Butarque sentencia a Garitano

El futuro de Asier Garitano en el Leganés enfila desbocado hacia una ruptura que parece imposible de evitar salvo un giro radical en los resultados del equipo blanquiazul, ahora zambuillido en puestos de descenso y con un panorama de tensión social irrespirable. Precisamente la presión de Butarque, su juicio crítico contra el entrenador pepinero, pesa como argumento fundamental (entre otros) para atisbar un horizonte de despedidas incómodas. Decir adiós a una leyenda es tarea nada sencilla. Pero el público ya ha dictado su sentencia y su mazo de los veredictos señala directamente al banquillo que ocupa el de Bergara sin que exista ánimo alguno por cambiar la llamativa animadversión hacia el técnico.

Este domingo Butarque se convirtió en recinto para albergar un Leganés – Valladolid y también en una sala de juicios que desde el minuto uno tuvo como principal señalado a un Garitano al que el parte del estadio (también hubo aplausos, los menos) pitó mientras se coreaba su nombre por la megafonía.

Una crítica inaudita

El gesto es inaudito e insólito. Jamás Leganés había juzgado con tanta crudeza y sin tapujos al que es el mejor entrenador de su historia. El que consiguió poner a su equipo en Primera en sólo tres temporadas contra pronóstico y, después, mantenerlo entre los mejores. Pero el fútbol no entiende de memoria y sólo de un presente que, para Garitano, empieza a tener forma de rodillo imparable, aunque él, en sala de prensa, prefirió quitar importancia a esta atmósfera irrespirable.

“Yo me quedo con los cánticos después del 0-2. Ahí escuchaba de dónde venimos… escucho otras cosas, los que tengo detrás… pero me quedo con esos cánticos porque eso será lo que nos mantendrá. Te puede gustar más o menos… yo tengo que asumir absolutamente todo. Hay que saber convivir con todo esto. Es parte de esto”, comentó relativamente sereno, o quizá mentalizado de que no hay mucha opción de modificar semejante tsunami de criticismo.

Escudo/Bandera Leganés

Una tensión creciente

Después del abucheo previo al partido, ya durante el encuentro, las críticas colectivas y particulares contra el técnico fueron creciendo, más conforme el marcador se puso en contra y creció una impotencia que, después, se cebó con otros integrantes del equipo pepinero.

Los pitos que recibió Arnáiz en el cambio fueron también llamativos, aunque probablemente mezcladas entre esas críticas también había camuflado algún tirón de orejas al propio Garitano por la tardanza del cambio (los primeros relevos, ya con 0-1, fueron en el 63’) y por lo escasamente ofensivos de los relevos: en ningún momento hubo cambio de pizarra, sólo variaciones de nombres en las mismas posiciones. El Leganés se mantuvo en todo momento en el 4-2-3-1.

El club, pendiente

En el seno del club este ambiente preocupa y mucho. Las paredes de Butarque son porosas a este goteo incesante de tensión que, ya desde la 2ª jornada ante el Burgos, ha ido calando el ánimo general del público, crecientemente predispuesto a la bronca antes de cada encuentro, predispuesto a juzgar a los suyos y criticar, no tanto lo que aún no ha sucedido, sino las decepciones anteriores, que ya son varias.

En el palco Victoria Pavón ha mostrado su apoyo público a Garitano hasta en dos ocasiones. En la última pidió paciencia, pero está por ver si los resultados de esta semana (visita el miércoles a Alcorcón, partido ante el Tenerife el sábado) le dan margen para mantener su deseo o si, por el contrario, tendrá qué tomar, junto al resto del núcleo duro de la directiva, alguna decisión drástica. Entre tanto, el resto del Leganés es consciente de lo complicado del momento y de que, con semejante tensión alrededor del equipo, parece inviable la continuidad de una leyenda como Asier Garitano en el banquillo.

Vuelven los internacionales: Gaku y Weissman, titulares

Pero las ausencias no sólo han estado en la parte de arriba. Uno de los factores influyentes para Pacheta es no haber podido contar con cierta continuidad en la zaga, y como última prueba se encuentran Joaquín y Olaza, que trabajan con el grupo tras superar sendos problemas físicos. A ellos, se suman Luis Pérez y El Yamiq, que no han podido coincidir sobre el terreno de juego, ya fuera por lesión, como el jienense, o por su estadía con su selección en la anterior ventana FIFA.

Una situación de la que no escapa nadie. El Leganés tendrá que afrontar una semana clave con tres de sus jugadores más relevantes (Gaku, Bárcenas y Omeruo) limitados por la paliza de tener que viajar para representar a sus países los días previos a tres duelos importantes ante Valladolid, Alcorcón y Tenerife, todos en el plazo de los próximos siete días.

Urgencia mayúscula y algo más

Unknown

Hay rivalidades tejidas a golpe de goles y otras cuajadas a martillazos entre despachos. Que se lo pregunten al Real Madrid y Valencia a propósito de Mijatovic. O al Depor y el Barça a costa de Rivaldo. Leganés y Valladolid no llegan a tanto, ni por la profundidad de sus piques, ni por lo histórico de sus guerras abiertas. Pero sin haber coincidido demasiado en las últimas temporadas (apenas dos cursos en un lustro, ambos en Primera: 18-19, 19-20), lo intenso de los episodios extradeportivos vividos entre Pucela y el sur de la capital han tejido una creciente rivalidad que hoy desde las 16:00 (siga el partido en directo en As.com) tendrá un nuevo episodio deportivo quien sabe si en cuanto a las consecuencias quizá más relevante que aquellas escaramuzas de cuello blanco y corbata.

Porque unos y otros necesitan ganar hoy para espantar fantasmas y, sobre todo, relajar exigencias, ésas que asfixian la glotis de Garitano y Pacheta. Así que hoy, más que pesar los casos de Cuéllar, Miguel De la Fuente, José Arnáiz o Antoñito, pesan los escasos puntos que titilan en el casillero de uno y otro. Nueve para el Leganés y doce para el Valladolid. Todo a una victoria de distancia. Tan cerca, temen en Pucela. Tan lejos, recelan en Leganés, anfitrión hoy de un duelo ya con visos de examen para su técnico.

El futuro de Garitano

Insiste Garitano (cumple hoy 400 partidos como entrenador) en que vive en la tranquilidad de saber que, pase lo que pase con su futuro, lo afrontará con la calma de hacer su trabajo sin autopresionarse más allá de lo que lo haría en cualquier otra circunstancia clasificatoria. “No tengo ni puñetera idea de cuánto voy a durar, pero me da igual…” comentaba el viernes en una rueda de prensa en la que lanzó un dardo inesperado a Pacheta por aquellas palabras en las que dijo saber que su objetivo era ascender sin complejos. “Fácil es decirlo, lo difícil es hacerlo”, señaló quizá porque su pellejo vive en una exigencia parecida a la del propio Pacheta, sólo que con unas materias primas de menor potencial.

“El Valladolid ha mantenido a casi toda su plantilla de Primera”, repitió como mantra casi la mismas veces que insistió que las bajas condicionarán su plan: Quintillà, Bustinza, Bautista y Perea están fuera por lesión mientras Gaku, Omeruo y Bárcenas llegan tras más de 64.000 kilómetros en las piernas por el virus FIFA. Aún así los dos primeros serán titulares. Precisamente el japonés y el nigeriano apuntan a principales novedades con respecto al once que cayó en Fuenlabrada en el último suspiro. El tercero, Bárcenas, podría caerse de la lista. Sólo ha completado un entrenamiento.

Un 4-4-2 alrededor de Roque Mesa

Algo similar sucederá con el once de un Valladolid que no modificará mucho el equipo que empató ante el Málaga salvo la presencia del Weissman, el único de sus tres internacionales que apunta al once pucelano en Butarque ahora que parece haber recuperado el olfato goleador, un privilegio de esos que no se desaprovechan. Queiros (sancionado hace una semana) y Olaza y Joaquín (ambos con molestias) también retornarán, pero al banquillo, desde donde Pacheta dibujará de nuevo un 4-4-2 abandonados los experimentos del 5-3-2 y del 3-4-2.

Dibujo que da relevancia a una medular en la que es capitán general Roque Mesa, ex pepinero de paso fugaz por Madrid el curso del descenso blanquiazul. Raúl García, el otro ex de los madrileños no llega por lesión. Bruno y Arnáiz, los dos integrantes del Leganés con pasado en Valladolid formarán de inicio en este duelo para saldar sobre el césped cuentas pendientes en los despachos y de paso evitar el pánico sobre el verde.

CLAVES

EXIGENCIA. El Leganés necesita recuperar de nuevo la senda de los buenso resultados tras el duro desenlace del choque en el Torres. La presión será un ingrediente más.

NECESIDAD. Los blanquivioletas han empatado los dos últimos partidos y necesitan sumar de tres en tres para no descolgarse de la zona alta de la tabla.

INTENSIDAD. Reclama Garitano que los suyos vuelvan a ser esa escuadra ambiciosa e intensa que pelea y se ilusiona por cada balón como si no hubiera otro.

EFECTIVIDAD. Los blanquivioletas generan ocasiones, pero no las aprovechan y eso le está lastrando de cara a conseguir victorias. Hoy buscarán acertar más.

AS A SEGUIR:

Arnáiz. Se medirá a sus ex convertido en meritorio de lujo de los pepineros. El cansancio de Bárcenas le dará la ocasión de jugar de nuevo de inicio para reivindicarse.

Roque Mesa. Vuelve a Butarque, pero con la camiseta del Valladolid. De su calidad depende gran parte del juego pucelano. Sí él está bien, el Pucela está bien.

ALTAS Y BAJAS:

Leganés: Garitano pierde a cuatro hombres para este partido: Bustinza, Quintillà y Bautista ya estaban lesionados. A ellos se les une Perea, tocado esta semana. Todos con problemas traumáticos que apuntan a ausencias de largo plazo. Omeruo y Gaku jugarán de inicio pese a jugar con sus selecciones. Bárcenas podría quedarse fuera de lista precisamente por semejante paliza.

Valladolid: Pacheta recupera a Queirós, que cumplió sanción, y a Weissman, Plata y Janko, que estuvieron la semana pasada con sus selecciones. Joaquín y Olaza entran en lista tras superar molestias, mientras que se quedan fuera por lesión Cristo, Hervías, Carnero, El Hacen y Hugo Vallejo.

Segunda sí es tierra de proyectos

Cualquier seguidor del fútbol español sabe que, en relación con otras ligas, la paciencia que aquí se tiene con los entrenadores y sus proyectos es, a veces, escasa. Por ejemplo, Levante, Pereira, y Getafe, Quique Sánchez Flores, estrenan técnico tras el adiós de Paco López y Míchel, respectivamente, con ocho jornadas transcurridas. Sin embargo, esto no sucede en la Segunda División española donde la confianza y la paciencia está más arraigada y, muchas veces, da frutos.

Cinco de los seis ocupantes de la zona noble de la clasificación tienen al mismo entrenador que la campaña pasada pese a que pudo generarse un clima propicio para las dudas en algún momento. Almería, Sporting, Tenerife, Las Palmas y Ponferradina configuran la lista. Por otro lado, el Eibar ha creído en todo momento en que Gaizka Garitano, firmado este verano, es el elegido para llevarles otra vez a Primera.

Almería (1º) y Sporting (2º) ocupan puestos de ascenso directo. Para el equipo indálico, su entrenador Rubi es la clave del proyecto que, a la tercera, quiere ver cumplidos los deseos del jeque de llevar al Almería a Primera. No obstante, esa confianza tuvo que ser rubricada rápidamente tras caer estrepitósamente ante el Girona por 3-0 en las semifinales del playoff de la campaña pasada. Algo similar ocurrió con David Gallego, técnico del Sporting. El exentrenador del Espanyol colocó a los suyos 41 de las 42 jornadas en puesto de ascenso o de promoción, pero un terrible final ‘mato’ las ilusiones de El Molinón sin hacerles entrar en el playoff. A día de hoy, el Sporting cabalga con paso firme a otra gran campaña con Gallego a la cabeza e incluso, como desvela El Comercio, se ha tanteado a sus agentes para una hipotética renovación.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/14/segunda/1634228839_816952_1634229258_sumario_grande.jpg', '976', '1564', 'PACO PAREDES&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-18.909090909091″>

PACO PAREDES (DIARIO AS)

En los puestos de promoción, también se puede apreciar esa ‘tranquilidad’. La Ponferradina (3º) y Bolo, su entrenador, hace tiempo que van de la mano, concretamente desde la 2018-19. Un ascenso a Segunda, una salvación agónica tras el parón por la COVID-19 y esta temporada a soñar con Primera en su Centenario, gracias a un equipo esculpido y pulido por el bilbaíno.

Si hablamos de hacer un equipo a su gusto, el Tenerife de Ramis es el claro ejemplo de ello. El tarraconense, que llegó con la campaña pasada ya empezada y salvó al equipo, renovó este verano y ha colocado a los tinerfeños cuartos con un buen fútbol, borrando así cualquier tipo de duda que existiese respecto a su continuidad. En Eibar también tuvieron que refrendar el trabajo de Gaizka Garitano. Su equipo, que ahora es quinto, arrancó muy dubitativo pero un buen mes de septiembre ‘limó cualquier aspereza’ en relación con el técnico, la directiva y la afición.

Por último, Pepe Mel llegó a Las Palmas la campaña 2018-19. Varias han sido las veces que el madrileño ha visto en entredicho su puesto en el equipo canario, la más reciente este verano. Miguel Ángel Ramírez, presidente del equipo, reconoció que Mel no era la única opción y Quique Setién, extécnico del Barcelona, afirmó que hubo una oferta. Al final, la renovación del hoy técnico amarillo llegó el 4 de junio y, con los Jesé, Viera, Peñaranda y Moleiro, está respondiendo al objetivo fijado por el club, el playoff.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/14/segunda/1634228839_816952_1634229319_sumario_grande.jpg', '976', '1168', 'RICARDO ORDOÑEZ&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-19.459459459459″>

RICARDO ORDOÑEZ (DIARIO AS)

Las estrecheces económicas de muchos clubes de la categoría de plata que dificultan el pago de finiquitos, la tranquilidad ante las habituales malas rachas en una categoría tan igualada o ver los proyectos a largo plazo son algunas de las razones que explican la paciencia de las directivas de una Segunda que sólo tiene a Anquela, ex del Alcorcón, como único entrenador despedido, cese muy contrario a la opinión de la afición alfarera.

El orgullo y más, en juego en la fiesta del sur de Madrid

En un fútbol cada vez más alejado de los aficionados, Fuenlabrada y Leganés se han propuesto invitar a propios y extraños a su fiesta del fútbol, la fiesta del fútbol del sur de Madrid (sigue el partido en directo en AS.com). Con ofertas de 2×1 y un precio pactado de 15 euros para la afición visitante, el Torres lucirá un aspecto envidiable en un duelo en el que azulones y pepineros se juegan su ‘orgullo’ y observar con otras aspiraciones a la tabla. Se dice pronto.

Mirando aspectos futbolísticos, el Fuenlabrada llega tras una derrota por la mínima en La Rosaleda. El duelo perdido, no por ‘esperado’, dolió menos a la plantilla azulona que sabe que un empate hubiese sido lo más justo. Por ello, las caras de esta semana han sido de la determinación de siempre con un poco de rabia. De esa que suma y no resta.

Escudo/Bandera Fuenlabrada

Además, las buenas noticias que llegan desde la abarrotada enfermería azulona motivan todavía más a los de Oltra. Mbia, como afirmó el técnico valenciano en rueda de prensa, tiene muchos enteros de estar en la convocatoria fuenlabreña y, seguramente, debutar. Por otro lado, el entrenador deslizó que tiene la ligera de esperanza de que alguno de los “tocadillos” vuelva y, a tenor de sus molestias, ese podría ser Konaté, imprescindible el último mes.

Pese a todo, los dos mediocentros tendrán que esperar su oportunidad en el banquillo y el once será idéntico al visto en el estadio malagueño. Fue en esa plaza de enjundia donde destacó un nombre por encima de todo: Mula. El extremo ha mostrado tanto su talento como su intermitencia por razones ajenas a él, pero con la baja de Ibán Salvador y los pocos minutos de Anderson se abre un nuevo escenario para poner su nombre en esa banda derecha. Otro de los que espera, y mucho, la afición kirika es de Soldano. El argentino encadena dos titularidades: ante el Cartagena fue de los mejores del equipo, pero ante el Málaga apenas contó con oportunidades para aparecer. El que se espera que sea el ‘nuevo hombre gol’ del Fuenla ante el antiguo ‘hombre gol’, Garcés.

Visita el Leganés, por su parte, el Fernando Torres con dos síndromes cortándole el aliento. El primero es el propio Fuenlabrada, al que los pepineros, en sus últimos duelos, no le han ganado. Es más, los azulones han sido elementos de disrupción en cada uno de esos duelos para el vecino del norte. El 0-0 de la primera vuelta el curso pasado anticipó el adiós de Martí, el 0-2 de la segunda vuelta se llevó a Cuéllar por delante y desató una racha de malos resultados (un triunfo en seis partidos) e incluso el 0-2 de pretemporada fue prólogo del mal arranque de curso de la campaña vigente.

Así que Garitano y sus muchachos harán los escasos 10 kilómetros que separan ambos estadios con el respeto mandando en sus decisiones, más si cabe teniendo en cuenta que el otro síndrome, el Virus FIFA, dejará al equipo sin tres de sus referencias. Gaku, Omeruo y Bárcenas están con Japón, Nigeria y Panamá respectivamente, lo que supone privar al conjunto pepinero de tres de sus titulares recurrentes. A ellos hay que sumar las ausencias por lesión de Bustinza, Quintillà, Avilés y Bautista.

Escudo/Bandera Leganés

Siete bajas de calado con sustitutos, eso sí, de oro: Palencia, Javi Hernández, Arnáiz, Tarín, Recio, Perea, Doukouré o Borja Garcés opositan a hacerse con alguno de estos puestos. Precisamente Garcés, exfuenlabreño, apunta a principal novedad del once. Tocado desde su llegada a Butarque ya está en condiciones de jugar tras completar su primera semana de entrenamientos al completo. Puntuar es el objetivo de un conjunto que necesita ganar si no quiere acercarse, de nuevo, a los puestos de descenso tras escapar de la zona baja con tres duelos consecutivos sin perder: dos victorias y un empate.

CLAVES DEL PARTIDO

Defensa azulona

El Fuenlabrada, pese a haber encajado su primer gol como visitante, sigue mostrando un excelente nivel en defensa lo que será importante ante un Leganés que tiene dinamita arriba.

Contundencia

Se ha convertido en un problema serio la falta de rotundidad del Leganés en una defensa en la que, con poco, le hacen mucho daño.

Zozulia para todo

El nueve se ha hecho con un puesto fijo en el once de Oltra. Delantero en fase ofensiva y mediocentro en fase defensiva creando así un trivote. Trabajador incansable,

Banquillo

Tiene Garitano una plantilla amplia de 26 jugadores. No le gusta. Pero será esa plantilla amplia la que le permitirá amortiguar las bajas con nombres de relumbrón.

ASES A SEGUIR

Cristóbal

El mediocentro madrileño es el líder del Fuenlabrada desde hace ya años y ante el Leganés firma sus mejores actuaciones, golazo desde treinta metros incluido.

Borja Garcés

Apunta a titular. Y lo hará en un escenario donde desató su ambición licuada en sudor y goles. Sería su estreno en un once pepinero. Garitano confía en él.

Clasificación

Líderes

asistencias

faltas cometidas

faltas recibidas

tarjetas amarillas

balones recuperados

pases por partido

Pedro León: “En cuanto hablé con Oltra no dudé en venir”

Pedro León (Mula , 1986) llegó al Fuenlabrada el pasado mercado convirtiéndose en el ‘bombazo’ del verano en Segunda. Ahora, el mediocentro lidera a los suyos a base de goles, pichichi con tres tantos, hacia el objetivo, la salvación, o el anhelado sueño, el playoff.

Por el Fernando Torres cada vez circulan figuras de mayor solera en el fútbol español. Reflejo de que este ‘nuevo’ club cada vez es más conocido. Pero si hay una que está eclipsando a todas ellas, es Pedro León. El murciano atiende a AS para hablar del Fuenla, de un fichaje que sorprendió a todos y de su pasado en el Real Madrid.

Escudo/Bandera Fuenlabrada

¿Cómo se encuentra?

Estoy bien. Es cierto que las cosas no salieron como nos gustaría en La Rosaleda, pero veo al equipo en un buen momento, con las cosas claras y con ganas de dar un paso hacia delante.

Aquí usted ahora mismo es el rey.

(Ríe) Más que el rey, yo sólo intento hacer bien mi trabajo, nada más. Y con este club es muy sencillo. Suena a tópico, pero esta plantilla es una familia que está a una.

Poca gente se explicó su fichaje por el Fuenlabrada, ¿cómo se fraguó?

“Yo quería competir cada fin de semana, y eso es lo que me da este club”


Pedro León

Yo quería volver a Madrid por una decisión familiar. Cuando se puso en contacto conmigo el equipo, a las dos horas hubo una llamada con el entrenador. En cuanto hablé con Oltra, no dudé en venir. Apenas hubo negociación. Yo quería competir cada fin de semana, y eso es lo que me da este club.

¿No es un paso atrás?

Evidentemente bajar de Primera, que era donde quería jugar a principios de mercado, a Segunda es un paso atrás. Sin embargo, el verano fue pasando y las negociaciones con equipos de Primera no prosperaban por lo que le dije a mi representan que si ‘bajaba’ a la categoría de plata sería para jugar en Madrid. Es ahí cuando llegó el Fuenlabrada, y hasta este momento y los que vendrán.

Y el ‘runrún’ que hubo con sus lesiones, ¿le hizo sentirse ninguneado?

Es verdad que me chocó, pero así es el fútbol. Yo tuve una muy mala época de lesiones, pero fue hace dos años. No la temporada pasada. La 2020-21 estuve al 100%, pero el entrenador del Eibar (Mendilibar) no contó conmigo.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/06/segunda/1633550951_999347_1633551270_sumario_grande.jpg', '976', '1384', 'PEPE ANDRES&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;” class=”item-multimedia”>

PEPE ANDRES (DIARIO AS)

Usted ha estado en multitud de equipos, pero su etapa en el Real Madrid es la más mediática, ¿qué regusto le queda de esa época?

Yo fiché por el Real Madrid con tan sólo 23 años y muchísima ilusión. Ese verano tuve muchas ofertas de clubes importantes españoles y del extranjero, pero me decanté por el club blanco. Era lo normal. Ahora, con todo el tiempo que ha pasado, me quedo con lo aprendido de esa época porque de todo, de lo bueno y sobre todo de lo malo, se pueden sacar cosas positivas.

Esas temporadas, el Madrid no dejó de fichar jugadores internacionales de primer nivel, ¿era más difícil triunfar siendo Pedro León?

Yo soy firme defensor de que ‘quien es mejor, y entrena más duro, juega’. Es en eso en lo que creo.

Volviendo al Fuenlabrada, ¿que es lo que más le ha sorprendido del club?

“No sé si descenderemos, haremos playoff o qué, pero este equipo va a luchar cada jornada como si fuera la última”


Pedro León

La seriedad y las ganas de crecer que tienen. No se puede negar que el Fuenlabrada es un club humilde y familiar, pero su ambición es impresionante. Además, la unión que hay entre jóvenes y veteranos pocas veces la he visto.

Hablando de veteranos, con Cristóbal se le ve una enorme sintonía.

No le conocía y no deja de sorprenderme. Es una persona seria, humilde y trabajadora. Como jugador sólo te diré que el otro día un entrenador de Primera se quedó muy sorprendido al ver que ‘Cris’ no tenía una carrera más larga en la máxima categoría con su inteligencia y técnica. Yo tampoco me lo creo, a decir verdad.

¿Puede ser que ese fútbol de talento innato se esté perdiendo?

No lo sé. El fútbol evoluciona y hay que asumirlo como algo normal. Ahora es mucho más físico, no podemos negarlo, pero sigue siendo fútbol. Igual de bonito y un gusto jugarlo.

Eres el líder de un equipo que tiene como objetivo no caer a Primera RFEF, ¿cómo lleva la presión?

Ilusión es lo que respiramos aquí, pese a que el último resultado no haya sido el deseado. Cuando ves las ganas de trabajar que hay, sólo se te puede pegar eso. No sé si descenderemos, jugaremos playoff o qué, pero tengo claro que este grupo va a luchar cada jornada como si fuese la última.

De lucha está usted servido en este inicio de competición.

Y no es ningún problema, estoy más que acostumbrado. Piénsalo, yo vengo de estar con Mendi. Eso era hacer una ‘mili futbolística’.

El Leganés regala, el Lugo empata

El Leganés frenó su racha triunfal y no pudo encadenar su tercera victoria consecutiva frente a un Lugo que hizo de sus recursos, virtudes extremas. Una buena defensa y una puntería excelsa apoyada en los errores atrás del Lega sirvieron a los de Albés (expulsado por protestar) para evitar la derrota y sumar un punto que concedió el gol de Carrillo, sustituto de Barreiro, lesionado durante el encuentro para convertirse en la novena baja lucense. Poco antes Gaku hizo el 1-0 valiéndose de un grave error en el despeje de Vietes.

Lució el Leganés un once con olor a naftalina. A fútbol de otros tiempos. Eso de repetir bloque en tres jornadas consecutivas suena a pretérito perfecto. Pero Garitano se siente cómodo con un equipo ya asentado que esta vez sólo tuvo un cambio forzado con respecto a los dos duelos inmediatamente anteriores. Sabin Merino sustituyó al lesionado Bautista en un relevo que dejó menos pegada (llevaba el de Urdúliz tiempo sin ejercer de ‘9’), pero la misma mejoría. Acaparó el Leganés la bola hasta la extenuación en un primer acto de dictadura pepinera que se marchó al descanso con el 73% de posesión, pero casi el mismo porcentaje de impotencia.

Escudo/Bandera Leganés

LaLiga SmartBank

*Datos actualizados a fecha 3 de octubre de 2021

Anclado en un fútbol de alas, con Fede Vico como bobina de todo peligro local, merodeó el Lega la meta de Vieites sin lucir pegada suficiente. Fueron precisamente los extremos, Randjelovic (21′) y Bárcenas (24′) los autores de las ocasiones más evidentes en un Lega que temblaba cada vez que el Lugo amenazaba el área de Villar. Pero los de Albés fueron prestamistas generosos, capaces de condonar todas las deudas que generó el Leganés en una defensa timorata en exceso, casi tanto como la pegada de Chris Ramos, que tuvo por dos veces la opción de marcar el 0-1. La primera la mandó alta a puerta vacía en el 10′. La segunda la salvó Villar en una buena intervención en el 31′. Primera parte efervescente que se cerró con la lesión de Barreiro tras un inoportuno resbalón de Omeruo. Era la novena lesión para los gallegos. Carrillo (41′) lo suplió.

Escudo/Bandera Lugo

LaLiga SmartBank

*Datos actualizados a fecha 3 de octubre de 2021

Palencia hizo lo propio con Bustinza, pero ya en el cambiador después de que el capitán pepinero sufriera su enésimo percance que le impedía terminar un partido, éste especial. El club lo homenajeó, con Eraso, por sus 150 y 200 duelos respectivamente como blanquiazules. El amargor por la retirada del zaguero apenas tuvo tiempo para ulcerar en el Leganés: 63 segundos después de la reanudación Gaku marcó el 1-0 con la ayuda de Vieites, que en su amago por repeler con los puños el latigazo del nipón, introdujo la bola en su meta.

Error grave que tuvo se efecto espejo poco después en el área contraria, cuando Omeruo fue incapaz de chocar con fuerza frente a Carrillo en la acción del 1-1 (55′). La falta de contundencia del nigeriano fue recurrente en un partido que desde entonces narcotizó el Lugo y amagó con revitalizar el Leganés. Randjelovic o Sabin lo intentaron antes de que Garitano pusiera de su parte con cambios para dibujar un Leganés algo más ofensivo, pero igualmente romo pese a la presencia de Arnáiz, Garcés y Naim. Artillería pesada incapaz frente a un Lugo que hizo de la resistencia su mayor virtud para llevarse un punto de regusto desigual. Oro para los visitantes, latón para los locales.

Cambios

Carrillo (42′, Manu Barreiro), Palencia (45′, Bustinza), Arnáiz (65′, Sabin Merino), Borja Garcés (65′, Lazar Randelovic), Naim García (80′, Fede Vico), Iriome (84′, Gerard Valentín), Jaume Cuellar (90′, Chris Ramos), Seoane (90′, Hugo Rama), Cheick Doukoure (93′, Shibasaki)

Goles

1-0, 46′: Shibasaki, 1-1, 54′: Carrillo

Tarjetas

Arbitro: Iván Caparros Hernández
Arbitro VAR: Iñaki Vicandi Garrido
Xavi Torres (50′,Amarilla) Omeruo (66′,Amarilla) Gerard Valentín (71′,Amarilla) Carrillo (79′,Amarilla) Shibasaki (80′,Amarilla

Clasificación

Remontada contra resiliencia

Unknown

El Leganés se ha impulsado a la zona de nadie, ese lugar común en el que habita la nada futbolística, que para los equipos que buscan la salvación es un paraíso de medianías. Sucede que a los pepineros, tras su periplo en la élite, les persigue la exigencia de la excelencia en Segunda. Así que su actual posición equidistante entre la gloria y el infierno resulta un espacio incómodo que, en el corto plazo, (parodojas del balompié) no resulta tan malo. Porque el arranque de temporada fue nefasto. Así que situarse a mitad de tabla tras las dos últimas victorias consecutivas (Amorebieta y Mirandés) se ha recibido en Butarque como oxígeno a paladas. Pero en este fútbol que quema etapas a velocidades vertiginosas, aquello ya resulta pasado remoto.

Ahora sólo vale conseguir ante el Lugo (siga el partido en directo en AS.com) un tercer triunfo encadenado que disipe del paladar madrileño el regusto de aquel mal comienzo y confirme que sí, que el Leganés aspira a todo. Una percepción futbolística (“Claro que somos candidatos al ascenso, sólo hay que mirar la plantilla”, dice Jon Bautista) que alimentan también los números.

El Leganés tiene el tercer límite salarial de la categoría (26,4 millones). El club ni de lejos se ha gastado todo ese dineral en construir este equipo, pero el músculo financiero de sus arcas transmite la percepción de que el Lega no debe conocer otra senda que no sea la de ascender. Garitano rehuye de ese pensamiento, pero sabe que seguirá residiendo en el subconsciente de una parroquia que hoy, por primera vez desde el 29 de febrero de 2020, podrá acceder a Butarque sin limitación de aforo alguna. La hora (21:00), la previsión de mal tiempo y el rival invitan a pensar que no habrá llenazo.

Goleada lucense de bajas

Los que acudan apenas verán cambios en el once de un Leganés que cuenta con tres bajas: Quintillà, Avilés y (sobre todo) Bautista. El delantero cedido por la Real Sociedad se había convertido en referencia ofensiva de los blanquizules con dos goles que lo habían transformado en intocable en punta. Una rotura en el pie le impedirá jugar este partido y abrirá el único cambio del once con respecto a los dos últimos partidos. Borja Garcés apuntaba, sobre el papel, a recambio, pero su falta de continuidad en el día a día por problemas físicos abre la opción de que Sabin Merino le supla. El resto del bloque no sufrirá modificaciones ante un Lugo que tampoco hará cambios, pero en este caso por la limitación de su convocatoria.

Rubén Albés acude a Butarque con ocho bajas tras las últimas lesiones de Carlos Pita y David Mayoral. Tragedia albivermella que dibuja una convocatoria famélica, de sólo 18 jugadores. El conjunto gallego no podrá completar las otras cinco fichas hasta las 23 que permite el reglamento. Las dudas, en la carestía, escasean y se centran en el lateral zurdo (Canella o Lebedenko) y en la media punta (Joselu o Hugo Rama) para asaltar un estadio en el que el Lugo jamás ha ganado. De hecho, en ninguna de sus diez visitas al sur de la capital lograron el triunfo en las tres categorías en las que ambos se han visto las caras. A saber: Tercera, Segunda B y, ahora Segunda División.

Ases a seguir

Leganés:

Sabin Merino. El de Urdúliz puede retornar al once para ejercer de delantero centro por primera vez en lo que llevamos de temporada. Ya marcó en Gijón.

Lugo:

Xavi Torres. Es el encargado de dar equilibrio al CD Lugo ya sea desde el pivote o incrustándose como tercer central. Garra y compromiso.

Claves:

Desborde. En las últimas jornadas el Leganés ha incrementado su efervescencia ofensiva, especialmente por unos costados clave en la remontada pepinera.

En cuadro. Con ocho lesionados que se quedan en casa, el Lugo viaja a Butarque con lo justo y sin muchas opciones de cambiar el once.

Butarque. Levantadas las restricciones, el estadio pepinero podrá albergar, de nuevo el 100% de su aforo. El mal tiempo y la hora del partido invita a ser prudente con la entrada.

Rigor. Los fallos individuales en defensa están lastrando el arranque de los de Albés, que necesitan más disciplina defensiva si quieren regresar con puntos.