Una campeona olímpica quema su piso al perder el olfato por Covid-19

“Simplemente no tengo palabras. Entiendo que he puesto a la gente en peligro y que tengo la culpa. He sido muy estúpida. Lo principal es que todos están vivos. Todavía estoy en estado de shock”, asegura Daria Shkurikhina, campeona olímpica en gimnasia rítmica por conjuntos con Rusia en Pekín 2008, además de triple oro mundial en Grecia 2007 y pentacampeona de Europa (3 en Moscú 2006 y 2 en Torino 2008), a la agencia rusa East2West y a Komsomolskaya Pravda. La gimnasta rusa de 30 años no olvidará fácilmente lo sucedido en este inicio de 2021 cuando celebraba la Navidad ortodoxa y decidió encender una vela en su apartamento de la ciudad de Nizhny Novgorod.

El incendio se inició supuestamente porque una de sus mascotas, un gato y una chinchilla, derribaron una vela y Shkurikhina tardó en reaccionar al no oler el humo debido a que tiene afectado el sentido del olfato tras haber pasado la Covid-19. “Encendí una vela y me fui a la cocina. Luego vi humo por el techo, pero ya no podía hacer nada. Ahora entiendo que dejar un fuego abierto sin vigilancia es muy estúpido, pero nada se puede cambiar. Hay aprender de los errores”, explica. Daria logró salir corriendo y gritando para alertar a los vecinos del apartamento (regalado por el ex gobernador de la ciudad, Valery Shantsev, por sus brillantes actuaciones en los Juegos Olímpicos) y uno de ellos fue el que avisó a los bomberos. El piso quedó casi calcinado y las llamas llegaron a afectar a viviendas colindantes, afortunadamente sin daños personales que lamentar.

“No he llorado tanto en mucho tiempo”, afirma Shkurikhina que ha subido a redes sociales una foto con la medalla olímpica intacta pero cuya instantánea permitir imaginar el estado de la casa. Ahora, la gimnasta rusa, que asegura llevar varios días recibiendo amenazas por redes sociales por su descuido, pide ayuda para encontrar un nuevo hogar: “Ahora no sé dónde vivir ni qué hacer”. Lo más importante es que todo ha quedado en un susto y Daria y sus vecinos han salido ilesos del incendio.

Un estudio hecho en Wuhan revela cuánto duran las secuelas de la COVID

Un estudio realizado por investigadores procedentes de la Universidad de Medicina Capital y otras instituciones científicas del país chino publicado en The Lancet ha resuelto que, de los más de 1.700 pacientes con coronavirus utilizados en el análisis, un 76% tenía algún síntoma meses después de ser dado de alta.

Estas secuelas podrían extenderse, según el estudio, durante, al menos, seis meses. Los principales efectos secundarios posteriores a la enfermedad son la fatiga y las dificultades para dormir, que aparecían en un 63% y en un 26% de los casos analizados. Además, también habría complicaciones psicológicas tras superar la COVID-19, ya que un 23% de las personas estudiadas tendría ansiedad o depresión. Además, por supuesto, los pacientes que han tenido afecciones pulmonares siguen manifestando daños en ellos, según muestran sus radiografías.

Por todo ello, los investigadores que han realizado el estudio más grande hasta la fecha de todos los que han tratado de clarificar los efectos posteriores a la enfermedad insisten en la importancia de realizar un seguimiento preciso a los pacientes que hayan superado cuadros graves de la COVID-19 para evitar problemas de salud graves.

“Gracias a estos estudios estamos comenzando a entender algunos efectos a largo plazo en una enfermedad completamente nueva”, ha declarado el doctor Bin Cao, trabajador del Hospital de la Amistad China-Japón, de la Universidad de Medicina Capital y director del estudio.

Participantes en el estudio

Los pacientes analizados tenían una edad media de 57 años y estuvieron ingresados en el Hospital Jinyintan de Wuhan, el centro designado por las autoridades para tratar a las personas infectadas por coronavirus. Un 70% de todos los pacientes que fueron dados de alta en el hospital han sido incluidos en el trabajo.

El estudio recabó unos cuestionarios con preguntas sobre la sintomatología que presentaban, exámenes físicos y análisis de sangre, según explica el escrito publicado en la prestigiosa revista científica.

Sin embargo, trabajadores del Instituto de Investigación Farmacológica de Bérgamo (Italia) resaltaron en un comentario adjunto a la publicación la importancia de “interpretar los datos con precaución”, pues la forma en la que se habían cuantificado los datos no era del todo pertinente. Además, aportan los resultados de otros estudios que discrepan en algún aspecto con la investigación realizada en la ciudad que fue el foco de la enfermedad.

Principales secuelas a largo plazo

Los principales síntomas padecidos por los pacientes que ya han superado el coronavirus, tal y como asegura el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, son la fatiga, la falta de aire, tos, dolor articular y dolor en el pecho. También se producen, aunque en menor medida, la “niebla mental”, depresión y dolor de cabeza.

La mayoría de pacientes recuperan su salud normal, según la organización estadounidense. No obstante, hay pacientes que mantienen sus síntomas meses después de la enfermedad. Esto les ocurre en mayor medida a los enfermos que han desarrollado un cuadro grave, pero también les sucede a algunos con escasas dolencias durante el transcurso de la COVID-19.

La transmisión en Wuhan duró hasta mayo

Otro estudio realizado por trabajadores de la Universidad de Wuhan y publicado en Plos Neglected Tropical Diseases asegura que la enfermedad, a pesar de que “fue etiquetada como bajo control por las autoridades locales en abril”, se estuvo transmitiendo por medio de pacientes asintomáticos hasta entrado el mes de mayo.

Un 0,46% de las 60.107 personas analizadas, que no tenían ningún síntoma compatible con la enfermedad, dieron positivo en anticuerpos IgM. Estos anticuerpos sugieren que el paciente ha superado la COVID-19 recientemente o que se encuentra padeciéndola.

“Los datos que hemos obtenido nos indican que miles de personas fueron portadoras asintomáticas del virus entre marzo y mayo, mientras que las instituciones no reportaban ningún caso clínico de coronavirus”, concluye el trabajo.

Detectan en Japón cuatro casos de una nueva cepa de COVID importada de Brasil

Este domingo, el ministerio de Salud de Japón ha informado que ha detectado una nueva variante del coronavirus. Concretamente, ha sido hallada en cuatro viajeros procedentes de Brasil, lo que supone un nuevo giro en los acontecimientos de la pandemia tras los precedentes existentes.

Según las autoridades niponas, es diferente de las cepas de Reino Unido y Sudáfrica, aunque las tres tienen alguna mutación en común. Así lo confirmó Takaji Wakita, jefe del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (NIID): “Entiendo que se ha encontrado una nueva variante, diferente a las de Reino Unido y Sudáfrica”.

Tras este descubrimiento, los expertos del país están estudiando las características de la nueva versión, así como la eficacia de las vacunas y la gravedad de sus síntomas.

No se sabe si es más infecciosa

Tal y como informó The Japan Times, entre los viajeros afectados hay un hombre de unos 40 años, que presentaba dificultades respiratorias y tuvo que ser hospitalizado, una joven treintañera con síntomas leves, y dos personas de entre 10 y 19 años. El chico tenía fiebre leve, mientras que la chica era asintomática.

Después de dar positivo en el aeropuerto, se sometieron posteriormente a un examen más detallado. Ahí fue cuando se conoció la existencia de la nueva cepa. Desde el NIID han recalcado que por el momento no hay ninguna evidencia sobre si la variante es más infecciosa que la original.

El 80% de los japoneses quiere aplazar o cancelar los Juegos

Cada vez más japoneses creen que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no deberían celebrarse según lo programado, refleja un sondeo de la agencia Kyodo publicada este domingo, en la que un 80 % de los encuestados optarían por cancelarlos o aplazarlos de nuevo.

La encuesta telefónica realizada este fin de semana por la citada agencia de noticias japonesa se llevó a cabo en un momento en el que Japón está experimentando un aumento de contagios de covid-19 que está ejerciendo cada vez más presión en su sistema sanitario y por el que el país ha endurecido sus medidas migratorias.

En dicho contexto, un 35,3 % de los encuestados preferiría cancelar la cita olímpica, que está prevista que comience el 23 de julio; mientras que un 44,8 % optaría por posponerla de nuevo. Estas cifras son superiores a los sondeos previos realizados por diversos medios japoneses en meses precedentes. Los más recientes apuntaban a que en torno al 60 % de los nipones consideraban que las fechas actualmente fijadas no deberían mantenerse.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, que han mantenido su nombre oficial como tal, debían haberse celebrado en el verano del año pasado, pero fueron pioneramente pospuestos a 2021 por la propagación de la pandemia de covid-19. En la encuesta publicada este domingo los participantes también fueron preguntados por la gestión epidémica del Gobierno.

Un 68,3 % dijo sentirse insatisfecho con las medidas adoptadas, mientras que un 24,9 % consideró que las autoridades han abordado correctamente la gestión de la pandemia. Sobre el nuevo estado de emergencia declarado esta semana en Tokio y tres prefecturas colindantes (Chiba, Kanagawa y Saitama), bajo el que se ha pedido a la población que evite salidas innecesarias y a los locales de restauración que adelanten el cierre a las 20:00 horas, un 79,2 % cree que llegó “demasiado tarde” y un 78 % que debería expandirse a otras áreas del archipiélago.

El descontento con la gestión de la covid-19 está pasando factura a los índices de aprobación del primer ministro, Yoshihide Suga. La tasa de aprobación de su Gabinete ha caído nueve puntos con respecto al sondeo de diciembre, hasta el 41,3 %; mientras que la tasa de desaprobación fue del 42,8 %, cuatro meses después de la llegada al cargo de Suga tras la dimisión de Shinzo Abe.

Inditex cierra todas sus tiendas Pull & Bear, Stradivarius y Bershka en China

El grupo multinacional de Industria de Diseño Textil, conocido más popularmente como Inditex, ha comenzado el cierre de todas sus tiendas en China. Como parte de la estrategia de absorción de tiendas que avanzó durante el pasado 2020, los comercios físicos de Bershka, Pull & Bear y Stradivarius echarán el cierre definitivamente en el gigante asiático.

Así lo adelantó el portal especializado WWD en los pasados días. De acuerdo con esta información, los cierres tendrán lugar ya desde este mismo mes de enero. Entre las tres marcas sumaban un total de 93 tiendas físicas en China: 37 Pull & Bear, 34 Bershka y 22 Stradivarius. La primera de ellas, además, cuenta con cinco tiendas en Hong Kong y otras cuatro en Taiwán, mientras que Bershka tiene seis entre ambos territorios.

Después de que se fueran cerrando de forma paulatina durante los últimos meses, será en este inicio de 2021 cuando el proceso de intensifique, hasta dar por concluida la presencia de estas tres tiendas de forma física. Llegado el momento, solo venderán allí sus productos a través de internet.

Transformación digital acelerada por la pandemia

Fue en junio del año pasado, tras el anuncio de resultados del primer trimestre del curso, cuando la firma española comunicó su intención de cerrar tiendas físicas a nivel global para quedarse en una horquilla de entre 6.700 y 6.900 puntos de venta. En su plataforma online, Inditex comunica su presencia en 202 mercados a través de sus 7.199 tiendas: Zara y Bershka, las únicas con más de mil.

Tanto España como China, sus principales mercados, son los más afectados por esta transformación que se ha visto acelerada por la pandemia del coronavirus. Para nuestro país estimaban el cierre de entre 250 y 300 comercios, mientras para el país asiático, entre 340 y 400. Durante el último trimestre de 2020, China ha visto reducida su red de tiendas del grupo textil: 88 cierres desde finales de enero hasta el 31 de octubre, de los cuales 66 corresponden al tercer trimestre. “Permitirá que en China y Japón cadenas como Bershka, Pull & Bear y Stradivarius impulsen definitivamente la venta online“, dijo entonces Inditex para explicar este cambio de modelo.

Por su parte, Zara, Massimo Dutti, Oysho, Uterqüe y Zara Home sí que mantendrán su presencia física en el país asiático.

Japón afirma que la emergencia sanitaria por coronavirus no afecta a los Juegos

El Gobierno de Japón afirmó hoy que la nueva emergencia sanitaria que tiene previsto declarar este jueves debido al continuado aumento de contagios de covid-19 no alterará los planes para la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio el próximo verano.

El ministro portavoz del Gobierno, Katsunobu Kato, señaló este miércoles que la imposición de nuevas restricciones en Tokio y alrededores no están relacionadas con el calendario de los Juegos, cuyos preparativos siguen adelante a menos de 200 días del evento.

“Esta declaración del estado de emergencia no tiene en cuenta la situación de cara a los Juegos, sino que se tomará una decisión en función de la situación del número de contagiados en Tokio y las tres prefecturas colindantes”, dijo Kato en rueda de prensa al ser preguntado por el tema.

“Estamos buscando una medida en un periodo limitado para poder controlar y frenar la extensión de los contagios”, dijo el portavoz del Ejecutivo sobre el nuevo estado de emergencia, que se espera que entre en vigor el viernes y se prolongue durante un mes en un principio.

Las autoridades niponas y el comité organizador “siguen trabajando para poder organizar unos Juegos exitosos” y para “poder controlar la situación”, dijo Kato, quien recordó que ya se han elaborado un conjunto de propuestas sanitarias para garantizar la seguridad de atletas y públicos durante los JJOO.

El comité organizador de Tokio tiene previsto tomar una decisión el próximo marzo sobre qué medidas se aplicarán para los deportistas, así como sobre la asistencia de público al evento deportivo que se celebrará entre los próximos 23 de julio y 8 de agosto.

La declaración del estado de emergencia en Tokio y alrededores conllevará principalmente restricciones en los horarios de bares y restaurantes, ente otras medidas, y no supondrá en ningún caso el confinamiento de la población.

Estas nuevas restricciones llegan con el objetivo de frenar la nueva ola de contagios que afecta a Japón y sobre todo a Tokio, donde este miércoles se superaron los 1.500 contagios diarios, un nuevo récord desde el inicio de la pandemia.

Tras detectarse las nuevas cepas del virus en Reino Unido y Sudáfrica, Japón también aplica desde finales de diciembre y hasta finales de enero la prohibición total de entrada a los viajeros extranjeros, con algunas excepciones.