Heurtel: “Para tener valores hace falta ser objetivo y justo”

Thomas Heurtel se desvinculó este martes del Barça y horas después escribió un tuit para agradecerle su apoyo a todos aquellos que le han respaldado en las últimas semanas sin caer en el fanatismo. “Quería agradecer a las personas que me han apoyado en los momentos buenos y malos, dejando a un lado el fanatismo, y demostrando que para tener valores hace falta ser objetivo y justo, no juzgando y condenando a alguien sin siquiera conocer ambas versiones de la historia!”.

El base, que no podrá jugar esta temporada más en la Euroliga (el plazo para ficharle expiró el 6 de enero), tiene un acuerdo para reforzar al Real Madrid el curso próximo. Sin sitio en los planes de Jasikevicius, club y jugador buscaron una salida que les beneficiara a los dos, pero el Barça se sintió engañado después de enterearse de que Heurtel estaba negociando con el Real Madrid en vez de con el Fenerbahçe.

Todo esto desencadenó en unas semanas muy duras para el francés al que, primero, se le negó la vuelta a Barcelona en el avión del equipo desde Estambul (había viajado allí para, presuntamente, cerrar su fichaje con el Fenerbahçe) y que durante este tiempo ha estado fuera de la dinámica del equipo y trabajando por su cuenta.

Oficial: Thomas Heurtel rescinde su contrato con el Barcelona

El ‘caso Heurtel’ se desactiva. Ya no es jugador del Barcelona. Ha llegado a un acuerdo de rescisión con el club y ahora es libre. Su agente, Misko Raznatovic, ha anunciado la noticia en su cuenta de Twitter. El Barcelona lo ha confirmado posteriormente con un comunicado oficial.

El jugador francés estaba apartado en el Barça. Jasikevicius no estaba contento con su aportación, le dejó sin minutos y empezó a negociar en diciembre con otros equipos para buscar una salida. El jugador no fue transparente con su equipo, dejando caer que estaba hablando con el Fenerbahçe cuando en realidad quería irse al máximo rival: el Real Madrid. Los directivos azulgranas entraron en cólera y en Estambul se vivió el famoso episodio del avión en el que no le dejaron viajar junto a sus compañeros. No encontró acomodo antes de la fecha límite para irse a otro conjunto que dispute la Euroliga y, desde entonces, estaba apartado de la disciplina de grupo. Se encontraba entrenando el solitario. Fue reemplazado, curiosamente, por otro de los representados de Raznatovic, el también francés Leo Westermann. 

Ahora lo prioritario para Thomas Heurtel es jugar. Los Juegos Olímpicos son su objetivo y necesita minutos. La selección francesa ya había pensado en ello y por eso, pese a no jugar, le había convocado para las próximas Ventanas FIBA de febrero. Su principal problema hasta que acabe la temporada de clubes es que no puede irse a ningún equipo de la Euroliga, ya que la opción para que pudiera inscribirse con un nuevo club expiró el 6 de enero. La posibilidad de fichar sí existe, conviene aclarar, pero no podría disputar ningún partido de los restantes en la competición europea. 

El contrato de Heurtel, rescindido de común acuerdo, llegaba hasta junio de 2021 pero con la opción de poder prologarse hasta 2022, una posibilidad que -visto cómo estaba de dañada la relación- ya no se iba a implementar.

La gran incógnita es el papel del Real Madrid en este nuevo escenario. AS publicó hace dos semanas que la intención de las dos partes habían negociado un contrato a partir de junio. El conjunto de Pablo Laso cuenta con Llull, Laprovittola, Alocén y otros dos canteranos, Matteo Spagnolo y Juan Núñez, para esa posición de director, pero también tiene un hueco importante desde que se fue Facu Campazzo a la NBA. El periodista Ignacio Ojeda (Onda Madrid) aporta que se ha incluido una cláusula en la desvinculación por la que no podrá jugar la ACB en lo que resta de la 2020/21, por lo que una eventual llegada al gigante blanco debería darse a partir del mes de julio. 

Heurtel, de 31 años, llegó al Barça desde 2017. Con ellos ha logrado los dos últimos títulos, las Copas de 2018 y 2019, en cuyas finales fue el MVP. 

RELACIONADO | La llegada de Heurtel al Madrid

Laso respira: Rudy no tiene una lesión importante

El Real Madrid perdió ante el Estrella Roja, en su pista, un duelo atrasado de Euroliga en el que a priori era muy favorito pero en el que fue siempre a remolque del equipo serbio y no pudo culminar la remontada a la heroica en los últimos minutos. Jaycee Carroll falló el tiro que podría haber forzado la prórroga y el equipo de Laso encajó una inesperada derrota.

Pero el día podía haber sido mucho peor, más allá de la derrota, porque Rudy Fernández se retiró lesionado y con gestos de dolor tras un tremendo golpe en la espalda, una zona muy delicada para él. El mallorquín chocó con Branko Lazic al tratar de capturar un balón dividido en el perímetro y cayó mal al parqué a un minuto de cerrarse el duelo y con 71-76 en el marcador para los serbios. La acción fue considerada como antideportiva.

Nada más caer al suelo, se vio que el alero no podría seguir en el choque. Rudy no se levantaba y, entre gestos de dolor, se tocaba la parte baja de la espalda, las lumbares. Salió de la pista y fue atendido durante unos minutos en el banquillo. Finalmente, se marchó a los vestuarios con la ayuda de un miembro del staff del Madrid. La zona afectada preocupaba. Rudy lleva años lidiando con problemas en la espalda, de la que se ha operado en varias ocasiones a lo largo de su carrera.

Pablo Laso advirtió de que quedaban pendientes de las pruebas pertinentes y estas han arrojado buenas noticias: no hay ningún problema preocupante, simplemente una fuerte contusión en el sacro. Su evolución en las próximas horas marcará su disponibilidad de cara al partido del jueves, una complicada visita al Maccabi. Pero, en todo caso, el alero ha evitado problemas de gravedad, una excelente noticia para él y para el Real Madrid.

 

El Madrid se asegura a Heurtel para la próxima temporada

La rescisión de Thomas Heurtel del Barcelona tenía que tener no uno sino varios porqués. El principal es tener un plan trazado. En él el principal equipo para llevárselo era y es el Real Madrid. El club blanco ansiaba poder haberle fichado ya para lo que restaba de año, pero la falta de acuerdo del jugador y su ya ex-equipo dejó la operación en reposo. El 6 de enero acabó el plazo para poder inscribir en otro equipo de la Euroliga a un jugador que la hubiera jugado esta campaña

Heurtel no podrá jugar la Liga Endesa por una cláusula incluida en el acuerdo de desvinculación con el Barça. Eso hace que tampoco vaya a fichar por el Real Madrid para jugar sólo la competición nacional. Pero a partir de julio es libre para irse a cualquier equipo y ahí, ya sin ningún lastre, entrará de nuevo en escena el Madrid. 

Chema de Lucas (Movistar+) avanza que esa negociación ya ha finalizado con el siguiente resultado: Thomas Heurtel será jugador del Real Madrid la próxima temporada y con la opción de prolongar el acuerdo un año más, hasta 2023. El francés arrastraba también un contrato con esa posibilidad de ampliación en el Barcelona, algo que finalmente no se ha dado por las evidentes diferencias entre ambas partes. AS ya informó al finalizar el plazo de la Euroliga de que las conversaciones entre Heurtel y Madrid iban por buen camino y el destino final era el 1 de julio, momento en el que el jugador sería completamente libre

La baja de Campazzo ha pesado demasiado a un equipo que venía lanzado antes de la pandemia y que, con la marcha del argentino a la NBA, ha perdido fuerza en el puesto de base. Los planes del Madrid para encajar a Heurtel en este esquema son todavía desconocidos. 

El Real Madrid tiene, como los demás clubes, un problema económico derivado de la pandemia. Esto no quita que la llegada de un jugador directamente cortado por el eterno rival sea un acicate (morbo añadido, si se prefiere) con el que se quiera contar, ajustando el presupuesto de la próxima temporada en otra parcela.

La intención del jugador es no fichar por otro club antes de que el momento del Madrid llegue. Sólo si la oferta fuera rentable económicamente. Por delante tiene que preparar los Juegos Olímpicos, aunque para ello cuenta con el respaldo de la federación francesa. 

RELACIONADO | La salida de Heurtel del Barça

Costalazo del Madrid

La ocasión era buena para dar un pasito al frente en la clasificación y acercarse al líder, el CSKA, pero entre que el día era raro (en lunes no se juega la Copa de Europa) y que en esta competición no se pueden hacer planes, todo salió al revés. Toca mirar por el retrovisor y agarrarse, que vienen curvas con una plantilla que, pese al descanso de la semana pasada por los aplazamientos, acusa una fatiga que se ha acrecentado por las bajas. Ni el fichaje de Tyus, que dejó el duelo tocado en un tobillo, permite al imprescindible Tavares darse un respiro.

El costalazo por la derrota, además, fue literal en el caso de Rudy, que cayó a plomo de espaldas tras una falta de Lazic (en la revisión le señalaron antideportiva) cuando restaba solo 1:01, en plena remontada. El mallorquín era de los destacados ejerciendo de falso ala-pívot para traer velocidad de movimientos y manos rápidas en defensa. Con tres operaciones de espaldas a cuestas, dejó la pista totalmente encorvado y ayudado por el médico y los fisios. Preocupante. Los nervios ganaban la batalla a Llull, que era baja pero empujaba a su manera en los aledaños del banquillo con gorra y mascarilla. La épica dejó plantado al Madrid y ni Carroll con un último lanzamiento pudo cambiarlo.

Llevaba el Estrella Roja diez meses queriendo jugar en el WiZink Center y no había podido por los elementos. En marzo fue el positivo de Thompkins, que paralizó la Euroliga, y la semana pasada la borrasca Filomena abortó su viaje. A la tercera, y vía Valencia, llegó la vencida. El equipo serbio de corto en el Palacio y frente al Real. Se le vio con ganas, motivado.

El rebote de ataque y la inspiración de Corey Walden, que no paraba de enchufarlas en un solo de guitarra (16 puntos al descanso en 13:39 y 45 su equipo con solo 4 asistencias), catapultaban de inicio a los de Radonjic, que aguantaron un par de arreones locales con su tiro como baza: 6 de 12 de tres entonces y 9 de 20 al final. En realidad, en el Madrid jugaba el base (Laprovittola, 8 tantos y 5 asistencia para 15 de valoración en los mismos 13 minutos que Walden) y el pívot (Tavares). El resto transmitía poco: una entradita de Causeur, un triple de Rudy, una buena defensa de Thompkins a O’Bryant… Insuficiente. Sin ritmo, un caminar plano: 40-45.

Quedaba por comprobar si en el tercer cuarto veríamos un acelerón. No llegó. El dúo Laprovittola-Tavares no fue un factor en ese tramo, con despistes en ambos lados del campo mientras el Estrella Roja abría la pista y acumulaba algunos buenos tiros. A falta de una décima del tercer periodo, la secuencia falta de Taylor más técnica daba otro empujón a los de Belgrado: 58-66. Y 3:20 después, tras un robo y un contragolpe sin oposición, 58-70.

El quinteto de la reacción

Laso había probado con Abalde al timón y Garuba de catalizador energético, y sin Tavares. No engranaron ni una marcha, así que el técnico recurrió a los clásicos tras tocar fondo: Lapro y Tavares dentro con Rudy de falso interior y Carroll y Taylor en las alas. Más que heroísmo, vimos oficio, el de unos jugadores que saben moverse en el alambre, y también demasiados errores para poder culminar la remontada.

No hubo racha mágica ni nadie bendecido por la inspiración; pero avanzaban los segundos y el Madrid seguía vivo: 69-74 a falta de 3:30. Y 73-76 ya en el último minuto. Lapro (10 asistencias) elevaba la tensión con dos libres (77-78) después de un gran dos contra uno de él y Tavares a Quino Colom para recuperar la pelota. El internacional español marraba luego un intento desde la personal: 77-79 y 6 segundos.

El Madrid iba a disponer de una última oportunidad poniendo el balón en juego desde campo de ataque. Causeur corta y amaga la recepción y el que recibe al poste bajo es Thompkins, que saca un pase de proximidad a Carroll, obligado a lanzar muy rápido y muy forzado. Agua. Tras los fogonazos de Walden, se impuso la labor de hormiguita de piezas como Dobric, Lazic, Reath y un Kuzmic que le aguantó el pulso a Tavares. El Estrella Roja se saca la espina de Madrid.

Alarma Rudy: no acaba el partido por culpa de la espalda

La derrota contra el Estrella Roja no fue la peor noticia para el Real Madrid este lunes. Rudy Fernández no pudo acabar el partido aplazado de la Euroliga, correspondiente a la jornada 19, por problemas en la espalda. El mallorquín chocó con Branko Lazic al tratar de capturar un balón dividido en el perímetro y cayó mal al parqué a un minuto de cerrarse el duelo y con 71-76 en el marcador para los serbios. La acción fue considerada como antideportiva.

Nada más caer al suelo, se vio que el alero no podría seguir en el choque. Rudy no se levantaba y, entre gestos de dolor, se tocaba la parte baja de la espalda, las lumbares. Salió de la pista y fue atendido durante unos minutos en el banquillo. Finalmente, se marchó a los vestuarios con la ayuda de un miembro del staff del Madrid. Se desconoce por el momento la gravedad de la lesión del internacional español.

La zona afectada es otra mala señal. Fernández lleva años lidiando con problemas en la espalda, de la que se ha operado en varias ocasiones a lo largo de su carrera. En 2009 cuando era jugador de Portland, en 2012 cuando militaba en Denver y en 2015, ya en un Madrid que no gana para disgustos: primero, la salida de Facundo Campazzo y luego la lesión para toda la temporada de Anthony Randolph.

Los equipos españoles, los más valorados de toda Europa

Tras un inicio muy complicado, la Euroliga sigue quemando jornadas. Restan 14 para el final de la fase regular más los partidos aplazados, uno de ellos, el Real Madrid-Estrella Roja, se juega hoy lunes (19:00 horas, Dazn). Debía haberse disputado el miércoles pasado, pero el temporal Filomena lo impidió. El equipo serbio por fin está en Madrid, aunque vía Valencia, donde perdió el viernes (91-71).

Llega con novedades respecto a la primera vuelta, cuando el Real le batió por 67-73. Dejan Radonjic ha sustituido en el banquillo a Sasa Obradovic y el cañonero Jordan Loyd, segundo máximo anotador de la competición con 18,7 puntos, es baja. Para echar una mano han incorporado al español Quino Colom (9,8 de media en cuatro encuentros). Ahora, el poderoso ala-pívot Johnny O’Bryant (12,8 y 5,3 rebotes) y el base Corey Walden (10,7) son los referentes. Laso, por su parte, tendrá de nuevo la ausencia de Llull (molestias en una rodilla).

El Barça y el Madrid pelean por el liderato con el CSKA, y el Valencia y el Baskonia lo hacen por acabar también del octavo puesto en adelante. A estas alturas, los cuatro españoles aparecen entre los cinco más valorados de la Euroliga. El Madrid es primero con una media de 96,2 créditos y aventaja a CSKA (93,9), Valencia (93,8), Baskonia (93,5) y Barça (92,8). Una estadística en la que prima el juego de ataque.

¿Y en la Eurocup? Algo parecido: manda el Virtus Bolonia de Teodosic (103,9) y luego el Joventut es segundo (103,7); el Gran Canaria, cuarto (97,4) y el Unicaja, quinto (96).

¿Y en la Champions FIBA? El líder… el Iberostar Tenerife (112,4) y el segundo, el San Pablo Burgos (111,6). Lo dicho, los clubes españoles son los más valorados de Europa.

El fracaso en la NBA del bosnio al que comparaban con Doncic

Europa tiene un nuevo retornado de la NBA. La liga estadounidense ha rechazado de pleno a un jugador que llevaba allí sólo dos años y medio y que no ha conseguido hacerse un sitio. Dzanan Musa, de 21 años, ha regresado esta semana a su baloncesto, el del Viejo Continente, gracias a un contrato con Anadolu Efes que se extenderá hasta junio de 2023, tiempo suficiente para que vuelva a coger impulso y valor y para que le veamos con un rol importante en una competición donde ha jugado muy poco: la Euroliga. 

“Estoy supercontento de unirme a este equipo. Vienen grandes cosas”, avisa Musa en un mensaje a los aficionados del Efes en un vídeo a través de las redes sociales. 

No sólo es una segunda oportunidad en la carrera de Musa, también lo es en el intento del Efes por reinar en Europa. El rumbo que llevaba antes de que explotara la pandemia de coronavirus era de ir arrasando por las canchas de la Euroliga, algo que ha cambiado diametralmente en la temporada 2020/21. Retener a Micic y Larkin, con aspiraciones de NBA, y tener en plantilla a talentosos como Simon, Balbay, Pleiss, Singleton, Beaubois, Moerman o Dunston no les ha valido para seguir por la senda de las victorias sin paliativos. Los de Ataman están con un balance clasificatorio de 11-9, metidos entre los ocho primeros simplemente porque tienen un buen diferencial de puntuación. 

Después de dos temporadas en la NBA, los Nets le empaquetaron en un acuerdo por el que se llevaban a Bruce Brown y Dzanan Musa se marchó a los Pistons. Pese a la idea de reconstrucción y que están apostando por los jóvenes (y europeos, como Killian Hayes), Detroit le cortó antes de Navidad y el Efes ha supuesto una renovación de ánimo para un jugador con todavía una carrera profesional larga por delante. 

Los Nets seleccionaron a Musa en el Draft 2018. Fue una elección de primera ronda, la 29ª. Un año antes, en 2017, había sido el MVP del conocido campus para futuras estrellas que se celebraba en Treviso (Italia) y en el que participaron otros a los que les está costando hacerse un hueco (Goga Bitadze o Isaac Bonga) y otros jugadores que todavía no han dado ese salto (Arnoldas Kulboka, Santi Yusta, Sergi García, Louis Olinde o Tamir Blatt). En la NBA ha jugado 54 partidos, pero promediando sólo 10,3 minutos de juego. 

Dos caminos cruzados 

Musa, un jugador de 2,06 metros que puede jugar tanto de escolta como de alero, es bosnio de nacimiento aunque su impulso para recibir la llamada de la NBA se dio en Croacia. El Cedevita fue el club en el que rompió a jugar. Sus apariciones en la Euroliga, sólo diez, se dieron con los de Zagreb, aunque fue en su segunda competición, la EuroCup, donde fue catalogado como jugador con más futuro. Ese 2018 promedió en la ABA 14,8 de valoración y llegó a registrar 46 créditos en un partido ante el Mornar. 

El debut de Dzanan Musa en una Euroliga a la que ahora regresa fue el 15 de octubre de 2015, con 16 años. Es el décimo joven de menor edad en hacerlo. Un día después, sólo un día después, Luka Doncic le emuló con el Real Madrid. Años después todo cambiaría, el esloveno se pondría en una posición dominante y el bosnio le tocaría ir por detrás en cuanto a promoción. 

Al ser coetáneos y tener carrera paralelas la comparación siempre ha estado ahí. Aquellos que flipaban con las cosas que hacía Doncic en el EBA del Madrid, o en la MiniCopa, o dominando la ACB ya en una etapa posterior, podían escoger también ver crecer a Musa. El papel del bosnio en las categorías de formación fue rompedor en su momento: máximo anotador del Europeo sub-16 en 2014 y 2015, logrando el titulo en la segunda tentativa, máximo anotador del EuroBasket sub-18 de 2016 y un gran Mundial ese último año en el que incluso anotó 50 puntos en un encuentro ante China-Taipéi. En el profesionalismo el plano sí era diferente y ahí empezó el crecimiento dispar de cada uno. 

En muchos informes de ojeadores de 2018 los nombres de Doncic y Musa iban a la par. Acabaron siendo los únicos europeos elegidos en primera ronda aquel año junto a Moritz Wagner. El jugar a un nivel más alto y el tener una mejor capacidad de lectura de juego, además de tener un carácter complicado por el que el presidente de su propio equipo le llamó arrogante y egocéntrico, fue lo que decantó la balanza a favor de Luka, que incluso pudo haber sido el 1º si los Suns hubieran hecho caso al consejo de Igor Kokoskov.

Cuando llegó a la NBA el paralelismo con Doncic, por ser compañeros de generación, procedencia, aspecto y edad, era tal que la propia Liga publicó un documental, Something In The Water, en el que se trataba, también con otros como Divac o Dragic, la ruptura de la antigua Yugoslavia, su diáspora y la reconstrucción en términos de baloncesto que tiene a jóvenes como ellos como grandísima esperanza. Dzanan Musa dejó reflexiones muy interesantes en una entrevista de promoción que realizó para Sports Illustrated, a recordar aquí: 

Drazen Petrovic: “Cuando anotaba una canasta, parecía que hubiese marcado un gol. Tenía mucho amor por el baloncesto. Era un héroe”

Ser musulmán y tener que soportar insultos por ello: “Era un crío de 16 años cuando escuché los insultos. Me afectó mucho. Ni siquiera jugué, me tiré los 40 minutos sentado en el banquillo y mi equipo perdió. Los aficionados me insultaban por detrás y me tiraban cosas. Tienes que acostumbrarte a ser el blanco de las críticas cuando estás en un país extranjero”

Estados Unidos: “Quizá me compre un tigre, como hizo Mike Tyson”

Crecer en un lugar a reconstruir después de la guerra: “La gente de Yugoslavia tiene un autodisciplina que no se ve en el resto de países. Somos niños de la guerra. Yo nací cuando ya había terminado, pero la sentí porque mi padre estaba en el ejército y era responsable de 2.000 soldados. Cuando ves a gente morir a todas horas, es lógico tener las emociones a flor de piel. Tenemos algo que nadie puede describir porque el horror y el terror de la guerra nos hizo más fuertes”