Barcelona in talks for £35m Wolves winger Traore

Barcelona are in talks over the transfer of Wolves winger Adama Traore, according to reports.

The 26-year-old, who has a cap for the Spanish national team, began his career with Barcelona before moving to Aston Villa, and then Middlesbrough before linking up with Wolves.

He almost joined Spurs on loan last summer to join up with his former boss Nuno Espirito Santo, but new Tottenham coach Antonio Conte appeared to have steered the club to completing a permanent transfer this January with a view to converting the player to a right wing-back.

Premier League

Premier League break time favours ketchup over catch-up – The Warm-Up

24/01/2022 AT 06:33

The move to Spurs now appears to have fallen through and Xavi Hernandez has now moved to complete a deal which could see a loan move arranged in January, and a permanent £35 million transfer in the summer would follow, according to The Athletic.

No talks have been finalised but with Traore in the last 18 months of his contract, Wolves need to arrange a sale now in order to avoid losing him on a severely reduced fee in the summer, or nothing in the summer of 2023.

Transfers

Nice want Gil loan as Traore arrival blocks Spaniard’s path to Spurs first team – reports

22/01/2022 AT 12:22

Transfers

Tottenham close to agreeing fee with Wolves for Traore – reports

21/01/2022 AT 15:45

Protección a las vacas sagradas

En los días malos, nada como la comunión y el discurso único en un vestuario para poder salir de situaciones peliagudas. Este domingo, después de ganar en Vitoria, dio la sensación de que jugadores y cuerpo técnico del Barça han decidido blindar a cal y canto la puerta de la caseta y, más allá del caso Dembélé, cerrar filas, especialmente con sus vacas sagradas, discutidísimas en los últimos días después de las caídas ante el Madrid y el Athletic. La primera, con un error grueso de Busquets en el primer gol de Vinicius; la de San Mamés, con una noche para olvidar de Jordi Alba, ampliamente superado por Nico Williams y autor del penalti que decidió del partido.

Jugadores como Frenkie de Jong, también entre las vacas sagradas discutidas, y Jordi Alba se sintieron con fuerza para reivindicarse. El holandés discutió el análisis que se hace de sus partidos y tiró con bala. “Ahora dirán que si marco un gol, juego bien. Mucha gente no ve mis partidos bien. Yo tengo que mejorar mucho, pero tampoco soy un desastre”.

Luego le tocó al lateral, que se quejó de estar en una diana. “Me siento señalado hace muchos años, pero acepto todas las críticas. Es parte de este circo y sé que, cuando hay un mal partido, siempre se señala a quienes se tiene que señalar (…). Si juego bien no se habla de mí, si doy dos asistencias será normal y si no juego bien, se me va a matar (…). Nadie me ha regalado jugar diez años en el Barça”. Los capitanes se sienten aludidos por las críticas hace tiempo. “Siempre se señala a los veteranos cuando se pierde, pero hay veteranos en todos lados. Parece que sólo hay veteranos en el Barça. De los veteranos se habla desde hace cuatro o cinco años, y yo tenía 28 o 29 años…”.

Lo que sí queda claro es que Xavi se ha puesto de parte de sus capitanes de manera incondicional y, en un momento en el que están discutidos, dejó claro que él no va a ser quien haga el relevo, al menos esta temporada. “El entorno no ayuda a veces. Por ejemplo, Alba ha hecho un gran partido; o Busquets y Piqué que han sido criticados; Frenkie ha hecho un partido mejor también”, explicó este domingo en Vitoria, dando continuidad a las palabras de otras semanas, en las que ha hablado de “compromiso brutal” de sus capitanes. Queda claro que el objetivo del técnico del Barça es mantener sano el vestuario. Xavi admitió que están “sufriendo” y cualquier grieta en la caseta sería dramática para un equipo al que, deportivamente, no le sobra nada. Deben ser ellos contra el mundo.

Xavi reconoció que el Barça celebró a lo grande la victoria en el vestuario. No es el triunfo más importante de la historia del club, pero mejor celebrar victorias que derrotas.

Aprobados y suspensos del Barcelona: Frenkie saca petróleo del pozo

Ter Stegen: Partido solvente del meta alemán, que estuvo muy seguro bajo los palos, sobre todo en los últimos minutos, donde el rival se lanzó en busca del empate, con una gran intervención final que detuvo bajo la misma línea. Dejó la portería a cero y eso está siendo una novedad en este curso.

Dest: No es jugador para el Barcelona. No aporta desequilibrio en la banda ni seguridad atrás. Perdió decenas de balones, no se entendió nunca con el extremo y se mostró errático y caótico. El estadounidense había pedido una oportunidad para demostrar su nivel. Ya lo ha demostrado, por desgracia.

Piqué: Majestuoso. Una vez más un partido para enmarcar el suyo. Todo fuerza, potencia y sacrificio en el campo. Luchó como un jabato todos los balones y fue a por todos los balones divididos. Subió la pelota de forma aseada y estuvo cerca de marcar a una falta lateral de Pedri.

Araújo: El uruguayo sigue a un nivel estratosférico. Potente en el juego aéreo y rápido en las recuperaciones. Entre Gerard y él aguantaron los arreones del rival.

Alba: Muy irregular. No está bien, se le ve desbordado y muchas veces incluso sin recursos. Pero eso no quita para que un centro suyo, a pierna cambiada, fuera la espoleta del gol que acabó dando los tres puntos al Barcelona. Después, supo jugar los últimos minutos con mucho oficio.

Sergio Busquets: Fatal. Su peor partido esta temporada. Perdido, desconcertado, fallón, lento y sin ideas. Está empezando a dar la razón a todo ese mundo árabe que se ha movilizado en las redes sociales para reclamar su suplencia. En todo caso, en la segunda parte ha ofrecido algún brote verde, sobre todo en la recuperación de balones.

Frenkie: Estaba haciendo un partido muy discreto, con pocos recursos, sin romper líneas ni tampoco ofrecerse en la salida de balón. Pero al final, en una jugada aislada, con un centro de Alba, acabó en los pies de Ferran Torres para cederle en bandeja el gol al centrocampista holandés. Esperemos que sea el punto de inflexión para que su juego empiece a crecer.Pedri

Pedri: De más a menos. Durante los primeros 60 minutos aguantó él solito el equipo, gracias a su capacidad de desequilibrio, visión de juego y capacidad de leer los partidos. Pero, a medida que iba avanzando el encuentro, se le empezó a ver más cansado, fallando balones no forzados y con menos recursos.

Ferran Torres: Se le nota todavía el tiempo de inactividad. Se descolgó en la banda derecha, pero sin ofrecer apenas soluciones y con poco protagonismo. Sin embargo, su tenacidad acabó dando los frutos y aprovechó un centro medido de Alba dentro del área para dar un gol en bandeja a Frenkie en una acción tanto de talento como generosidad.

Luuk: No estuvo tan fino como en los últimos partidos y aún así estuvo cerca de marcar en dos ocasiones. Una tocando el balón lo justo a un centro raso de Pedri que Pacheco despejó ‘in extremis’ y otro con una volea que se fue fuera.

Abde: El extremo empezó muy frío, perdiendo muchos balones y sin apenas aportar peligro por la banda izquierda. Tras el descanso, se cambió de banda y empezó a dar síntomas evidentes de mejoría, con alguna incursión muy peligrosa, pero sin resultado final.

CAMBIOS

Nico: Salió por Abde, colocándose como extremo derecho. Todo lo que hace tiene un sentido y un criterio.

Jutglà: Entró en los últimos minutos por un Luuk desfondado.

Lenglet: Su cambio fue simplemente para potenciar el juego aéreo del equipo.

Xavi: “El entorno a veces no ayuda”

Xavi Hernández habló en rueda de prensa después del Alavés-Barcelona

¿Es el partido que tenían en la cabeza?

Esperábamos este partido. Lo hemos intentado de diferentes maneras. Con la línea de tres, de cuatro. Luego hemos jugado con 3-4-3 y nos ha salido cara. No estamos en una situación fácil. Hay que sufrir y hoy hemos sabido sufrir. Nos ha costado generar pero esto son tres puntos de oro. La portería a cero también es importante. Los jugadores están en un estado de confianza bajo. El entorno no ayuda a veces. Por ejemplo, Alba ha hecho un gran partido; o Busquets y Piqué que han sido criticados. En el Barça la camiseta pesa 20 kilos más que en otro club. Frenkie ha hecho un partido mejor. El sol ha salido hoy.

Anímicamente tenían que ganar.

Sí. Era crucial. El resultado te da la razón. Las crónicas con 0-0 hubieran sido distintas. Pero hay que creer. Es una victoria importantísima en un campo que además estaba helado. Hay que ser autocríticos pero este es el camino.

¿Pero está contento del juego?

No hemos entendido cuándo era el momento de atacar, de centrar, de ir al espacio. No hemos estado finos pero nos llevamos tres puntos espectaculares

Dos semanas sin partido. ¿Qué le puede aportar este triunfo?

Estamos a un punto de la Champions, que es la frontera. Estamos en la lucha y nos vendrá bien el descanso para trabajar nuestro modelo de juego, recuperar gente. Necesitamos tiempo pero estoy muy contento hoy. El equipo se la merece.

¿Dembélé hubiese viajado a Vitoria sin gastroenteritis?

Honestamente, la situación está igual. No se ha encontrado bien pero él sabe la situación. Es igual.

El Barça evita el desastre

Un Barça desastroso evitó la tragedia en Mendizorroza al ganar por 0-1 con un gol de Frenkie de Jong en el minuto 87 que maquilla otro partido espantoso del equipo de Xavi Hernández. El Alavés, muy justito, se equivocó en una marca y lo pagó caro, pero el Barça, y su entrenador, deberían reflexionar ante lo acontecido en Vitoria. No es día para sacar pecho, es día para asumir que quedan muchas cosas que cambiar.

A día de hoy, el Barça tiene dos opciones: mirar la clasificación y asegurar que “no estamos tan mal” (el equipo está quinto aun punto del cuarto y a cinco del tercero con un partido menos) o mirar el partido y ver que queda mucho por recorrer. El juego del equipo culé no invita a nada de optimismo.

Xavi Hernández se dejó la meritocracia en algún sitio ignoto y planteó el partido contra el Alavés, que se presentaba como determinante y una ocasión pintiparada para asediar la cuarta plaza, entre un homenaje a las viejas glorias y una nueva oportunidad a los que siempre defraudan.

Jordi Alba y Frenkie de Jong repitieron titularidad tras su atentado al fútbol del jueves en San Mamés y Dest, un jugador al que Xavi le ha enseñado la puerta de salida innumerables veces, recuperaba un sitio en el once inicial.

En contra de lo que esperaba el técnico blaugrana y confirmando lo que esperaba el resto de la humanidad, los tres volvieron a protagonizar un inicio de partido desesperante. Frenkie, al menos, lo arregló con un gol que vale su peso en oro.

Y si a eso le sumamos que nadie entendía que hacía Ferran en la derecha, Abde en la izquierda y que Pedri era jugador perdido, el Barcelona navegaba en Mendizorroza ante un Alavés que con muy poco convirtió el duelo en un relato insufrible, insoportable y tedioso en el que no pasaba nada de interés.

La puesta en escena del equipo culé volvió a ser decepcionante. Las únicas aproximaciones a la portería rival fueron a base de saques de esquina y un remate de Luuk de Jong, pero es justo constatar, que sin hacer nada, el Alavés cerró la primera parte con la mejor ocasión cuando Pere Pons se plantó ante Ter Stegen y ante la duda de centrar o fusilar acabó pasando el balón, que se acomodó dulcemente entre los brazos del portero alemán.

El resumen del primer tiempo fue que nada de lo previsto había salido bien y que el Barcelona seguía en un estado catatónico preocupante. No obstante, quedaban 45 minutos para cambiar un paisaje que al Alavés le iba de perlas. probablemente, los de Mendilibar estaban viviendo su partido más plácido en mucho tiempo ante la torpeza de los catalanes.

Sufrió un poco más el equipo local en el inicio de la segunda parte, básicamente porque Abde se conectó al partido, Pedri empezó a pesar y Luuk volvió a amenazar a Pacheco, pero el partido seguía lejos de lo que esperaba Xavi, que en su primer movimiento retiró a Abde del campo para dar entrada a Nico. Ferran, aunque no lo pareciera, seguía en el campo. También seguía Alba, que invitó a Jason a sumarse la larga lista de jugadores que le han desnudado esta temporada.

En los últimos minutos de partido, donde el Barça se suponía que debía acabar asediando al equipo vitoriano, empezó a sufrir el conjunto culé. El Alavés tenía más piernas, pero en la única jugada en la que el Barça interpretó los espacios con claridad. Alba habilitó a Ferran que se desmarcó con calidad para regalar a Frenkie de Jong un gol que sirve para esconder la basura debajo de la alfombra. Pero el último remate del Alavés en el descuento que fue a las manos de Ter Stegen, demuestra que se rozó la tragedia una vez más

Cambios

Nico González (70′, Abdessamad Ezzalzouli), Miguel De La Fuente (71′, Pere Pons), Ferrán Jutglà (83′, Luuk de Jong), Toni Moya (87′, Pina), Clement Lenglet (89′, Pedri), Edgar Méndez (90′, Luis Rioja)

Goles

0-1, 86′: Frenkie De Jong

Clasificación

¡Dembélé se esconde y no acude a la Ciutat Esportiva!

Ousmane Dembélé ha vuelto a demostrar una vez más su absoluta falta de profesionalidad y falta de respeto hacia sus compañeros. El delantero francés fue la gran ausencia esta mañana en la Ciutat Esportiva. Todos los jugadores disponibles de la plantilla estaban citados a primera hora de la mañana antes de que Xavi Hernández diera la lista de convocados. Poco a poco fueron apareciendo todos, pero a medida que iban pasando los minutos, seguía faltando uno: Ousmane Dembélé.

Escudo/Bandera Barcelona

Desde el club se le llamó rápidamente para que acudiera a la convocatoria en las instalaciones del club, antes de que el técnico diera la lista de jugadores que viajaban a Vitoria, pero el extremo francés se excusó argumentando que estaba indispuesto por culpa de unos problemas estomacales. El Barcelona ha informado de ello públicamente a través de sus redes sociales.

Evidentemente, nadie en el club le creyó y se le comunicó que sería sancionado con las normas que marcan el régimen interno de convivencia que ha instaurado Xavi desde que llegó al club. Ahora mismo, el caso está en manos del departamento jurídico del club para calibrar la gravedad de la falta del jugador y la sanción correspondiente.

Lo que está claro es que con este tipo de actitudes Ousmane se pega él solito un tiro al pie. Una cosa es que el club le comunique que se busque una salida si no acepta la renovación y otra cosa es que se salte a la torera las normas de convivencia y haga de su capa un sayo.

Xavi recupera a su delantero más en forma

Una buena noticia ante tanta pesadumbre para Xavi. Y es que el técnico blaugrana podrá contar con su delantero más en forma para el partido de este domingo ante el Alavés. El holandés Luuk de Jong vuelve a una convocatoria tras haber cumplido su partido de sanción en Copa. Un regreso que no es baladí, sobre todo si tenemos en cuenta que el neerlandés ahora mismo está en racha al haber sumado tres goles de manera consecutiva en sus tres últimos partidos (Mallorca, Granada y Real Madrid). Sin duda, su presencia será recibida con los brazos abiertos por Xavi, que no anda precisamente sobrado de efectivos en ataque, y menos ahora, tras confirmarse la grave lesión de Ansu Fati, al que hay que sumar el conflicto abierto con Ousmane Dembélé, y la baja de Memphis Depay, por una sobrecarga muscular.

A Luuk de Jong le acompañarán en ataque el flamante fichaje, Ferran Torres, que se estrenó como goleador el jueves ante el Athletic, y probablemente el marroquí Ez Abde, con Ferran Jugtglà y Martin Braithwaite como alternativas en el banquillo.

Tampoco viaja Gavi, por sanción, por lo que todo apunta que Nico estrenará titularidad como jugador del primer equipo. Asimismo, siguen de baja los lesionados Eric Garcia, Samuel Umtiti y Sergi Roberto.

La relación completa de futbolistas que están citados para el partido de este domingo contra el Alavés (21 horas) en Mendizorroza es la siguiente: Ter Stegen, Neto, Dest, Piqué, Lenglet, Alves, Alba, Sergio Busquets, Mingueza, Frenkie, Pedri, Ferran, Luuk, Riqui Puig, Braithwaite, Nico, Tenas, Jutglà, Abde y Balde.

La Liga elige contragolpe

Contraataque contra ataque posicional. Posesión del balón contra el dominio de los espacios. El debate futbolístico se ha vuelto a poner sobre la mesa y el Real Madrid y el Barcelona, el Barcelona y el Real Madrid son sus protagonistas estelares. La polivalencia táctica de los blancos en la que el juego ofensivo de contragolpe se presenta como uno de sus recursos más utilizados, contra el rigor táctico de los azulgranas que desde la llegada de Xavi intenta recuperar su estilo de juego escenificado en el ataque de posesión que se instaló en el Camp Nou desde la llegada del Johan Cruyff técnico.

Ancelotti ejerce de italiano. El técnico del Real Madrid no ha escondido en sus últimas comparecencias ante los medios de comunicación que su equipo se siente cómodo en este tipo de acción ofensiva. “Me gusta el contraataque, soy italiano. Estoy encantado de que mi equipo juegue a la contra. Jugar así no es tan sencillo, no es simple. Significa jugar vertical y tener jugadores que te den los pases en el tiempo justo y delanteros que ataquen en el tiempo justo. La contra del Real Madrid en el tercer gol de la victoria sobre el Barcelona 3-2 en la semifinal de la Supercopa, no fue una contra de un pase, fue una contra de cuatro o cinco pases rasos, con seis jugadores dentro del área rival, no uno. No fue un pase largo para la carrera de Vinicius. A veces escucho esto. Fue una contra bien hecha. El Madrid juega a la contra, encantado”.

El técnico italiano es de los que defiende que en el fútbol no existe ni el estilo ni el sistema perfecto. “Todo está bien, no hay una magia que te hace ganar los partidos. El juego perfecto no existe. No es que si hago la contra voy a ganar todos los partidos, no es que si hago la posesión voy a ganar todos los partidos. Los partidos se ganan también a balón parado y de todas las formas”.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/21/primera/1642798334_639413_1642798532_sumario_grande.jpg', '976', '195', 'Miguel y Elena’);return false;” class=”item-multimedia”>

Imprimir
Miguel y Elena

Xavi, con el balón por bandera. El técnico azulgrana, por el contrario, se alinea absolutamente con los principios del ataque posicional que surgen de la idea de que la posesión y el balón es básico. “Lo más importante, lo más bonito y lo más precioso del fútbol es tener el balón e ir al ataque y dominar el partido con el balón. En el ataque posicional lo más importante es ensanchar el campo y abrirlo, hacerlo lo más abierto posible y lo más profundo posible. Hay que buscar en todas las zonas del campo superioridades numéricas. Si el contrario te espera atrás y no te presiona arriba lo que tienes es que encontrar soluciones para atacar esa defensa en bloque bajo”. Un debate que, por supuesto, se extiende al resto de los equipos de la Liga y cuyo análisis con las herramientas y estadísticas que se manejan, nos conduce a señalar que la Liga es un campeonato más de contraataque que de ataque posicional, pero en cualquier caso muy rico en matices y variantes. En el primer apartado, con sus tonos y sus grados, se pueden incluir 11 equipos: Athletic, Valencia, Espanyol, Osasuna, Mallorca, Getafe, Cádiz, Levante, Granada, Elche y Alavés.

Entre ellos los hay que apuestan por un juego más directo con transiciones muy rápidas como suele ser el caso del Alavés, Cádiz, Getafe, Elche (los cuatro han cambiado de entrenador) y Osasuna, que destaca por su defensa adelantada. El Valencia no representa el juego directo tradicional de disputa en campo rival y segunda jugada, aprovecha sus transiciones rápidas para ser el segundo equipo con mayor tanto por ciento de pase largo y también es el cuarto equipo con más cambios de orientación del campeonato. Mallorca, Levante, Espanyol, Granada y Athletic, dentro de este estilo contragolpeador, se adaptan perfectamente a diferentes contextos hasta el punto, sobre todo en el caso del Levante (tres entrenadores) y el Athletic, que no hay datos estadísticos que apoyen y confirmen que son equipos predominantemente de contraataque.

Con la etiqueta de conjuntos con clara tendencia al ataque posicional, mucha iniciativa de juego, posesiones más largas y que, en la mayor parte del partido, quieren y suelen llevar el peso del juego se encuentran el Barcelona, la Real Sociedad, el Betis y el Celta. En este grupo, por sus estadísticas y sensaciones también podrían incluirse otros cuatro ejemplos: Real Madrid, Sevilla, Villarreal y Atlético. De hecho, por sus datos, estos ocho clubes están en el top-8 de equipos con más pases por posesión, más iniciativa de juego y mayor tanto por ciento de posesiones largas (más de 30 segundos). Sin embargo, estos cuatro últimos equipos, en bastantes fases del partido se encuentran cómodos cediendo espacio para buscar el contraataque y explotar la velocidad de sus puntas y la precisión para lanzar este tipo de pases rápidos típicos de la contra. De hecho, los cuatro están entre los siete que más goles han anotado en contraataque.

Por estas características, Real Madrid, Sevilla, Villarreal y Atlético también podrían quedar integrados en un denominado grupo mixto, que vive a caballo de las dos tendencias y al que se uniría el Rayo Vallecano, un equipo especial, al que le gusta llevar la iniciativa con un juego combinativo, pero al mismo tiempo cuando tiene ocasión le gusta correr y hacer valer su intensidad, su gran valor, en el ida y vuelta.

La opinión de los técnicos. Este debate siempre ha estado vivo entre los técnicos, que nunca se decantan por un único modelo de juego. Del Bosque proclama la libertad de elección. El exseleccionador, en sus experiencias con el Real Madrid y en la Selección, apostaba más por un ataque posicional, con el balón como sujeto de las maniobras, pero en ningún momento ningunea el contraataque puro y duro. “Nosotros podríamos encuadrarnos en los que queríamos atacar con el balón, pero nadie les decía a los jugadores que no tiraran un contraataque si era la mejor opción. El contraataque es consustancial a lo que va ocurriendo en el juego. Si tu robas un balón, el cuerpo y la cabeza te pueden pedir seguir rápido la jugada. Lo importante es que, si el jugador ve posibilidad de contra, el primer pase sea siempre hacia delante. También tienes la opción de nada más recuperar, dar un pase de seguridad y ahí es cuando demuestras que quieres controlar la acción inmediata del juego y dices ahora mandamos nosotros. Incluso puedes dar el pase hacia atrás para asegurar”.

Al comentarle que la mitad de los equipos de la Liga apuestan por el contragolpe, Vicente, reflexiona. “Tiene que ver siempre con la capacidad de los equipos. No hay una forma única de atacar. Uno no tiene todo el rato el balón. Hay que tener en cuenta siempre dónde quieres recuperar la pelota. La salsa o sustancia del contraataque es robar el balón y llegar pronto a la portería contraria. Lo puedes robar en su campo o en el tuyo. Si lo robas adelante, tardas menos, es una contra más corta, pero más inmediata. Si te repliegas y lo robas atrás, tardas más. Los grandes equipos dominan los partidos y son más proclives al ataque posicional, también influenciados por el repliegue del contrario. El Real Madrid hace bien las dos alternativas. Cuando llevan el peso del partido tienen mucho movimiento, mucha agilidad con el balón y cuando es contraataque lo interpreta perfectamente”.

Irureta ‘mamó’ la contra en el Atlético. Si hubiera que elegir un equipo español que tradicionalmente se caracterizó por explotar el juego de contraataque, el Atlético de Madrid sería el máximo candidato. Sus primeras referencias datan de la década de los 50 con Helenio Herrera en el banquillo y se prolongaron con éxito hasta el comienzo de los 70 con Marcel Domingo y Max Merkel. En ellos se inspiró Luis Aragonés que fue un aventajado en la materia. Después de unos años de alternancia, Diego Pablo Simeone recuperó la idea y el Atlético ha sido el vivo ejemplo del equipo que prefiere los espacios al balón.

Javier Irureta, 14 años como jugador y 24 como entrenador, bebió directamente en las fuentes del contraataque cuando jugó en el Atlético y quedó impregnado de ellas para su posterior etapa como técnico. Su Deportivo campeón de Liga y Copa era un ejemplo vivo de esa tendencia. “Reconozco que me gusta ese estilo de replegarse, recuperar, salir rápido y pillar al adversario cuanto más desorganizado, mejor. Es importante que no le dé tiempo a volver. Marcel Domingo y Luis eran dos maestros. Ellos incidían en que era muy importante que la última línea no se hundiera muy atrás. El delantero o los dos delanteros, en el semicírculo y los centrocampistas cerca de los defensas. Es un estilo de juego muy efectivo que no morirá jamás y no considero que utilizarlo ahora pueda sonar a antiguo”.

Jabo recuerda a su Deportivo campeón. “Con Makaay arriba, que era rapidísimo, o Tristán o Pandiani; Valerón por detrás, Víctor y Fran en las bandas, Valerón y dos mediocentros como Mauro Silva y Flavio o después Sergio, teníamos asegurada una buena salida. Sí es verdad que la contra te exige un alto estado de forma física porque explotas mucho la velocidad y te desgastas mucho en la recuperación”.

Si el Atlético ha llevado la armadura del contraataque en el fútbol español, el Inter ha sido su mejor valedor en el fútbol europeo con sus dos Copas de Europa y dos Intercontinentales consecutivas (1964 y 65). Luis Suárez, el único Balón de Oro masculino de la historia del fútbol español, era la llave maestra de ese juego. “Helenio Herrera lo tenía muy claro, fue fichando jugadores para jugar de esa forma. Primero me llevo a mí, que era idóneo para aprovechar la velocidad arriba de Mazzola o Jair, después fue Peiró, que era un galgo de rápido. Corso y yo éramos los lanzadores del equipo. En la Copa de Europa siempre jugábamos a la contra. En Italia, en casa, teníamos que atacar por obligación porque los equipos se nos encerraban atrás, pero en cuanto nos poníamos por delante en el marcado, retrocedíamos. La cabra tiraba al monte”.

Luis, desde Milán donde continúa viviendo, analiza todos los partidos del Barça para la Cadena SER y disiente de que el equipo azulgrana siempre quiere jugar igual cuando no tiene jugadores para ello. “Con Xavi, Iniesta, Messi… es normal que se quiera atacar desde la posesión y el control del partido. Pero Xavi quiere hacerlo ahora y no tiene, todavía, jugadores para ello. Y digo todavía porque los jóvenes están progresando mucho y pueden llegar a madurar y pueden llegar a jugar de esa forma, pero no todos triunfarán. Algunos se quedarán. Sin jugadores para ello no se puede defender una idea por defenderla”.

Ataque posicional

Se entiende como ataque posicional aquel que el equipo con la tenencia de la pelota realiza su ofensiva desde una posesión prolongada en la que busca superar al rival con jugadas largas y con la participación de un elevado número de jugadores. Preferentemente se suele ejecutar con pases en corto que intentan atraer contrarios a esa zona del campo y después poder atacar los espacios defensivos más desprotegidos por el rival. La amplitud y la profundidad son claves en este tipo de ataque. El balón es la herramienta para desarmar al rival, crear zonas libres y ocuparlas.

Contraataque

El principal objetivo del contraataque es coger desprevenido al equipo contrario. Es un principio táctico ofensivo en donde el equipo que roba el balón, se dirige rápidamente hacia la portería con el objetivo de sorprender al rival y conseguir el gol. La velocidad es un factor vital en este tipo de acción ofensiva, tanto para el conjunto que la propone como para el que intenta defenderla. Cuando el contrario pierde la posesión en el centro del campo o en ataque, los defensas suelen estar alejados de su zona habitual, siendo este el momento oportuno para iniciar un contraataque.

Xavi no encuentra la salida

El Barcelona de Xavi Hernández no arranca. Es más, el equipo, a pesar de las incorporaciones de jugadores que estaban lesionados, de la llegada de nuevos fichajes y del hecho de disfrutar de una tolerancia social que no tuvieron sus antecesores ha regresado a la casilla de salida.

Tras caer en San Mamés en un partido en el que el club blaugrana fue claramente superado por el Athletic Club por primera vez se vio a un Xavi superado por los acontecimientos.

Escudo/Bandera Barcelona

Decepción. A su llegada, Xavi inyectó una ilusión en el equipo que se había perdido. Incluso en los partidos que no se sacaban adelante, el técnico tenía un discurso optimista de cara al futuro. Tras caer en San Mamés, el relato fue diferente. “Vienen días duros porque no nos están saliendo las cosas. Nos está saliendo todo cruz y nunca cara. No llegan los resultados, pero hay que seguir creyendo. Nos va a costar digerir este resultado. Son momentos muy complicados. Hay que recuperarse porque son dos golpes duros, pero todavía tenemos LaLiga y la Europa League. No podemos bajar los brazos. Es un día difícil de digerir para nosotros”, declaró al final del encuentro. El técnico, estaba tocado.

De Messi a Dembélé. El inicio de temporada, con Koeman en el banquillo estuvo claramente marcado por la marcha de Messi. Cinco meses después, la situación se repite con Dembélé. El presidente aseguró a sus técnicos que ambos jugadores seguirían, pero el argentino está en el PSG y el francés ha entrado en un conflicto con el club que apunta a callejón sin salida. En los dos casos la negociación empezó con un intento de seducción y acabó (o lleva camino de acabar) con un divorcio doloroso.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/21/copa_del_rey/1642731356_508776_1642734812_sumario_grande.jpg', '976', '621', 'Dembélé, junto a Xavi, en un entrenamiento del Barça. / Alejandro García&nbsp;(EFE)’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.191011235955″>

Dembélé, junto a Xavi, en un entrenamiento del Barça.
Alejandro García (EFE)

Lesiones. Uno de los problemas más serios que mediatizaban el progreso del equipo eran las constantes lesiones y recaídas de los futbolistas. Una de las condiciones de Xavi cuando se hizo cargo del equipo fue la de renovar de arriba abajo los servicios médicos. Se depuraron fisioterapeutas, recuperadores, médicos y se recuperó al doctor Ricard Pruna. En muchos casos, se volvió a empezar de cero en la recuperación de jugadores, pero sea por el motivo que sea, el progreso en este campo se ha visto interrumpido con la nueva lesión de Ansu.

Partidos decisivos. Una de las carencias del Barça más alarmantes era su falta de competitividad en partidos determinantes. Sólo Koeman consiguió superar esta barrera al ganar la final de la Copa del Rey ante el Athletic. Con Xavi se ha vuelto a caer en partidos clave. Ante el Benfica en el Camp Nou sólo hacía falta una victoria para asegurarse el pase a los octavos de final de la Champions. Se empató a cero y en la siguiente jornada contra el Bayern el equipo siguió siendo transparente. En la Supercopa se llevó al Madrid a la prórroga, pero se perdió y el jueves en San Mamés también se forzó el tiempo extra, pero con sensaciones opuestas a las de Arabia.

Objetivos. A Koeman se le criticó con razón seguramente por su conformismo y su letanía del “esto es lo que hay”, pero la realidad tras su relevo es que el club va descontando títulos. Su objetivo en LaLiga se reduce a lograr clasificarse para la próxima Champions League y a día de hoy la Europa League se adivina como el gran desafío.

Liderazgos fallidos. Si bien es cierto que los jóvenes dan la cara y mantienen la esperanza, también los es que están cada vez más solos en su lucha. Los supuestos líderes por edad, sueldo y calidad no les acompañan y se han desmoronado. De Ter Stegen a Frenkie de Jong, pasando por Memphis o Jordi Alba, se echa de menos que los oficiales tiren de galones. Han dejado solos a los reclutas.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/21/copa_del_rey/1642731356_508776_1642734989_sumario_grande.jpg', '976', '382', 'Ter Stegen, Gerard Piqué y Jordi Alba en el partido de ayer ante el Athletic. / AFP7 vía Europa Press’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.522935779817″>

Ter Stegen, Gerard Piqué y Jordi Alba en el partido de ayer ante el Athletic.
AFP7 vía Europa Press

Efectividad. La falta de gol sigue siendo el gran problema de un equipo en el que Xavi ha tenido que recurrir al denostado Luuk de Jong para tratar de tener colmillo. La llegada de Ferran puede servir para corregir esta carencia, pero las esperanzas estaban puestas en Ansu, que estará otra vez dos meses de baja. Xavi reclama a Morata, pero para que llegue Dembélé debería abandonar el club.

Confianza. Es el gran activo de Xavi, Que tiene un proyecto y que cuenta con la paciencia del entorno, pero en un club como el Barcelona todo es volátil. Él mismo, al igual que el presidente, coinciden que “no hay años de transición” y que “aquí el empate no sirve”. Urge una victoria catártica, un triunfo que despeje el laberinto. No llegó ante el Benfica, ni ante el Real Madrid ni contra el Athletic. El próximo partido en Vitoria ante el Alavés no sirve. El partido del próximo seis de febrero ante el Atlético marca la frontera para encontrar una salida y abandonar de una vez la casilla de salida.