Llega el Sheriff, huele a pólvora

Imprimir

Los extremos se tocan. El equipo con más partidos y más títulos en la Copa de Europa/Champions recibe hoy al último en llegar, el Sheriff Tiraspol (sigue el partido en directo en As.com). En tiempos de clubes estado, quizá estemos ante en un estado dentro de un club. El Sheriff forma parte del consorcio del mismo nombre que controla el 60% de la economía estatal moldava y casi el total de la autoproclamada República de Transnistria, territorio fronterizo con Ucrania y sin reconocimiento internacional. Sheriff es propietaria de compañías de seguridad, bancarias, petrolíferas, alimenticias y deportivas y da empleo a uno de cada cinco habitantes del país. El equipo juega en la liga de Moldavia (ha ganado 19 de las últimas 21 ediciones), pero se siente a espaldas del país. La mayor parte de la población habla ruso y el presidente de la entidad, Viktor Gushan, exagente de policía y supuestamente del KGB y con una fortuna estimada de 2.300 millones de euros, es el verdadero oligarca de una región que ha crecido desde la alegalidad tras la disolución de la Unión Soviética.

La estrella de Sheriff lo preside todo en Transnistria. Es tal su presencia que Juan Ferrando, el catalán que entrenó al equipo en 2013, declaró a Efe: “Está vayas donde vayas. Puede parecer que vives dentro del club”. Del carácter de Gushan, cuyo partido político tiene 29 de los 33 diputados del Parlamento de la Repúbica, dan idea unas declaraciones del rumano Florin Motroc, que jugó una temporada en el Sheriff a finales de los noventa, a Gazeta Sporturilor: “En el descanso de un partido, Gushan entró al vestuario y dejó caer una granada. Aliuta (otro jugador rumano de la plantilla) fue testigo. Nos quedamos helados. Después de dos o tres minutos, volvió y no dijo: “Si no ganáis, la granada de después del partido será real”. También reveló que en la negociación de su contrato hubo una pistola sobre la mesa.

Un plantilla de cuatro continentes

Gushan ha construido una plantilla multicolor, con futbolistas de 19 nacionalidades distintas pertenecientes a cuatro continentes. La defensa titular es sudamericana, con dos laterales brasileños, Costanza y Cristiano, y un central peruano (Dulanto) y otro colombiano (Arboleda). A partir de ahí, una mezcla de estilos con otro colombiano, el mediapunta Castañeda, como jugador más influyente. Todos en la plantilla perciben salarios muy por encima de los que ofrecen los equipo de la competencia. Y en el equipo base no hay un solo moldavo. Su técnico, el ucraniano Yuriy Vernydub, fue contratado en diciembre del año pasado y sólo ha perdido un partido de 35: “Este es un equipo que gana casi siempre en la liga y la meta fue concienciar a los jugadores de que podíamos llegar a la Champions”.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/27/champions/1632773237_666098_1632774023_sumario_grande.jpg', '976', '651', 'Los jugadores del Sheriff se ejercitan en el Bernabéu. / AFP’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.492537313433″>

Los jugadores del Sheriff se ejercitan en el Bernabéu.
AFP

Con un fútbol de contragolpe eliminó en las rondas previas al Teuta albanés, al Alashkert armenio, al Estrella Roja serbio y al Dinamo Zagreb croata sin perder un partido. Y en el primer duelo de la fase de grupos tumbó al Shakhtar a su manera (2-0), con un 25% de posesión y sólo tres disparos a puerta por once los ucranianos. Al Madrid le aguarda un equipo con marcada vocación defensiva y delanteros especializados en la contra que llega como insólito líder del grupo.

Un pasador al rescate

El equipo blanco vuelve al Bernabéu en la Champions 580 días después. Su último partido europeo allí fue ante el City de Guardiola en los octavos de la temporada 19-20 (1-2).

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/27/champions/1632773237_666098_1632773771_sumario_grande.jpg', '976', '649', 'Valverde y Kroos, en Valdebebas. / Realmadrid.com’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-20.509090909091″>

Valverde y Kroos, en Valdebebas.
Realmadrid.com

El encuentro, a priori el menos problemático del grupo, permitirá el regreso de Kroos, inédito este año por una pubalgia y máximo pasador de la Champions pasada. No será titular pero tendrá minutos. Entre los cambios esperados está el del lateral derecho, porque Valverde no funcionó ahí ante el Villarreal. Quizá regrese al centro del campo. Pinta que volverá Lucas Vázquez y también que no habrá descanso para Benzema, que si anota hoy pasará a Raúl y será cuarto goleador histórico del torneo. Como para el Madrid, la Champions es su casa.