Brasil aprueba el uso de dos vacunas: CoronaVac y AstraZeneca

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) del Gobierno de Brasil ha autorizado este domingo el uso de emergencia de las vacunas ‘CoronaVac’, del laboratorio chino Sinovac y el Instituto brasileño Butantan, y la de AstraZeneca-Oxford, fármaco que comenzó a suministrarse por primera vez en Reino Unido el pasado 4 de enero.

El país de Sudamérica es uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus. Ocupa la tercera posición de países con más casos de COVID-19, con un total de 8,4 millones de contagios y 209.296 fallecidos a fecha de hoy, 17 de enero.

Comienza la vacunación en mismo día de su aprobación

Ante los continuos positivos acumulados en el país, el Gobierno de Jair Bolsonaro ha decidido comenzar a inmunizar a su población. Poco después de conocerse la decisión de Anvisa, el país ha suministrado la primera dosis de Sinovac a una enfermera de 54 años en Sao Paulo.

El veredicto se ha conocido después de una reunión de cinco horas que ha sido transmitida en directo y ha sido tomado por unanimidad por los cinco miembros de la dirección de Anvisa. Según informa la Agencia Efe, las solicitudes para el uso de los antídotos con carácter de emergencia fueron enviadas a Anvisa el viernes 8 de enero.

‘CoronaVac’

La vacuna ‘CoronaVac’ del laboratorio chino Sinovac tiene una efectividad del 50,38%. El Gobierno brasileño ha comprado un total de 46 millones de dosis, aunque de momento tiene disponibles seis millones, el resto se encuentran en proceso de producción en el Instituto Butantan de Sao Paolo, centro de investigación que ha colaborado el en el desarrollo de la vacuna junto a Sinovac.

AstraZeneca-Oxford

La vacuna elaborada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford tiene una efectividad del 70,4%, aunque en algunos regímenes de dosificación esta eficacia se eleva al 90%. En concreto, la vacuna de Oxford ha sido una apuesta del propio Bolsonaro que ha adquirido un total de 100 millones de dosis. Además, ha negociado una transferencia tecnológica para que la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) pueda producir otras 110 millones de antídotos.

El requisito principal de Anvisa para su aprobación

Tanto ‘CoronaVac’ como el fármaco de AstraZeneca-Oxford realizaron los ensayos clínicos en Brasil. Este fue uno de los requisitos principales de Anvisa para poder autorizar vacunas contra el coronavirus con carácter de emergencia.

“La inyección más aterradora me la puso Ali, no temo al virus”

La inyección más aterradora me la colocó Ali en 1974, no habrá problema con el coronavirus. Muhammad Ali me lanzó un derechazo que me atrapó. Desde entonces he sido capaz de hacer frente a todas las inyecciones”, aseguró George Foreman, expúgil de 72 años, mientras le ponían la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus. Se refería a The rumble in the jungle, posiblemente el mejor combate de la historia del boxeo, celebrado en el Estadio Tata Raphaël, en Kinsasa, actual República Democrática del Congo y anteriormente Zaire. Big George cayó noqueado en el octavo asalto.

Ali y Foreman protagonizaron una batalla épica. Ali, considerado el mejor boxeador de todos los tiempos (por eso le apodaron The Greatest), cazó a Foreman para recuperar los títulos mundiales de los pesos pesados de la World Boxing Council y la World Boxing Association. Aquella pelea dejó marcado para siempre a Foreman: “La derrota me dejó devastado. Había sido profesional todos esos años, estaba invicto y nadie me había vencido nunca. Y pensé que sabía cómo navegar a través de cualquier cosa, excepto un KO, una derrota. Tuve pesadillas. Me despertaba en medio de la noche y creía que iba a superar la cuenta, pero luego perdía el combate”.

Los estadios de USA se vuelven centros de vacunación

La llegada de las vacunas de Pfizer y de Moderna trajo un granito de esperanza en el país que está viviendo una auténtica pesadilla al ser el país con el mayor número de contagiados. 23.6 millones de personas han contraído COVID-19 en nuestra nación.

En un país que está caracterizado por tener grandes recintos deportivos de primer nivel. La situación de emergencia ha obligado que muchos de aquellos inmuebles sean transformados en Centros de Vacunación.

Varios estadios de la MLB y de la NFL serán utilizados como centros de vacunación para acelerar la administración de la vacuna en Estados Unidos, así se dio a conocer esta semana.

Estadios que serán utilizados como centros de vacunación

Dodger Stadium

El Dodger Stadium fue uno de los que se convirtió en un centro de vacunación, y tendrá la posibilidad de vacunar hasta a 12 mil personas, con lo que se convierte en el centro de vacunación más importante del país.

Petco Park

Petco Park, el parque en el que juega San Diego Padres también está sirviendo como centro de vacunación en estos momentos tan complicados. Hasta 5 mi miembros médicos han sido vacunados al día en dicho recinto.

Gillette Stadium

El Gillette Stadium que suele ser un escenario que ve partidos de Playoffs en estas fechas, aprovechó la ausencia de los Patriots en esta campaña, y también es un centro de vacunación. Hasta 5 mil personas pueden ser vacunadas al día.

Marlins Park y Hard Rock Stadium

Miami contará con dos recintos importantes como centro de vacunación. El alcalde de la ciudad, Francis Suárez, dio a conocer que el Marlins Park y el Hard Rock Stadium, serán utilizados como centros de vacunación.

Citi Field

Bill de Blasio, anunció el estadio de béisbol como un sitio principal para las vacunas COVID-19. Las vacunas comenzarán a administrarse la semana del 25 de enero a través del sistema NYC Health + Hospitals.

Yankee Stadium

Un día después de que los Mets dieran a conocer que su estadio sería ocupado como centro de vacunación, Bill de Blasio señaló que el Yankee Stadium también se unió a los estadios deportivos.

Minute Maid Park

El Minute Maid Park, la casa de los Houston Astros también es un centro de vacunación que está vacunando aproximadamente a 2 mil 500 personas al día en la ciudad de Houston.

State Farm Stadium

El State Farm Stadium también fue un gran alivio para el estado de Arizona. La casa de los Cardinals se convirtió en centro de vacunación, y el éxito los llevó a abrir otro inmueble en Phoenix.

Pfizer, Moderna y AstraZeneca: qué vacuna tocará a cada grupo de población

El temporal de frío y nieve llegado a España ha ralentizado el proceso de vacunación y los plazos previstos, pero el proceso de producción de las mismas sigue su curso. Mientras que la vacuna de Pfizer y BioNTech está siendo administrada y la de Moderna ya está en suelo español, muy pronto llegará también la de AstraZeneca y Oxford. Con estas tres, ahora toca decidir cuál de ellas es la mejor se adapta a cada persona.

Realmente, en cuanto a eficacia no hay grandes diferencias entre las que ya se están utilizando. Pfizer comunicó que la suya era del 95% y la de Moderna hasta el 94,1%. En cambio, la de AstraZeneca y Oxford es la que tiene una menor eficacia pues de momento oscila entre el 62 y el 90%.

También se diferencian en el modo de almacenamiento, ya que la de Oxford puede ser guardada en un refrigerador a temperatura normal, la de Moderna a -20 °C y la de Pfizer a -70 °C, siendo esta última la más problemática. No afectará tanto al grupo de población como a la capacidad de almacenamiento de cada centro.

¿Qué se está haciendo en Reino Unido?

El país británico lleva la delantera en materia de vacunación, por lo que de momento es la referencia y el espejo en el que mirarse. Ya son dos semanas las que llevan administrando vacunas, tanto la de Pfizer como la de AstraZeneca, y por ejemplo en su caso no están haciendo ningún tipo de distinción.

En Reino Unido se ha optado por una inyección aleatoria. Mientras que tienen más dosis de AstraZeneca y Oxford porque es la que han producido allí, por otro lado es la que tiene menos eficacia. También es más barata y fácil de transportar. Es tanta la arbitrariedad que ni siquiera se conoce con cuál se ha vacunado la Reina Isabel II.

Factor clave: la disponibilidad

En España, al igual que ha ocurrido en Reino Unido, con toda probabilidad se va a hacer de la misma forma, aunque con la Moderna antes que la de Oxford, que ya es la que está en la Península Ibérica. Evidentemente, de momento en las residencias de ancianos se va a seguir usando la de Pfizer como hasta ahora, y se espera que en los próximos días se pueda tener vacunado a todo el grueso de población dependiente de las residencias, tanto residentes como trabajadores.

A diferencia de nosotros, los británicos sí que disponen de un arsenal bastante importante de dosis, principalmente de la de Oxford, porque son ellos los que la fabrican. En España, hay mucha más escasez y la urgencia manda, de manera que no se podrá elegir, será la que toque.

Si atendemos a cuestiones logísticas, como se dijo al principio, este quizás sea un factor más determinante, en función de la capacidad de almacenamiento. Y esto beneficia a la vacuna de Moderna, pudiendo ser la que finalmente llegue en mayor cantidad a profesionales sanitarios tanto en hospitales como otros centros en el caso de que tengan esos refrigeradores a -20ºC. Igualmente, la de Pfizer también llegará.

Al fin y al cabo, todas han sido aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento, todas han sido validadas por su seguridad y eficacia, de manera que en el proceso de vacunación se dará infinitamente mayor importancia al hecho de que se aplique que a cuál sea.

¿Cómo puede afectar la vacuna a los pacientes con esclerosis múltiple?

Los ensayos de las vacunas contra la COVID-19 se han realizado a tal velocidad que no se ha podido profundizar en los efectos que pueden tener para determinados sectores de la sociedad. Por ejemplo, las personas que sufren enfermedades crónicas fueron excluidas de estos estudios. Entre ellas, se encuentran los pacientes de esclerosis múltiple (EM), por lo que no hay información específica sobre el nivel de seguridad y eficacia en las personas que sufren esta patología.

No obstante, está recomendado que los enfermos de EM se vacunen, ya que, según explican desde Esclerosis Múltiple España (EME), “no hay ningún indicio que haga suponer que las vacunas de la COVID-19 deban tener un efecto negativo en la evolución de la EM o deban interferir con la eficacia y seguridad de las terapias modificadoras de la enfermedad (DMT, por sus siglas en inglés)”. “Además, ninguna de las vacunas de la COVID-19 comercializadas actualmente contienen virus ‘vivos atenuados’, por lo que no conllevan de riesgo de infección para las personas que reciben cualquier tipo de DMT”, añaden.

En cambio, la organización reconoce que “algunas DMT provocan que la respuesta protectora del sistema inmunológico generada por las vacunas sea menos intensa”, por lo que la eficacia podría disminuir. Aunque, la inmunidad que se generaría en personas que han recibido recientemente algún tratamiento de este tipo seguiría resultando suficiente para protegerles contra la COVID-19, por lo que se recomienda no modificar la terapia para administrarse la vacuna. “Una menor eficacia de la vacuna es mejor que ninguna”, sentencia EME.

BioNThech rediseña su vacuna para combatir la EM

La farmacéutica alemana BioNTech ha publicado los primeros datos sobre la aplicación preclínica del principio detrás de su vacuna contra la COVID-19, desarrollada junto a Pfizer, para tratar enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple. En un estudio que publicó el pasado viernes en la revista Science, la empresa indicaba que ha logrado desarrollar una vacuna ARNm probada en “complejos modelos de esclerosis múltiple en ratones” en la que se ha detectado la supresión de la enfermedad.

La empresa indicó que esta es la primera aplicación de su tecnología de ARNm para conseguir la inmunomodulación específica de antígenos de enfermedades autoinmunes, como la EM, que son afecciones en las que el sistema inmunológico deja de funcionar correctamente y atacan tejidos o células sanas del cuerpo. La inflamación en la EM destruye la vaina protectora de mielina que recubre las fibras nerviosas. Este daño interrumpe la capacidad de transmitir señales entre las células nerviosas y los tejidos y causa una amplia variedad de síntomas neurológicos, sensoriales y motores que pueden diferir mucho entre individuos, recordó la empresa alemana.

La vacuna se basa en la tecnología de ácidos ribonucleicos mensajeros (ARNm), con la que se puede inyectar en el cuerpo las instrucciones o moléculas que inducen a las células a producir unas determinadas proteínas. En todos los modelos de ratón de encefalomielitis autoinmune experimental (EAE) investigados, la vacuna “pudo prevenir la enfermedad sintomática o, en ratones con enfermedad en etapa temprana, redujo la progresión de la enfermedad y restauró las funciones motoras”, explicó BioNTech.

BioNTech destacó además que la vacuna candidata preclínica “no suprimió las respuestas inmunitarias funcionales contra otros antígenos distintos de la mielina”, por lo que se abordó “uno de los desafíos clave en el tratamiento autoinmune en los estudios preclínicos, la inducción de una supresión inmunológica sistémica inespecífica”.

Las serias consecuencias si no se opta por un nuevo confinamiento

España registró 25.438 nuevos contagios de coronavirus y 408 fallecidos en las últimas 24 horas, según notificó este martes el Ministerio de Sanidad. Unos datos que se producen por haber celebrado la Navidad sin mayores medidas, según señala Alberto Infante, profesor de Salud Internacional de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto Carlos III. “La responsabilidad es compartida entre las administraciones y los ciudadanos, porque todos sabíamos que, de seguir adelante con los planes de celebración de las navidades, inevitablemente tendría consecuencias que finalmente ha tenido”, ha manifestado durante una entrevista en ‘Hoy por Hoy’, de la Cadena Ser.

Entre estas consecuencias de las que habla, destaca la tercera ola, que llega “sobre un suelo de presión asistencial y fatiga más elevado que cuando llegó la segunda ola, por lo tanto, nuestro margen de maniobra antes de llegar al colapso asistencial es mucho más pequeño”. En este sentido, considera que las medidas que hay actualmente, como toques de queda, cierres tempranos de la hostelería o el comercio y limitación en el número de personas reunidas, son insuficientes y “van por detrás, una vez más, del avance del virus, cuando deberían haber ido por delante”.

Si bien reconoce que es probable que tengan algún efecto positivo sobre la curva, porque puede reducir la velocidad de crecimiento del virus, “no van a ser suficientes para doblegarla, dadas las circunstancias en las que estamos”. “Por tanto, vamos a asistir a un mes de enero muy malo en términos de términos de presión en las ucis, de presión asistencial y de mortalidad, que hay que decir que una parte hubiera sido evitable con las medidas que muchos propusimos antes de las navidades”, ha añadido.

Ventajas de un nuevo confinamiento

Tras criticar las medidas actuales, Infante se une a los numerosos expertos que recomiendan la instauración de un nuevo confinamiento domiciliario en todo el país, contradiciendo las palabras del ministerio de Sanidad, Salvador Illa, quien insiste en que con las medidas actuales se puede doblegar la curva. “Yo no soy tan optimista”, afirma el experto, quien plantea que el aislamiento no tendría que ser tan largo como el primero, “sino de dos o tres semanas que tendrían la ventaja de revertir esta situación en el corto plazo”. De otra manera, alerta, “va a ser complicado revertirla”.

Así, destaca la relación entre la fatiga de los profesionales y de las administraciones y la capacidad de poner en marcha el proceso de vacunación con la contundencia, extensión y rapidez que este requiere. “Son dos variables relacionadas, hacer un confinamiento corto ahora que despejara el camino y permitiera centrar los esfuerzos en vacunar. Esto tendría dos ventajas adicionales: bajaríamos los costos de la tercera ola, y aumentaríamos las capacidades de vacunación para, en un mes o mes y medio, estar en una situación mejor estar en una situación mejor”.

Sobre la rección de la ciudadanía a un posible confinamiento, Infante ha manifestado su confianza en que la medida sería bien recibida: “Las encuestas demuestran que los ciudadanos sí entienden que se adopten medidas contundentes con tal de que sean eficaces y se planteen claramente su propósito y duración. Entienden que tiene un coste, pero están dispuestos a asumirlo”.

Desigualdad en la campaña de vacunación

“El inicio de la campaña de vacunación ha sido pésimo”, ha criticado el experto en Salud Internacional, argumentando que “se sabía qué vacunas iban a llegar, cuándo y qué condiciones tenían”, por lo que “se podrían haber adoptado medidas de preparación mucho mejores”.

Además, asegura que “no tiene mucha explicación racional” la desigualdad en los ritmos que ha ido adquiriendo cada comunidad, pues, aunque en algunas ya han aumentado notablemente, en otras todavía son muy lentos. “No tiene explicación que Madrid, por mucha nieve que haya caído, esté en un 30% y Castilla-La Mancha, donde ha nevado más, supere el 60%”.

¿Qué se sabe de la vacuna de Moderna? Eficacia, efectos secundarios, dosis recibidas…

La vacuna para hacer frente a la COVID-19 creada por la farmacéutica Moderna ya ha sido aprobada en Europa, uniéndose así a la de Pfizer y BioNTech, que ya está siendo administrada en prácticamente todo el continente. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó su uso la pasada, posteriormente la Comisión Europea confirmó esa aprobación y ayer el Ministerio de Sanidad, a través de Salvador Illa, confirmó que las primeras dosis ya están en España y en breve serán utilizadas por las comunidades autónomas.

Nuestro país recibe la parte proporcional de las dosis que ha adquirido la Unión Europea, que ha comprado 160 millones de esta vacuna, 80 de ellas fijas y el resto opcionales. De momento, esto es lo que se sabe de la vacuna de Moderna

¿Qué eficacia tiene?

Es bastante parecida a la de Pfizer y BioNTech. Según lo último que se ha anunciado, mientras que Pfizer llega al 95% de eficacia, Moderna publicó que su vacuna tenía un 94,1%. En torno a 30.000 personas participaron en las distintas fases de ensayos clínicos, tanto para la vacuna como para el placebo.

196 personas se contagiaron del coronavirus junto a síntomas, de los cuales unos 185 eran de placebo y 11 de la vacuna. 30 fueron casos graves de esos 30.000 participantes, pertenecientes al grupo del placebo.

Entre las dos inyecciones planificadas para la vacunación con la dosis de Moderna tienen que pasar 28 días. Es el plazo estimado por la farmacéutica para que realmente haga efecto.

¿Qué efectos secundarios puede tener y cómo se conserva?

En el primer aspecto también se parecen, ya que ambas pueden generar dolores en el sitio en el que se ha producido la inyección, dolores de cabeza, dolores musculares o articulares, fatiga, escalofríos, etc. Al menos, son los que se han identificado hasta el momento, y los más comunes que ya se hayan dado en otros continentes han sido generalmente leves o moderados y mejoraron unos días después de la vacunación.

Con respecto a la conservación, facilita mucho más las cosas esta vacuna, ya que no necesita los -70 ° C de la de Pfizer. Puede bastar con -20 ° C, es decir, que no son necesarios unos congeladores especiales con temperaturas excesivamente bajas. Cualquiera en su casa podría almacenarla.

¿Cuándo se podrá administrar y cuántas dosis recibe España?

Como decimos, España ya ha recibido las primeras dosis de la vacuna de Moderna. Según anunció este martes el ministro de Sanidad, se han recepcionado en un primer lote 35.700 cajas de vacuna y será a partir de este miércoles cuando las comunidades las reciban y por tanto empiecen a suministrarla. El reparto, tal y como sucede con la de Pfizer y BioNTech, será equitativo.

Está previsto que nuestro país reciba durante las próximas semanas 599.000 dosis de este remedio. En principio, servirá para continuar con la primera fase de la campaña de vacunación que prevé inmunizar a sanitarios, personas de residencias y dependientes.

Una experta calcula los españoles que estarán vacunados en verano

En la última semana que ha hablado mucho del proceso de vacunación y las críticas que han ido surgiendo hablando del proceso lento que están llevando a acabo en algunas comunidades. Pero, pese a ello y con la llegada constante de suministros cada lunes a España, nuestro país ya ha cuenta con el 51% de las dosis que se han recibido inyectadas en la población de mayor edad y trabajadores sociosanitarios diferentes residencias en todo el territorio español. Una cifra que seguirá en aumento en las próximas semanas, a las que se unirán las primeras dosis de la vacuna de Moderna a su llegada al país.

Este lunes, la directora de la Agencia Española del Medicamento, María Jesús Lamas, se ha mostrado positiva con la campaña de vacunación que comenzó el pasado 27 de diciembre en España, de manera coordinada con varios países de la Unión Europea. Lamas apunta que, si no hay contratiempos en estos próximos meses, este verano un 60% de la población española estará vacuna e inmunizada contra la COVID-19, muy cerca de lo que se llama la ‘inmunidad de rebaño’ -que se estima en torno al 70% de la población-.

En una charla telemática organizada por el Ateneo de Santiago, Lamas ha defendido que “cada vez vamos a tener más” dosis de la vacuna. Y es que, durante el segundo trimestre, la producción de la vacuna de Pfizer “se va a disparar”, mientras que la llegada de la vacuna de Moderna contra el coronavirus será más “tímida”. Eso sí, prevé que la velocidad cambie el próximo marzo, aumentando su producción y, por tanto, su llegada a España para seguir con las campañas.

Descarta las vacunas rusas y chinas en Europa

Además, ha resaltado otros desarrollos de medicamentos en fases avanzas, descartando la llegada de las vacunas chinas y rusas que no han sido evaluadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Y asegura que, en caso de que China o Rusia hubieran tenido interés en comercializar sus dosis en el continente, habrían recurrido a las EMA y, si no lo han hecho, ha sido, probablemente, por “cuestiones geopolíticas”.

Tampoco ha dudado en asegurar que las vacunas que conocemos y que ya se están distribuyendo por toda la Unión Europea están “evaluadas y fabricadas conforme a criterios europeos”. “Nos guiamos por los mismos requisitos de eficacia, calidad y seguridad”, ha defendido.

Pese a mostrarse “muy escéptica” ante una probable inversión de miles de millones para financiar investigaciones privadas, María Jesús Lamas asegura que con la “atractiva” tecnología del ARN mensajero llegará “un cambio de paradigma” en el tratamiento de “muchas enfermedades” y que eso sí se verá en el medio plazo.

Oxford pide a la UE acelerar la aprobación de su vacuna

La farmacéutica AstraZeneca, junto a la Universidad de Oxford, ha solicitado a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) que se evalúe su vacuna contra la COVID-19 para que se otorgue una licencia condicional en la Unión Europea. Se espera que la EMA pueda pronunciarse antes del 29 de enero.

A la espera de la evaluación de los datos

Según apuntan desde la agencia y recoge EFE, “analizarán todo el paquete de datos disponible en un plazo de tiempo lo más breve posible”. A partir de ahí, se comunicarán las conclusiones sobre que la Comisión Europea otorgue la licencia a finales de enero. Precisamente, su presidenta, Úrsula von der Leyen, ha recibido la noticia con optimismo: “Es una buena noticia que AstraZeneca haya solicitado que se autorice el uso de su vacuna en la UE. En cuanto se apruebe, se trabajará a toda velocidad para su distribución”.

Entre los requisitos que se necesitan para su aprobación, desde la EMA se apunta que se debe cumplir con “la calidad, seguridad y eficacia”. Eso sí, en caso de lograr la licencia condicional, AstraZeneca deberá seguir analizando y controlando las campañas de vacunación para detectar posibles problemas relacionados con la administración del fármaco.

Sería la tercera vacuna aprobada en la UE

En la UE ya se ha conseguido tener el ok de dos vacunas: la de Pfizer/bioNTech y la de Moderna. De hecho, la primera de estas ya se está administrando en España desde inicios del mes y se espera que en las próximas semanas se aumente el número de dosis que llegan al país y el ritmo de vacunación a sanitarios y personas mayores, que son los grupos de más riesgo.