Sobre el respeto al compromiso

El sábado 10 de diciembre de 1967, el Atlético, líder de la Liga tras once jornadas, tomó el avión hacia Bilbao. Había amenaza de temporal. El avión no pudo aterrizar en Sondica y tuvo que regresar a Madrid. Tras un almuerzo rápido, el equipo partió en autocar. Llegando a Somosierra toparon con la nieve. Hubo que poner cadenas y en algún tramo los jugadores bajaron a empujar. Llegaron al Landa de Burgos a medianoche, cenaron, siguieron hasta Vitoria, llegaron a las cuatro, durmieron, a las doce tomaron un desayuno-almuerzo, volvieron al autobús ya vestidos de futbolistas y llegaron a San Mamés a 20 minutos de la hora fijada. Perdieron 6-1.

No es lo ideal, claro. Lo ideal es que no nieve. Pero aquello reflejó el espíritu de la época: el empeño en salvar el partido. Este sábado el Athletic tenía que jugar en el Metropolitano. Su autobús viajó por delante la mañana del viernes, porque ahora es costumbre hacerlo así para tenerlo en el aeropuerto a la llegada. El equipo voló por la tarde, no pudo aterrizar en Madrid (¡claro!) y el autobús esperó en vano. El sábado no hubieran podido jugar pero muy posiblemente sí el domingo. Y el Atlético-Sevilla se hubiera empujado al miércoles. En 50 años han cambiado a mejor muchas cosas, pero se ha perdido respeto al compromiso.

No ha sido sólo la insoportable ñoñería del Madrid. El Getafe y el Rayo han arrastrado los pies. Pellegrini planteó no ir a Huesca, por el frío. Tebas ha tirado de sus modos más expeditivos porque esta no es temporada para aplazar partidos por capricho. LaLiga empezó tarde, ha de terminarse por fuerza el 23 de mayo (por la Eurocopa) y el COVID es una perpetua amenaza de suspensiones. Cada cual debe hacer lo posible por estar donde debe cuando debe. Cada cual es culpable de no haber tomado las previsiones convenientes. Anteponer la desidia a ese compromiso colectivo que es LaLiga es una irresponsabilidad insolidaria.

Las confesiones de Yaya Touré sobre Guardiola, Pellegrini, Klopp…

Yaya Touré quiere ser entrenador. Como se suele decir, al marfileño le pica el gusanillo. En la actualidad está entrenando en las categorías inferiores del QPR, ayudando a los más pequeños, y se ha dado cuenta del papel que puede tener en la evolución de los canteranos. En una carta publicada en ‘The Coaches Voice’, Yaya se sincera: “Tengo que ser honesto. Es muy difícil dejar el fútbol para siempre. ¡Quizás mis piernas todavía tienen un año más! Pero he empezado a darme cuenta de lo bueno que puede ser convertirme en entrenador”.

El que fuera uno de los centrocampistas más dominantes del fútbol mundial recuerda su trayectoria y sus inicios: “Cuando llegué a Europa con 17 años, al equipo belga Beveren, todavía no sabía mi mejor posición. Al principio tenía miedo. Yo era muy delgado en esa época y todo el mundo parecía gigante. Cuando llegué a Inglaterra todo el mundo me decía qué fuertes y qué altos eran todos los jugadores, pero mi experiencia en Bélgica me ayudó y me adapté muy rápido”.

Aunque fue en Inglaterra donde todo hizo ‘click’ para Yaya Touré: “En el Manchester City es donde descubrí mi mejor posición. He jugado en todas las posiciones, incluyendo la de central en el Barcelona cuando ganamos la final de la Champions League en 2009. Pero en el City, jugando como un centrocampista box to box o como número 10, encontré la posición donde era mejor. Fue con Manuel Pellegrini donde tuve mayor responsabilidad. Cuando llegó al equipo me dijo directamente que me veía como un líder. Me dio mucha responsabilidad. Decía que no quería ver muchos pases sino que corriéramos con el balón y atacáramos la portería rival”, argumenta.

Y añade: “En el Manchester City, Pep Guardiola y yo hablábamos después de los entrenamientos sobre cosas específicas y partes del juego que el adora analizar. Con David Silva hablábamos constantemente. Con Samir Nasri, también. Si no encontrábamos un camino hasta Agüero, tomábamos la decisión de cambiar las cosas, ‘esto no está funcionando’, decíamos, “así que vamos a cambiar posiciones a ver cómo funciona”.

Además, Yaya Touré habla sobre uno de sus técnicos preferidos por su papel en el desarrollo de los jugadores: “Mirad a Jürgen Klopp, es un genio. Ha llevado a muchos futbolistas a la cima de su fútbol: Sadio Mané, Mo Salah, Jordan Henderson, Georginio Wijnaldum, Fabinho, Virgil van Dijk, Andy Robertson… Eran buenos futbolistas, ahora son mejores. Una cosa que aprendí en el Barcelona es que cada futbolista es diferente. Si no hablas con tus compañeros y sólo el entrenador te da información, no puedes ayudar a tus compañeros a ser mejores”.

Por último, reconoce: “Después de ganar cuatro veces el premio al mejor futbolista africano del año, soy uno de los mejores jugadores africanos de siempre”.

Pellegrini: “Jugar con estas condiciones es irresponsable”

Manuel Pellegrini, entrenador del Betis, valoró la previa del partido que su equipo juega este lunes en Huesca. Pellegrini se quejó amargamente de que haya que viajar en estas condiciones meteorológicas que ha dejado el temporal Filomena y luego disputar un encuentro en un césped difícil: “El viaje es de riesgo, los aeropuertos están cerrados, hay que volar a Zaragoza y luego hacer una hora con nieve por carretera hasta Huesca. Está complicado, veremos”.

“Me parece arriesgado el viaje y jugar así con el campo nevado. Me parece irresponsable jugar un partido para el que no son normales las condiciones meteorológicas y el campo. Pero tenemos que estar disponibles para las decisiones de LaLiga”, añadió. El Betis tiene programado un vuelo a las 18:00 de este domingo a Zaragoza pero podría posponerlo a mañana por la mañana en función de las condiciones meteorológicas.

El Huesca y Míchel. “Es un equipo muy consecuente con lo que ha hecho, que ha jugado bien al fútbol. Tiene clara la idea futbolística, no me parece correcto que el técnico esté cuestionado. Ha hecho muchos empates que mereció ganar. No nos podemos llevar por las matemáticas, el Huesca no será fácil aunque esté en el último lugar”.

Parte de bajas. “Los test han sido todos correctos, no hay nadie más con Covid. Se ha integrado Álex Moreno tras superar las pruebas”.

Guido Rodriguez. “Es una baja importante, venía jugando en buen nivel pero cumplió las cinco amarillas. Pero como siempre digo respecto a los lesionados, hay un plantel. Le toca a Paul la responsabilidad de demostrar por qué está con nosotros. Espero que dé su nivel, que es muy buen nivel”.

El dilema de Pellegrini con Fekir y Guido antes del derbi

El Betis descansa por Navidad y con la vista puesta en el partido del próximo 29 ante el Levante, antesala del que disputará cinco días después en el Benito Villamarín ante el Sevilla, el 2 de enero. Los verdiblancos volvieron a perder los dos derbis la pasada temporada y tienen la revancha entre ceja y ceja, aunque las bajas volverán a ser numerosas de cara a ese encuentro. A los Canales, Camarasa, Carvalho y posiblemente Bartra podría sumarse algún otro titularísimo como Guido Rodríguez o Fekir, ambos con cuatro amarillas.

Y ahí entra el dilema de Manuel Pellegrini para el Ciutat de Valencia. Si alinearles y arriesgarse a que se pierdan el partido de máxima rivalidad o guardarles para que lleguen con seguridad ante el Sevilla. No tiene demasiado margen el entrenador chileno en realidad, debido al número de ausencias, y el argentino es el único pivote defensivo sano además del equipo, goleador vital incluso en la noche ante el Cádiz. Fekir no decide los partidos como indica su estatus salarial, pero también ha mejorado bastante respecto al inicio de temporada.

Guido Rodríguez mostraba de hecho su euforia tras anotar el tanto que permitía sumar una victoria crucial para alejarse del descenso, que se encontraba a dos puntos antes de la última jornada: “Sabía que sería un partido complicado, costó en la primera parte pero se mejoró en la segunda. También fue muy importante para el equipo no haber encajado goles. Este triunfo debe servir para escalar puestos en la tabla”.

Pellegrini: “El Cádiz le ganó al Real Madrid y al Barcelona”

Manuel Pellegrini, entrenador del Betis, valoró la previa del encuentro que su equipo juega este miércoles ante el Cádiz en el Benito Villamarín. Sobre el rival, afirmó que “ganó al Barcelona y el Real Madrid, basta decir eso para saber lo difícil que será el partido. El Cádiz sabe defenderse muy bien”.

Problemas en el mediocampo. “Las bajas de Emerson y Guido Rodríguez por amarillas son importantes, Paul tampoco está disponible. Hay que agregar las de otros centrocampistas como Canales y Camarasa y Bartra tampoco, con un problema en el tendón, seguramente. Tenemos muchas bajas y veremos el equipo que ponemos. Guardado tuvo una indisposición el día antes del partido pero reaccionó favorablemente y estará entre los citados. Carvalho tuvo una lesión de aductor en los últimos minutos y estará al menos el mes de enero fuera”.

Cantera. “Vienen una cantidad importante de jóvenes. Algunos participan con nosotros y otros no. Hay una camada de jugadores que tendrán oportunidades en el primer equipo. Por ahora están Fran Delgado y Geovanni”.

Inestabilidad. “Mientras más estable y unida esté internamente la institución facilita el camino a desarrollarse. Es normal que cuando hay resultados negativos o cuando se acerque la Junta de Accionistas haya una diferencia de opinión pero no creo que eso signifique ser enemigo. La pasión de los béticos es el club y esperamos llevarlo más arriba posible”.

Junta de Accionistas. “Es importante para Haro y Catalán, que son además hinchas del Betis, sentirse respaldados por una parte importante de socios, todo el mundo quiere que el equipo sea lo más grande posible”.

Derrota en Granada. “El equipo llega exigido haya tenido o no una derrota. Hay que tener una mentalidad ganadora, de seguir progresando cada partido. Nos habría gustado mantener la racha ante el Granada, un equipo que juega en Europa, intentaremos ganar al Cádiz y vernos más arriba en la tabla. Confiamos en que el equipo se va a asentar y vamos a dejar de cometer errores, necesitamos tiempo y confianza en lo que se hace”.

Sangría goleadora. “Los goles han sido más productos de errores personales que de sistema. Todos los sistemas funcionan si el rendimiento de los jugadores es óptimo. Siete penaltis en 14 encuentros no es normal. Tratamos de mejorar nuestra manera de jugar. Para que un equipo trabaje defensivamente tiene que haber comunicación constante, quizá hacen falta jugadores que hablen más dentro del campo”.

Superliga. “Es una mala idea, se debe ganar la liga interna y ya está la Champions y la Europa League. Veo campeonatos como la Premier con mucha concurrencia y mucho sentir del hincha y en España también hay mucho nivel, luego la italiana o la francesa… Cada liga tiene su idiosincrasia y es importante mantenerlas para cada país. Los estadios están llenos”.

Plantilla sobrevalorada. “Juzgar a una plantilla a esta altura del campeonato es exagerado. No hemos conseguido regularidad, hemos tenido la portería a cero varias veces pero somos el más goleado. El equipo necesita tiempo y a final del año se hará valoración positiva o negativa. Con tres puntos más estando séptimos igual sería más real en cuanto a la capacidad del equipo”.

Mercado. “El tema de los jugadores para enero ya lo habíamos comentado. El club tiene una masa salarial mayor de lo que se puede. El trabajo de la dirección deportiva es solucionar eso si tiene solución. Hablo con Cordón y trabajaremos entre todos para ver qué podemos hacer”.

Apreturas en la clasificación. “Es cosa de mirar la tabla de posiciones, hay 8 o 10 equipos metidos en cuatro puntos. Ganar un partido es ponerse séptimo y perderlo el 13º o el 14º. Los rivales son iguales, a excepción de los más grandes. Esto es una realidad estadística pero nosotros queremos estar lo más arriba posible. Esperamos mejorar ahora en la tabla y también en la segunda vuelta”.

Palabras de Antonio Córdón. “Conozco mucho a Cordón y es un gran profesional que lo único que desea es tener un buen proyecto en el Betis. Quizá se malinterpretaron sus palabras, no creo que él crea que haya béticos que quieren que el Betis pierda. Eso lo querrán los del Sevilla”.