Mensaje de Navidad del Madrid: “Lo vamos a sacar juntos”

Muy serios, más allá de cualquier logro o buena racha deportiva, como la situación tan grave por la pandemia requiere, felicitaron en esta ocasión Florentino Pérez, entrenbador de fútbol y baloncesto (Zidane y Laso) y los capitanes de las dos plantillas (Ramos, Marcelo, Felipe Reyes y Llul) las Navidades a todos los aficionados al equipo blanco. El vídeo institucional ya está en la página web oficial de la entidad. Todos los protagonistas, como es lógico, guardando escrupulosamente la distancia de seguridad.

Los mensajes fueron escuetos pero positivos. “Desde el Real Madrid queremos enviaros, en estos días tan especiales y en estos momentos difíciles, un mensaje de cariño, solidaridad y esperanza”, dijo Florentino Pérez. “Nuestros mejores deseos para que recuperemos la normalidad en este año nuevo 2021 y podamos compartir juntos muchos éxitos”. Zidane destacó: “Sabemos que son tiempos complicados y debemos estar más unidos que nunca”. Y Laso mostró su agradecimiento: “Gracias a todos los que estáis ayudando para ganar este partido tan duro”.

Marcelo y Ramos, como capitanes de la primera plantilla, pusieron su mejor sonrisa. Sergio Ramos dijo: “Todos juntos lo vamos a sacar adelante luchando como siempre lo hemos hecho”. Marcelo, segundo capitán del equipo de fútbol, afirmó: “Para que la tranquilidad y la salud nos acompañen siempre”.

El capitán de la plantilla de baloncesto, Felipe Reyes, envió un mensaje de ánimo: “Nuestro apoyo a todas las familias y a todos aquellos que más lo necesitan en estos momentos”. Y Llull concluyó: “Nunca nos rendimos y nada va a detener nuestra ilusión”.

 

 

 

 

El Madrid no cede en su persecución

Simeone hace bien en rechazar el papel de favorito que tantos le quieren adjudicar al Atlético, porque el Madrid no está por rendirse. Anoche ganó su sexto partido consecutivo, con más dificultad que los anteriores, ante un rival mejor, con menos brillo, pero lo ganó. Le faltó el juego fluido de partidos recientes (sin Modric las cosas no pueden salir igual) pero apretó los dientes y consiguió resolver un partido difícil. El Granada es uno de los buenos equipos del campeonato, obra estupenda de Diego Martínez, un entrenador que no se las da, pero trabaja muy bien. Su equipo se maneja bien en Europa y también en LaLiga.

Zidane sacó el partido con el reducido grupo que le ofrece garantías, que le ha permitido sacar al equipo del barro. Uno de ellos se rompió ayer, Rodrygo. Sufrió un desgarro muscular que debe de ser serio, por el dolor que le produjo, que se le escapó en lágrimas. Tanto le dolía que tuvo que salir en camilla. Eso dio lugar a que saliera Asensio, que dejó una espuela de lujo, al palo, y el centro que valió el primer gol. Un centro excelente, de gran extremo, desde la línea de fondo. He aquí un jugador de enorme calidad, deslumbrante en sus primeros partidos en el Madrid, pero que ya antes de la lesión perdió la confianza. Zidane quiere recuperarle.

Ya con el 1-0 le tiró un salvavidas a Isco, jugador que le gusta, que también ha perdido su juego no se sabe dónde ni cuándo. De él no se pudo decir tampoco ayer nada relevante. El Madrid terminó agobiado, sufriendo en las faltas que Luis Milla júnior lanzaba con precisión germánica al área de Courtois, un tipo de jugada en el que el Granada descolla especialmente. El apretón duró hasta el descuento, cuando Benzema cotizó con un nuevo gol propio que embelleció el resultado. No fue el Benzema de sus mejores noches, pero sí el delantero atento y comprometido que mejora todas las jugadas. El Madrid no cede. Feliz Navidad

Vuelven Hazard, Isco y Vinicius; se cae Luka Modric

El Real Madrid se ha entrenado este martes por segunda y última vez de cara al partido de mañana (19:45 horas, Movistar LaLiga) con el Granada. La jornada ha dejado de nuevo buenas noticias para Zidane, que mantiene la enfermería prácticamente vacía. Si esa es una alegría siempre, lo es todavía más en esta temporada de calendario apretado y multiplicación de contratiempos físicos.

Zizou sólo contará con la baja de Modric para la visita de los de Diego Martínez al Di Stéfano. El croata, a un nivel altísimo desde junio, gripó el domingo contra el Eibar. Sus primeras sensaciones entonces apuntaban a que sufría una sobrecarga y las pruebas le han descartado para el encuentro. “Esperamos todos que sea poca cosa, pero no vamos a arriesgar. Lo que hemos visto es que es poca cosa. Veremos si en estos días de descanso podemos recuperarle rápidamente”, dijo Zidane en rueda de prensa.

El ’10’, pues, no estuvo con el grupo en el entrenamiento, pero sí lo hizo Isco. El andaluz arrastraba un golpe en un tobillo que ya provocó que no viajara a Ipurua, pero hoy completó la sesión. A él se une como refuerzo Vinicius, ausente el domingo por un problema estomacal.

Los ejercicios consistieron en los tradicionales rondos iniciales, seguidos de otros diseñados para mejorar el físico, la salida de balón, la presión y la posesión, según recogió el club en su página web. Por último, hubo un partido en campo de dimensiones reducidas, centros y remates.

Horas más tarde del entrenamiento, el club ha publicado la lista de convocados para el partido ante el Granada. Se confirma la ausencia de Modric y la vuelta de Hazard, Isco y Vinicius. La lista completa es la siguiente:

Porteros: Courtois, Lunin y Altube.

Defensas: Carvajal, Militão, Sergio Ramos, Varane, Nacho, Marcelo, Odriozola y Mendy.

Centrocampistas: Kroos, Casemiro, Valverde, Ødegaard e Isco.

Delanteros: Hazard, Benzema, Asensio, Lucas, Jović, Vinicius, Mariano y Rodrygo.


El ERTE de Zidane

“Estoy contento con mis jugadores y voy a contar con todos. Claro que pueden pasar cosas. Hasta final de enero pueden pasar cosas en todos los clubes. Mis jugadores son los más importantes, son los mejores y quiero contar con ellos siempre”. En la penúltima conferencia de prensa, previa al encuentro ante el Eibar, Zinedine Zidane volvió a repetir una de sus máximas habituales y que suele remarcar en casi todas sus comparecencias públicas: cuenta con una plantilla de 25 jugadores, que la temporada es larga y que contará con todos sus futbolistas a lo largo de los diez meses de competiciones.

Ahora cuando el Madrid afronta su décimo encuentro en apenas 33 días, el miércoles ante el Granada (19:45 horas), es hora de pensar en la Unidad B de la plantilla blanca… pero todo apunta a que no será así. Desde que el Madrid saliese derrotado de su visita a Kiev para medirse al Shakhtar en la quinta jornada de la Champions (el pasado 1 de diciembre), Zidane ha confiado prácticamente en el mismo grupo central de jugadores a los que ha ido añadiendo a los futbolistas que han ido saliendo de lesiones, caso de Sergio Ramos y Carvajal. En los cinco últimos partidos de los blancos, cinco jugadores han sido fijos para el entrenador blanco: Courtois, Varane, Mendy (el Madrid no ha perdido ni un solo encuentro de Liga con él sobre el campo), Kroos y Benzema. Esa ha sido su columna vertebral: han disputado los 450 minutos de los cinco encuentros. Junto a estos han estado Lucas Vázquez (435 minutos) y Luka Modric (430). Sorprende el caso del gallego, que acumula 13 encuentros consecutivos siendo titular tanto como lateral derecho como de atacante. De esas 13 titularidades, el de Curtis acabó el partido en 11 ocasiones… Junto a ellos se asientan Ramos (360 minutos, titular en los cuatro últimos encuentros), Casemiro (otros 360 minutos y baja ante el Athletic por acumulación de amonestaciones) y Vinicius (que acumula 306 minutos y que estuvo ausente en Ipurua al contraer una gastroenteritis).

Lejos quedan Carvajal (ha salido de una lesión y acumula 259 minutos) y Rodrygo (224 minutos en tres titularidades y participando en los otros dos encuentros entrando desde el banquillo). Atrás quedan otros como Asensio (96 minutos), Nacho (90, fue titular en el triunfo en Sevilla y el regreso de Ramos le ha condenado de nuevo al banquillo) y Valverde (84 minutos: acaba de salir de una lesión de fisura y está empezando a coger minutos de puesta a punto). Isco, con 26 minutos, y el canterano Arribas (16 minutos) son los últimos que han contado con tiempo de juego en este tramo.

Aquí es dónde arranca el ERTE de Zidane: hasta ocho jugadores no han contado para el técnico francés por diversos motivos: Hazard y Odegaard han salido de lesión. Con el primero, Zidane no quiere correr riesgo alguno: acumula nueve lesiones desde que llegase en el verano de 2019 procedente del Chelsea. Con el joven noruego, titular en las dos primeras jornadas ha pasado lo mismo. Igual que con Jovic, que entre parones por COVID-19 y lesiones no acaba de arrancar (se rumorea que su agente puede llegar a Milán para negociar una cesión de seis meses con el conjunto rossonero). Marcelo parece haber caído en desgracia, como su compatriota Militao, pero tanto Zizou como el propio lateral (está trabajando en duras sesiones con el preparador físico de Marcos Llorente) esperan acabar de la mejor manera esta temporada. Mariano, que marcó en Villarreal (precisamente este tramo comenzó con el empate blanco en el Estadio de la Cerámica (1-1) el pasado 21 de noviembre), ha tenido una serie de molestias musculares que le han dejado en el dique seco. Llama la atención el caso de Odriozola que, recuperado para poder jugar como lateral, el formidable rendimiento de Lucas Vázquez le ha condenado al ostracismo del banquillo. Por su parte, los únicos que no han debutado hasta el momento han sido los dos porteros suplentes, el ucraniano Lunin y el joven Altube.

 

 

Modric se gana a pulso un respiro

Un montón de partidos después y con un puñado de minutos en el zurrón Modric tuvo que sacar la bandera blanca y Zidane le concedió un respiro. Coincidiendo con la salida del campo del croata el Eibar empezó a empujar y el Madrid a perder con demasiada frecuencia la pelota en el centro del terreno al faltarle la brújula y su capacidad para mantener la posesión cuando los choques se complican. Luka lleva dos meses jugando con el poderío de un veinteañero y la sabiduría de un Balón de Oro y la mezcla está siendo clave en el resurgir del equipo en los cinco últimos partidos. No parece muy lógico que después de un montón de tiempo sin ninguna aparición publica de Florentino el presidente parezca más preocupado persiguiendo fantasmas antimadridistas que explicando a los socios blancos que hace un tipo como Modric sin renovar a 10 días de ser libre para decidir su futuro. Imagino que será porque nadie lo preguntó en la Asamblea de Compromisarios….

El que sepa qué es mano que lo diga

Partido de los que hacen afición, se decía antes. Eso fue lo que vimos en Ipurua, un partido bello, de ida y vuelta, con alternativas, sin esos tramos tediosos de ataque estático, de un lado a otro del campo ante un bloque cerrado, tan del balonmano, tan del fútbol últimamente. Un partidazo subrayado por cuatro goles preciosos. De los del Madrid, Benzema, que sigue jugando cada vez mejor y ya es difícil, hizo uno y dio dos. El primer cuarto de hora del Madrid fue imperial, con él y Modric tocando el violín. El Eibar no se amilanó con el 2-0, peleó el partido, se comió contraataques y se fue pensando que hubiera empatado de no ser por el VAR.

Porque el partido estaba 1-2 y a punto de finalizar cuando un cabezazo de Muto pegó en el codo de Sergio Ramos. Hubo un momento de intriga, pero tras un breve diálogo con Cuadra Fernández, que capitaneaba la sala VOR, Munuera dijo no. Para mí, por el Antiguo Testamento no era penalti, pero por el Nuevo Testamento, ese código confuso parido por David Elleray, sí lo es, y vemos pitar penaltis por menos. Al final, Carvajal y Kike García, entrevistados al borde del campo, coincidieron en confesar que ya no saben qué es mano y qué no. No lo saben ni ellos ni nosotros ni Cuadra ni Munuera ni sé si lo sabe el dichoso Elleray.

Esa jugada, que llenó de inmediato las redes (suerte que los que les concedieron la víspera al Atleti y el Barça fueron muy objetables, dejémoslo ahí), tuvo la réplica de un tercer gol del Madrid, que elevaba el resultado hasta más allá del margen de un gol. En todo caso, el Madrid ganó bien, porque llegó más y con más peligro. Zidane sacó otros tres puntos con los de siempre salvo Vinicius que, enfermo, dejó el puesto a un aceptable Rodrygo. Muy avanzado el partido salieron Valverde y Asensio. Zidane, que tanto brillo sacó no hace mucho a la segunda unidad, tira ahora de los justos porque, a diferencia de entonces, poco más hay. Mientras puedan…

Aprobados y suspensos del Real Madrid ante el Eibar

Courtois: No pudo hacer nada en el gol de Kike García a pesar de lo alto que es. El remate era perfecto.

Carvajal: Su presencia tras superar la lesión se ha notado mucho en el rendimiento del equipo. Es uno d ellos capitanes, tiene peso dentro y fuera del campo. Sólo un lunar, no acertó en el pase en una contra clara, era un cinco para tres.

Varane: Lo que le ha pasado a este jugador esta temporada (mejor, desde su fallo ante el City) es un misterio sin resolver. El gol de Kike García empieza en él, en un pase que le da rifándola a Lucas Vázquez. Luego, en el 59’, tuvo otro error grosero en la salida.

Ramos: Luces y sombres. Una falta alta por poco, algún cruce rápido y algún error gordo en la salida como el que casi le cuesta un gol al Madrid, pero falló Inui. Al final del partido una mano suya involuntaria dio lugar a una jugada polémica. En el 92 salvó al Madrid… por eso es el capitán.

Mendy: Bien, sólido como siempre. La banda izquierda es suya. Subidas con peligro y algún error puntual en la salida de balón.

Casemiro: Pasó desapercibido.

Modric: Magistral hasta que s ele acabó la gasolina. Su primera parte fue antológica. A él y a Benzema se les ve disfrutar juntos cuando se encuentran en el campo. El francés le dio un gol. Luego, el croata Balón de Oro le dio otro tanto cantado a Benzema pero el francés cruzó demasiado de cabeza. Modric tiene que renovar, es un ejemplo.

Kroos: Muy bien como siempre, pero menos entregado en el campo al esfuerzo que Modric. Atento en su posición el alemán para defender y muy certero en el pase. ¡Qué balón le metió a Rodrygo en la segunda parte! A Benzema le dio otro gol pero estaba en fuera de juego.

Lucas Vázquez: Un partido un poquito más gris que a lo que nos estaba teniendo acostumbrados, pero es algo lógico porque es uno de los que está sufriendo más desgaste y de los que más se entrega en el campo. Y tuvo premio marcando el tercero al final del partido.

Benzema: Está en el mejor momento de su carrera. Elegante, decisivo, preciso… Da gusto verle jugar. Y encima se entrega. Esa jugada en la que baja a defender al sprint caído a la banda en la primera parte no debe pasar desapercibida. Golazo a pase de Rodrygo. Los 33 años le han sentado muy bien.

Rodrygo: Super asistencia a lo Laudrup a Benzema en el 1-0, luego falló un gol cantado en el uno contra uno ante Dimitrovic, El pase fue de Kroos. El menudo brasileño da muestras de mucha más fiabilidad que Vinicius cuando Zidane le da la oportunidad.

BANQUILLO.

Valverde: Dio un poco de aire al Madrid en el centro del campo.

Asensio: Otro misterio… Se llegó a hablar de él como futurible Balón de Oro. No hay ni rastro de ese Asensio. Ante el Eibar tampoco tuvo tiempo para mucho.