Ganar en Estambul, clave para seguir a la estela del líder

Después de haber perdido el liderato la pasada jornada con la derrota en el Palau ante el Maccabi (67-68), en plena tormenta por el caso Heurtel, que viajó con el equipo, realizando la última sesión de entrenamiento en Estambul, y con la baja de Brandon Davies, que sigue con molestias en el gemelo de su pierna derecha, el Barça de Jasikevicius afronta este martes (18:30 horas) una dura prueba en la pista del Anadolu Efes, también sumido en una crisis de juego.

El equipo de Ergin Ataman, líder invicto de la liga turca tras 11 encuentros, ha sumando cuatro derrotas consecutivas en la competición europea y ha caído a la décima plaza de la tabla. Los duelos entre los azulgrana y los turcos son muy irregulares. La pasada temporada victoria culé en Estambul (64-74) con Mirotic estelar (24 puntos) y derrota en el Palau (82-86), con un Shane Larkin (26 puntos) imparable. Quizás por ello hacer un pronóstico para este martes sea complicado.

Sin un ‘cinco’ nato después de la marcha de Ante Tomic,  con la baja de Brandon Davies, que no ha jugado en los dos últimos encuentros del equipo, y la prolongada ausencia del lesionado Víctor Claver, dejan un juego interior con Nikola Mirotic, Artem Pustovyi, Pierre Oriola, Roland Smits y el joven Sergi Martínez.

Esto ha provocado que en estos momentos Mirotic, además del máximo anotador del equipo (16,7 puntos de media), sea también el máximo reboteador (6,5 por partido) con un gran desgaste físico para el hispano-montenegrino.

Si la posible salida de Heurtel parece que puede ser cubierta por Nick Calathes, Adam Hanga o Leandro Bolmaro, la de un jugador interior nato es un problema. En la victoria del domingo ante el Joventut en Liga Endesa (88-74), merced a la buena defensa azulgrana, no se pueden ocultar los 17 rebotes ofensivos cedidos por los de Jasikevicius.

Con todos estos antecedentes y con la delicada situación del Efes, el choque en el Sinan Erdem de Estambul es una verdadera trampa para los barcelonistas ya que los otomanos, que en su pista han ganado solo dos de los siete encuentros que han disputado, buscan un revulsivo para acabar con su racha negativa.

Ataman tiene la baja por lesión del pívot exazulgrana Tibor Pleiss y los dos últimos encuentros de la ‘bestia negra’ del Barça, el turco estadounidense Shane Larkin, solo cuatro puntos en cada uno, no auguran nada bueno.

El escolta serbio Vasilije Micic (14,9 puntos y 4.7 asistencias) es la pieza clave del Efes, junto al croata Krunoslav Simon (12,5 puntos y 3,5 asistencia) y los exazulgrana Chris Singleton y Adrien Moerman, su máximo reboteador (4,5 por partido).

Además está el alero Bryant Dunston, el escolta francés, Rodrigue Beaubois y el alero James Anderson, dentro de un equipo muy irregular en su juego, con muchos triplistas, pero que es el peor reboteador de la Euroliga (29,7 de media). Lo curioso es que lejos de Estambul han logrado más victorias (5) por derrotas (3).

El Alba, primer escollo para un Real Madrid sin Randolph

Si hace dos semanas hablábamos de la vida sin Campazzo, ahora al Real Madrid le tocará acostumbrarse a no poder contar con Anthony Randolph. El ala-pívot se lesionó el viernes frente al Olympiacos y ha dicho adiós a la temporada. El domingo pasó por el quirófano (fractura del tendón de Aquiles del pie izquierdo) y estará, mínimo, diez meses de baja.

Los de Laso se enfrentan al Alba Berlín esta noche (21:00, Dazn) con su juego interior algo tocado. Gabriel Deck podría jugar más minutos de cuatro que de tres y Felipe Reyes entrar en la rotación. Eso por ahora. Aunque el Madrid no pensaba hacer más fichajes esta temporada, los contratiempos podrían hacerle cambiar de opinión. Por si acaso, Gustavo Ayón se ha dejado querer. El mexicano, que abandonó el Madrid en el verano de 2019 para probar en la NBA aunque acabó en el Zenit, se encuentra en México sin equipo. “Sería algo muy bueno volver al Madrid. Siempre ha sido un sitio donde me he sentido muy cómodo“, dijo Ayón en Tirando a fallar (EsRadio). “Las circunstancias no son agradables por cómo han sucedido, pero volver a un sitio donde fui muy feliz sería de mucho agrado. Claro que me encantaría volver y tener una oportunidad allí”.

El Alba Berlín ha despertado tras superar un brote de coronavirus: cinco triunfos en siete partidos. “Es un equipo atlético, que juega con mucho ritmo, corre el campo y nos va a obligar a un esfuerzo físico y mental”, analiza Laso. Al técnico vitoriano le preocupa el estado de su equipo. “La semana pasada fue extraña, con cuatro días fuera de casa, dos partidos importantes, dos victorias, la grave lesión de un jugador… Muchas cosas. La racha es buena (cuatro victorias seguidas, nueve en los últimos diez partidos), pero cada partido es difícil y ante el Alba también lo será”.

“Estamos comprometidos pero tocados por lo de Randolph”

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, comentó ante el partido contra el Alba Berlín, “un equipo muy atlético y competitivo”, que les falta “el público” aunque saben “que su aliento está”. “En casa es importante sentirte seguro. Ahora que no hay público te falta un poco eso. Desearíamos jugar con nuestro público y nos gustaría tener ambiente en el campo y la sensación de que es nuestro sexto hombre. Nos sorprende cuando vamos fuera a jugar y hay público, pero ya está. Lo aceptamos y tenemos que ser capaces de saber que ese aliento está, aunque no esté presente”, dijo Laso en declaraciones a los medios del club.

La semana pasada fue buena en lo deportivo, con dos victorias en Grecia, aunque con una lesión grave, la de Anthony Randolph. “Fue una semana extraña con cuatro días fuera de casa, dos partidos importantes, dos victorias, la lesión grave de un jugador… muchas cosas. Lo primero es intentar recuperar rápidamente al equipo en el aspecto físico porque tenemos un compromiso muy exigente. La racha es buena pero consideramos que cada partido es difícil y complicado. Ante el Alba Berlín seguro que lo será también”, observó.

El equipo sigue mejorando poco a poco. “No soy de objetivos resultadistas. El equipo tuvo un buen inicio y fuimos campeones de la Supercopa. Luego, nos costó un poco por lesiones encontrar nuestro ritmo de juego. Poco a poco, se va mejorando pero todavía se va creciendo como equipo, algo que es más complicado con tantos partidos y viajes. Tenemos claro es que poco a poco debemos ir mejorando”, comentó.

El rival ha ganado cuatro de los cinco últimos partidos. “El Alba Berlín es un equipo que juega con mucho ritmo, muy atlético, corre el campo y nos va a obligar a un esfuerzo físico y mental. Debemos estar preparados porque es un equipo que viene de hacerlo muy bien en las últimas jornadas y es muy competitivo”, finalizó Pablo Laso.

Laprovittola: “Estamos tocados por lo de Randolph”

Nicolás Laprovittola, base argentino del Real Madrid, reconoció por su parte que están “en un buen momento” y de cara al partido contra el Alba Berlín en Euroliga afirmó que todos los jugadores están “comprometidos”, aunque “un poco tocados por lo de Anthony Randolph”.

“Tenemos que trabajar y jugar de la misma manera que lo venimos haciendo. Hay que jugar como equipo, saber cada uno lo que tiene que hacer y defender duro. Todos estamos muy comprometidos y ahora un poco tocados por lo de Randolph. Hay que seguir por el mismo camino“, dijo Laprovittola en declaraciones a los medios del club.

El ala-pivot estadounidense Anthony Randolph fue intervenido este fin de semana de la rotura del tendón de Aquiles izquierdo. Respecto al rival, el base cree que es “un equipo peligroso, que juega sin miedo y no duda en ningún momento. Todos sus jugadores aportan y ponen energía. Tenemos que igualar eso y ser inteligentes“, reconoció.

La ausencia de público en las gradas sigue siendo una ‘falta’ fundamental. “Es muy importante ganar en casa. Hemos ido a algún sitio con público, pero nosotros no hemos tenido todavía esa suerte. Nos sentimos cómodos en casa y hay que aprovecharlo. Estamos en un buen momento como equipo“, dijo Nicolás Laprovittola.

Thomas Heurtel tiene pie y medio fuera del Barcelona

Thomas Heurtel (31 años y 1,89 metros) parece tener sus horas contadas en el Barcelona. El base francés se quedó fuera de la convocatoria para el derbi contra el Joventut por decisión del club y, en palabras de Sarunas Jasikevicius, se está “buscando una solución que sea beneficiosa para las dos partes”. “Veremos qué pasa en los próximos días”, dijo el entrenador blaugrana a los micrófonos de Movistar+ minutos antes del partido ante la Penya.

La situación del galo en el Barça es rara desde la llegada del lituano al banquillo. Y se hizo preocupante con el paso de los meses: comenzó a bajar su participación en los partidos de Euroliga, quedándose sin jugar ni un minuto en tres partidos de los últimos cinco partidos: Olympiacos, Khimki y Maccabi. En los otros dos, tampoco estuvo mucho sobre la cancha: 10 minutos contra el Zalgiris y 3 frente al Armani Milán.

El destino para Heurtel parece ser el Fenerbahçe. Según Encestando, el Barça y el conjunto turco negocian un intercambio: el francés por Leo Westermann, también galo y uno, y que coincidió con Jasikevicius en el Zalgiris Kaunas lituano durante la temporada 2018-19.

Contrato

A sus 31 años a Thomas Heurtel todavía le queda mucha cuerda. En 2019 sufrió una rotura parcial del tendón rotuliano en la rodilla que le obligó a perder el Mundial con Francia y a estar cinco meses de baja, volviendo en enero de 2020.

La pasada temporada tenía en su posición a Malcolm Delaney y Kevin Pangos como competencia y tampoco pudo brillar como lo hizo en el pasado, llegando al punto de fricción máximo con Svetislav Pesic en la final de la Liga Endesa -que perdieron- cuando el técnico le dejó fuera de la última jugada ante el Baskonia. Con Sarunas Jasikevicius la relación tampoco es mucho mejor si atendemos al tratamiento que el jugador recibe públicamente.

Heurtel, con lagunas defensivas pero que goza de un talento para resolver los ataques que pocos bases europeos tiene en sus manos, lleva en el Barcelona desde 2017 y fue el mejor en las dos Copas que el Barça le logró arrebatar al Real Madrid de Pablo Laso en los años 2018 y 2019.

El contrato que Heurtel tiene ahora mismo con el Barça le permite llegar a este verano y tener en él una opción de prórroga hasta 2022. Su salario ronda los 3,6 millones brutos, sin descontar los impuestos, al año, lejos de lo que cobra Nikola Mirotic pero siendo uno de los mejores pagados de la plantilla.

Candidatos para cubrir la baja de Randolph en el Real Madrid

La gravísima lesión de Anthony Randolph ante el Olympiacos, una rotura del tendón de Aquiles que le llevará a estar entre 8 y 10 meses de baja, es un quebradero de cabeza para el Real Madrid. Ha llegado en un momento en el que no han ni podido hacer frente a la marcha de Facu Campazzo a la NBA fichando un relevo. Ahora sí tienen que moverse. Las dos piezas que se pedían para reforzar y dar más garantías al entrenador, Pablo Laso, eran un base y un pívot; no ha llegado ninguno de los dos, pero el problema de Randolph hace que el club deba decantarse finalmente por buscar a alguien para las posiciones interiores. 

Randolph tiene contrato hasta 2023, por lo que se espera que complete su recuperación y esté disponible para el comienzo de la próxima temporada. 

La crisis de ingresos que ha forzado la pandemia del COVID-19 ha hecho que se diera orden a la sección de baloncesto de no gastar lo que no se necesitase. El fichaje de Alberto Abalde, por el que se pagó una cláusula de 1,5 millones de euros el pasado verano, fue considerado suficiente desembolso. 

Randolph tiene exactamente el mismo perfil que Trey Thompkins, el que le acompaña en la posición de ‘4’. Por esa parte están cubiertos. Dos jugadores que son muy fiables en el tiro de tres pero que gozan de altura y experiencia suficientes como para jugar en el poste bajo en ataque y capturar rebotes que den segundas oportunidades. 

Hay algún punto que comentar sobre una posible incorporación en una posición interior… Lo primero, la nacionalidad. Es preferible que sea comunitario, pero no obligatorio. Laso ha estado haciendo convocatorias en los últimos años por tener tres extras en vez de dos, lo permitido en la Liga Endesa. Además se puede retomar la nacionalización de Deck, en suspenso desde hace un tiempo. Lo segundo, la posición. No tiene por qué ser ala-pívot, que es la posición que ocupa Anthony Randolph, porque el que requiere algo de descanso es Walter Tavares y se puede ampliar la participación de Felipe Reyes y jugar muchos minutos con Usman Garuba por fuera. 

Dos que le vendrían como un guante 

· Gustavo Ayón. El mexicano abandonó el Madrid hace un año y medio para buscar una oportunidad en la NBA, acercándose a América del Norte por una cuestión familiar, pero no resultó. Cazó un contrato en un Zenit repleto de exACB y dirigido por Joan Plaza (y luego por Xavi Pascual, que continúa ahora) en el que siguió haciendo buenos números. Hace unas semanas terminó una pequeña aportación con los Astros de Jalisco de la LNBP, por lo que está libre. Ayón, de 35 años, conoce la casa, donde estuvo de 2014 a 2019, y ha manifestado su deseo de volver.

· Jock Landale. También se ha quedado como Ayón. Ha intentado ir a la NBA, pero no ha obtenido un contrato. En su caso no se quedó jugando, como hizo Facu Campazzo con el Madrid, sino que se quedó libre tras no renovar con el Zalgiris de Kaunas. Este mes ha regresado a Australia para fichar por Melbourne United, uno de los clubes de referencia de la NBL, pero lo lógico sería que en su contrato tuviera una cláusula de salida para jugar la Euroliga. El Barça fue tras él el pasado verano. Promedió 10,4 de valoración en la competición europea la última temporada.

Lo que puede dar el mercado europeo 

· Quincy Acy. Está en las agendas de los clubes importantes del continente después de destacar en el Maccabi de Tel Aviv el año pasado. Apurando opciones en Estados Unidos sigue libre todavía. Es muy rápido y tiene un gran físico, siendo más bajo que Randolph pero con otras características similares. Ha jugado siete años en la NBA, por lo que experiencia no le falta.

· Tarik Black. Otro que dejó Israel cuando explotó la pandemia. En su caso había desavenencias con el entrenador, pero es un interior de garantías. En su caso, pívot para ganarle minutos a Tavares. Fortísimo y con capacidad cerca del aro, llegó a jugar en los Lakers y los Rockets. 

· Jonas Jerebko. Es sueco, por tanto es comunitario, y llegó a hacer una prueba con el Real Madrid cuando tenía 15 años. Tiene equipo, el Khimki, pero está de capa caída y junto a Janis Timma es uno de los señalados por el mal juego que están practicando en la Euroliga y podría salir. Cumple con el perfil de Randolph, siendo brillante en el juego de bloqueos y de tiro exterior.

· Kosta Koufos. Estuvo en el CSKA el año pasado y no cumplió las expectativas, pero nadie le quita los años que pasó en la NBA. Destaca en el bloqueo y continuación, aunque no fuera del perímetro. Tiene nacionalidad griega aunque es de EE.UU.

· Colton Iverson. Está jugando en Oceanía después de salir del Zenit y no encontrar acomodo en otro equipo. Pívot clásico, sin tiro desde fuera pero extracorpulento para poder cubrirle las espaldas a Tavares. Conoce España tras haber jugado en Vitoria o Tenerife. En su día obtuvo un pasaporte de Guinea-Bisáu, lo que le hace ser comunitario por el Acuerdo de Cotonú.

Descartes de la NBA 

· Frank Kaminsky. Después de ser sorprendentemente cortado por los Kings, es libre. Y el Fenerbahçe de Igor Kokoskov ya se ha interesado en él, según la prensa turca. Se hace difícil pensar que no haya otro equipo de la NBA que apueste por él.

· Skal Labissiere. Es haitiano, por lo que es comunitario como ‘cotonú’. Zurdo y fino, como Randolph, no tiene tanto acierto desde fuera pero sí se defiende bien en el poste bajo y con el ‘roll’. Los Knicks son los que han decidido no contar con él.

· Jonah Bolden. Está sin equipo tras no triunfar en los Sixers de su compatriota Ben Simmons y ser rechazado por los Suns un tiempo después. No ha jugado desde febrero. Es joven, ex del Maccabi, sabe jugar por dentro y por fuera y se ajusta a las necesidades del Madrid a la perfección.

· T.J. Leaf. Es israelí y acaba de ser cortado por Oklahoma City. Fue una apuesta ‘europea’ de los Pacers al igual que lo fue Goga Bitadze y no les ha resultado. 

· Noah Vonleh. Ha probado en la pretemporada con los Bulls, pero ya es libre. Fue top-10 del Draft 2014, sin llegar a romper a jugar nunca.

· Henry Ellenson. Ha jugado cuatro años en la NBA, tres de ellos en los Pistons. Destacó en etapas de formación. Más pívot que ala-pívot.

· Taj Gibson. Sería extraño que no tuviera un contrato, aunque fuese por el mínimo, en alguna franquicia. De no lograrlo, es el sustituto que, por lo que conoce el juego, casa perfectamente para legar a Madrid hasta final de campaña. Tiene 35 años. 

· Joakim Noah. Ya ha salido de la rueda en Estados Unidos. Su agente es Bill Duffy, que guarda buen recuerdo del Real Madrid porque también representa a Doncic.