveno al cierre de la primera vuelta y dejó fuera al San Pablo Burgos), estará en un torneo que se disputará en el WiZink Center de Madrid del 11 al 14 de febrero y en el que también pelearán por el título el Real Madrid, el Iberostar Tenerife, el Barça, el TD Systems Baskonia, el Hereda San Pablo Burgos, el Valencia Basket y el Joventut.

Una plaza de cabeza de serie, en el aire

Ya se conocen tres de los cuatro cabezas de serie del sorteo, que será el próximo 18 de enero. Son el Real Madrid, el Iberostar Tenerife y el Barça. La última plaza dependerá de lo que pase en el Unicaja-Baskonia de este domingo (18:30, #Vamos). Si gana el Baskonia, la plaza será suya; si no, el cuarto puesto será para el Burgos tras su triunfo frente al Coosur Betis (76-85).

El criterio de clasificación durante la pandemia

En una temporada tan golpeada por el coronavirus y con muchos partidos aplazados, los clubes decidieron que los equipos clasificados para la Copa del Rey serían los que mejor porcentaje de victorias tuvieran el 10 de enero. En caso de empate, quedaría primero los que tuvieran un mejor average.

Calathes guía al Barça y deja al Manresa sin Copa

El Baxi Manresa enterró sus opciones de entrar en Copa del Rey con una derrota inapelable ante el Barça. Una derrota que se fraguó poco a poco, y que el Barça certificó tras el descanso gracias a la dirección de Calathes y al acierto de Kuric. Siempre a remolque en el marcador, los locales llegaron a recortar la distancia a tan solo dos puntos en el segundo cuarto, pero nunca fueron capaces de igualar la intensidad y el acierto azulgrana.

El Baxi Manresa saltó a la pista claramente desacertado, como demostraron las ocho pérdidas cometidas en los cinco primeros minutos, pero se encontró también con una buena defensa del Barça. La ventaja azulgrana, consecuencia lógica de la recuperación constante de balones, pudo ser enorme de haber tenido un mayor acierto desde la media distancia, aunque rápidamente se situaron diez arribas (4-14). Calathes, muy superior a Dani Pérez, mandó en los primeros minutos del partido mientras que Higgins, muy activo, fue la referencia del Barça en ataque.

A las recurrentes bajas de las últimas semanas en el Barça (Mitoric, Davis y Claver) se le sumó la de Roland Smits, a última hora, por una buena causa: fue padre antes del partido. Pese a las limitadas opciones en el banquillo (entró en la convocatoria el júnior Caicedo) la segunda unidad del Barça supo mantener la ventaja en el marcador, aunque Manresa pudo jugar más cómodo.

Un triple de Janning, para coronar el parcial de 8-0 con el que arrancó el segundo cuarto, fue la confirmación de que algo había cambiado en el partido. No solo Calathes ya no estuvo tan fino, sino que el Barça permite correr al Manresa, un pecado que pagaron con su ventaja en el marcador (21-22).

Con Calathes y Westermann en pista el Barça buscó más control, jugar en estático y encontrar a Pustovyi bajo el aro, incontestable en las alturas. Pero Tabu, el mejor del Manresa desde que entró en pista, se encargó de mantener a su equipo en el partido, ya fuera con un triple decisivo o con buenas asistencias. Janning, acertado en el tiro, también se convirtió en un problema para el Barça, cómo lo hizo en general todo el tiro exterior de Manresa, mal defendido en demasiadas ocasiones. El acierto azulgrana, personificado en Kuric, les permitió irse al descanso con ventaja (38-49).

Caicedo, 17 años

El Barça salió decidido a no meterse en problemas, ampliando la ventaja hasta los 15 puntos (43-58), consciente de su superioridad física sobre todo en defensa. Volvieron las pérdidas habituales para el Manresa, una sangría para los locales, que salvó Vaulet manteniendo a su equipo en el partido. Pero los de Jasikevicius no se dejaron sorprender: controlaron el rebote, anotaron canastas fáciles y siempre tuvieron una respuesta a las acciones del Manresa. Con diez minutos por delante, el partido estaba ya muy decantado para el Barça (57-73).

Los últimos minutos de partido sirvieron para que Jasikevicius diese descanso a sus jugadores con más tiempo en pista, a la vez que dio oportunidades a los más jóvenes. Debutó Caicedo, júnior de 17 años, y tuvo minutos junto a Badji.

Heurtel, apartado del equipo, no entrenará con el Barça B

Thomas Heurtel (1,89 metros y 31 años) finalizará la presente temporada en el Barça, salvo un giro sorprendente en su situación. El base pretendía salir del conjunto azulgrana tras no contar para Sarunas Jasikevicius y acabar en un Real Madrid frágil en el puesto de ‘uno’ tras la marcha de Facundo Campazzo a los Denver Nuggets de la NBA.

De ese intento, surgió el sainete de Estambul, con Heurtel en tierra tras sentirse el club azulgrana engañado por el galo: el Barça pensaba que el jugador negociaba con el Fenerbahçe y le permitieron viajar a Turquía para cerrar la operación. Una vez descubierta la treta, los culés no le permitieron acceder al avión de la expedición de vuelta a España y lo dejaron en Estambul para que regresara por su cuenta.

La opción Madrid, además, quedó completamente cerrada para esta campaña una vez superada la barrera del 6 de enero, plazo límite para que los jugadores que han disputado la presente Euroliga cambien de equipo y puedan participar en la misma competición. Queda por ver si es posible para el próximo verano: tanto el club blanco como Heurtel han negociado este extremo. El contrato de Heurtel con el Barça finaliza en 2022; sin embargo, ambas partes tienen opción de desvincularse del mismo el próximo mes de junio por lo que llegaría libre, según informaron a AS fuentes conocedoras de la operación.

La opción del filial

Con esa certeza, la de finalizar el curso en la Ciudad Condal, el culebrón presenta una nueva cuestión, ¿qué pasa ahora con Heurtel? Fuera del primer equipo, con el que no entrenará ni jugará, se señalaba el filial, el Barça B, como la opción fácil para todas las partes. Sobre todo con el precedente de Tyrese Rice, que 2017 se entrenó con el filial al no contar para Sito Alonso. Meses después el estadounidense se marchó a los Shenzhen Leopards de la Liga China tras rechazar otras ofertas.

Pero, en principio, esto no será así. Según Esport3, Heurtel “tiene a su disposición las instalaciones del club y un preparador personal, así como los servicios médicos, pero no entrará en la disciplina de ninguno de los equipos de la entidad“, señala el medio catalán. “Las cosas pueden cambiar, pero será difícil que algún club que no sea de la ACB se interese por sus servicios y lo más lógico, ahora mismo, es que termine su contrato en junio y entonces sí podrá fichar por quién le apetezca … y él quiera, claro”, cierra.