Vázquez tira con bala: “Mi mayor obstáculo estaba dentro del club”

Fernando Vázquez se despidió hoy de la afición del Deportivo y no quiso hacerlo sin dejar claras dos cosas. Primero que “tengo dudas de que la decisión sea estrictamente deportiva”, y después que aunque él se vaya, lo que identifica como un problema se queda dentro: “Es triste decirlo, pero el mayor obstáculo que encontré, ya desde los últimos momentos de la temporada pasada y también en esta, la mayor resistencia para llevar esto adelante, no estaba en el exterior. No estaba fuera. Estaba dentro de mi propio club. Ocurrieron cosas supergraves, he tenido que vivir situaciones insoportables. Cosas que el club y la propiedad saben y espero, por el bien del Depor, tengan la valentía de tomar decisiones”.

El técnico de Castrofeito, que fue agradeciendo uno por uno a todo su equipo de trabajo, los operarios de Abegondo y la plantilla de futbolistas, no dudó en dejar fuera de esa lista al Consejo de Administración y la dirección deportiva, “una cosa es Abegondo y otra es el club como tal. Sólo he encontrado ayuda y colaboración en mi entorno. En mi equipo”.

Vázquez se marcha dolido después de haberse entregado incluso más allá de las labores de entrenador: “Siempre me he implicado en la defensa del Deportivo. Ahora me pregunto si ese compromiso sólo valía cuando ganaba. Y que si dejas de ganar un partido ya no vale. Hubo un cambio que noté al final de la temporada pasada y es difícil trabajar cuando sientes bajo tus pies arenas movedizas o desconfianza. ¿Esta minicrisis es suficiente para un cese? Esto ya venía de atrás. Si realmente hubiera confianza, no considero que haya motivos. Estos dos errores (derrotas ante Celta B y Zamora) sólo fueron la justificación para tomar la decisión”.

Una de las cosas que más le molestó al técnico fue que nadie le pidiera opinión sobre el proyecto en verano: “Soy entrenador y puedo llegar hasta ciertos lugares. Mi ilusión era terminar con el primer equipo y aportar mi visión que tengo para el Depor. Pero esa visión mía, nunca me la preguntaron. Nunca me preguntaron sobre política deportiva, proyecto, cantera… nada de esto. Y me gustaría que lo hubieran hecho“.

A Vázquez le gustaría haber tenido más comunicación con Abanca

Fernando Vázquez asegura que ha dejado constancia a Abanca, actual propietario del Deportivo, de los problemas internos y reconoce que le gustaría haber tenido un trato más cercano: “Esta situación de bicefalea me perjudica. Me gustaría haber tenido una relación más directa, expresar lo que sentía a quien realmente manda. No es fácil lo que está viviendo el Depor y para mí claramente ha sido perjudicial. Las cosas para el Depor podrían estar más claras y mejor resueltas“.

Rubén de la Barrera será el nuevo entrenador del Deportivo

El Deportivo ya tiene relevo en el banquillo para Fernando Vázquez, destituido ayer a mediodía después de la derrota en el Ruta de la Plata frente al Zamora (1-0). A falta de confirmación oficial por parte del club, y tal y como se esperaba, el elegido es Rubén de la Barrera, con el que ya se ha llegado a un acuerdo. El nuevo técnico, nacido en A Coruña y de solo 35 años de edad, se ha comprometido con la entidad blanquiazul hasta final de temporada con opción a un año más en caso de ascenso y mañana dirigirá su primera sesión en Abegondo una vez estampe su firma en el contrato. Llega acompañado del preparador físico Julio Hernando, que ya había estado en el club en la etapa de Garitano, y Secho como asistente.

La elección de Rubén de la Barrera no ha sido una sorpresa, ya que el Deportivo comenzó los contactos en el mes de diciembre, cuando desde el club ya se dudaba seriamente de Fernando Vázquez. El nuevo técnico es una elección personal de Richard Barral, muy en sintonía con su atrevida propuesta futbolística. De la Barrera tendrá la misión de reflotar a un Depor que está ahora mismo a cinco puntos del líder, Unionistas, y también conseguir que el juego del equipo, muy plano desde su caída a Segunda B, vuelva a convencer.

Rubén de la Barrera se encontraba actualmente sin equipo tras abandonar el Viitorul Constanta rumano. Antes entrenó al Al Ahli de Qatar, su otra experiencia fuera de España. Ya en nuestro país dirigió a la Cultural Leonesa, con la que ascendió y luego descendió a Segunda (2016-2018), y en Segunda B a la Real Sociedad B y al Guijuelo en dos etapas. También tuvo una experiencia en Primera como ayudante de Asier Garitano en la Real Sociedad. Se trata de un técnico con firmes convicciones en el fútbol ofensivo en el que la salida del balón desde atrás y el juego asociativo son ‘sagrados’ con el 4-3-3 como principal referencia.

El Depor destituye a Vázquez, Rubén de la Barrera el favorito

El Deportivo encadenó su segunda derrota consecutiva en Zamora tras caer ante el Celta B y las consecuencias han sido inmediatas. Fernando Vidal y su consejo se reunieron esta mañana de urgencia y el resultado ha sido acordar la destitución de Fernando Vázquez, que deja al Deportivo segundo de su subgrupo a cinco puntos del líder.

También inminente puede ser la llegada de su sustituto. El gran favorito es Rubén de la Barrera, técnico del agrado de Richard Barral y con el que ya se contactó antes de Navidad tras las últimas derrotas. El Deportivo, que se ejercitó hoy por la mañana en Abegondo a las órdenes de Vázquez, descansará mañana, lo que da un día de margen para la transición. El próximo duelo de los coruñeses será en Salamanca, actual colista.

Fernando Vázquez estaba viviendo su segunda etapa al frente del Deportivo. En 2014 fue cesado del equipo en pretemporada después de lograr el ascenso a Primera. En aquel momento Tino Fernández era el presidente y Fernando Vidal, el segundo de abordo del consejo y el hombre fuerte en el apartado deportivo. Esta segunda etapa comenzó en enero de 2020, cuando Vidal eligió a Vázquez como plato fuerte para convertirse en presidente del Deportivo. El de Castrofeito cogió al equipo colista y a siete puntos de la salvación. El Depor fue el mejor de la segunda vuelta, pero no logró salvarse en un mal final de LaLiga con el caso Fuenlabrada como colofón final.

Fernando Vázquez hace historia en su momento más delicado

El partido de este domingo no era uno más para Fernando Vázquez. El de Castrofeito cumplía su encuentro número 92 en el banquillo blanquiazul, lo que le convertía en el quinto técnico con más partidos en la historia del Deportivo al adelantar a Gila y Martín, ambos con 91. El resultado del encuentro en el Ruta de la Plata no fue ni mucho menos el deseado. Tropiezo ante el Zamora (1-0) con una triste imagen, segunda derrota consecutiva y el líder, Unionistas, a cinco puntos. Todo un batacazo que pone la continuidad de Vázquez, ya cuestionado antes del parón navideño, en la cuerda floja

La trayectoria de Vázquez en el Deportivo se divide en dos etapas. La primera comenzó en febrero de 2013, cuando Lendoiro lo fichó tras destituir antes a Oltra y Domingos Paciencia. Cogió a un equipo desahuciado, lo resucitó, pero finalmente no logró evitar el descenso a Segunda. Pese a la caída, continuó al frente y logró regresar a Primera esa misma temporada, ya con Tino Fernández en la presidencia. Sin embargo, no llegó a sentarse en el banquillo en la máxima categoría, ya que fue destituido en verano, ocupando su puesto Víctor Fernández. En esta primera etapa dirigió 15 partidos en Primera, 42 en Segunda y dos de Copa.

La segunda era de Vázquez comenzó hace un año, cuando se hizo cargo del equipo tras la llegada a la presidencia de Fernando Vidal. Como en su primera etapa, cogió a un Depor colista y hundido, lo levantó pero terminó descendiendo a Segunda B con el caso Fuenlabrada como puntilla. El de Castrofeito lleva por el momento 33 partidos (21 de Segunda, 9 de Segunda B y tres de Copa) y la pregunta esta semana es si seguirá en el banquillo en Salamanca el próximo domingo o una nueva destitución se cruza en su camino.

Arsenio, récord de 566 partidos

Si Fernando Vidal y su consejo deciden que Vázquez siga, el preparador gallego podría continuar escalando en la historia del Deportivo. Su próximo objetivo sería Caparrós, que estuvo 98 partidos al frente del equipo. Más complicado será alcanzar el podio que ocupan Lotina (182), Jabo Irureta (377) y, sobre todo, Arsenio Iglesias. El Zorro de Arteixo, que recientemente cumplió 90 años, se sentó en el banquillo deportivista en nada menos que 566 partidos. Toda una leyenda con un récord que a día de hoy parece imposible de igualar.

Un pésimo Deportivo cae en Zamora y entra en barrena

El Deportivo no quería jugar el partido de Zamora y, visto lo visto, se entiende. Bien que el viaje en pleno temporal no tenía sentido. Bien que los coruñeses tenían nueve bajas. Bien que el campo estaba duro como una piedra. Pero la imagen del equipo coruñés, sobre todo en la primera media hora de partido, es para esconder la cabeza. Sin balón, sin juego, casi sin plan. La consecuencia fue la victoria del Zamora, totalmente justa, que caza a los blanquiazules en la clasificación. La derrota es un palo de los duros, porque es la segunda consecutiva tras la debacle ante el Celta B. Toda una bofetada para un Deportivo que entra en barrena porque según pasan las jornadas se diluyen sus pocas virtudes y se multiplican sus defectos. Otro golpe para Fernando Vázquez, que comienza a dar motivos a los que dudan de su continuidad en el banquillo.

Las numerosas bajas del Depor, a las que se unió las dudas sobre el estado de Keko, se plasmó en un once con claro sabor a Abegondo. Seis canteranos, cinco coruñeses, debut para Manu Mosquera y Adri Castro en liga. Todo un contraste cuando hace poco más de dos meses no había ni un gallego en el equipo inicial de los blanquiazules. El Zamora, mucho más reconocible en su once, presentó como gran novedad la presencia de Mapisa en la portería. Y los primeros avisos, y serios, llegaron por parte de los locales, dominantes y mucho más metidos en faena. Y el acoso tuvo premio a los 10 minutos con un cabezazo a placer del recién llegado Adri Herrera a centro de Vallejo. Veintisiete minutos tardó el Depor en juntar tres pases y disparar a puerta rival tras una cabalgada de Salva Ruiz con posterior ocasión para Adri Castro. Un latigazo y una ligera mejoría al abandonar un rombo en la medía que no tiene sentido cuando no hueles el balón. Ligera sobre todo porque el nivel de los de Vázquez en la primera media hora fue paupérrimo.

Diferente fue el arranque del segundo tiempo, con un Deportivo más presionante, incisivo y activo. Claro, que a diferencia de los de Vázquez en el primer acto, el Zamora sí sabía salir con peligro a la contra en el papel de dominado. Duelo más abierto, pero escasas o casi nulas ocasiones de gol. Buen plan para los locales, pésimas noticias para los coruñeses con muchos momentos de una aplastante falta de ideas y casi agarrados solo al pundonor de Álex Bergantiños. Ni siquera hubo arreón final de los de Vázquez en la búsqueda del empate en una clara demostración de una impotencia que es todo un drama para un Depor que día a día se hunde un poquito más.

El Deportivo contra los elementos… y el Zamora

El 2020 ha quedado grabado a sangre y fuego en la historia del Deportivo por su histórico descenso a Segunda B y todo el caos del Caso Fuenlabrada. Un nefasto año para los blanquiazules cerrado con la derrota en Riazor ante el Celta B como colofón. El inicio de 2021 llamaba a un nuevo camino, pero para los coruñeses, como para otra mucha gente, parece que el calvario continúa. Esta vez el lío no se llama Fuenlabrada, se llama Filomena. Una borrasca de frío y nieve que ha suspendido numerosos partidos del Grupo, pero no el de los blanquiazules pese a su solicitud. La RFEF sí aplazó los encuentros de los tres equipos salmantinos (Salamanca, Unionistas y Guijuelo), pero obligó a los coruñeses a viajar a Zamora, una ciudad que está a 64 kilómetros de Salamanca.

La decisión de la Federación cayó fatal en un Depor que mientras se subía ayer al autocar veía como la Diputación de Zamora pedía “evitar desplazamientos por carretera durante todo el fin de semana”. O como se aplazaba el partido del Nacional Juvenil del Zamora ante el Puente Castro por “seguridad dado el estado de las carreteras”. El club incluso retrasó su salida de A Coruña más de una hora esperando la respuesta de la Comisión de crisis de la Federación, pero ante el gélido silencio administrativo partió hacia Zamora a las 17:00 horas. Por si fuera poco, el Deportivo no solo tendrá que sobreponerse hoy a su enfado, el frío o el estado del césped del Ruta de la Plata, también tendrá superar las numerosas bajas con las que cuenta Fernando Vázquez.

Las molestias de última hora de Diego Rolan fueron la ‘guinda’ a una larga lista de lesionados que se va los siete jugadores. A ellos se añaden el sancionado Lara y Uche Agbo. Toda una escabechina que hace que el técnico gallego solo disponga de diez jugadores de campo de la primera plantilla. A ellos se suman los dos porteros (Carlos Abad y Lucho) y seis canteranos (Manu Mosquera, Adri Castro, Juan Rodríguez, Barba, Guerrero y Guille). Con este panorama, el once que se enfrente hoy al Zamora podría ser el siguiente: Carlos Abad; Valín, Mujaid, Granero, Salva; Gandoy, Bergantiños, Borges, Keko; Manu Mosquera y Rui Costa. Todo en contra para el Depor, pero que puede acabar líder esta tarde si vence a un Zamora que quiere escalar hacia la parte noble.

Ahora le toca a Barral: su reto es liberar fichas y reforzar el ataque

El mercado de invierno está a punto de abrir y al menos durante unas semanas, la lupa en el Deportivo cambiará de objetivo, pasando de Fernando Vázquez a Richard Barral. El director deportivo entra a escena y después de un ajetreado verano, en el que tuvo que componer una plantilla en tiempo récord, afronta un mes de enero no menos exigente y con un doble reto: liberar fichas y reforzar el ataque blanquiazul.

Todo fueron elogios para la nómina de jugadores que logró juntar el Depor, incluso de sus rivales. Pero el paso de los partidos ha dejado patente que la planificación tiene puntos débiles, sobre todo en la zona ofensiva. Lo que parecían valores seguros como Beauvue no están respondiendo y apuestas como la de Miku y Rui Costa apenas han podido participar por lesiones o, simplemente, por estar fuera de forma.

Además del bajo rendimiento de los delanteros, también se echa en falta la figura de un mediapunta. En verano se decidió que ese perfil no era necesario o que los jugadores que había en el equipo podían desempeñar esa función entre líneas. Vázquez ha utilizado a varios jugadores en el enganche, pero ninguno ha hecho méritos como para quitarle la razón a los que veían esa carencia.

Pero el margen de Barral en este sentido es escaso. El Depor sólo tiene ahora un hueco disponible y tendría que ser para un jugador sub-23. Para incorporar a un jugador mayor de esa edad tendría primero que liberar una ficha y no eso no será fácil, puesto que apenas hay jugadores que terminen contrato en 2021 y su rescisión supondría un gasto muy elevado.

Pendientes del caso Rolan

Precisamente la cuestión económica es otro de los obstáculos que tendrá que tener en cuenta Richard Barral. Y en este aspecto entra de lleno la figura de Diego Rolan. El uruguayo tiene un sueldo inasumible en Segunda B y Fernando Vidal ya dejó claro que el club buscaría de nuevo venderlo en enero. Su destacada participación en los pocos partidos que ha jugado pueden provocar que se haga un esfuerzo por el uruguayo, pero la última palabra la tendrá Abanca sobre uno de los pocos activos que tiene para recuperar parte de su inversión.

Si Rolan es traspasado al principio del mercado, la ventana de oportunidades se abriría. Pero la incertidumbre puede prologarse en el tiempo y mantener en espera el resto de posibles movimientos hasta última hora.

El 2020 de Vázquez: 6 derrotas en 29 partidos y 59% de puntos

El Deportivo se ha ido de vacaciones después de un duro 2020 que deja sensaciones encontradas desde la llegada de Fernando Vázquez el pasado mes de enero. El técnico de Castrofeito resucitó un muerto que cerró la primera vuelta con pie y tres cuartos en Segunda B, pero terminó descendiendo con el caso Fuenlabrada como rejón final. Esta temporada el equipo se va de vacaciones como segundo absoluto del Grupo I al sumar las clasificaciones del subgrupo A y B, pero con un juego no convence y con la dolorosa derrota ante el Celta B clavada en el corazón. También lo hace clasificado para la siguiente ronda de Copa, pero de nuevo con dudas después de jugar una buena media hora inicial y luego casi desaparecer tras la expulsión de Granero.

Las dudas sobre Fernando Vázquez están sobre la mesa, pero encima de ella también están sus números, que prácticamente no admiten discusión. En Segunda, con el partido ante un Extremadura recién descendido como gran mancha (2-3), cogió al equipo a siete puntos de la salvación y terminó descendiendo por el goalaverage con la Ponferradina después de todo el escándalo del Fuenlabrada. En total, 21 partidos de los que los blanquiazules ganaron diez, empataron seis y perdieron cinco. Un balance que sirvió para que el Deportivo fuese líder de la segunda vuelta (36 puntos) después de ser colista destacado de la primera (15 puntos).

Este curso, ya en Segunda B, el Deportivo no convence por su juego, pero de nuevo sus números son más que aceptables. Ocho partidos con un balance de cuatro victorias, tres empates y una derrota. Eso sí, el partido que se perdió fue histórico en lo negativo al producirse ante el filial del Celta y en Riazor (1-2). Los blanquiazules son segundos del Grupo I con 15 puntos solo superados por Unionistas (17). Así, entre Segunda y Segunda B, Vázquez ha dirigido 29 partidos en los que ha logrado 14 victorias, nueve empates y seis derrotas. Esto significa que en este 2020 el Deportivo ha sumado 51 de los 87 puntos en juego, el 59% del total.