Filomena contra los Hispanos

Los Hispanos, como gran parte del país, también se han visto perjudicados por el paso del temporal Filomena. Los jugadores de Jordi Ribera preparan en Guadalajara el Mundial que arranca mañana en Egipto con el duelo entre la anfitriona y Chile (18:00, TDP) y el grupo apenas ha podido entrenar en bloque. Llegará con preparación escasa debido a la incorporación tardía de los jugadores que participaron en la Final Four de Colonia de finales de año y la pandemia.

España tenía el sábado un duelo amistoso ante Croacia en el WiZink Center de Madrid, cancelado por la nevada que no permitió a la selección croata llegar a la capital. Con Guadalajara bloqueada, tampoco pudieron hacer prácticamente nada el fin de semana, ya que solo entrenaron de manera escalonada en el gimnasio del hotel, por lo que ayer tuvieron sesión grupal doble ya en el pabellón. Hoy completarán un último entrenamiento antes de desplazarse mañana a Barajas para emprender rumbo a Egipto en un vuelo chárter.

De los 18 convocados, uno viajará por separado a la cita mundialista: el portero Sergey Hernández. Es el único de los Hispanos B reclutado por Ribera para el torneo, pero lleva desde el sábado en Estambul junto al resto de sus compañeros sin poder regresar a España. La ciudad turca era escala después de que los Hispanos B jugaran el torneo de Moscú. De esta manera, el actual meta del Benfica y el fisioterapeuta Emilio Martín se reunirán con el equipo ya en suelo africano. “Las sensaciones son bastante buenas y el trabajo es correcto más allá del frío y el contexto en el que estamos actualmente; esperamos trasladar todo esto a la competición en Egipto”, dijo el seleccionador Ribera en la preparación.

España solo ha podido jugar dos partidos desde que se proclamara campeona de Europa hace un año: ante Hungría (4 de noviembre) y contra Croacia (5 de enero), ambos con derrota. Un año atípico y una preparación corta para un grupo veterano, que tiene en el propio Sergey y en el pivote Rubén Marchán (ocupa el lugar de Aginagalde) las únicas novedades respecto a la cita continental. Este laureado bloque tiene como objetivo dar un último servicio en los Juegos de Tokio, pero antes espera luchar por la tercera corona mundial tras las de 2005 y 2013.

Las Selecciones se desinflan

Hace un año, antes de que la pandemia trastocara todo, había muchas ilusiones volcadas en los deportes de equipo españoles para el medallero de Tokio 2020. Hasta el aplazamiento de los Juegos había nueve Selecciones clasificadas, sólo una menos que en Río 2016, pero con otras dos muy relevantes que tenían el pasaporte a mano, las de baloncesto y balonmano femeninas. Tradicionalmente, España ha sido una potencia por equipos, a la altura clasificatoria de Estados Unidos y Australia. Esta es también una explicación de por qué caen más medallas en la segunda semana que en la primera, justo cuando se resuelven los torneos. La esperanza de podios estaba fundamentada en los últimos resultados, porque un total de ocho se habían aupado al cajón en sus campeonatos internacionales disputados en 2019 y 2020: baloncesto, balonmano, waterpolo y hockey, en sus dos versiones, masculina y femenina. Había motivo para el optimismo, sin duda, pero eso sucedió hace un año. Ahora la incertidumbre merodea por estos grupos, por rendimiento o por noticias negativas.

Vamos con algunos ejemplos. Las Guerreras, plata mundial un año atrás, acabaron el Europeo en la novena plaza. Y todavía deben jugar el Preolímpico. Los Hispanos partirán este martes al Mundial con un solo partido de preparación y sin las sesiones adecuadas por culpa del temporal. Su caso es menos preocupante: el verano aún queda lejos. La Selección femenina de basket, por su parte, comienza a desintegrarse en un año clave, con las renuncias de dos piezas notables, Marta Xargay y Anna Cruz, esta última anunciada ayer con críticas veladas hacia el seleccionador. En general, la pandemia está afectando sensiblemente al desarrollo de las ligas, a la preparación de los equipos e incluso al ánimo de los deportistas. Hay tiempo, pero la cosa pinta regular. Si es que hay Juegos

Brasil, primer rival de los Hispanos, con cinco positivos

 La Confederación Brasileña de Balonmano (CBHb) informa que cinco integrantes de la selección masculina de balonmano, en preparación para el Mundial de Egipto, presentaron resultado positivo para COVID-19 en un examen de PCR el pasado seis de enero en Portugal, donde realizaron su preparación. Un jugador y cuatro miembros del cuerpo técnico, positivos asintomáticos, han sido aislados del resto de la delegación y, siguiendo los protocolos que determinen las autoridades locales, permanecerán así durante 14 días, cuando volverán a ser examinados.

Cabe recordar que Brasil es el primer rival de los Hispanos en el Mundial de Egipto. El encuentro está previsto para el próximo viernes día 15 a las 18:00 horas (TDP). En Brasil, debido a los casos positivos registrados y con el objetivo de preservar la salud de todos los profesionales involucrados en la preparación, los demás miembros se sometieron a un nuevo PCR antes de embarcarse hacia El Cairo, el 13 de enero, mismo día que viaja España.

Egipto no permitirá público en el Mundial de Balonmano

El comité organizador del 27 Mundial de Balonmano, que comienza el próximo 13 de enero en Egipto, decidió este domingo que no habrá público en las gradas de los estadios donde se jugarán los partidos como medida para evitar la propagación de la COVID-19.

En una reunión, el primer ministro egipcio, Mustafa Madbuli, junto al ministro de Juventud egipcio, Ashraf Sobhy, y el presidente del comité organizador, Hasan Mostafa y otros responsables decidieron que “no se permitirá la entrada de público a las sedes”, según un comunicado de la organización del Mundial.

Aclaró que “los juegos se llevarán a cabo a puerta cerrada como medida de precaución para combatir la COVID-19”.

El Mundial de Balonmano se desarrolla este año en cuatro pabellones diferentes y será la primera vez que el torneo cuenta con 32 equipos, en lugar de los 24 del campeonato anterior.

Egipto vive desde finales de diciembre un repunte de los casos de coronavirus y actualmente hay un total de 149.000 casos y más de 8.100 personas han muerto.

El calendario se enfría

La borrasca Filomena ha agitado un poco más el convulso calendario deportivo. Si ya era complicado resolver los aplazamientos constantes por contagios, la nieve ha añadido otro puñado de piezas al rompecabezas. La mañana arrancó ayer con la suspensión del España-Croacia de balonmano, que tenía que haberse disputado en Madrid. Ahora habrá que buscarle nueva fecha, porque es un encuentro oficial de la Euro Cup, pero ya no se podrá recuperar su condición de test preparatorio para el Mundial. Los Hispanos viajarán el día 13 a Egipto con un solo choque previo. Menos mal que juegan casi de memoria. A esta cancelación se fueron añadiendo, sin tregua, numerosos partidos más de las diferentes ligas nacionales, que tendrán que ser reubicados en sus agendas, en algunos casos bastante saturadas por la pandemia. El regreso progresivo de las competiciones después de los rígidos confinamientos, allá por finales de primavera y durante el verano, elevaron la moral de los organizadores y de los aficionados, aunque todos supimos siempre que el deporte caminaba en el alambre.

El arranque de 2021 nos ha recordado su fragilidad. También ayer mismo, sin relación con la nieve, se comunicó la mudanza de la Challenge debido a la delicada situación del virus en Mallorca. No es la única anulación del ciclismo, que ya vio clausurados el Tour de Colombia y el Down Under. Este último se disputaba en Australia como pistoletazo del UCI WorldTour. No es el único deporte que inicia sus temporadas en este país. El tenis, que debuta históricamente en Oceanía, ha trasladado la ATP Cup y el Grand Slam inaugural, de su tradicional enero al novedoso febrero. Mientras tanto, la F1 también calibra su apertura en Melbourne en marzo. El calendario se enfría. Aunque el pálpito continúa siendo que la competición, a pesar de los tropiezos contra nieve y contra virus, ya no va a parar.

La nieve en Madrid obliga a suspender el España-Croacia

Nueve horas antes de empezar el partido, con la selección de Croacia en Zagreb a punto de tomar el avión para venir a Madrid, la EHF a petición de la Federación Española decidió suspender el encuentro que debería disputarse esta tarde en el WiZink Center valedero para la Euro Cup 2022.

Las conversaciones a tres bandas entre España, Croacia y la EHF comenzaron en la tarde del viernes, a medida que el temporal de nieve iba tomando Madrid, y empezaron a precipitarse cuando las autoridades cerraron el aeropuerto de Barajas, aunque se retraso la decisión que parecía inminente para agotar todas las posibilidades. Pero Barajas no abre hoy, y Croacia no podría llegar.

Este iba a ser el único partido de los Hispanos en España en un año, sin poder presentar en casa su título de campeones de Europa porque también se suspendió el partido de la Europ Cupo frente a Eslovaquia, aunque entonces por positivos en la selección visitante y tampoco se pudo encontrar rival para disputar un amistoso.

Por tanto, España viajará al Mundial con solo un partido, cuando habitualmente disputa tres (Torneo de España), aunque algunos jugadores también han disputado otros dos encuentros en Qatar a finales de año. .

Público para algunos

El WiZink Center enlaza actividad deportiva durante tres días. Este viernes, el Real Madrid se enfrentó al Milán, en partido de la Euroliga de baloncesto. Sin público. Este sábado, los Hispanos juegan con Croacia, en choque de la Euro Cup de balonmano. Con público. Y este domingo, el Estudiantes recibe al Zaragoza en la jornada de la Liga Endesa. Sin público. Dos deportes distintos, en tres torneos oficiales, y dos criterios diferentes en la grada. Para rematar la paradoja, basta con rebobinar hasta la víspera navideña, a aquellas imágenes virales de unas 4.500 personas cantando al son de Raphael. Dos conciertos celebrados también en el Palacio, allá mismo donde los aficionados al basket no pueden animar a sus equipos, ni siquiera en un número restringido, como pide la ACB. 

Hace unos días pude plantearle la paradoja al ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, que por supuesto defendió “una cultura segura”, aunque tampoco le gustaron esos conciertos en la cresta de la ola. La diferencia entre unos eventos y otros es, sencillamente, que el baloncesto ACB está recogido en la Ley del Deporte como disciplina profesional, igual que el fútbol de Primera y Segunda. Una explicación de Uribes es que estas competiciones pueden verse en televisión. Pues bien: el España-Croacia se emite este sábado en Teledeporte. Otro argumento, lanzado desde el CSD, es que preocupa tanto la asistencia de público, como los prolegómenos sociales. En todo caso, la disonancia de criterios resulta chirriante. Los afectados se aplazaron para buscar una solución después de las Fiestas. O sea, ya. En plena ebullición de la pandemia, quizá no sea el mejor momento para reivindicar público, pero la sensibilidad debe alcanzar también al deporte profesional. En el caso de la canasta, donde los balances no suelen ser boyantes, se juegan incluso su subsistencia.

Á. Dujsebaev: “Debemos ganar a Croacia para seguir vivos”

Este sábado, en el WiZink Center de Madrid (18:00, Teledeporte), España y Croacia e enfrentan en un partido oficial para la Euro Cup 2022, aunque lo importante para las dos selecciones es el Mundial fe Egipto desde la propia semana, Además, este partido que sería el primero de los Hispanos en España desde hace más de un año si el tiempo no lo impide: Croacia viaja este mismo sábado en vuelo privado a Madrid, donde estará menos de doce horas para volver a casa, como hicieron los Hispanos el martes, En Porec ganó Croacia (31.28), y España (que también perdió ante Hungría) no tiene margen de error.

Álex Dujsebaev (Santander, 28 años) marcó el gol decisivo en la final de Estocolmo, y en Porec se apuntó seis, el máximo artillero español en este encuentro. El lateral zurdo del Kielce polaco se está convirtiendo en uno de los líderes de futuro para la Selección.

-¿Cómo contempla usted este partido?

-No es un amistoso aunque nos sirva para preparar el Mundial, y nosotros sabemos que tenemos la obligación de ganar para seguir vivos en la Euro Cup 2022. Nuestra intención siempre es ganar todos los partidos, pero ahora por necesidad.

El martes no fue el mejor partido de España en el choque entre el campeón y el subcampeón de Europa.

-Acusamos que llevábamos mucho tiempo sin jugar juntos, y esa comunicación se notó en el encuentro, sobre todo porque fallamos algunas ocasiones puntuales, porque nos faltaron algunos goles de contraataque que nos dio la defensa. Espero que este sábado, en Madrid, en casa, con varios entrenamientos más y descansados, podamos ganar a los croatas,

-¿Cómo les vio en Porec?

-Con su estilo de siempre, Muy juntos en la defensa y muy duros por el centro. Y en ataque, siempre con jugadas largas, buscando la mejor ocasión y sin precipitarse nada. Dependen un poco de la permisibilidad de los árbitros, que les dejen jugar así sin levantar la mano de pasivo. A ver si somos capaces de imponer nuestro estilo.

-¿Qué le parece que la IHF permita el público en el Mundial?

-No me voy a pronunciar, porque creo que si lo permiten es que será porque han estudiado que se puede.

-Su padre (Talant) no sería tan diplomático. A lo mejor se alineaba con las estrellas del momento que critican esa permisibilidad.

-Es que no es fácil pronunciarse. En esto de la pandemia cada país ha tomado sus decisiones y no todas iguales. Por ejemplo, en Hungría, si das positivo tardas por lo menos cuatro semanas en volver a jugar; en otros países cuando se supera la covid ya se puede jugar, Cada país ha solucionado el problema como ha pensado que era la mejor manera,

-¿Le está afectando directamente la pandemia?

-Hasta ahora me he librado del virus, pero deportivamente lo estamos acusando. Es una situación muy compleja. Por ejemplo, en más de un mes en el Kielce sólo jugamos un partido, y hemos estado recluidos en muchas ocasiones, bien por positivos propios, por positivos de equipos con los que habíamos jugado, y situación en el país, Resulta que te entrenas, te pones en forma, y de repente te encierras. Y aunque hagas tus ejercicios no es lo mismo que trabajar con tus compañeros. Esto nos está afectando a todos los deportistas profesionales del mundo. 

Egipto agita la polémica con el público y pierde estrellas

El monumental Mundial de Egipto, el primero con 32 selecciones, en los últimos días está agitando a los mejores jugadores de Europa que no entienden que se vaya a permitir espectadores en sus pabellones, cuando prácticamente ellos van a estar aislados por completo durante casi tres semanas, alejados de todo. La IHF había anunciado la posibilidad de que se permitiese la entrada a un treinta por ciento del aforo de los pabellones, argumentando la necesidad del anfitrión de dar una satisfacción a sus aficionados, pero el plan ha tenido tanta contestación que se ha rebajado la posibilidad de público a un 20 por ciento.

Con todo, Sander Sagosen ya ha declarado que considera “una irresponsabilidad que en estos momentos se permita público en las gradas”, y el noruego critica a la Federación Internacional, y sugiere que está más interesada en el negocio del campeonato que en la salud de los jugadores. La selección alemana, de la que se han caído nueve internacionales porque no quieren jugar con pandemia (Pekeler, Wiencek, Weinhold, Kohlbacher…), ha puesto condiciones a su Federación, como el plan de evacuación urgente para que cualquier jugador que de positivo no sea tratado en Egipto nI tenga que pasar allí la cuarentena, también se muestra contrariada por la presencia de aficionados y los propios clubes muestran su contestación a enviar en esas condiciones a sus profesionales. En Dinamarca, Mikkel Hansen también ha declarado que se está pensando su participación para defender el trono mundial.

Además, las lesiones están lastrando a las selecciones, que están vendo como muchas de las estrellas actuales se perderán el Mundial. Islandia ya ha confirmado que el azulgrana Aron Palmarsson, lesionado en la rodilla en la Final Four, no viajará con el equipo, como hizo Jordi Ribera con el pivote vasco de los Hispanos Julen Aginagalde.

La lista de estrellas que faltarán, además, es larga, y destaca la ausencia de Nikola Karabatic, cuya ausencia la notó Francia con derrota ante Serbia esta semana (27-24), o Igor Karasic, el central croata MVP en la Final Four de 2019 con el Vardar ahora en el Kielce…

“El balonmano será el doble de seguro en el WiZink Center”

El pasado 26 de enero, en Estocolmo, un golazo tras un movimiento espectacular de cadera de Álex Dujshebaev ante Croacia dio a los Hispanos su segundo europeo consecutivo. Pocas semanas después, estalló la pandemia. Una larga travesía, con meses de parón incluida, tras la que ambas selecciones se volverán a ver las caras. Será el 9 de enero en el WiZink Center de Madrid, de la EHF Euro Cup, y habrá público.

La idea inicial era 3.000 espectadores, pero la evolución de la pandemia tras la Navidad marcará la cifra. “Recientemente hubo un concierto que nos dio quebraderos de cabeza posteriormente, pero todas las medidas se cumplieron a la perfección. Lo único llamativo puede ser la imagen de la gente, aunque siempre se mantuvo la distancia”, contó Manuel Saucedo, consejero delegado de las instalaciones.

También presenciaron el acto Paco Blázquez (presidente de la Federación), Sofía Miranda (concejala de Deportes), Roberto Núñez (viceconsejero de Deportes de la Comunidad) y José Javier Hombrados (presidente de la Federación Madrileña). “El balonmano será el doble de seguro, ya que duplicaremos todas las medidas de seguridad. En lo referido al público, no tomaremos ningún riesgo. Cuando se acerque el momento, las autoridades nos dirán finalmente la cifra permitida para presenciar el partido. Queda demostrado que los deportistas no rinden igual con público que sin público, necesitan a la gente”, destacó Blázquez.

El encuentro también servirá para homenajear a Juan de Dios Román, una de las figuras más importantes de la historia del balonmano español que falleció el pasado mes de noviembre. Claudio Gómez, exportero y exgerente de la Asociación de Jugadores de Balonmano, y Ernest Enríquez, exdirector de la Escuela Nacional de Entrenadores, también serán recordados. Este será el primero de los grandes eventos de balonmano previstos para Madrid en 2021. “También tendremos la Copa del Rey en esta misma sede (5 al 7 de marzo) y el Torneo Internacional de las Guerreras antes del Mundial de diciembre que acogeremos en España. Queremos demostrar que, desde Madrid, el deporte emana a todo el país”.

Estos eventos servirán para impulsar el balonmano en una ciudad que no cuenta con un equipo en la máxima categoría y que tuvo años atrás al desaparecido Atlético de Madrid como último gran exponente. “Es un sueño que todos tenemos, tener un equipo en Madrid que milite en la máxima categoría, pero para ello es necesario que la gente lo demande, que quiera balonmano y esta es una oportunidad para generar esa ilusión”, coincidieron los presentes. Madrid y el balonmano irán de la mano el próximo año.